Ser­pien­tes de verano- Julen Arzua­ga

Sue­ño con ser­pien­tes» con­fe­sa­ba Sil­vio Rodrí­guez. Las del can­tau­tor cubano son «lar­gas, trans­pa­ren­tes, y en sus barri­gas lle­van lo que pue­dan arre­ba­tar­le al amor». Las que aquí sufri­mos son ser­pien­tes de verano, esos recur­sos mediá­ti­cos ano­di­nos que en cir­cuns­tan­cias habi­tua­les serían irre­le­van­tes pero que, opor­tu­na­men­te exal­ta­dos y mani­pu­la­dos, cal­dean el perio­do esti­val. Cier­tos polí­ti­cos, antes de coger­se su inme­re­ci­do des­can­so, nos lo dejan todo ata­do y bien ata­do para que no se note dema­sia­do su ausen­cia. Ya han libe­ra­do los pri­me­ros rep­ti­les vera­nie­gos, con un tema recu­rren­te: los pre­sos. Pre­sos que, para no ser polí­ti­cos a ojos de algu­nos, bien que bai­lan el agua polí­ti­ca.

Tres acon­te­ci­mien­tos ‑obje­ti­va­men­te poco rele­van­tes- en poco tiem­po: la fis­ca­lía abre dili­gen­cias por­que veci­nos de Andoain paga­ban a euro la foto­gra­fía con un pre­so, a su vez, en for­ma­to foto. Retra­to al cua­dra­do del nivel de quien bra­ma por ello. Apun­tan tam­bién al Ayun­ta­mien­to de Donos­tia por sub­ven­cio­nar la pelí­cu­la «Barru­ra begi­ratze­ko leihoak». Los fran­co­ti­ra­do­res inca­pa­ces de mirar hacia sus pútri­dos aden­tros, ase­gu­ran que «exal­ta», aun­que no la hayan vis­to. La ter­ce­ra polé­mi­ca hue­ra car­ga con­tra Xabier Mikel Erre­kon­do, por­ta­voz de Amaiur, que con­si­de­ró fue­ra de tiem­po polí­ti­co las deten­cio­nes en sue­lo cáta­ro de los nue­vos here­jes. Otra evi­den­cia ‑cen­su­rar a quien cri­ti­ca el hecho arma­do de la deten­ción- de que el Esta­do espa­ñol solo cuen­ta con mar­ti­llos en su caja de bri­co­la­je.

Pues bien, ase­gu­ran que los enu­me­ra­dos no son hechos ais­la­dos. Esas actua­cio­nes, impu­tables a Bil­du-Amaiur-EHBil­du (al mejor esti­lo de cri­mi­na­li­za­ción gar­zo­ni­ta), tras­pa­san todas las líneas rojas que mar­ca la recien­te sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Un inci­so. La sen­ten­cia del TC, más que lega­li­zar Sor­tu ‑que tam­bién- lo que vie­ne es a decla­rar que el Tri­bu­nal Supre­mo actuó ‑o se dejó azu­zar, que es peor- vio­lan­do dere­chos huma­nos bási­cos. Al des­pres­ti­gio del Alto Tri­bu­nal por su bisel polí­ti­co, a la som­bra de corrup­ción tras cono­cer­se el caché de su via­je­ro pre­si­den­te, se aña­de su sos­te­ni­da actua­ción lesi­va de dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, aplas­tan­do liber­ta­des bási­cas de los pro­mo­to­res, votan­tes y en defi­ni­ti­va, ciu­da­da­nos que apues­tan por una jus­ta com­pe­ti­ción polí­ti­ca.

La cues­tión es que el TC dio, jun­to con el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción de la diná­mi­ca ile­ga­li­za­do­ra ‑la de cal‑, un catá­lo­go de medi­das ‑la de are­na- que podrían rever­tir a futu­ro la opi­nión del Tri­bu­nal. Un vaci­lan­te asi­de­ro para que algu­nos que no se rin­den al des­alien­to pue­dan vol­ver a la ame­na­za de ile­ga­li­za­cio­nes. No obvie­mos el efec­to «jarro de agua fría» que esta vuel­ta a las anda­das gene­ra en la socie­dad vas­ca.

Algu­nas de esas líneas rojas mar­ca­das por el TC, afor­tu­na­da­men­te, nadie espe­ra se cru­cen en la nue­va fase polí­ti­ca -«legi­ti­mar los actos terro­ris­tas», «usar el chan­ta­je»…-. Otras, pre­ci­sa­men­te las que se emplean como jus­ti­fi­ca­ción para pul­sar el botón de arran­que de cro­nó­me­tros y con­ta­do­res, se refie­ren a la reite­ra­da «equi­pa­ra­ción de la vio­len­cia terro­ris­ta con la coac­ción legí­ti­ma que un Esta­do de Dere­cho reser­va a las FSE». Inclu­so argu­men­tan que tra­tar de «igua­lar el sufri­mien­to infli­gi­do a las víc­ti­mas del terro­ris­mo con la pena de los con­de­na­dos» val­dría para levan­tar la ban­de­ra del taxí­me­tro ile­ga­li­za­dor.

Manuel Ara­gón, magis­tra­do del TC pre­sun­ta­men­te pro­gre­sis­ta, en su voto disi­den­te a la mayo­ri­ta­ria posi­ción pro­le­ga­li­za­ción encon­tra­ba una «con­tra­dic­ción pal­pa­ble» en ese inven­ta­rio de lími­tes. Argu­men­ta­ba que «si se apli­ca­se ese catá­lo­go al escru­ti­nio de los esta­tu­tos de Sor­tu (cuya pure­za demo­crá­ti­ca ha ensal­za­do la Sen­ten­cia) se lle­ga­ría a la con­clu­sión de que incu­rren en varias de las con­duc­tas a las que se refie­re el catá­lo­go». Así, en su opi­nión, se debe­ría dene­gar la ins­crip­ción de Sor­tu. En la mía, se debe­ría reti­rar el catá­lo­go.

Por­que olvi­da los ele­men­tos más rele­van­tes que has­ta aho­ra habían sos­te­ni­do las sen­ten­cias ile­ga­li­za­do­ras que, pasan­do por el TC, arri­ba­ban al Tri­bu­nal Euro­peo de Dere­chos Huma­nos. Estras­bur­go esti­ma­ba que los par­ti­dos vas­cos ile­ga­li­za­dos resul­ta­ban del «des­do­bla­mien­to orgá­ni­co-estruc­tu­ral» de ETA. El TEDH con­si­de­ra­ba ‑aun sien­do dis­cu­ti­ble- la «impe­rio­sa nece­si­dad social» de ile­ga­li­zar un par­ti­do vin­cu­la­do a la con­ti­nui­dad de la acción arma­da ¿Cómo jus­ti­fi­ca­rán ese extre­mo hoy en día para ava­lar una ile­ga­li­za­ción? A pesar de que cono­ce­mos las tra­ga­de­ras lesi­vas de dere­chos huma­nos del TS, ¿cómo per­mi­ti­ría el TC a futu­ro que lle­guen recur­sos al TEDH sin que se den esos requi­si­tos? ¿Cómo se jus­ti­fi­ca­ría una ile­ga­li­za­ción sin ele­men­tos sus­tan­ti­vos de con­ni­ven­cia o cone­xión con orga­ni­za­ción arma­da, hoy inac­ti­va y con pro­pues­ta de des­mi­li­ta­ri­za­ción sobre la mesa?. ¿Val­drían meras elu­cu­bra­cio­nes sobre inci­den­tes dis­cur­si­vos refe­ren­tes a pre­sos o a víc­ti­mas? Diría que no.

Pero, más allá del nulo reco­rri­do que esas ínfu­las ile­ga­li­za­do­ras ten­drían ante los tri­bu­na­les, reser­ve­mos las últi­mas líneas de este artícu­lo para veri­fi­car el ori­gen de la ame­na­za. Ori­gen que no es otro que negar la nece­sa­ria dis­cu­sión polí­ti­ca, des­ac­ti­ván­do­la por medio de la fuer­za bru­ta. Nie­gan el deba­te polí­ti­co, sobre todo en el ámbi­to de las con­se­cuen­cias del con­flic­to, por­que ven que pier­den posi­cio­nes a cada minu­to. Alien­tan la acción con­tra cual­quier acto vera­nie­go de soli­da­ri­dad con los pre­sos, por ele­va­ción, cen­su­ran­do el deba­te y acri­bi­llan­do al men­sa­je­ro, por­que temen que el rela­to no aca­be sien­do el que ellos dic­tan a sus escri­ba­nos.

Algu­nos indi­ca­do­res de des­gas­te serían: (1) El fra­ca­so de la «vía Nan­cla­res», sien­do que las víc­ti­mas de uno de los ban­dos no podrán cono­cer al infrac­tor para reu­nir­se con él y lan­zar­le deman­das cuan­to menos cues­tio­na­bles. ¿A qué pri­sión debe­rían diri­gir­se las víc­ti­mas del GAL patro­ci­na­do en Intxau­rron­do? (2) Des­gas­te pro­gre­si­vo de la con­si­de­ra­ción de «abu­sos» o «exce­sos» poli­cia­les ante la lar­ga casuís­ti­ca de falle­ci­dos, heri­dos o tor­tu­ra­dos, visua­li­zán­do­se con cre­cien­te niti­dez que, más allá de cor­sés por cate­go­rías o perio­dos tem­po­ra­les, ha habi­do una estra­te­gia esta­tal basa­da en la vul­ne­ra­ción de dere­chos huma­nos. (3) Radi­ca­li­za­ción de aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas de ETA, cada vez más beli­ge­ran­tes y enfren­tán­do­se abier­ta­men­te al pro­pio gobierno, su vale­dor prin­ci­pal, prue­ba de que nun­ca esta­rán satis­fe­chas en jus­ti­cia. (4) Irrup­ción de ini­cia­ti­vas como la de Glen­cree, que tri­tu­ra el dis­cur­so de las «sin fal­sas equi­dis­tan­cias». Aun­que Jesús Posa­da, pre­si­den­te del Con­gre­so espa­ñol, haya hecho un últi­mo esfuer­zo por prio­ri­zar unas víc­ti­mas a otras, hoy es impo­si­ble esta­ble­cer equi­dis­tan­cias ante quie­nes apa­re­cen uni­dos; es absur­do esta­ble­cer ran­gos entre quie­nes con­si­de­ran que se debe dar «satis­fac­ción de dere­chos para todos de mane­ra equi­ta­ti­va»; es insos­te­ni­ble esta­ble­cer un rela­to úni­co cuan­do los rela­ta­dos con­si­de­ran que «vivi­mos en un país con muchas memo­rias».

Pero no quie­ren dete­ner­se a deba­tir las cues­tio­nes enu­me­ra­das. Pre­fie­ren ato­rar­se en la gar­gan­ta de las ser­pien­tes del can­tan­te cubano. Él tam­bién nos da el reme­dio con­tra los esti­va­les rep­ti­les: «se des­tru­ye cuan­do lle­go a su estó­ma­go y plan­teo con un ver­so una ver­dad».

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *