Los mis­mos vicios, los mis­mos erro­res- Xabier Sil­vei­ra

No sé si voy o ven­go, ni sé si soy o solo ten­go inten­ción de algu­na vez. No sé si será debi­do a que per­te­ne­ce­mos a esta espe­cie, si será que no nos leí­mos el manual de ins­truc­cio­nes o es que lo hemos hecho a pos­ta para ver, de una vez, si espa­bi­la­mos o mori­mos masi­va­men­te. ¡Qué más dará! Lo inne­ga­ble, la mayor, la pura neta, es que somos sub­nor­ma­les. Y yo en par­ti­cu­lar, creo, -¡me atre­vo a dudar! ¡Hik dauz­kek, Sil­ver!- soy plus­mar­quis­ta mun­dial. Eso sí, eh, empa­ta­do con mucha gen­te que se las da de inte­li­gen­te y cree que el inte­lec­to es un cocien­te. Ya no hay fil­tro, nadie, sal­vo horro­ro­sas excep­cio­nes, se libra de la epi­de­mia que hace de nues­tros cere­bros un híbri­do de melón y acei­tu­na. Lis­tos o bue­nos, malos o feos, ren­co­ro­sos o deja­dos, todos, sal­vo los men­ta­dos, esta­mos infec­ta­dos. O, al menos, lo pare­ce.

Has­ta ama­ne­ci­do el pre­sen­te pare­ce que nun­ca haya sido ayer y que hoy solo es hoy para poder arre­pen­tir­nos de lo que deja­mos sin hacer. Como si el pasa­do nun­ca hubie­ra pasa­do has­ta que una vez con­su­mi­do en el tiem­po nada poda­mos hacer por él. Ley de vida, güey. ¡Qué impor­ta­rá aque­llo! Lo que aho­ra mis­mo vale no es aque­llo, sino esto. El aho­ra nos hace quien aho­ra somos, quien fué­ra­mos ayer hoy ya no impor­ta, solo es humo, es nada; a lo sumo, no es.

No sé, es como si una amne­sia pun­tual­men­te inopor­tu­na se mul­ti­pli­ca­ra y flu­ye­ra de unos a otros en sigi­lo­so exter­mi­nio. Como si nada que­da­ra en noso­tros de quien has­ta ayer fui­mos. O, al menos, lo pare­ce.

La vida, esta vida, está pre­co­ci­na­da ya, cual noria de olvi­da­di­za cabe­za que sube y baja eter­na­men­te pero siem­pre por cami­nos dife­ren­tes, hacien­do que sea­mos per­so­na a veces, otras gen­te y cosas mayor­men­te. Entes super­fluos aje­nos por com­ple­to a nues­tra pro­pia reali­dad, el fan­tas­ma de nues­tra pro­pia alma, la silue­ta que dibu­ja la ausen­cia de nues­tra som­bra. Deci­den por noso­tros a cada momen­to, en cada cosa que haga­mos, que diga­mos, que sin­ta­mos, inter­vie­nen acto­res que de nada cono­ce­mos. Mul­ti­tud de fac­to­res com­ple­ta­men­te aje­nos a nues­tra capa­ci­dad de deci­sión con­di­cio­nan has­ta el lími­te nues­tras vidas y lo segui­rán hacien­do mien­tras deje­mos que otros deci­dan por noso­tros.

Si algún cam­bio ha de lle­gar, si un mun­do jus­to en el que se pue­da vivir en paz hemos de inven­tar, debe­ría­mos aca­bar con el vie­jo ya. Adap­tar a nues­tro gus­to las reglas del jue­go, esas mis­mas reglas que siem­pre estu­vie­ron del lado del enemi­go e hicie­ron que no qui­sié­ra­mos jugar más, no va a ser­vir para cam­biar nada. Cam­biar es cam­biar, lo que no cam­bia sigue igual. Y si esta­ba mal, obvia­men­te, con­ti­nua­rá estan­do mal.

Pero, fal­ta­ría más, no qui­sie­ra que se con­fun­die­ra lo que digo con lo que no. La espe­ran­za es bue­na com­pa­ñe­ra y, aun­que bien disi­mu­la­da, en mí abun­da. Otra cosa es que la con­fun­da, ya sea con la ansie­dad, con la pere­za o con la fal­ta de cono­ci­mien­to. Y, a fin de cuen­tas, todo este turrón por que no soy capaz de cam­biar y decir lo que sien­to aho­ra. Ríe­te de mí, que soy tu espe­jo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *