Los des­hau­cios se dis­pa­ran en Bil­bo- Bran­ka

Stop Desahucios BBK2

Solo en el pri­mer tri­mes­tre de 2012, más de 300 per­so­nas per­die­ron su vivien­da en Bil­bo ante la impo­si­bi­li­dad de seguir pagan­do la hipo­té­ca, un ter­cio de los desahu­cios tota­les regis­tra­dos en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa. Las medi­das de inter­me­dia­ción adop­ta­das por las enti­da­des ban­ca­rias no han con­se­gui­do para­li­zar el pro­ble­ma.

La cri­sis sigue dejan­do a la gen­te sin casa y engor­dan­do las lis­tas de vivien­das en pro­pie­dad de las enti­da­des ban­ca­rias, tal y como demues­tran los datos sobre eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias rela­ti­vas a los pri­me­ros tres meses de este año. El núme­ro de desahu­cios se ha incre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te, sobre todo en Biz­kaia, y por exten­sión, tam­bién en Bil­bo.

La capi­tal de Biz­kaia es, con dife­ren­cia, el muni­ci­pio don­de se con­cen­tra el mayor núme­ro de eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias con 310 duran­te el pri­mer tri­mes­tre de 2012. Casi un ter­cio de los 968 desahu­cios rea­li­za­dos en Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, según datos del Tri­bu­nal Supe­rior de Jus­ti­cia del País Vas­co (TSJPV).

Según el artícu­lo publi­ca­do en Gara, des­de que comen­za­ra la cri­sis eco­nó­mi­ca en 2008, 8.891 per­so­nas han per­di­do su vivien­da a manos de los ban­cos. Muchos de ellos, ade­más, siguen aun pagan­do el cré­di­to que con­tra­je­ron en su día con una enti­dad finan­cie­ra.

Des­pués de Bil­bo, Gas­teiz se sitúa en el segun­do pues­to de esta trá­gi­ca lis­ta, con 162. Le sigue Bara­kal­do, con 133 lan­za­mien­tos; Donos­tia, con 56; y Bal­ma­se­da, con 36.

En Biz­kaia se pro­du­je­ron 281 pér­di­das de vivien­da y 312 desahu­cios por vía judi­cial, más un cen­te­nar que eje­cu­ta­dos en este tri­mes­tre, aun­que su pro­ce­so se ini­ció ante­rior­men­te, lo que deja la cifra en unos 700 desahu­cios.

En total, el núme­ro de desahu­cios ha aumen­ta­do un 10,12% en la CAV duran­te el pri­mer tri­mes­tre del pre­sen­te año.

Estos datos evi­den­cian el fuer­te ascen­so en el núme­ro de per­so­nas que, ante la impo­si­bi­li­dad de hacer fren­te a la deu­da con­traí­da con el ban­co, han aca­ba­do per­dien­do su vivien­da. Ade­más, las medi­das adop­ta­das por varios ban­cos para poner en mar­cha un plan de inter­me­dia­ción no han con­se­gui­do has­ta aho­ra ata­jar el pro­ble­ma.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *