Méxi­co: De pre­dic­cio­nes y pro­nós­ti­cos. Los comu­nis­tas fren­te al esce­na­rio elec­to­ral

Más artículos El PCdeM está lis­to para ser la feroz opo­si­ción del gobierno empre­sa­rial, pro­mo­tor de la con­ci­lia­ción de cla­ses, que sur­gi­ría de reco­no­cer­se el triun­fo de AMLO

Hay una pro­fun­da dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre el pro­nós­ti­co y la pre­dic­ción. Para hacer un pro­nós­ti­co es nece­sa­rio ana­li­zar los ras­gos esen­cia­les del pro­ce­so, por otro lado la pre­dic­ción aun­que “ati­ne” no nos reve­la­rá nin­gún víncu­lo interno del fenó­meno que obser­va­mos y por tan­to care­ce­rá de valor para ayu­dar­nos a reac­cio­nar ade­cua­da­men­te. Así por ejem­plo pode­mos pro­nos­ti­car con un cier­to gra­do de error el desa­rro­llo del cli­ma par­tien­do del uso de baró­me­tros, ter­mó­me­tros, imá­ge­nes sate­li­ta­les, higró­me­tros, etc. Cosa muy dis­tin­ta a pre­de­cir la llu­via por­que “nos hace cos­qui­llas la rodi­lla” o simi­la­res supers­ti­cio­nes al esti­lo del “Pul­po Paul”.

Des­gra­cia­da­men­te en muchos inte­lec­tua­les com­pro­me­ti­dos con la lucha del pue­blo calan aún los estig­mas de la con­tra­rre­vo­lu­ción y se des­pren­den de muchas de las ricas herra­mien­tas del aná­li­sis mar­xis­ta, ya no diga­mos de los apor­tes de Lenin, y bajo la pre­sión de las elec­cio­nes los obser­va­mos hacer ver­da­de­ros gali­ma­tías teó­ri­cos. Lo ante­rior es agra­va­do por el hecho de que fran­ca­men­te muchos de los ana­lis­tas o están coop­ta­dos o man­tie­nen leal­ta­des elec­to­ra­les.

Al man­te­ner inde­pen­den­cia con rela­ción a los par­ti­dos que se dispu­tan la elec­ción cree­mos con­tar con el dere­cho de apro­xi­mar ele­men­tos para un frío aná­li­sis del esce­na­rio elec­to­ral. Sería anti­mar­xis­ta supo­ner que con­ta­mos con una “bola de cris­tal” infa­li­ble, pero tam­bién sería un ejer­ci­cio inú­til plan­tear 8 o 9 esce­na­rios con tal de no equi­vo­car­nos.

Así pasa­ré a plan­tear herra­mien­tas de aná­li­sis, lo que pien­so con­fi­gu­ra esen­cial­men­te el esce­na­rio del domin­go y los días sub­si­guien­tes, por últi­mo ade­lan­tar lo que con­si­de­ro sería un posi­cio­na­mien­to de cla­se fren­te al mis­mo. La apro­xi­ma­ción a la reali­dad y las encues­tas

El pro­ce­so elec­to­ral es algo fluc­tuan­te, sobre la capa­ci­dad de las encues­tas de refle­jar estas fluc­tua­cio­nes mucho se ha dis­cu­ti­do. Por ejem­plo el Doc­tor Mochan del Ins­ti­tu­to de Cien­cias Físi­cas de la UNAM reali­zó un meta-estu­dio esta­dís­ti­co de cómo la expo­si­ción pre­via a unos “resul­ta­dos” gene­ra­dos alea­to­ria­men­te des­via­ba los resul­ta­dos de la encues­ta mis­ma, pos­te­rior­men­te refle­xio­na­ba sobre el teo­re­ma de Arrow. La publi­ca­ción de las encues­tas como pro­pa­gan­da ha lle­va­do a su des­cré­di­to como herra­mien­ta de aná­li­sis esta­dís­ti­co para cono­cer las ten­den­cias elec­to­ra­les. Este des­cre­di­to no sig­ni­fi­ca que sean abso­lu­ta­men­te inú­ti­les para rea­li­zar infe­ren­cias, espe­cial­men­te si las estu­dia­mos crí­ti­ca­men­te.

El valor de las encues­tas-pro­pa­gan­da no resi­de direc­ta­men­te en los valo­res que dicen “refle­jar”, sino en el hecho mis­mo de que una casa encues­ta­do­ra, un gru­po edi­to­rial la publi­que de esa mane­ra. Su valor con­sis­te en que nos ayu­dan a inda­gar a que gru­pos finan­cie­ros está liga­da cada una de ellas, en con­si­de­rar la fuer­za rela­ti­va de los gru­pos mono­pó­li­cos que dan su apo­yo a cada par­ti­do, enten­dien­do los pun­tos en los cua­les cho­can entre sí.

Para nadie resul­ta un secre­to que Mitofsky se halle rela­cio­na­do con Tele­vi­sa, ni una sor­pre­sa que ellos y el gru­po edi­to­rial OEM le dé una “amplí­si­ma” ven­ta­ja a Peña Nie­to. Para algu­nos será una sor­pre­sa que el gru­po edi­to­rial Refor­ma esté liga­do a Car­los Slim, que uno de sus perió­di­cos –El Nor­te- esté liga­do con algu­nos de los oli­gar­cas más anti-obre­ros de Mon­te­rrey, y mayor sor­pre­sa que le dé una ven­ta­ja modes­ta de 4 pun­tos por­cen­tua­les a AMLO. Que publi­quen esta ven­ta­ja tie­ne poco que ver con un súbi­to com­pro­mi­so de infor­mar y más con la mane­ra en que se han posi­cio­na­do en la dispu­ta estos capi­ta­les.

Pocos han inda­ga­do más allá de estos casos, pero la infor­ma­ción es fácil­men­te acce­si­ble, se encuen­tra en las revis­tas espe­cia­li­za­das, en los repor­tes finan­cie­ros de estos gru­pos, en los perió­di­cos, en las bio­gra­fías de los repor­te­ros, comen­ta­do­res, colum­nis­tas, etc., en los patro­na­tos de las uni­ver­si­da­des, en el inter­net, etc. Solo hace fal­ta refle­xio­nar sobre ella y cons­truir el mode­lo. Por con­si­de­ra­cio­nes del poco tiem­po que que­da para las elec­cio­nes me sal­ta­ré las com­pi­la­cio­nes rea­li­za­das para esto, segui­ré con otras pre­mi­sas para lle­gar a lo que pro­nos­ti­co como resul­ta­do.

Un supues­to del que debe­mos par­tir es que no es lo mis­mo lo que la gen­te res­pon­de en una encues­ta de lo que hace en reali­dad. Coro­la­rio de este supues­to es que pode­mos medir el nivel de inte­rés inde­pen­dien­te­men­te de las valo­ra­cio­nes que haga cada caso indi­vi­dual. Es decir, un alud de comen­ta­rios nega­ti­vos no nece­sa­ria­men­te sig­ni­fi­ca un con­trin­can­te débil, todo lo con­tra­rio. Que se con­vo­que a mar­chas anti-EPN y no anti-Qua­dri es bas­tan­te elo­cuen­te.

Estos dos supues­tos son algu­nos de los que par­te Ini­cia­ti­va Kapi­to­lio para cons­truir sus mode­los esta­dís­ti­cos. Kapi­to­lio es una encues­ta­do­ra que ha teni­do una res­pe­ta­ble exac­ti­tud en sus pro­nós­ti­cos para elec­cio­nes inter­nas en los par­ti­dos, así como elec­cio­nes en Espa­ña, EUA, etc. Esta encues­ta­do­ra le da un 40% de las pre­fe­ren­cias a AMLO, un 37% a EPN, y 17% a Váz­quez Mota.

La ante­rior ten­den­cia vie­ne con­fir­ma­da por la ya legen­da­ria indis­cre­ción de los nue­vos ope­ra­do­res del PRI, a los que se les ha fil­tra­do foto­gra­fías de los resul­ta­dos de una encues­ta con­fi­den­cial. Evi­den­te­men­te los par­ti­dos no pue­den con­fiar para sus aná­li­sis en las encues­tas que rea­li­zan a modo y recu­rren a otras más serias que evi­tan divul­gar. Esta encues­ta, que está sella­da y fir­ma­da de reci­bi­da el 28 de Junio, da un 39% de las pre­fe­ren­cias a AMLO, un 36% a EPN, y 21% a Váz­quez Mota.

Esta ten­den­cia pue­de esti­mar­se como muy cer­ca­na a las fluc­tua­cio­nes reales por el hecho de que la social­de­mo­cra­cia logró con­cen­trar 25 veces más per­so­nas que el par­ti­do demó­cra­ta cris­tiano en los cie­rres de cam­pa­ña.

Sin apo­yar en lo más míni­mo su can­di­da­tu­ra, pro­gra­ma o par­ti­do, para mí es cla­ro que quien gana­rá las elec­cio­nes es AMLO. Aun­que no nece­sa­ria­men­te gana­rá la pre­si­den­cia…

El esla­bón prin­ci­pal

El esla­bón prin­ci­pal en toda la cade­na de con­tra­dic­cio­nes que obser­va­mos es la con­ti­nua­ción de la cri­sis capi­ta­lis­ta de sobre acu­mu­la­ción. Esto pare­ce un lugar común si lo des­do­bla­mos des­de el lado que lle­va a la uni­dad de los capi­ta­lis­tas por man­te­ner las agre­sio­nes con­tra nues­tra cla­se y nues­tro pue­blo. Pero no lo es tan­to si lo des­do­bla­mos des­de el lado que aún deter­mi­na las elec­cio­nes, es decir des­de lo que la con­trac­ción del mer­ca­do sig­ni­fi­ca para las con­tra­dic­cio­nes inter-bur­gue­sas e inter-mono­pó­li­cas. Bas­ta­rá para afir­mar esto revi­sar la mul­ti­tud de meca­nis­mos median­te los cua­les las cen­tra­les patro­na­les se han con­ver­ti­do en el gran elec­tor, es decir extraer la expe­rien­cia de los frau­des.

Este país ya de por sí está ras­ga­do por la con­tra­dic­ción entre gran­des car­te­les que se dispu­tan el mer­ca­do de la dro­ga y acti­vi­da­des cone­xas. Otra de las prin­ci­pa­les con­tra­dic­cio­nes inter-mono­pó­li­cas es el anta­go­nis­mo en el mer­ca­do de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, lo mis­mo por el con­trol del espa­cio radio­eléc­tri­co, la fibra ópti­ca, la tele­fo­nía celu­lar, que la lla­ma­da “ter­ce­ra cade­na de tele­vi­sión abier­ta”. No menos fuer­tes son las pre­sio­nes sobre la ren­ta petro­le­ra y en gene­ral el área de la ener­gía. La ges­tión mis­ma de la cri­sis, hacia que sec­cio­nes del capi­tal y de qué mane­ra deben diri­gir­se los esfuer­zos para garan­ti­zar o ampliar las ganan­cias es el quid de las elec­cio­nes, es lo que lle­va a un gru­po finan­cie­ro y a otro colo­car­se detrás de uno y otro par­ti­do.

Pero los mono­po­lios que actúan en este país no solo bus­can su reaco­mo­do, sino que tam­bién hacen apues­tas de orden más gene­ral. La divi­sión entre gran­des capi­ta­lis­tas ante estas elec­cio­nes resi­de en que para algu­nos la prio­ri­dad es ampliar sus ganan­cias median­te la apro­ba­ción a como dé lugar de una serie de refor­mas, mien­tras que para otros resul­ta prio­ri­ta­rio ase­gu­rar la con­ti­nui­dad de la acu­mu­la­ción mis­ma redu­cien­do lo más posi­ble la explo­si­vi­dad social some­tien­do las refor­mas a cam­bios en sus moda­li­da­des.

No es poca cosa lo que está en jue­go, lite­ral­men­te se tra­ta de miles de millo­nes de dóla­res, es decir de la dispu­ta de enti­da­des con poder social tre­men­do.

Gre­cia, Euro­pa, la pri­ma­ve­ra mexi­ca­na

Varios colum­nis­tas gus­tan de hacer ana­lo­gías de la situa­ción en nues­tro país con la de otros paí­ses. Se com­pa­ra con Gre­cia y se habla de la cam­pa­ña del mie­do, se com­pa­ra con Fran­cia y se ensue­ñan con la vic­to­ria los inte­lec­tua­les ama­ri­llos, o se le cuel­ga al movi­mien­to 132 la eti­que­ta de “pri­ma­ve­ra mexi­ca­na” com­pa­rán­do­lo con desa­rro­llos en el Medio Orien­te, etc.

Aun­que resul­ta­ría difí­cil afir­mar que no exis­ten algu­nos ras­gos comu­nes (ya hemos habla­do de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal), la reali­dad, sin embar­go, es bas­tan­te más com­pli­ca­da y no se pue­de teo­ri­zar tan mecá­ni­ca­men­te.

En Méxi­co, a dife­ren­cia de Euro­pa, el sis­te­ma elec­to­ral exclu­ye tajan­te­men­te la posi­bi­li­dad de cual­quier opo­si­ción a los mono­po­lios. Ya no diga­mos un Par­ti­do Comu­nis­ta, sino inclu­si­ve par­ti­dos de cor­te labo­ris­ta están des­car­ta­dos, por ejem­plo la OPT del SME. El sis­te­ma elec­to­ral hace prác­ti­ca­men­te impo­si­ble el regis­tro de nue­vos par­ti­dos, esto aun­que apa­ren­te­men­te le redi­túa en regu­lar a los gru­pos que luchan por admi­nis­trar el gobierno, tam­bién difi­cul­ta reno­var el sis­te­ma de domi­na­ción. Las for­mas de media­ción social aquí hacen impro­ba­ble que sur­ja el fenó­meno de un SYRIZA que renue­va en tres meses el espa­cio ante­rior­men­te ocu­pa­do por el PASOK, como en Gre­cia.

Tam­po­co se tra­ta de Medio Orien­te don­de la ban­de­ra de demo­cra­ti­zar los regí­me­nes polí­ti­cos des­pó­ti­cos ence­rra­ba una con­sig­na que reba­sa­ba las nocio­nes utó­pi­cas y que lle­vó a las masas tra­ba­ja­do­res a gran­des rebe­lio­nes. Sin duda estas rebe­lio­nes le apor­ta­rán a la cla­se obre­ra riquí­si­mas expe­rien­cias para cuan­do, no muy leja­na­men­te, ten­ga que levan­tar su pro­pia ban­de­ra, y mar­char tras su pro­pio poder.

Aquí, el pro­ble­ma es que ante lo limi­ta­do de las for­mas de media­ción social, se le ha com­pli­ca­do a la bur­gue­sía zan­jar sus dife­ren­cias y simul­tá­nea­men­te man­te­ner su facha­da demo­crá­ti­ca. Es decir, repro­du­cir el con­sen­so bur­gués no será tan sen­ci­llo.

El esce­na­rio

Ya me he toma­do el atre­vi­mien­to de sos­te­ner que la social­de­mo­cra­cia gana­rá las elec­cio­nes. Así el esce­na­rio vie­ne defi­ni­do solo por dos posi­bi­li­da­des. O se le reco­no­ce el triun­fo, o no se le reco­no­ce.

Exis­te la posi­bi­li­dad de que se le reco­noz­ca el triun­fo en vir­tud de que exis­te uni­dad de cri­te­rios entre todas las patro­na­les y todos los par­ti­dos con­ten­dien­tes en cuan­to a una serie de pre­con­di­cio­nes del nue­vo gobierno. Man­te­ner los com­pro­mi­sos con las orga­ni­za­cio­nes impe­ria­lis­tas inter­na­cio­na­les, el TLCAN, el Ban­co Mun­dial, el FMI, la ini­cia­ti­va Méri­da, etc. Man­te­ner la línea de agre­sio­nes y ata­ques con­tra la cla­se obre­ra y las capas tra­ba­ja­do­res del pue­blo.

Quie­nes apues­tan por este esce­na­rio pue­den des­car­tar por com­ple­to que al PRD-PT-MC se le otor­ga­rá ade­más una mayo­ría par­la­men­ta­ria. Así, con lágri­mas de coco­dri­lo, el eje­cu­ti­vo apli­ca­rá las medi­das deman­da­das por los oli­gar­cas de este país, pidién­do­nos tres años más de pacien­cia, y lue­go otros tres. Ya está anun­cia­da la eva­lua­ción magis­te­rial, ya está anun­cia­da la imple­men­ta­ción de la ley de segu­ri­dad, ya está anun­cia­da la refor­ma labo­ral, ade­más de todo un paque­te de “incen­ti­vos” a los indus­tria­les y ban­que­ros.

Exis­te tam­bién la posi­bi­li­dad de que no se le reco­noz­ca en vir­tud de los últi­mos reaco­mo­dos de los gru­pos mono­pó­li­cos. Aun­que detrás de Obra­dor hay gran­des ban­que­ros, indus­tria­les, finan­cie­ros y oli­gar­cas, los últi­mos reaco­mo­dos detrás de Peña Nie­to han con­ver­ti­do la suma total de fuer­zas que lo apo­yan en este cam­po mayor a la de su rival. La demo­cra­cia cris­tia­na sabién­do­se per­di­da apues­ta al lar­go pla­zo y for­zó a estos reaco­mo­dos con una serie de manio­bras. El PAN con­tro­lan­do la actual admi­nis­tra­ción ha per­mi­ti­do la fusión de IUSACELL con Tele­vi­sa, con­di­cio­nán­do­la a la aper­tu­ra de un ter­cer o has­ta cuar­to canal de tele­vi­sión abier­ta. Esto no resuel­ve la con­tra­dic­ción inter-mono­pó­li­ca, pos­po­ne su reso­lu­ción aun­que amplía su mag­ni­tud. Pero al PAN lo sitúa en un cam­po neu­tral con res­pec­to a los con­ten­dien­tes, Gru­po Sali­nas – Gru­po Tele­vi­sa, Gru­po Saba – Gene­ral Elec­tric – Tele­mun­do, Gru­po Car­so, y los lle­va a reaco­mo­dar­se. No es for­tui­to que algu­nos de sus ope­ra­do­res con víncu­los al capi­tal Nor­te­ame­ri­cano, como Fox, hayan media­do para atraer a Oscar Naran­jo a Peña Nie­to e incli­nar fuer­te­men­te las pre­fe­ren­cias del lobby esta­dou­ni­den­se.

Has­ta hace años con­si­de­rá­ba­mos a la social­de­mo­cra­cia el con­vi­da­do de segun­da en el sis­te­ma polí­ti­co mexi­cano, hoy en día no hay que sub­es­ti­mar­la. El PRD-PT-MC han hecho una apues­ta real­men­te seria por dar a enten­der que no esta­rían en posi­bi­li­da­des ésta vez de cum­plir con su papel de con­te­ne­do­res de la movi­li­za­ción y la radi­ca­li­za­ción popu­lar de per­der la pre­si­den­cia.

Noso­tros que com­par­ti­mos algu­nos méto­dos con otras orga­ni­za­cio­nes que hoy mar­chan por cier­tas con­si­de­ra­cio­nes jun­to con AMLO, sabe­mos que, por ejem­plo, no es posi­ble rea­li­zar en un día y una noche cen­te­nas de pin­tas en el Dis­tri­to Fede­ral sin que el gobierno local lo detec­te y lo frus­tre si no le con­vie­ne. Apren­di­mos reco­rrien­do con La Otra Cam­pa­ña al país y sudan­do la gota gor­da para lograr las finan­zas de los even­tos que los tem­ple­tes, sis­te­mas de soni­dos, e infra­es­truc­tu­ra con la que cuen­tan algu­nos movi­mien­tos no pudie­ron sur­gir por encan­to, etc.

Si la posi­bi­li­dad de que les arre­ba­ten la pre­si­den­cia se con­cre­ta es evi­den­te que habría un con­flic­to pos­elec­to­ral. Que las dispu­tas inter-mono­pó­li­cas se pro­fun­di­za­rían, en algu­nos pun­tos pro­du­ci­ría fisu­ras, y que el nue­vo régi­men no solo ten­dría que estar pre­pa­ra­do para repri­mir a cam­pe­si­nos y obre­ros, sino que tam­bién ten­drá que repri­mir a las capas medias, lo cual le va a com­pli­car­le su exis­ten­cia.

La posi­ción

El mar­xis­mo no se redu­ce a un ejer­ci­cio aca­dé­mi­co de aná­li­sis. Para noso­tros no se tra­ta de con­tem­plar el esce­na­rio sino de inter­ve­nir cons­cien­te­men­te con una posi­ción de cla­se ante él.

El Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co se halla lis­to para ser la feroz opo­si­ción del gobierno empre­sa­rial, pro­mo­tor de las ideas de “con­ci­lia­ción de cla­se”, que sur­gi­ría de reco­no­cer­se el triun­fo de AMLO. Inde­pen­dien­te­men­te de la posi­ción que fren­te a las elec­cio­nes hayan man­te­ni­do otras orga­ni­za­cio­nes y fuer­zas, lla­ma­re­mos a la cons­truc­ción de un fren­te con­tra la des­va­lo­ri­za­ción del tra­ba­jo, un fren­te con­tra las agre­sio­nes y medi­das bár­ba­ras con­tra nues­tra cla­se y con­tra nues­tro pue­blo. Este es el sen­ti­do que ha teni­do en los últi­mos meses nues­tra tác­ti­ca y nues­tra polí­ti­ca de alian­zas.

Pero ante la laten­te posi­bi­li­dad de que exis­ta un con­flic­to pos­elec­to­ral y sin poder pre­ver por el momen­to la gra­ve­dad del mis­mo, pode­mos afir­mar un par de cosas. Pode­mos afir­mar que no esta­ría­mos de acuer­do con per­mi­tir que por un lado haya encar­ce­la­dos, muer­tos, des­apa­re­ci­dos, mien­tras del otro haya dipu­tados, sena­do­res, gober­na­do­res, etc. No esta­ría­mos de acuer­do con resol­ver una impo­si­ción con la impo­si­ción de otro gobierno anti-obre­ro. No pen­sa­mos que sea posi­ble derro­tar a un enemi­go levan­tan­do su ban­de­ra.

Pode­mos afir­mar que sería­mos unos pedan­tes si nos cru­za­mos de bra­zos ante una par­ti­ci­pa­ción deci­di­da y com­ba­ti­va de las masas. Esta­ría­mos luchan­do con­tra la tira­nía, pero sería nues­tra obli­ga­ción ligar inme­dia­ta­men­te esa lucha con la lucha por el poder y la eco­no­mía popu­lar has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias. Como Par­ti­do Comu­nis­ta nues­tra obli­ga­ción sería hacer todo por rom­per la cade­na de trans­mi­sión de man­do entre la bur­gue­sía y la cla­se obre­ra.

Cual­quie­ra sea el camino que la bur­gue­sía eli­ja, debe saber que está des­per­tan­do fuer­zas más allá de sus capa­ci­da­des de some­ti­mien­to.

La Hai­ne- Die­go Torres

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *