Boli­via, la tie­rra que el Che fer­ti­li­zó con su san­gre- Patri­cio Mon­te­si­nos

La igno­ran­cia y la con­ti­nua difa­ma­ción impues­ta por los gran­des pode­res mediá­ti­cos limi­tan a millo­nes de per­so­nas en el mun­do que conoz­can a Boli­via, la tie­rra que el Che fer­ti­li­zó con su san­gre, y un país que te abra­za des­de el mis­mo momen­to que lo pisas, entre otras muchas cosas, por­que está más cer­ca del cie­lo que de la tie­rra.

Su abrup­ta pero bella natu­ra­le­za, su cul­tu­ra indí­ge­na mile­na­ria y su gen­te modes­ta y humil­de, hacen que esta nación sud­ame­ri­ca­na te cau­ti­ve des­de el mis­mo ins­tan­te que la cono­ces, a pesar de que en su ciu­dad prin­ci­pal, La Paz, y tam­bién en otras ubi­ca­das a miles de metros sobre el nivel del mar, esca­seé el oxi­geno, no obs­tan­te sobra mucha his­to­ria que te hace res­pi­rar con inten­si­dad.

Qui­zás fue ese con­tras­te, y el espí­ri­tu gue­rre­ro anti­co­lo­nia­lis­ta de sus habi­tan­tes los que cau­ti­va­ron al Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra a ini­ciar en Boli­via una nue­va Revo­lu­ción lati­no­ame­ri­ca­na, cuyas ideas se per­ci­ben coti­dia­na­men­te en este país, y ade­más en este con­ti­nen­te, en el siglo XXI, 45 años des­pués del ase­si­na­to del Che.

De todo ha hecho Esta­dos Uni­dos y sus regí­me­nes impues­tos en esta nación sud­ame­ri­ca­na para borrar los idea­les del Gue­rri­lle­ro Heroi­co, pero San Ernes­to, como le dicen aquí, está pre­sen­te en todos los rin­co­nes, como un fan­tas­ma fatí­di­co para el impe­rio más pode­ro­so de la his­to­ria del uni­ver­so, que pre­ten­de a toda cos­ta man­te­ner a Amé­ri­ca Lati­na bajo su domi­nio y como su tras­pa­tio.

Varios “ánge­les terre­na­les” de San Ernes­to, como los dig­na­ta­rios Evo Mora­les (Boli­via), Hugo Chá­vez (Vene­zue­la), Rafael Correa (Ecua­dor), Daniel Orte­ga (Nica­ra­gua), y las pre­si­den­tas de Argen­ti­na, Cris­ti­na Fer­nán­dez, y de Bra­sil, Dil­ma Rous­seff, entre otros, por no men­cio­nar a Fidel Cas­tro y al actual man­da­ta­rio cubano, Raúl Cas­tro, en el Cari­be, tie­nen a Washing­ton con cons­tan­tes pesa­di­llas y una para­noia incu­ra­ble.

Es pre­ci­sa­men­te esa la cau­sa de los pla­nes deses­pe­ra­dos que Esta­dos Uni­dos empren­de en Lati­noa­mé­ri­ca para des­es­ta­bi­li­zar­la, uti­li­zan­do des­gas­ta­das y vie­jas estra­te­gias como los gol­pes de Esta­do, aho­ra algo moder­ni­za­dos, si le que­re­mos lla­mar de algún modo, como el que recien­te­men­te dio al tras­te con el gobierno de Fer­nan­do Lugo, en Para­guay, y el que frus­tra­da­men­te se pre­ten­dió mate­ria­li­zar hace pocos días en Boli­via con­tra Evo.

Ilu­so Washing­ton si per­sis­te en que con­se­gui­rá mate­ria­li­zar repe­ti­das inten­to­nas gol­pis­tas en Lati­noa­mé­ri­ca, y rom­per la soli­da uni­dad que actual­men­te carac­te­ri­za esta región, can­sa­da de los cons­tan­tes saqueos y los abu­sos de las suce­si­vas admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, y que hoy apues­ta por un futu­ro de inte­gra­ción, sin la pre­sen­cia de quie­nes siem­pre han desea­do ser sus ver­du­gos.

San Ernes­to, des­de Boli­via, sigue dan­do alien­to, y con más inten­si­dad que nun­ca, a sus “ánge­les terre­na­les”, que día a día hacen reali­dad los anhe­los del Che de que el con­ti­nen­te en que nació y vive toda­vía en el pen­sa­mien­to de millo­nes de per­so­nas sea inde­pen­dien­te defi­ni­ti­va­men­te de Washing­ton.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *