La «cla­se polí­ti­ca» no exis­te- Manuel Medi­na

De mane­ra impro­pia y casi gene­ra­li­za­da los medios de comu­ni­ca­ción cali­fi­can al con­jun­to de per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca en el Par­la­men­to, el Gobierno, los Minis­te­rios, las Ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas y muni­ci­pa­les con la deno­mi­na­ción de “la cla­se polí­ti­ca”. Sin embar­go, tal «cla­se» no exis­te. Se tra­ta de una inven­ción apa­ren­te­men­te ino­cen­te que pre­ten­de camu­flar la pre­sen­cia de otras cla­ses socia­les todo­po­de­ro­sas cuyos intere­ses deter­mi­nan nues­tra vida coti­dia­na.

Las cla­ses socia­les están defi­ni­das por su rela­ción con los medios de pro­duc­ción. En las socie­da­des capi­ta­lis­tas actua­les exis­ten dos cla­ses fun­da­men­ta­les, con intere­ses irre­con­ci­lia­ble­men­te con­tra­pues­tos. Por una par­te encon­tra­mos a la bur­gue­sía, inte­gra­da por los pro­pie­ta­rios de estos medios, que – ade­más de poseer una serie de carac­te­rís­ti­cas e intere­ses comu­nes- se apro­pian de las plus­va­lías gene­ra­das en el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Y por otra, los asa­la­ria­dos, que for­man a su vez otra cla­se social. Los miem­bros de esta últi­ma cla­se cons­ti­tu­yen la mayo­ría de la socie­dad y sólo poseen su fuer­za de tra­ba­jo, su capa­ci­dad para pro­du­cir, que ven­den a los due­ños de los medios de pro­duc­ción a cam­bio de un sala­rio.

Por supues­to, jun­to a estas dos cla­ses exis­ten otras capas o cla­ses socia­les inter­me­dias. Es el caso de las deno­mi­na­das “capas medias” (peque­ños comer­cian­tes, peque­ños pro­pie­ta­rios rura­les, pro­fe­sio­na­les pri­va­dos de la medi­ci­na, el dere­cho, la arqui­tec­tu­ra, etc.). El con­cep­to de “cla­se social” se refie­re, pues, a gru­pos de per­so­nas que se dife­ren­cian de otras por el pues­to que ocu­pan en un sis­te­ma de pro­duc­ción social deter­mi­na­do.

¿EXISTE LA «CLASE POLÍTICA»?

Quie­nes – según la deno­mi­na­ción impues­ta por los gran­des medios de comu­ni­ca­ción y repro­du­ci­da acrí­ti­ca­men­te inclu­so en los ámbi­tos «de izquier­da» – cons­ti­tui­rían la “cla­se polí­ti­ca”, son en reali­dad indi­vi­duos dedi­ca­dos a una acti­vi­dad cir­cuns­tan­cial y limi­ta­da en el tiem­po, que no tie­ne nin­gu­na rela­ción direc­ta con el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Los polí­ti­cos ins­ta­la­dos en las ins­ti­tu­cio­nes ni com­pran ni ven­den “fuer­za de tra­ba­jo”. La defi­ni­ción mediá­ti­ca de “cla­se polí­ti­ca”, por tan­to, es erró­nea, inten­cio­na­da­men­te con­fu­sa y encu­bri­do­ra. Al ser los polí­ti­cos ejer­cien­tes quie­nes más fre­cuen­te­men­te apa­re­cen en los medios de comu­ni­ca­ción se les pre­sen­ta como los úni­cos res­pon­sa­bles de los atro­pe­llos que gene­ra la natu­ra­le­za con­tra­dic­to­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta.

No son, sin embar­go, aque­llos a los que erró­nea­men­te se inclu­ye en una inexis­ten­te “cla­se polí­ti­ca” los per­cep­to­res de los miles de millo­nes que gene­ra el sis­te­ma eco­nó­mi­co de explo­ta­ción de la bur­gue­sía. Los polí­ti­cos ins­ti­tu­cio­na­les son sola­men­te tes­ta­fe­rros al ser­vi­cio de las eli­tes domi­nan­tes – ban­que­ros, gran­des empre­sa­rios, mul­ti­na­cio­na­les, etc.- de los que reci­ben sucu­len­tas com­pen­sa­cio­nes en pago por los ser­vi­cios pres­ta­dos. Ello no exclu­ye, des­de lue­go, que un sec­tor de los mis­mos pue­da ter­mi­nar inte­grán­do­se en el staff de la bur­gue­sía finan­cie­ra o indus­trial, tal y como ha suce­di­do con algu­nos polí­ti­cos espa­ño­les como José Maria Aznar, Feli­pe Gon­za­lez, Car­los Sol­cha­ga o Rodri­go Rato, entre otros muchos.

LOS POLÍTICOS COMO CASTA

No resul­ta sen­ci­llo atri­buir una cate­go­ri­za­ción a las casi 80.000 per­so­nas que se dedi­can a la acti­vi­dad polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal en el orga­ni­gra­ma del apa­ra­to del Esta­do monár­qui­co espa­ñol. Pero si enten­de­mos el tér­mino “cas­ta” según la defi­ni­ción del dic­cio­na­rio, es decir, como “el con­jun­to de indi­vi­duos espe­cia­li­za­dos por su fun­ción en la orga­ni­za­ción social y que dis­fru­tan de deter­mi­na­dos pri­vi­le­gios”, posi­ble­men­te ésta resul­ta­ría la acep­ción más afor­tu­na­da para cali­fi­car­los.

Los polí­ti­cos no son, por tan­to, una “cla­se” social pro­pia­men­te dicha. Sí repre­sen­tan , en cam­bio, los intere­ses de deter­mi­na­das cla­ses socia­les en las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do. Esta no es una afir­ma­ción gra­tui­ta. Cual­quier ciu­da­dano media­na­men­te aten­to a la actua­li­dad eco­nó­mi­ca pue­de des­cu­brir­lo por sí mis­mo. Cuan­do las mayo­rías par­la­men­ta­rias del PSOE y del PP dan su apro­ba­ción para que el Eje­cu­ti­vo pon­ga en manos de las gran­des cor­po­ra­cio­nes pri­va­das la empre­sa esta­tal AENA, ¿los intere­ses de quié­nes están defen­dien­do? Cuan­do PP y PSOE, jun­to a otras mino­rías par­la­men­ta­rias, coin­ci­den en la deci­sión de detraer de los fon­dos públi­cos cen­te­na­res de miles de millo­nes de euros, patri­mo­nio de toda la socie­dad, para poner­los a dis­po­si­ción de la Ban­ca pri­va­da, ¿están defen­dien­do los intere­ses de la mayo­ría de los ciu­da­da­nos?

Cuan­do los polí­ti­cos social­de­mó­cra­tas o ultra­con­ser­va­do­res impo­nen refor­mas labo­ra­les que arram­blan con las con­quis­tas socia­les arran­ca­das por los asa­la­ria­dos en el cur­so de dece­nios, ¿están defen­dien­do los intere­ses de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras?

Por lo gene­ral, en la geo­gra­fía ins­ti­tu­cio­nal del apa­ra­to esta­tal espa­ñol aque­llos que inte­gran lo que aquí esta­mos deno­mi­nan­do como “cas­ta” repre­sen­tan los intere­ses de las cla­ses hege­mó­ni­cas de la socie­dad espa­ño­la: es decir, de los gran­des gru­pos finan­cie­ros, de los pro­pie­ta­rios y accio­nis­tas mayo­ri­ta­rios de la gran Ban­ca, de los due­ños de los con­sor­cios indus­tria­les, de las mul­ti­na­cio­na­les, etc.

ORÍGENES DE LA MODERNA CASTA POLÍTICA ESPAÑOLA

Las pecu­lia­ri­da­des de la “cas­ta” que con­tro­la el con­jun­to de las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las encuen­tran su entron­que his­tó­ri­co en el pre­ce­den­te Esta­do fran­quis­ta. A la muer­te del dic­ta­dor, en el Esta­do espa­ñol no se pro­du­jo una rup­tu­ra polí­ti­ca que sus­ti­tu­ye­ra a la vie­ja máqui­na del Esta­do auto­ri­ta­rio por otra de carác­ter más demo­crá­ti­co.

Por el con­tra­rio, con la deno­mi­na­da “Tran­si­ción” a la demo­cra­cia se esta­ble­ció un nexo de con­ti­nui­dad entre quie­nes has­ta enton­ces habían admi­nis­tra­do el apa­ra­to auto­crá­ti­co de Fran­co y quie­nes a par­tir de enton­ces aspi­ra­ron a ges­tio­nar­lo. Tenien­do en cuen­ta las fór­mu­las que se uti­li­za­ron para poner en mar­cha esta pecu­liar “Tran­si­ción” entre uno y otro régi­men polí­ti­co difí­cil­men­te las cosas habrían podi­do ser dis­tin­tas. Rom­per radi­cal­men­te con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ante­rior hubie­ra supues­to que­brar la pro­pia legi­ti­mi­dad del Monar­ca, desig­na­do here­de­ro por el mis­mo artí­fi­ce del des­gas­ta­do apa­ra­to ins­ti­tu­cio­nal auto­crá­ti­co.

LA CONSTITUCIÓN DE LA CASTA EN EL ESTADO MONÁRQUICO ESPAÑOL

La diná­mi­ca del pro­ce­so polí­ti­co de los últi­mos trein­ta y cin­co años ha ido for­jan­do una apa­ren­te pola­ri­za­ción entre los dos par­ti­dos polí­ti­cos mayo­ri­ta­rios exis­ten­tes en el Esta­do Espa­ñol, el PSOE y el Par­ti­do Popu­lar, fun­da­da en pre­mi­sas fal­sas. Teó­ri­ca­men­te, el pri­me­ro repre­sen­ta­ría a “la izquier­da”, a los sec­to­res popu­la­res, a los asa­la­ria­dos; mien­tras que el segun­do apa­re­ce ante la socie­dad como el genuino vale­dor del libre mer­ca­do, de las capas medias-altas, de la tra­di­ción y de las cla­ses pode­ro­sas. Sin embar­go, tal ima­gen es en gran par­te un puro espe­jis­mo enga­ño­so que res­pon­de a un dise­ño impues­to deli­be­ra­da­men­te. Ambas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas – PP y PSOE – han res­pon­di­do siem­pre, con lige­ras dife­ren­cias de mati­ces, a la voz de los que real­men­te gobier­nan: las cla­ses que deten­tan el poder eco­nó­mi­co. El régi­men polí­ti­co espa­ñol, que no solo acu­mu­la su pro­pia expe­rien­cia sino tam­bién la de otros Esta­dos con más lar­ga tra­yec­to­ria en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca bur­gue­sa, ha cons­trui­do un sis­te­ma de alter­nan­cia median­te el cual ambos par­ti­dos se repar­ten perió­di­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do, de los lla­ma­dos pode­res Eje­cu­ti­vo, Legis­la­ti­vo y Judi­cial.

Pero, con­tra­ria­men­te a lo que gene­ral­men­te se pien­sa, el apa­ra­to de la Admi­nis­tra­ción del Esta­do no es “El Poder”. El Poder efec­ti­vo, aquel que real­men­te deter­mi­na el sis­te­ma eco­nó­mi­co que debe regir al con­jun­to de la socie­dad, ema­na de otras áreas, y está deten­ta­do con carác­ter exclu­si­vo por las cla­ses social y eco­nó­mi­ca­men­te hege­mó­ni­cas.

Cana­rias Sema­nal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *