San­fer­mi­nes 1978: uni­dad didác­ti­ca por la jus­ti­cia- Nerea Pérez

El pasa­do oto­ño pre­sen­ta­mos a la comu­ni­dad edu­ca­ti­va nava­rra una uni­dad didác­ti­ca sobre los san­fer­mi­nes de 1978, en el con­tex­to de la tran­si­ción. Es legí­ti­mo pre­gun­tar­se si era nece­sa­rio rea­li­zar­la. ¿Pode­mos pedir al pro­fe­so­ra­do que invier­ta tiem­po y esfuer­zo para poner en prác­ti­ca tal pro­pues­ta? ¿Les mere­ce­ría la pena a estas pro­fe­so­ras y pro­fe­so­res dedi­car par­te del tiem­po de sus cla­ses y pro­gra­ma­cio­nes a tra­ba­jar unos «des­gra­cia­dos suce­sos» que ocu­rrie­ron un día de san­fer­mi­nes?

Resul­ta indu­da­ble que para quien los san­fer­mi­nes de 1978 no fue­ron más que eso, unos suce­sos ais­la­dos, un des­gra­cia­do acci­den­te sin otra tras­cen­den­cia que la que tuvo para muchas per­so­nas de mane­ra emo­cio­nal e indi­vi­dual, la res­pues­ta sería no. Pero para quie­nes lo ocu­rri­do aquel 8 de julio no cons­ti­tu­ye un sim­ple suce­so, sino un hecho his­tó­ri­co que ha con­tri­bui­do a con­for­mar el ima­gi­na­rio colec­ti­vo de nues­tra ciu­dad, de nues­tro pue­blo inclu­so, la res­pues­ta debe­ría ser sí. Por­que los san­fer­mi­nes del 78 no fue­ron «suce­sos», sino «hechos his­tó­ri­cos» y solo por empe­zar a dife­ren­ciar unos de otros, creo que una uni­dad didác­ti­ca sobre aque­llos san­fer­mi­nes pue­de per­fec­ta­men­te tener cabi­da en el aula.

Yo no viví los san­fer­mi­nes de 1978. No estu­ve allí, por­que ni siquie­ra había naci­do. Sin embar­go, siem­pre he sabi­do qué ocu­rrió aquel día. Para mí, aque­llos san­fer­mi­nes siem­pre han for­ma­do par­te de la his­to­ria; una his­to­ria que abue­las y abue­los, madres y padres, veci­nas y veci­nos… la ciu­dad y los pro­pios san­fer­mi­nes han man­te­ni­do viva. Tam­bién como his­to­ria­do­ra, siem­pre he inter­pre­ta­do que los san­fer­mi­nes del 78 cons­ti­tu­yen un hito den­tro del con­vul­so pro­ce­so de tran­si­ción des­de el fran­quis­mo hacia la demo­cra­cia espa­ño­la.

Man­te­ner el recuer­do vivo y trans­mi­tir­lo han sido, en mi caso, y creo que en el de muchas per­so­nas jóve­nes de Iru­ñea, la for­ma en la que hemos cono­ci­do y rei­vin­di­ca­do esa par­te de nues­tra his­to­ria. La memo­ria de toda una gene­ra­ción y sus esfuer­zos por man­te­ner vivo el recuer­do de aquel día, las movi­li­za­cio­nes de cada 8 de julio, la este­la de Ger­mán, las mil y una his­to­rias que hemos escu­cha­do por boca de quie­nes estu­vie­ron allí… han hecho que haya­mos asu­mi­do, con natu­ra­li­dad, que los san­fer­mi­nes de 1978 son par­te de la his­to­ria de Iru­ñea. La trans­mi­sión oral y la lucha por la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca han sido y segui­rán sien­do fun­da­men­ta­les, pero creo que es posi­ble y nece­sa­rio dar un paso más e incor­po­rar al recuer­do la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca; es decir, rei­vin­di­car el papel cla­ve que los san­fer­mi­nes del 78 desem­pe­ñan en la com­pren­sión de la tran­si­ción en Iru­ñea, en Eus­kal Herria y en el Esta­do fren­te a la inter­pre­ta­ción ahis­tó­ri­ca que sos­tie­ne que fue­ron un hecho ais­la­do, un «des­gra­cia­do acci­den­te».

Los años inme­dia­ta­men­te pos­te­rio­res a la muer­te de Fran­co estu­vie­ron mar­ca­dos por la con­flic­ti­vi­dad. Se abrió una nue­va eta­pa en la que todo pare­cía posi­ble, has­ta la demo­cra­cia; pero se enfren­ta­ron con­cep­cio­nes más o menos anta­gó­ni­cas res­pec­to al pro­ce­so de trán­si­to de una dic­ta­du­ra a una demo­cra­cia. Mien­tras una par­te de la socie­dad civil aspi­ra­ba a cons­truir la demo­cra­cia des­de la base, des­de las asam­bleas de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, las aso­cia­cio­nes veci­na­les, el eco­lo­gis­mo, la auto­ges­tión o el femi­nis­mo… el Esta­do, toda­vía fran­quis­ta, tra­tó en todo momen­to de man­te­ner bajo con­trol el pro­ce­so para que se desa­rro­lla­ra en la esfe­ra de la polí­ti­ca «ofi­cial» de des­pa­chos y con­sen­sos, «con poca luz y sin ape­nas taquí­gra­fos».

La repre­sión con­tra todo pro­yec­to, movi­mien­to o rei­vin­di­ca­ción que vinie­ra de aba­jo y, por tan­to, no suje­to ni tute­la­do por el Esta­do, fue fun­da­men­tal para sacar el pro­ce­so de de la calle y lle­var­lo al ámbi­to de la nego­cia­ción polí­ti­ca. Así, lo ocu­rri­do en Gas­teiz y Mon­te­ju­rra en 1976, la matan­za de Ato­cha en 1977, la ocu­pa­ción poli­cial de Ore­re­ta, los san­fer­mi­nes del 78, el ase­si­na­to de Gladys del Estal en 1979… for­ma­rían par­te de ese enfren­ta­mien­to entre rup­tu­ra y refor­ma, movi­li­za­ción y repre­sión, alter­na­ti­vas socio­po­lí­ti­cas y Esta­do.

En este sen­ti­do, los san­fer­mi­nes del 78 adquie­ren una dimen­sión his­tó­ri­ca por­que fue­ron resul­ta­do de este cho­que y, como tal, son un refle­jo de la situa­ción socio­po­lí­ti­ca de Nafa­rroa y Eus­kal Herria duran­te la tran­si­ción; de las rei­vin­di­ca­cio­nes, aspi­ra­cio­nes e ilu­sio­nes, de las ten­sio­nes, con­tra­dic­cio­nes y con­flic­tos de la socie­dad de enton­ces. Los san­fer­mi­nes del 78 nos hablan de las luchas por la amnis­tía, que no lle­gó con aque­lla ley par­cial, limi­ta­da y «tram­po­sa» de 1977; de las luchas con­tra la repre­sión sobre tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y mili­tan­tes de orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas; del con­di­cio­na­mien­to del con­ten­cio­so Nava­rra-Eus­ka­di que­rien­do des­le­gi­ti­mar ante la socie­dad nava­rra unas rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les y nacio­na­les que latían en toda Eus­kal Herria; de la soli­da­ri­dad popu­lar y la movi­li­za­ción social; de las huel­gas gene­ra­les o de las jor­na­das de lucha. Nos hablan de aspec­tos de la tran­si­ción, los más con­flic­ti­vos y vio­len­tos, que el rela­to defen­sor de que esta fue modé­li­ca y con­sen­sua­da pocas veces abor­da.

Por eso siem­pre he pen­sa­do, y como his­to­ria­do­ra sos­ten­go, que los san­fer­mi­nes del 78 son par­te de la his­to­ria de Iru­ñea, de Nafa­rroa y de Eus­kal Herria. La uni­dad didác­ti­ca, pro­mo­vi­da por San­fer­mi­nes 78 gogoan!, pre­ten­de con­tri­buir a dar a aque­llos hechos el lugar que les corres­pon­de. Espe­re­mos que el tra­ba­jo rea­li­za­do dé sus fru­tos y algún día se reco­noz­ca ofi­cial­men­te la ver­dad sobre aque­llos acon­te­ci­mien­tos, se haga jus­ti­cia y se repa­re, siquie­ra sim­bó­li­ca­men­te, a sus víc­ti­mas. Mien­tras tan­to, segui­re­mos man­te­nien­do vivo el recuer­do, como cada año, tam­bién este 8 de julio, a la una del medio­día, ante la este­la de Ger­mán.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *