1% de des­em­pleo en Bie­lo­rru­sia gra­cias al con­trol esta­tal de la eco­no­mía

En el con­tex­to de una cri­sis eco­nó­mi­ca sin pre­ce­den­tes en Euro­pa, con altos índi­ces de des­em­pleo, des­pi­dos masi­vos tan­to en el sec­tor pri­va­do como públi­co y un dete­rio­ro alar­man­te de las con­di­cio­nes de vida de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sor­pren­de encon­trar un país con una tasa de des­em­pleo de tan sólo un 1 por cien­to. [1]
Se tra­ta de la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia, con­for­ma­da por casi 10 millo­nes de habi­tan­tes y pre­si­di­da actual­men­te por Ale­xan­der Lukashen­ko. Este país for­mó par­te de la Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Sovié­ti­cas (URSS) has­ta 1991.
Tras la desin­te­gra­ción de la Unión Sovié­ti­ca, Bie­lo­rru­sia se decla­ró inde­pen­dien­te y man­tu­vo en su mayo­ría el con­trol esta­tal de la eco­no­mía. Por ejem­plo, la ban­ca extran­je­ra está prác­ti­ca­men­te exclui­da del país, los bie­nes y ser­vi­cios bási­cos están sub­ven­cio­na­dos por el Esta­do, los pre­cios de ven­ta al por menor están regu­la­dos y el gobierno sigue apos­tan­do por las empre­sas esta­ta­les. De hecho, el 51,2 por cien­to de los bie­lo­rru­sos tra­ba­jan en com­pa­ñías esta­ta­les, el 47,4 por cien­to son emplea­dos de empre­sas pri­va­das nacio­na­les y el 1,4 por cien­to tra­ba­jan para empre­sas de capi­tal extran­je­ro afin­ca­das en el país.
El pro­pio sema­nal bri­tá­ni­co The Eco­no­mist, hacien­do refe­ren­cia a un infor­me sobre Liber­tad Eco­nó­mi­ca de la Heri­ta­ge Foun­da­tion dice en uno de sus artícu­los que “Lukashen­ko sigue una polí­ti­ca de inter­ven­ción del Esta­do omni­pre­sen­te en la eco­no­mía” y que “el gobierno nie­ga los dere­chos de pro­pie­dad sobre los bie­nes comu­nes, con­ser­van­do los recur­sos natu­ra­les, aguas, bos­ques y tie­rras bajo con­trol públi­co”. [2] El Washing­ton Post, por su par­te, infor­ma que “la eco­no­mía de Bie­lo­rru­sia sigue sien­do con­tro­la­da por el Esta­do y los ali­men­tos de la nación se cul­ti­van en gran­jas colec­ti­vas.” [3]
Al pare­cer, este con­jun­to de polí­ti­cas de redis­tri­bu­ción de ingre­sos serían las res­pon­sa­bles de los exi­to­sos nive­les de igual­dad en la socie­dad bie­lo­rru­sa.
Según infor­ma­cio­nes del dia­rio ucra­niano Rabo­cha­ya Gaze­ta, el por­cen­ta­je de pobla­ción de Bie­lo­rru­sia con unos ingre­sos infe­rio­res al bare­mo que mar­ca el umbral de la pobre­za en la repú­bli­ca, des­cen­dió por sie­te en el perio­do com­pren­di­do entre el 2001 y el 2008, pasan­do del 41,9 por cien­to al 6,1 por cien­to. Los ingre­sos reales de la pobla­ción en ese perio­do se mul­ti­pli­ca­ron por 3. La corre­la­ción entre el 10 por cien­to de los ciu­da­da­nos más aco­mo­da­dos y el 10 por cien­to de los más des­fa­vo­re­ci­dos, en el 2009 fue de 5,9 pun­tos (en Rusia lle­ga al 34). Tam­bién es un indi­ca­dor sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te infe­rior que el que regis­tran otros paí­ses de la anti­gua URSS.
Anto­nius Broek, repre­sen­tan­te del Pro­gra­ma de Nacio­nes Uni­das para el Desa­rro­llo (PNUD) decla­ró duran­te la pre­sen­ta­ción del Infor­me sobre Desa­rro­llo Humano de 2011 que “en Bie­lo­rru­sia ape­nas hay pobre­za”. Broek acla­ró que según el índi­ce inter­na­cio­nal de pobre­za, Bie­lo­rru­sia posee el índi­ce casi cero.
Estos datos con­tras­ta­rían con los altos índi­ces de pobre­za y des­igual­dad social que man­tie­nen otras ex repú­bli­cas sovié­ti­cas como Polo­nia, Ucra­nia, Hun­gría, Ruma­nía o Leto­nia, que rea­li­za­ron una “tran­si­ción” hacia el capi­ta­lis­mo.
Un ‘mal ejem­plo’ a seguir
Estos datos socio-eco­nó­mi­cos son cen­su­ra­dos en los medios de comu­ni­ca­ción de masas que se encuen­tran con­tro­la­dos por el Gran Capi­tal y que evi­den­te­men­te res­pon­den a intere­ses capi­ta­lis­tas.
Esta­dos Uni­dos y Euro­pa ven a la Repú­bli­ca de Bie­lo­rru­sia como un mal ejem­plo a seguir por sus paí­ses veci­nos. Se tra­ta de la toda­vía vigen­te bata­lla ideo­ló­gi­ca entre Capi­ta­lis­mo y Socia­lis­mo. No es casua­li­dad que a menu­do la pren­sa capi­ta­lis­ta cata­lo­gue como “dic­ta­dor” o “auto­ri­ta­rio” al pre­si­den­te Lukas­chen­ko. De hecho, el Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU ha ido más allá y en 2011 finan­ció a cin­co par­ti­dos polí­ti­cos y 566 acti­vis­tas de la opo­si­ción bie­lo­rru­sa, y apo­yó la for­ma­ción de más de 70 orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil, 71 perio­dis­tas anti­gu­ber­na­men­ta­les y 21 medios de comu­ni­ca­ción opo­si­to­res.
Pero más allá de la mani­pu­la­ción mediá­ti­ca y el aco­so de Washing­ton es impor­tan­te dejar cla­ro que Bie­lo­rru­sia es una demo­cra­cia plu­ri­par­ti­dis­ta y con sufra­gio uni­ver­sal. Des­de el año 2007, 98 de los 110 miem­bros de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes de Bie­lo­rru­sia no están afi­lia­dos a nin­gún par­ti­do polí­ti­co y de los otros doce miem­bros, ocho de ellos per­te­ne­cen al Par­ti­do Comu­nis­ta de Bie­lo­rru­sia, tres al Par­ti­do Agra­rio de Bie­lo­rru­sia, y uno al Libe­ral Par­ti­do Demo­crá­ti­co de Bie­lo­rru­sia. La mayo­ría de los no-par­ti­da­rios repre­sen­tan un amplio aba­ni­co de orga­ni­za­cio­nes socia­les como tra­ba­ja­do­res, aso­cia­cio­nes públi­cas y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil.
Oriol Saba­ta
[1] CIA World Fact­book, 1 de Enero de 2011.
[2] The Heri­ta­ge Foun­da­tion, 2007 “Índi­ce de Liber­tad Eco­nó­mi­ca”.
[3] The Washing­ton Post, 23 de sep­tiem­bre de 2005.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *