La cul­tu­ra de la sub­ven­ción, la pro­fe­sio­na­li­za­ción y el libe­ra­do- Borro­ka Garaia

Pare­ce que en Eus­kal Herria ya no se pue­de hacer nada impor­tan­te si no te sub­ven­cio­na alguien. La cul­tu­ra de la auto­ges­tión, el auzo­lan, el tra­ba­jo desin­te­re­sa­do, lo mili­tan­te, está en cier­ta mane­ra de capa caí­da o diga­mos con una cri­sis de iden­ti­dad.

Es difi­cil encon­trar sitios web sin el escu­do de algu­na ins­ti­tu­ción o lle­nos de anun­cios publi­ci­ta­rios de empre­sas. Es difi­cil encon­trar gen­te que escri­ba por­que sí, sin que alguien le pague por ello. Y cuan­do se encuen­tran lo más pro­ba­ble es que estén bas­tan­te invi­si­bi­li­za­dos.

¿Cuán­tos movi­mien­tos cul­tu­ra­les o socia­les han pasa­do a ser empre­sas?. ¿Cuán­ta gen­te vive gra­cias a la defen­sa de esto o lo otro?. ¿Es posi­ble hoy en día la crea­ción cul­tu­ral y social sin un che­que?. ¿Sería posi­ble dis­po­ner de un perió­di­co sin pro­fe­sio­na­les?. ¿De una pelí­cu­la?. ¿De una tele­vi­sión?. ¿Pue­den vivir las orga­ni­za­cio­nes sin libe­ra­dos?. ¿Es éti­co cobrar dine­ro por la cau­sa?, ¿Cuán­do sí y cuán­do no?. ¿Se nece­si­ta dine­ro para todo?, ¿Segu­ro?. ¿Está lo sufi­cien­te­men­te valo­ra­do y reco­no­ci­do el tra­ba­jo de base?.

Muchas pre­gun­tas, y es que ayer hablan­do con una com­pa me comen­ta­ba que había difi­cul­ta­des para dis­tri­buir cier­to mate­rial debi­do al pre­cio de la gaso­li­na. Lo cual me dio pie para sol­tar un chis­te retro que al final no hice. Y es que en algu­nas cosas se avan­za y en otras pare­ce que hay más difi­cul­ta­des. ¿Será la socie­dad la que esté cam­bian­do o sere­mos noso­tros?.

Una de las pri­me­ras veces que me retu­vie­ron por pegar car­te­les lo hicie­ron varios poli­cías de pai­sano que debían ser en esa épo­ca tan nova­tos como noso­tros. Y es que les dio por hacer­nos un peque­ño inte­rro­ga­to­rio en el que nos pre­gun­ta­ron (todo serios) a ver cuan­to dine­ro nos habían paga­do por pegar los car­te­les y por cuan­tos pue­blos los había­mos colo­ca­do. Lo sor­pren­den­te fue que mi com­pa­ñe­ro (todo serio tam­bién), les empe­zó a sol­tar una lis­ta inter­mi­na­ble de loca­li­da­des que abar­ca­ban prác­ti­ca­men­te todo el herrial­de e inclu­so se aden­tra­ban en otros, mien­tras uno de los poli­cías con mucha aten­ción iba apun­tan­do todos los luga­res en la libre­ti­lla que habia saca­do y yo obser­va­ba per­ple­jo la situa­ción kaf­kia­na y los cono­ci­mien­tos geo­grá­fi­cos de mi cole­ga que ade­más sin pes­ta­ñear les dijo que tenía­mos un suel­do digno por rea­li­zar tal menes­ter.

Y es que a veces lo que pare­ce cien­cia-fic­ción se va acer­can­do a la reali­dad aun­que sea len­ta­men­te y no nos demos cuen­ta de ello. Qui­zás ha lle­ga­do el momen­to de vol­ver a los orí­ge­nes, y recu­pe­rar ese espí­ri­tu del do it your­self asam­blea­rio y popu­lar, base de la mayo­ría de todo lo bueno que se ha con­se­gui­do levan­tar en este país y que una vez levan­ta­do poco a poco se va dele­gan­do no se sabe cómo ni exac­ta­men­te en qué.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *