Las mul­ti­tu­des de Negri no pue­den cons­ti­tuir­se como “masas” revo­lu­cio­na­rias- Sal­va­dor López Arnal

Naci­do en 1946 en Navia de Suar­na (Lugo), licen­cia­do en Filo­lo­gía His­pá­ni­ca por la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, Cons­tan­tino Bér­to­lo Cade­nas ejer­ció la crí­ti­ca lite­ra­ria entre 1970 y 1990 en diver­sos medios de pren­sa (El Uro­ga­llo, El País y otros). Des­de 1990 vie­ne desem­pe­ñan­do fun­cio­nes eje­cu­ti­vas en el mun­do edi­to­rial. Direc­tor de la edi­to­rial Deba­te entre 1994 y 2003, cofun­da­dor de la Escue­la de Letras de Madrid, don­de ejer­ció como Direc­tor de Estu­dios has­ta 1995, es actual­men­te Direc­tor Lite­ra­rio de la edi­to­rial Caba­llo de Tro­ya.

Pro­fe­sor Invi­ta­do en dis­tin­tos Cur­sos y Más­ter de Edi­ción, en 2008 publi­có el ensa­yo La cena de los nota­bles, y en 2009 reci­bió el Pre­mio Perio­dís­ti­co sobre Lec­tu­ra de la Fun­da­ción Ger­mán Sán­chez Rui­pé­rez.

Nues­tra con­ver­sa­ción se ha cen­tra­do en esta oca­sión en su últi­ma publi­ca­ción: una anto­lo­gía de la obra del revo­lu­cio­na­rio sovié­ti­co que lle­va por títu­lo “Lenin. El revo­lu­cio­na­rio que no sabía dema­sia­do” que ha sido edi­ta­da recien­te­men­te por Los Libros de la Cata­ra­ta.

****

Empie­zo con una bate­ría de pre­gun­tas, dis­cúl­pa­me. ¿Por qué edi­tar hoy a Lenin? ¿No es una afir­ma­ción uni­ver­sal­men­te com­par­ti­da, a dere­cha e inclu­so en la mayo­ría de las izquier­das, que el autor de Qué hacer es hoy un “perro muer­to”? Item más: la colec­ción en que has publi­ca­do la anto­lo­gía lle­va por títu­lo “Clá­si­cos del pen­sa­mien­to crí­ti­co”. ¿En qué sen­ti­do Lenin es un clá­si­co?

Quie­ro pen­sar que edi­tar hoy a Lenin es una for­ma de resis­tir­se a los impe­ra­ti­vos de las cul­tu­ras bien­pen­san­tes, de izquier­das o dere­chas, y de insis­tir en aque­llo de “los muer­tos que vos matáis gozan de bue­na salud”.

Des­de el pun­to de vis­ta edi­to­rial su publi­ca­ción en estos momen­tos no res­pon­de a nin­gu­na oca­sión coyun­tu­ral pues la anto­lo­gía apa­re­ce den­tro de una colec­ción “Clá­si­cos del Pen­sa­mien­to Crí­ti­co” en don­de ya se había publi­ca­do con ante­rio­ri­dad los corres­pon­dien­tes a Trostky o Mar­cu­se. Pero evi­den­te­men­te, las con­si­de­ra­cio­nes sobre el aquí y el aho­ra, es decir, sobre el ima­gi­na­ble “hori­zon­te de expec­ta­ti­vas” con que cabía pen­sar su recep­ción, desem­pe­ña­ron no solo un papel prin­ci­pal sino un cla­ro ali­cien­te a la hora de ela­bo­rar su orien­ta­ción y con­te­ni­do. Entien­do que des­pués de déca­das de ano­mia social la cri­sis eco­nó­mi­ca ha vuel­to a poner sobre el tape­te de lo polí­ti­co cues­tio­nes que pare­cían des­te­rra­das por ese “fin de la his­to­ria“ del que habla­ba Fuku­ya­ma y que es un para­dig­ma ideo­ló­gi­co más inte­rio­ri­za­do de lo que pare­ce y que via­ja de con­tra­ban­do dis­fra­za­do de rea­lis­mo o cru­do prag­ma­tis­mo. Creo que fenó­me­nos como el 15M, dejan­do aho­ra apar­te el aná­li­sis de sus posi­bles sig­ni­fi­ca­dos, dan lugar a la nece­si­dad de repen­sar polí­ti­ca­men­te temas tan “leni­nis­tas” como la orga­ni­za­ción del des­con­ten­to y la pro­tes­ta o lo que bien podría­mos lla­mar “la orga­ni­za­ción de la orga­ni­za­ción”. El “leni­nis­mo” pare­ce­ría estar en la antí­po­das de las preo­cu­pa­cio­nes, intere­ses o nece­si­da­des del movi­mien­to asam­blea­rio que vie­ne carac­te­ri­zan­do al 15M pero tam­bién es cier­to que lo que vul­gar e intere­sa­da­men­te se conoce/​desconoce como “el leni­nis­mo” poco o nada tie­ne que ver con el pen­sar de Lenin. Por des­gra­cia, y no solo des­de la dere­cha, se ha tra­ta­do – y con bas­tan­te éxi­to– de des­ca­li­fi­car el pen­sar y el actuar de Lenin adju­di­cán­do­le una rigi­dez men­tal que en reali­dad es lo pro­pio del par­la­men­ta­ris­mo fun­da­men­ta­lis­ta, de la social­de­mo­cra­cia más dog­má­ti­ca o del neo­li­be­ra­lis­mo sal­va­je que hoy es due­ño y señor de eso que lla­ma­mos los mer­ca­dos. El dog­ma­tis­mo de los que se pre­sen­tan como anti­dog­má­ti­cos daría para varias tesis doc­to­ra­les. Publi­car a Lenin hoy pue­de ser una imper­ti­nen­cia pero quie­ro pen­sar que en caso de ser­lo sería una imper­ti­nen­cia nece­sa­ria, al fin y al cabo un clá­si­co es alguien que apor­ta, más que una teo­ría cerra­da, una visión del mun­do y un clá­si­co del pen­sa­mien­to crí­ti­co entien­do que es aquel que pro­po­ne todo un hori­zon­te de tra­ba­jo.

Creo ade­más que vol­ver a Lenin es una opor­tu­ni­dad para que la izquier­da comu­nis­ta lle­ve a cabo una tarea que entien­do como abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria: el balan­ce glo­bal de la revo­lu­ción sovié­ti­ca. Sin rea­li­zar esta tarea la izquier­da se verá obli­ga­da a vivir entre la glo­ri­fi­ca­ción y el ana­te­ma, entre el silen­cio y la ver­güen­za y entre la crí­ti­ca y el arre­pen­ti­mien­to. La izquier­da comu­nis­ta ha sali­do de la gue­rra fría habien­do per­di­do la bata­lla de la legi­ti­mi­dad y para recu­pe­rar­la no lle­gan las con­de­nas par­cia­les, obli­ga­das u opor­tu­nis­tas de tal o cual hecho, actua­ción o perío­do. No lle­ga con poner cara de asco cuan­do sale a relu­cir el tema del esta­li­nis­mo y sumar­se encan­ta­dos a las tesis de lo pato­ló­gi­co o de “las per­ver­sio­nes del poder” para esca­par­se por “la pen­dien­te” dicien­do que esas cues­tio­nes nada tie­nen que ver con­mi­go. Se tra­ta de asu­mir con los nive­les de crí­ti­ca y auto­crí­ti­ca nece­sa­rios la pro­pia tra­di­ción. Con los nive­les nece­sa­rios y a par­tir de jui­cios y refle­xio­nes emi­ti­das des­de la tra­di­ción pro­pia. No se pue­de seguir insis­tien­do en la nece­si­dad de la revo­lu­ción mien­tras uno se son­ro­ja inte­lec­tual­men­te de la revo­lu­ción. Se tra­ta de una opor­tu­ni­dad para eva­luar cuan­to anti­co­mu­nis­mo incons­cien­te hemos inte­rio­ri­za­do los comu­nis­tas en aras del “comu­nis­mo polí­ti­ca­men­te correc­to”. Se tra­ta de obli­gar­se a salir de esa ten­ta­ción ideo­ló­gi­ca que a la som­bra de la derro­ta bus­ca refu­gio en una espe­cie de mar­xis­mo-libre­pen­sa­dor más cer­cano a un huma­nis­mo con­for­ta­ble que a un mar­xis­mo comu­nis­ta que tie­ne en la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do uno de sus ele­men­tos cons­ti­tu­yen­tes.

No se ha pre­ten­di­do pre­sen­tar nin­gu­na inter­pre­ta­ción secre­ta u ocul­ta de lo que Lenin repre­sen­ta pero sí se ha tra­ta­do de ofre­cer una mues­tra de su modo de “pen­sar” los pro­ble­mas que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio les puso delan­te a los bol­che­vi­ques una vez que toma­ron el poder y empe­za­ron a ejer­cer­lo. Oja­lá fue­se este libro una imper­ti­nen­cia útil para recor­dar a tan­tos y tan­tos pre­sun­tos refun­da­do­res de la izquier­da que olvi­dar­se de las expe­rien­cias del pasa­do no es pro­pio del revo­lu­cio­na­rio sino del des­cla­sa­do que dis­fra­za y se aver­güen­za de sus orí­ge­nes con la dis­cul­pa, tan dog­má­ti­ca por cier­to, de que la revo­lu­ción sovié­ti­ca fue solo un error del que no cabe apren­der ense­ñan­za algu­na.

Me sal­go del tema un momen­to pero déja­me for­mu­lar­te dos pre­gun­tas sobre lo que aca­bas de seña­lar. Hablas del balan­ce glo­bal de la revo­lu­ción sovié­ti­ca como tarea abso­lu­ta­men­te nece­sa­ria. Sucin­ta­men­te: ¿danos algu­nas entra­das de tu pro­pio balan­ce? ¿Todo ha sido nau­fra­gio?

No creo que todo pue­da resu­mir­se como el nau­fra­gio de una nave que ya des­de su bota­du­ra tuvo que enfren­tar­se a la agre­sión y al blo­queo de los due­ños de los asti­lle­ros. La revo­lu­ción sovié­ti­ca y la pos­te­rior his­to­ria de la Unión Sovié­ti­ca a pesar de todas sus vici­si­tu­des creo son prue­ba pal­pa­ble de que es posi­ble la cons­truc­ción de una socie­dad no nece­sa­ria­men­te orga­ni­za­da alre­de­dor de la lógi­ca de la ren­ta­bi­li­dad indi­vi­dual, es decir, una mues­tra, todo lo defec­tuo­sa que se quie­ra pero mues­tra, de que la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción no es la pie­dra angu­lar de todo sis­te­ma social. Supon­go que este hecho el que pro­vo­ca que el capi­ta­lis­mo y sus clé­ri­gos sigan nece­si­tan­do hacer leña del árbol caí­do y tra­ten de cor­tar o debi­li­tar las raí­ces de las expe­rien­cias de signo socia­lis­ta que sobre­vi­ven o bro­tan. Creo ade­más que como mate­ria de estu­dio e inves­ti­ga­ción, la his­to­ria de la expe­rien­cia sovié­ti­ca apor­ta un patri­mo­nio inapre­cia­ble para todos aque­llos que, apren­dien­do de sus erro­res y acier­tos, pre­ten­de­mos avan­zar en esa mis­ma direc­ción, el socia­lis­mo.

“Eva­luar cuan­to anti­co­mu­nis­mo incons­cien­te hemos inte­rio­ri­za­do los comu­nis­tas en aras del ‘comu­nis­mo polí­ti­ca­men­te correc­to”, afir­mas. ¿Nos das algu­nos ejem­plos de ese anti­co­mu­nis­mo incons­cien­te inte­rio­ri­za­do?

Creo que la mejor res­pues­ta la pode­mos encon­trar si nos colo­ca­mos fren­te a noso­tros mis­mos y mien­tras lee­mos aque­llo que Marx afir­ma en car­ta escri­ta a Joseph Wey­de­me­yer: la lucha de cla­ses con­du­ce, nece­sa­ria­men­te, a la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, nos toma­mos el pul­so.

“El revo­lu­cio­na­rio que no sabía dema­sia­do” es el títu­lo ele­gi­do para la anto­lo­gía. ¿Qué es lo que Lenin igno­ra­ba?

Sacris­tán, hablan­do del cinis­mo ideo­ló­gi­co como carac­te­rís­ti­ca del perío­do esta­li­nis­ta, seña­la­ba como lo que los bol­che­vi­ques rusos, y lue­go todos los comu­nis­tas en la III Inter­na­cio­nal, han vivi­do como revo­lu­ción socia­lis­ta no era en abso­lu­to lo que has­ta poco antes habían ima­gi­na­do y pen­sa­do como revo­lu­ción socia­lis­ta y esta idea, que com­par­to, me pare­ce que enmar­ca bien aque­llo que Lenin ni sabía ni podía saber. Es evi­den­te que el pro­yec­to de revo­lu­ción socia­lis­ta con el que acce­die­ron al poder los bol­che­vi­ques esta­ba direc­ta­men­te rela­cio­na­do con el triun­fo de la revo­lu­ción en otros paí­ses del occi­den­te desa­rro­lla­do como Ale­ma­nia, Fran­cia o Ingla­te­rra. Que esto no lle­ga­se a pro­du­cir­se indu­da­ble­men­te obli­gó Lenin y al pro­le­ta­ria­do sovié­ti­co a enfren­tar­se a pro­ble­mas y cir­cuns­tan­cias que nadie se había ima­gi­na­do. La gue­rra civil for­ma­ba cla­ra­men­te par­te de sus expec­ta­ti­vas pero el aco­so mili­tar y eco­nó­mi­co de las poten­cias capi­ta­lis­tas no pare­cía for­mar par­te de lo pre­de­ci­ble. Lenin no sabía, no podía saber por­que entre sus ins­tru­men­tos para cono­cer no con­ta­ba con las artes adi­vi­na­to­rias o pro­fé­ti­cas, el con­tex­to de sole­dad polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en el que el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio iba a tener lugar. La asun­ción de que aque­lla revo­lu­ción se esta­ba que­dan­do en “la revo­lu­ción en un solo país” entien­do que es el hecho más impor­tan­te al que Lenin tie­ne que enfren­tar­se por todo lo que eso va a impli­car de cara al asen­ta­mien­to del blo­que social cam­pe­sino y obre­ro que apo­ya y sobre el que se apo­ya la revo­lu­ción, de cara a lograr y man­te­ner un esta­tus via­ble en el chi­rrian­te con­cier­to de las nacio­nes y, sobre todo, de cara a poder desa­rro­llar de la mane­ra más amplia y efi­cien­te posi­ble el mar­co de las nece­sa­rias media­cio­nes e inter­re­la­cio­nes entre el par­ti­do y el pro­le­ta­ria­do y entre el pro­le­ta­ria­do y las masas.

Tareas que la revo­lu­ción nece­si­ta resol­ver con urgen­cia una vez que se com­prue­ba que el futu­ro que vie­ne va a estar inevi­ta­ble­men­te atra­ve­sa­do por la con­di­ción de revo­lu­ción ais­la­da y ase­dia­da. Creo que leyen­do tex­tos como Más vale poco y bueno o Acer­ca del papel y de las tareas de los sin­di­ca­tos se advier­te la preo­cu­pa­ción que apli­ca para bus­car posi­bles reso­lu­cio­nes a los pro­ble­mas de la cons­truc­ción de un Esta­do al que le espe­ra una lar­ga tran­si­ción al socia­lis­mo en medio del aco­so uni­ver­sal. Esto supo­ne un cam­bio drás­ti­co en la esca­la y el timing de los sabe­res por­que has­ta ese momen­to el pen­sar revo­lu­cio­na­rio es fun­da­men­tal­men­te un pen­sar de ata­que, de ofen­si­va, mien­tras que a par­tir de esa cons­ta­ta­ción el pen­sar revo­lu­cio­na­rio – y has­ta hoy- va a estar obli­ga­do a recon­ver­tir­se, al menos en gran par­te, en un pen­sar defen­si­vo, de replie­gue. A veces sos­pe­cho que lo que Sacris­tán lla­mó cinis­mo ideo­ló­gi­co no deja de ser una con­se­cuen­cia de esa nue­va situa­ción. Creo que ese saber “en replie­gue” es algo que Lenin asi­mi­la y que tra­ta de con­ju­gar con la nece­si­dad de avan­zar que el crear socia­lis­mo exi­ge, de ahí su insis­ten­cia en el tema de las coope­ra­ti­vas y otras prác­ti­cas que como los sába­dos comu­nis­tas pue­den pare­cer anec­dó­ti­cas, pero que valo­ra­ba como prác­ti­cas abso­lu­ta­men­te nece­sa­rias para que los revo­lu­cio­na­rios no olvi­da­ran que la revo­lu­ción es algo más que una mera prag­má­ti­ca eco­nó­mi­ca.

El títu­lo esco­gi­do hace men­ción a una carac­te­rís­ti­ca gene­ral de “el pen­sar” de Lenin que es siem­pre una acti­vi­dad estre­cha­men­te liga­da al hacer y al qué hacer. Leyen­do sus tex­tos creo que podría­mos con­cluir que el Lenin revo­lu­cio­na­rio “sabe” las car­tas que están en jue­go y las reglas de ese jue­go que lla­ma­mos capi­ta­lis­mo. Car­tas y reglas cuyo cono­ci­mien­to en gran par­te encuen­tra en los tex­tos del mar­xis­mo. A par­tir de ahí tra­za hipó­te­sis de futu­ro e ima­gi­na posi­bles esce­na­rios pero sien­do cons­cien­te de que el “no saber” debe de ocu­par un sitio rele­van­te en esas hipó­te­sis e ima­gi­na­rios. Dicho en otras pala­bras: está dis­pues­to a apren­der, a escu­char las lec­cio­nes de la pra­xis. Esta acti­tud de aper­tu­ra es una for­ma de inte­li­gen­cia que en polí­ti­ca se encuen­tra pocas veces. Ya sabe­mos que para hacer polí­ti­ca en estos tiem­pos pare­ce nece­sa­rio estar dis­pues­to a no apren­der ni siquie­ra aque­llo que ya se sabe.

Abres la “Intro­duc­ción” con una cita del revo­lu­cio­na­rio que no sabía dema­sia­do: “No exis­te la ver­dad abs­trac­ta. La ver­dad es siem­pre con­cre­ta”. ¿Qué sig­ni­fi­ca esa afir­ma­ción? ¿Por qué te pare­ce tan impor­tan­te?

Por­que creo que nos avi­sa de dos iner­cias men­ta­les pro­pias del pen­sa­mien­to acci­den­tal, es decir, de aquel que deri­va de esa extra­ña mez­cla que repre­sen­ta la con­vi­ven­cia, no siem­pre pací­fi­ca, en una mis­ma cul­tu­ra del logos grie­go y la exé­ge­sis cris­tia­na. La pri­me­ra de esa iner­cias con­sis­te a mi enten­der en una sim­pli­fi­ca­ción del pen­sa­mien­to deduc­ti­vo que lle­va a tomar por lo abso­lu­to la mera suma de datos rela­ti­vos, la par­te por el todo, el momen­to por la tota­li­dad y por lo abs­trac­to lo suje­to a repe­ti­ción; la segun­da iner­cia resi­de en con­fun­dir, por pri­sa o pere­za men­tal, el prin­ci­pio de con­ti­güi­dad por el que la ima­gi­na­ción aso­cia ideas pró­xi­mas en el espa­cio o en el tiem­po con el prin­ci­pio de cau­sa­li­dad, con­fu­sión esta últi­ma que da lugar a veces a lo que Mar­tín López Gue­rra lla­ma­ba el “pen­sa­mien­to mági­co de izquier­das”. De estos iner­cias o vicios, más socrá­ti­cos que aris­to­té­li­cos y por tan­to más sim­pá­ti­cos que medi­ta­dos, pode­mos encon­trar fácil­men­te ejem­plos cuan­do se habla de “con­ta­gio demo­crá­ti­co” para ana­li­zar situa­cio­nes de con­flic­to que se nos ofre­cen reves­ti­das con pau­tas epis­te­mo­ló­gi­cas sos­pe­cho­sa­men­te uni­for­mes, o cuan­do, al hablar del “hacer polí­ti­co” de Lenin, se quie­re dedu­cir de su insis­ten­cia en la uni­dad de acción un obse­si­vo y con­gé­ni­to auto­ri­ta­ris­mo en su for­ma de rela­cio­nar­se con el pen­sa­mien­to ajeno. Con la cita de Lenin, en resu­men, tra­ta­ba de dar un avi­so para cami­nan­tes que hace refe­ren­cia a algo a mi pare­cer muy con­ve­nien­te en polí­ti­ca y más en polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria: no dar nada por hecho.

El títu­lo del segun­do apar­ta­do de tu escri­to: “Lenin en la puer­ta del sol”. Aun­que antes ya has habla­do de ello, déja­me insis­tir. No sé en Madrid pero en Bar­ce­lo­na yo no fui capaz de ver ni una sola con­sig­na –ni una sola- que tuvie­ra olor o sabor leni­nis­tas. ¿Miré mal? ¿No me ente­ré de qué iba la cosa?

Como en tu mis­ma pre­gun­ta se pone de relie­ve tan lla­ma­ti­va ausen­cia – “Ni una sola”, dices- no deja de ser una for­ma –laca­nia­na dire­mos- de hacer­se pre­sen­cia. Y una for­ma muy rele­van­te. Al fin y al cabo a “los padres putati­vos” de la moder­ni­dad y de la post­mo­der­ni­dad: Marx, Freud, Lacan, Althus­ser hay que agra­de­cer­les que nos ense­ña­ran a ver “los hue­cos”: lo que hay en lo que no hay. Segu­ra­men­te miras­te bien y pue­do ase­gu­rar­te que lo mis­mo pasa­ba en Madrid: no se veía a Lenin por nin­gún lado, pero jus­ta­men­te de eso iba y va la cosa: de que Lenin no esta­ba. Tam­po­co está aho­ra en el PCE y es pre­ci­sa­men­te ese no estar el que hay que “ver” para tra­tar de enten­der qué ha pasa­do, pasa y no pasa en el inte­rior ya no del PCE o de Izquier­da Uni­da sino en el con­jun­to de la izquier­da que se quie­re comu­nis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta. Y no me estoy refi­rien­do en plan Derri­da a nin­gu­na som­bra o espec­tro de Lenin que como el fan­tas­ma del padre de Ham­leth ven­ga a pedir ven­gan­za por­que alguien haya usur­pa­do su lugar en la alco­ba real. Más bien habría que hablar de ese sín­dro­me de “el padre de Blan­ca­nie­ves” que Gope­gui ha nove­la­do, es decir, de su ausencia/​presencia en aque­llas fuer­zas, for­ma­cio­nes o movi­mien­tos que se recla­man de la revo­lu­ción pero lue­go per­ma­ne­cen aje­nos a ella – qui­zá por pru­ri­to ideo­ló­gi­co o por mie­do a que el demo­crá­ti­co espe­jo par­la­men­ta­rio de la nue­va due­ña y madras­tra, en el que ellos tam­bién se miran, no les devuel­va su pro­pio ros­tro encan­ta­do cuan­do lo inte­rro­guen sobre su iden­ti­dad: ”Dime espe­ji­to mági­co, hay alguien más de izquier­das que yo en el rei­no” – o se limi­tan a lavar­se las manos en las aguas elec­to­ra­les mien­tras repi­ten una y otra vez que las con­di­cio­nes obje­ti­vas están ver­des y ade­más fíja­te lo que pasó en la Unión Sovié­ti­ca, qui­ta, qui­ta.

Lenin sos­te­nía –hablas de ello en la Intro­duc­ción- que la his­to­ria la hacen las masas. ¿Qué masas? ¿Cómo hacen la his­to­ria esas “masas”? ¿Son esas masas las mul­ti­tu­des de las que habla Toni Negri?

En la tra­di­ción del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio el con­cep­to de masas man­tie­ne rela­cio­nes de vecin­dad o de fron­te­ra, nun­ca muy bien deli­mi­ta­da, con dos cam­pos semán­ti­cos que tien­den a inva­dir­se o sola­par­se. El pri­me­ro esta­ría ocu­pa­do por tér­mi­nos como los opri­mi­dos, los explo­ta­dos, los pobres, los des­po­seí­dos, “los mise­ra­bles” de Vic­tor Hugo en defi­ni­ti­va, que com­par­ten la con­di­ción de caren­cia o ausen­cia de y tie­nen su ori­gen en repre­sen­ta­cio­nes del mun­do obe­dien­tes a la mira­da pro­pia de unas con­cien­cias mora­les de cor­te pas­to­ral lai­co, huma­nis­ta o reli­gio­so. Curio­sa­men­te, o no tan curio­sa­men­te si bien se mira, Vat­ti­mo ha recu­pe­ra­do para el pen­sa­mien­to actual esta línea semán­ti­ca al poner en cir­cu­la­ción hablar de “los débi­les” como posi­bles suje­tos de ese pro­ce­so de eman­ci­pa­ción que se aco­ge­ría bajo lo que él y Zaba­la deno­mi­nan el “comu­nis­mo her­me­néu­ti­co”. En el otro gran cam­po semán­ti­co, masas con­vi­ve con tér­mi­nos como el pue­blo, los tra­ba­ja­do­res, la ple­be, cla­se obre­ra, pro­le­ta­ria­do, que com­par­ten un deno­mi­na­dor semán­ti­co común que apun­ta a su capa­ci­dad para inter­ve­nir, fun­da­men­tal­men­te como ame­na­za, en los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos – no en vano es la Revo­lu­ción Fran­ce­sa la que pone en mar­cha ese cam­po de sig­ni­fi­ca­ción- a la vez que seña­la e incor­po­ra la pre­sen­cia del fac­tor tra­ba­jo en su con­for­ma­ción. Como pala­bras-puen­te entre aque­llas fami­lias con­cep­tua­les que tie­nen como ras­gos per­ti­nen­tes la des­po­se­sión y aque­llas que avi­san de su poten­cia per­for­ma­ti­va podría­mos citar los sans-culot­te de Dan­tón o “la hor­da”, “la chus­ma” tan en boca de las bur­gue­sías ame­dren­ta­das.

Si bien en Marx con­vi­ven ele­men­tos de uno y otro cam­po semán­ti­co, cuan­do se refie­re a las masas cabe dedu­cir que se decan­ta por un enten­di­mien­to del con­cep­to como con­jun­to de gen­tes de humi­lla­da y opri­mi­da con­di­ción social en acti­tud de recha­zo y enfren­ta­mien­to, laten­te o acti­vo en deter­mi­na­das coyun­tu­ras, con­tra las fuer­zas al ser­vi­cio de la opre­sión que sufren. De esta defi­ni­ción sub­ra­ya­ría tér­mi­nos no socio­ló­gi­cos como acti­tud y coyun­tu­ra y le suma­ría aque­llos aspec­tos cuan­ti­ta­ti­vos que for­man par­te de su reco­no­ci­mien­to como tales masas aun­que su mate­má­ti­ca no res­pon­da a uni­dad de medi­da exac­ta algu­na. Creo que en Marx las fron­te­ras entre las masas, los tra­ba­ja­do­res, y el pro­le­ta­ria­do no siem­pre apa­re­cen deli­mi­ta­das con cla­ri­dad si bien se podría con­cluir que hay en cada uno de estos tres tér­mi­nos una enti­dad cuan­ti­ta­ti­va en esca­la que corres­pon­de gros­so modo con la impli­ca­ción de cada uno de estos nive­les en la lucha de cla­ses.

Lenin, en efec­to, enten­día que la his­to­ria la hacen las masas. Marx tam­bién. Y Lenin, como Marx, tam­bién enten­día los con­cep­tos de masas, de los tra­ba­ja­do­res y del pro­le­ta­ria­do como con­cep­tos polí­ti­cos y no mera­men­te socio­ló­gi­cos. Las dife­ren­cias entre uno y otro, que las hay, res­pec­to al papel de las masas en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios pro­vie­nen de la dis­tin­ta con­cep­ción que cada uno de ellos tie­ne res­pec­to a las rela­cio­nes entre las masas y el par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. De los escri­tos de Marx y bási­ca­men­te de los tex­tos de Las luchas de cla­ses en Fran­cia pare­ce des­pren­der­se que para él son las masas las que mue­ven, ali­men­tan y “trans­fu­sio­nan” sus fuer­zas a las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas de la cla­se obre­ra. Lenin par­te de una idea seme­jan­te si bien su lec­tu­ra de la expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria de La Comu­na le incli­na a con­ce­der al par­ti­do un papel mucho más acti­vo en ese pro­ce­so. Es al ana­li­zar la his­to­ria de La Comu­na cuan­do con­clu­ye sus ideas sobre la nece­si­dad de una direc­ción que defi­na y mar­que las estra­te­gias nece­sa­rias para que los enfren­ta­mien­tos se resuel­van de mane­ra posi­ti­va – lo que no impli­ca que sea nece­sa­ria­men­te vic­to­rio­sa – para la cla­se obre­ra. Y qui­zá pro­ce­da, vis­to lo vis­to, dejar cla­ro que si bien para Lenin la vic­to­ria en cada enfren­ta­mien­to no es algo nece­sa­rio tam­po­co la derro­ta cons­ti­tuía nin­gu­na meta por mucho que el “vivir en esta­do de revo­lu­ción pen­dien­te” per­mi­ta no tener que asu­mir duras res­pon­sa­bi­li­da­des.

Entien­do que Lenin ve en las masas tan­to un ins­tru­men­to como un suje­to acti­vo de la revo­lu­ción. Como ins­tru­men­to Lenin atien­de a las masas en cuan­to que su agi­ta­ción e inter­ven­ción le sir­ven como ter­mó­me­tro no sólo de la tem­pe­ra­tu­ra alcan­za­da por el enfren­ta­mien­to de cla­ses sino tam­bién como medi­da del acier­to o error de la línea estra­té­gi­ca y de los movi­mien­tos tác­ti­cos que los par­ti­dos que se recla­man como revo­lu­cio­na­rios – entre ellos el bol­che­vi­que cla­ro está- están desa­rro­llan­do en deter­mi­na­do momen­to del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio. Para Lenin las masas son la ins­tan­cia revo­lu­cio­na­ria en don­de tie­ne lugar el encuen­tro no siem­pre armo­nio­so ni mucho menos entre “la espon­ta­nei­dad” y la “con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria que vie­ne de fue­ra“, o, dicho de otro modo el lugar don­de las con­di­cio­nes obje­ti­vas y las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas se reen­cuen­tran. Son, por decir­lo en su len­gua­je, par­te al mis­mo tiem­po de las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas y de las con­di­cio­nes obje­ti­vas y en tan­to que son medi­da mate­ria­li­za­ble de unas y otras su rele­van­cia es fun­da­men­tal para el aná­li­sis y la eva­lua­ción del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Como suje­to acti­vo de la revo­lu­ción las masas se cons­ti­tu­yen como “mate­ria­li­dad” de la revo­lu­ción, como cul­tu­ra –lo que se cul­ti­va- y como evi­den­cia. En la con­cep­ción de Lenin la con­cien­cia vie­ne de fue­ra pero- y esto pare­ce olvi­dar­se- son las masas las que tie­nen la últi­ma pala­bra sobre su valor. Al res­pec­to pare­ce olvi­dar­se que muchas pue­den ser las con­cien­cias que se le ofrez­can a las masas pero sólo algu­na o algu­nas encon­tra­rán aco­gi­da en ellas, y que las masas res­pon­den a una cons­ti­tu­ción mul­ti­for­me – de ahí su plu­ral: las masas- aun­que sea un con­cre­to deno­mi­na­dor común: la explo­ta­ción, la indig­na­ción, la ira, el que les con­fie­ra uni­ci­dad. Será pre­ci­sa­men­te la bús­que­da de ese deno­mi­na­dor común el que orien­te el “tra­ba­jo de masas” del par­ti­do bol­che­vi­que que se hará fuer­te como par­ti­do cuan­do sin­to­ni­ce con él al pro­po­ner en 1917, en for­ma­to de con­sig­na, su pro­gra­ma míni­mo: Paz, tie­rra y todo el poder para los soviets. Masas de cam­pe­si­nos que vivían en con­di­cio­nes de penu­ria y alta pre­ca­rie­dad, de sol­da­dos que esta­ban har­tos de jugar­se la vida por unas tie­rras que no eran suyas y de tra­ba­ja­do­res indus­tria­les que se rebe­la­ban con­tra unas con­di­cio­nes de tra­ba­jo difí­cil­men­te sopor­ta­bles. Deno­mi­na­dor común: la explo­ta­ción. Esas eran las masas que par­ti­ci­pa­ron en las fases de pre­pa­ra­ción y toma del poder duran­te la revo­lu­ción bol­che­vi­que.

Pero supon­go que tu pre­gun­ta se refie­re a si esa masas exis­ten hoy y, en caso de que mi opi­nión sea afir­ma­ti­va, tra­te de expli­car don­de se encuen­tran esas masas revo­lu­cio­na­rias.

A eso inten­to refe­rir­me.

Vuel­vo enton­ces a lo de antes y tra­to de con­tes­tar: ¿Qué masas?: los explo­ta­dos, aque­lla par­te de la pobla­ción que vive de ven­der su fuer­za de tra­ba­jo al capi­tal, la cla­se tra­ba­ja­do­ra. ¿Qué dón­de están?: la mayo­ría tra­ba­jan­do; una bue­na par­te en el paro, otra bue­na par­te en perío­do de for­ma­ción para poder deman­dar tra­ba­jo y otro bue­na par­te vivien­do de las ren­tas de jubi­la­ción pro­vi­sio­na­das duran­te sus años de tra­ba­jo acti­vo. La res­pues­ta es tan obvia que no nos que­da más reme­dio que dedu­cir que cuan­do nos hace­mos esta pre­gun­ta hay que inter­pre­tar que en reali­dad más que pre­gun­tar lo que se hace es ade­lan­tar la res­pues­ta que se tie­ne pre­pa­ra­da: no hay masas por­que ya no hay cla­se tra­ba­ja­do­ra, por­que el sec­tor indus­trial empie­za a ser resi­dual, por­que adiós al tra­ba­jo for­diano que se fue y aquí ya todos somos empre­sa­rios de noso­tros mis­mos y las sar­di­nas se meten en las latas ellas solas y los que embu­ti­mos tex­tos en latas de papel o en table­tas digi­ta­les al pare­cer ya no somos tra­ba­ja­do­res sino agen­tes cog­ni­ti­vos due­ños de sus pro­pios medios de pro­duc­ción. Las masas son un momen­to cons­cien­te de la revo­lu­ción: las masas deben saber que se lan­zan a una lucha arma­da, san­grien­ta, sin cuar­tel, y no esa espe­cie de ente irra­cio­nal o mera­men­te ins­tin­ti­vo con que el racio­na­lis­mo huma­nis­ta las con­tem­pla con pater­na­lis­mo o des­pre­cio.

Ese ente de la revo­lu­ción que lla­ma­mos las masas for­ma par­te de un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio no es algo que ven­ga dado ni las masas emer­gen como suje­tos de la revo­lu­ción de modo espon­tá­neo. Pro­du­cen revo­lu­ción y son pro­du­ci­das por la revo­lu­ción, son la revo­lu­ción mis­ma al igual que son mar las mareas.

Aho­ra bien no solo me pare­ce legí­ti­mo sino cabal que hoy escu­che­mos la pre­gun­ta que reco­ges de ¿Dón­de están las masas que según Marx y Lenin están lla­ma­das a hacer la his­to­ria? Al hablar de Lenin y la Puer­ta del sol ya diji­mos que hay for­mas de no estar que pro­vo­can efec­tos, es decir, actúan sobre la reali­dad, inter­vie­nen, pero mejor par­tir aho­ra de lo que pare­ce evi­den­te: las masas no están. Más exac­to inclu­so sería decir que ni están ni se las espe­ra. Pero aho­ra la pre­gun­ta que debe­ría­mos hacer­nos creo que debe­ría ser la siguien­te: Si nadie las espe­ra ¿cómo pre­ten­de­mos que estén? Si nadie las echa en fal­ta, ¿cómo sen­tir­las como ausen­cia? Si nadie las recla­ma ¿cómo saber si es que están sor­das o si es que se han eva­po­ra­do o si sim­ple­men­te se dedi­can a sobre­vi­vir mien­tras la revo­lu­ción tra­ta de acla­rar si exis­ten o no exis­ten y los pre­sun­tos revo­lu­cio­na­rios nos dedi­ca­mos a can­tar aque­llo de don­de está el suje­to his­tó­ri­co mata­ri­le rile­ri­le mata­ri­le rile­ró? No se pue­de sepa­rar el con­cep­to polí­ti­co de masas del con­cep­to polí­ti­co de revo­lu­ción. Pre­gun­tar por ellas es tan absur­do, des­de mi pun­to de vis­ta como pre­gun­tar por la revo­lu­ción. Absur­do no, sig­ni­fi­ca­ti­vo. Cla­ro que tam­bién pode­mos pre­gun­tar­nos ¿dón­de está revo­lu­ción? Pero quien se haga esa pre­gun­ta debe­ría acep­tar que está fue­ra de la revo­lu­ción. Las masas como la revo­lu­ción no son como la pri­ma­ve­ra ha veni­do y nadie sabe como ha sido. Debe­ría­mos recor­dar que hubo algo en las revo­lu­cio­nes que se lla­ma­ba el tra­ba­jo de masas. Las masas son nece­sa­rias para la revo­lu­ción pero cons­truir su nece­si­dad requie­re algo más que hacer teo­ría des­de los espa­cios domés­ti­cos.

Polí­ti­ca­men­te hablan­do esas masas se han ido dilu­yen­do según la polí­ti­ca se iba redu­cien­do a una ilu­so elec­to­ral. Ima­gi­ne­mos el “cinis­mo ideo­ló­gi­co” que sig­ni­fi­ca­ría el que los diri­gen­tes de IU de Anda­lu­cía, que han acep­ta­do for­mar gobierno con el PSOE, recla­ma­sen algún día la pre­sen­cia de esas masas que con su estra­te­gia de cola­bo­ra­ción han con­ver­ti­do en impo­si­bles. Ima­gi­ne­mos lo incon­gruen­te que hubie­ra sido ver llo­rar por su ausen­cia al Carri­llo euro­co­mu­nis­ta el día que cons­ta­tó su esca­sa pre­sen­cia en el par­la­men­to juan­car­lis­ta. El col­mo es ador­me­cer­las y lue­go decir que no exis­ten o que están dor­mi­das delan­te de la tele.

Con­ven­dría ade­más no olvi­dar que “las masas” es tam­bién un ele­men­to fun­da­men­tal de ese ima­gi­na­rio comu­nis­ta que es hoy un ima­gi­na­rio derro­ta­do. El capi­ta­lis­mo ganó la bata­lla de los ima­gi­na­rios, lo que no es nada extra­ño tenien­do en cuen­ta los pre­su­pues­tos eco­nó­mi­cos con los que con­ta­ba. No en vano los paí­ses capi­ta­lis­tas han veni­do deten­tan­do un nivel eco­nó­mi­co al que el socia­lis­mo real ape­nas pudo acer­car­se. Hoy no hay ima­gi­na­rio comu­nis­tas ni hay ima­gi­na­rio de la revo­lu­ción. Y sin ese ima­gi­na­rio difí­cil­men­te alcan­za­re­mos a com­pren­der el peso de lo ausen­te.

Quie­ro decir con todo esto que lo pri­me­ro que habría que hacer es his­to­ri­zar esa “eva­po­ra­ción del suje­to his­tó­ri­co” por­que la estra­te­gia de todo poder intere­sa­do en sem­brar la duda, el des­áni­mo o el des­con­cier­to en el inte­rior del pen­sa­mien­to que se quie­re revo­lu­cio­na­rio es ante todo des­ideo­lo­gi­zar el pro­ble­ma y hacer­lo ver como algo natu­ral que res­pon­de al inevi­ta­ble paso del tiem­po con sus no menos inevi­ta­bles cam­bios tec­no­ló­gi­cos: ya no hay fábri­cas lue­go ya no hay cla­se obre­ra, no hay cla­se obre­ra lue­go ya no hay suje­to his­tó­ri­co, ya no hay suje­to his­tó­ri­co lue­go ya no hay revo­lu­ción. No les fal­ta razón en par­te – y de ahí la efi­ca­cia de sus dis­cur­sos- pues indu­da­ble­men­te es la apa­ri­ción de la máqui­na de vapor lo que pro­pi­cia el agru­pa­mien­to del tra­ba­jo en talle­res y fábri­cas y sin duda la ener­gía eléc­tri­ca gene­ró cam­bios sus­tan­cia­les en la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo y es cla­ro tam­bién que la elec­tró­ni­ca está modi­fi­can­do “el pai­sa­je labo­ral”, pero dedu­cir de esos cam­bios la des­apa­ri­ción del tra­ba­jo como fun­da­men­to de la extrac­ción de plus­va­lías no resul­ta algo muy con­sis­ten­te. Como diría Nes­tor Kohan si la derro­ta es tal que su evi­den­cia des­apa­re­ce del cam­po de lo “obser­va­ble”, los suje­tos socia­les domi­na­dos y ven­ci­dos no solo empie­zan a otor­gar con­sen­so al ven­ce­dor y a ima­gi­nar­se que la situa­ción pos­de­rro­ta es irre­ver­si­ble sino que para sobre­vi­vir sen­ti­men­tal­men­te tra­tan de refun­dar­se arre­pin­tién­do­se de aque­lla par­te de su pasa­do que resul­ta inacep­ta­ble para poder con­vi­vir con los ven­ce­do­res.

Supon­go que con lo dicho y aun­que sea de modo indi­rec­to he res­pon­di­do a la cues­tión de si esas masas, “con comi­llas”, se corres­pon­de­rían con las mul­ti­tu­des de las que habla Negri. Pero por si que­dan dudas, res­pon­de­ré que a mi enten­der no, que no tie­nen corres­pon­den­cia algu­na ni en lo que ata­ñe a su natu­ra­le­za cuan­ti­ta­ti­va ni a su cua­li­dad como actor de lo polí­ti­co. En el con­cep­to de mul­ti­tu­des de Negri no se encuen­tra aque­lla acti­tud de enfren­ta­mien­to, laten­te o acti­vo, que des­de mi pun­to de vis­ta es ele­men­to pro­pio de las masas revo­lu­cio­na­rias. Tam­po­co creo que las mul­ti­tu­des pue­dan en un momen­to deter­mi­na­do cons­ti­tuir­se como “masas” revo­lu­cio­na­rias. Per­te­ne­cen a dos momen­tos dis­tin­tos. Las mul­ti­tu­des tie­nen raí­ces exis­ten­cia­lis­tas aun­que lean a la con­tra: “la vida no es una pasión inú­til” la cita sar­trea­na. Las masas pro­vie­nen de la didác­ti­ca: la inte­li­gen­cia es el ham­bre. Las mul­ti­tu­des del cálcu­lo: la inte­li­gen­cia es el bien-estar. Para las mul­ti­tu­des la revo­lu­ción ya no es nece­sa­ria por­que al enten­der de Negri las rela­cio­nes socia­les de pro­duc­ción ya no están deter­mi­na­das por la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción. Para Hardt y Negri, capi­tal y pro­le­ta­ria­do son dos par­tes de un todo que com­par­ten un des­tino más armo­nio­so que con­tra­dic­to­ria o enfren­ta­do. En Negri la lucha de cla­ses ha deja­do su lugar a la “sim­bio­sis post­mo­der­na”: hués­ped y pará­si­to se nece­si­tan mutua­men­te y uno no nie­ga al otro. Se ve que hace tiem­po que no sien­te la humi­lla­ción que supo­ne son­reír al jefe de mane­ra cons­cien­te o incons­cien­te cuan­do este se dig­na pasar por tu lado. Aun­que tam­bién es cier­to que si te acos­tum­bras a son­reír todo el tiem­po y a todo el mun­do la sen­sa­ción de humi­lla­ción segu­ra­men­te se ate­núa de mane­ra extra­or­di­na­ria. Creo que algo de ese sín­dro­me de la post­de­rro­ta de la que hemos habla­do emer­ge en la teo­ría de Negri sobre las mul­ti­tu­des.

La com­pren­sión de cual­quier escri­to de Lenin exi­ge, seña­las, su con­tex­tua­li­za­ción. ¿Son enton­ces tex­tos de inter­ven­ción, pro tem­po­re? ¿No tie­nen enton­ces inte­rés para noso­tros que vivi­mos en un con­tex­to muy dis­tin­to?

Bueno, no creo que el con­tex­to haya cam­bia­do tan­to. Por un lado creo que ape­nas ha pasa­do un siglo y segui­mos vivien­do en ple­na y sal­va­je pre­his­to­ria. Sin duda la bios­fe­ra y la semán­ti­ca están más saquea­das, el pai­sa­je de super­fi­cie se ha trans­for­ma­do y aho­ra hay más plan­tas de inte­rior que mato­rral y más ante­nas que chi­me­neas, pero apar­te de que la fau­na de depre­da­do­res y depre­da­dos sigue idén­ti­ca creo que la oro­gra­fía que sopor­ta todo el reta­blo se man­tie­ne incó­lu­me por­que las ten­sio­nes tec­tó­ni­cas siguen tenien­do su ori­gen en la lucha de cla­ses, en el enfren­ta­mien­to, sor­do o estruen­do­so, entre los que tie­nen los medios de pro­duc­ción y los que para sobre­vi­vir nece­si­ta­mos ven­der nues­tra fuer­za de tra­ba­jo. Cier­to que des­de 1917 una amplia y muy visua­li­za­da mino­ría de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra, dado que su explo­ta­ción se fue des­pla­zan­do des­de un mar­co de plus­va­lía abso­lu­ta hacia la explo­ta­ción a tra­vés de la plus­va­lía rela­ti­va, ha teni­do acce­so a la edu­ca­ción, la salud, la vivien­da y otros bie­nes de con­su­mo, pero no menos cier­to es que, ‑dejan­do apar­te que la actual cri­sis es un retorno hacia los meca­nis­mos de la plus­va­lía absoluta‑, la tota­li­dad de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras siguen nece­si­tan­do para vivir que uno de esos due­ños de los medios de pro­duc­ción direc­ta­men­te o a tra­vés de sus jefes de “recur­sos huma­nos” vea con­ve­nien­te para sus intere­ses com­prar su fuer­za de tra­ba­jo.

Por otra par­te todo cono­cer aun­que sea “pro tem­po­re” es en bue­na par­te extra­po­la­ble aun­que no sea mecá­ni­ca­men­te repe­ti­ble, al fin y al cabo todo cono­cer es un cono­cer “in tem­po­re”. Lo que Lenin apor­ta es la nece­si­dad de tra­ba­jar des­de el enten­di­mien­to de que la lucha de cla­ses no es un con­cep­to retó­ri­co ni un enfren­ta­mien­to entre dos blo­ques sóli­dos, homo­gé­neos, com­pac­tos y bien deli­mi­ta­dos, y que se pro­du­ce en el vacío sino a tra­vés de la media­ción de fuer­zas socia­les, de alian­zas de frac­cio­nes de cla­ses en cuya unión desem­pe­ña un papel cen­tral la ideo­lo­gía (y sus «espe­cia­lis­tas», los inte­lec­tua­les) y en el que la corre­la­ción de fuer­zas está some­ti­da a cam­bios con­ti­nuos, a ero­sio­nes y alte­ra­cio­nes en su com­po­si­ción con­cre­ta median­te el jue­go de alian­zas y rup­tu­ras y las trans­for­ma­ción de las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas en las que el entu­sias­mo o la des­mo­ra­li­za­ción de la cla­se obre­ra inter­vie­nen de mane­ra tan rele­van­te como las cues­tio­nes de orga­ni­za­ción.

Papel cen­tral que desem­pe­ña la ideo­lo­gía, afir­mas. ¿Y qué es la ideo­lo­gía des­de tu pun­to de vis­ta? ¿No es fal­sa cons­cien­cia?

Como bien sabes sobre la inter­pre­ta­ción del tér­mino ideo­lo­gía, inclu­so den­tro de la obra de Marx, con­vi­ven dos pro­pues­tas, una como fal­sa con­cien­cia que es la que pre­do­mi­na en el con­jun­to de su obra, y otra como con­jun­to de ideas que sur­gen de una cla­se o de un gru­po social defi­ni­do. Lenin uti­li­za el con­cep­to casi exclu­si­va­men­te en este segun­do sen­ti­do que per­mi­te hablar de una “ideo­lo­gía pro­le­ta­ria” o de una “ideo­lo­gía peque­ño bur­gue­sa”

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *