Arran­ca la cama­pa­ña elec­to­ral entre el mer­ca­do y la polí­ti­ca- Jes­se Chacón

Ha arran­ca­do la con­tien­da elec­to­ral en Vene­zue­la, en el pun­to de par­ti­da encon­tra­mos al can­di­da­to de la oli­gar­quía y los mono­po­lios agro­in­dus­tria­les, Enri­que Capri­les y al can­di­da­to de la patria y la inde­pen­den­cia Hugo Chávez.

El pri­me­ro ha opta­do por una estra­te­gia polí­ti­ca asu­mi­da como mer­ca­deo polí­ti­co, don­de el ciu­da­dano es redu­ci­do a la con­di­ción de con­su­mi­dor. Se bus­ca iden­ti­fi­car sus nece­si­da­des emo­cio­na­les y esté­ti­cas (sen­si­bi­li­dad y gus­to). El obje­ti­vo es tejer estra­te­gias de satis­fac­ción sim­bó­li­ca, ganar la hege­mo­nía de ese seg­men­to pobla­cio­nal. Lo curio­so es que poco o nada impor­ta la dimen­sión mate­rial de los suje­tos, sus con­di­cio­nes de exclu­sión, o cuan­do impor­ta, es para cons­truir líneas de argu­men­ta­ción del can­di­da­to que per­mi­tan ganar la cone­xión con esos elec­to­res. Les encan­ta­ría poder hacer su cam­pa­ña solo en los estra­tos medios y de éli­te, pero saben que el suje­to defi­ni­ti­vo en la con­tien­da son los sec­to­res populares.

En con­tra­vía, Hugo Chá­vez vie­ne desa­rro­llan­do una estra­te­gia de cam­pa­ña pro­gra­má­ti­ca, la cual iden­ti­fi­ca los suje­tos his­tó­ri­cos con poten­cial trans­for­ma­dor y las tareas de supera­ción de la exclu­sión y la depen­den­cia en la socie­dad vene­zo­la­na; el dis­cur­so de cam­pa­ña es cons­trui­do como la pro­pues­ta de país que el can­di­da­to y su par­ti­do polí­ti­co, una vez ele­gi­dos, con­ti­nua­rán desarrollando.

El mode­la­je neo­li­be­ral había ven­di­do la idea, duran­te toda la déca­da del 90, que las cam­pa­ñas pro­gra­má­ti­cas eran cues­tio­nes del pasa­do. Un libro muy de moda para ese enton­ces, lla­ma­do “La Socie­dad Des­po­li­ti­za­da” de Nico­lás Ten­zer, les daba el con­tex­to y la justificación.

En su libro, Ten­zer retra­ta­ba a las socie­da­des occi­den­ta­les, tan­to del nor­te como del sur, pin­tán­do­les como socie­da­des apá­ti­cas por la polí­ti­ca, en las cua­les el ciu­da­dano per­día pro­gre­si­va­men­te su inte­rés por la par­ti­ci­pa­ción y la cons­truc­ción de cana­les de repre­sen­ta­ción. Era una ciu­da­nía con­fi­gu­ra­da des­de el mer­ca­do y el con­su­mo, no des­de la preo­cu­pa­ción por lo públi­co; para su movi­li­za­ción polí­ti­ca, era nece­sa­rio recu­rrir a las más sofis­ti­ca­das téc­ni­cas de la seg­men­ta­ción y el mer­ca­deo, las cua­les serían apli­ca­das aho­ra a la política.

Esta estra­te­gia elec­to­ral, con­ti­núa sien­do uti­li­za­da de mane­ra inten­si­va y con gran­des már­ge­nes de uti­li­dad polí­ti­ca, en las socie­da­des hege­mo­ni­za­das por el libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co; sin embar­go, en las socie­da­des como la vene­zo­la­na, don­de se han con­fi­gu­ra­do rup­tu­ras en el orden oli­gár­qui­co impe­ran­te, logran­do aper­tu­rar ciclos de revo­lu­ción, esta estra­te­gia cae en el vacío, una y otra vez.

La estra­te­gia se tor­na inefi­caz, por­que la reali­dad cam­bió. En Vene­zue­la, se ha rever­ti­do la con­di­ción de socie­dad des­po­li­ti­za­da para con­ver­tir­se en una socie­dad en abier­ta polé­mi­ca públi­ca, don­de los ciu­da­da­nos bus­can cons­truir nue­vas repre­sen­ta­cio­nes y cana­les de expre­sión que les garan­ti­cen rea­li­zar sus intere­ses mate­ria­les y sociales.

En Vene­zue­la, en la déca­da del 90 y duran­te los pri­me­ros 12 años del siglo XXI, se cons­ti­tu­yó y se ha desa­rro­lla­do de mane­ra ascen­den­te, una con­cien­cia nacio­nal popu­lar con poten­cial eman­ci­pa­to­rio, la cual ha sido capaz de sopor­tar y pro­fun­di­zar las tareas de trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca en el cam­po de la igual­dad y la liber­tad. Esto que lla­ma­mos con­cien­cia nacio­nal popu­lar, se encar­nó en el suje­to popu­lar y ha trans­for­ma­do radi­cal­men­te el mapa social y polí­ti­co de Vene­zue­la hacia una socie­dad jus­ta e igua­li­ta­ria, don­de todos los acto­res polí­ti­cos pue­den con­cur­sar libre­men­te des­de las reglas bási­cas de la democracia.

En este con­tex­to social y polí­ti­co, solo una estra­te­gia elec­to­ral, capaz de iden­ti­fi­car lo que está en jue­go para la vida de la gen­te y trans­for­mar­lo en cla­ve de pro­gra­ma y pro­pues­ta, es capaz de cons­truir la cone­xión con el suje­to nacio­nal popular.

Máxi­me que lo que está en jue­go, es el mode­lo de socie­dad que se segui­rá cons­tru­yen­do o que se res­tau­ra­rá des­de la visión reac­cio­na­ria de las éli­tes. Lo que está en jue­go hoy en la cam­pa­ña elec­to­ral que se desa­rro­lla, es la his­tó­ri­ca dispu­ta por resol­ver: ¿para quién es el fru­to de la ren­ta petro­le­ra, para las mayo­rías o para las éli­tes y las transnacionales?

El petró­leo es, en defi­ni­ti­va, el eje que estruc­tu­ra la dispu­ta elec­to­ral que comien­za. Para el can­di­da­to Capri­les, no hay otra ruta que el regre­so a la mira­da tec­no­crá­ti­ca y neo-libe­ral pri­va­ti­za­do­ra, que pre­ten­de reedi­tar los libre­tos de pri­va­ti­za­ción de los recur­sos. Es el sue­ño de la oli­gar­quía vene­zo­la­na, vol­ver al gran nego­cio de las miga­jas que le caen de la mesa de las trans­na­cio­na­les del petróleo.

Para el can­di­da­to Chá­vez, la apues­ta no es otra que con­ti­nuar pro­fun­di­zan­do la mira­da nacio­nal y revo­lu­cio­na­ria del petró­leo, con­ti­nuar sem­brán­do­lo para trans­for­mar­lo en salud, edu­ca­ción, vivien­da, para cons­truir el buen vivir.

Jes­se Chacón

Direc­tor GISXXI

www​.gisx​xi​.org

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *