El Retorno de la Mís­ti­ca de la Femi­nei­dad

El cono­ci­do títu­lo de Betty Frie­dan hace refe­ren­cia a la ima­gen de lo “esen­cial­men­te feme­nino”, que tan­to se men­cio­na en las revis­tas para muje­res, la publi­ci­dad y los libros de auto­ayu­da.

Se tra­ta de es una hor­ma moral, fabri­ca­da tras la Segun­da Gue­rra Mun­dial y que pre­ten­de que todas las muje­res asu­man como pro­pia. Y que por cier­to, tie­ne con­se­cuen­cias muy nega­ti­vas en la salud de las muje­res, como la pro­pia Betty seña­la.

Es este un inten­to de devol­ver a las muje­res al hogar, exal­tan­do sus cua­li­da­des como madres y amas de casa, que sur­ge en un con­tex­to deter­mi­na­do, des­pués de haber­las ani­ma­do con cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias sobre la “nue­va mujer” a cubrir los pues­tos de tra­ba­jo de los hom­bres que mar­cha­ron al a gue­rra. Esta mís­ti­ca ha cala­do hon­do y ha limi­ta­do nues­tra for­ma de per­ci­bir las rela­cio­nes de géne­ro, lle­van­do inclu­so a ajus­tar las inves­ti­ga­cio­nes a esa idea.

Por ejem­plo, Des­mond Morris, en su obra “El mono des­nu­do”, publi­ca­do en la déca­da de los 70, más que inves­ti­gar, inten­ta encon­trar las prue­bas bio­ló­gi­cas que ajus­ten en su mode­lo men­tal: fami­lia nuclear, hom­bre caza­dor y mujer en la cue­va con los reto­ños. Y des­de lue­go, con­si­gue “ajus­tar­la” a esa idea, que en reali­dad vie­ne a ser la con­sa­bi­da excu­sa del mode­lo que des­cri­be un hogar como aquel don­de el hom­bre tra­ba­ja para con­se­guir el sus­ten­to y la mujer se que­da “pro­te­gi­da” en casa y cui­dan­do de los niños y el hogar.

Más tar­de múl­ti­ples inves­ti­ga­cio­nes han deja­do cla­ro que este mode­lo es fal­so [1] y que la fami­lia nuclear pro­ce­de de la Euro­pa deci­mo­nó­ni­ca [2]. No sólo exis­ten tri­bus don­de las muje­res tam­bién cazan, sino que las labo­res adju­di­ca­das a hom­bres y muje­res varían enor­me­men­te de una socie­dad a otra, sien­do el sig­ni­fi­ca­do cul­tu­ral de “ser mujer” tam­bién varia­ble. Por no men­cio­nar que la reco­lec­ción rea­li­za­da en muchas tri­bus por muje­res tam­bién ha resul­ta­do ser para esen­cial la eco­no­mía del gru­po. El pro­ble­ma en reali­dad es que es un mode­lo crea­do por la bur­gue­sía, don­de el mari­do con­si­gue dine­ro para man­te­ner a la fami­lia y la mujer no sólo no tra­ba­ja, sino que tam­po­co debe ser ama de casa por­que tie­ne sir­vien­tes en el hogar. El mode­lo se con­vier­te en inal­can­za­ble para la cla­se obre­ra, ya que el suel­do que reci­bía el tra­ba­ja­dor no era sufi­cien­te para man­te­ner una fami­lia. Pero la cla­ve aquí está en que cre­ye­ron que debían aspi­rar a ese mode­lo.

Y sin embar­go, segui­mos rodea­das de ese halo, y no nos libra­mos ni des­de sec­to­res liber­ta­rios [3]. Des­de el mar­xis­mo, ideo­lo­gía tam­po­co exen­ta de car­ga patriar­cal por otra par­te, ya se pro­po­nía que es el capi­ta­lismo el que nos ha entre­ga­do a las fau­ces del mun­do labo­ral, lugar de explo­ta­ción del hom­bre, pero aún menos apro­pia­do para la mujer [4].

Esto es cier­to y fal­so a la vez. Es cier­to en lo que res­pec­ta a que el capi­ta­lis­mo ha impul­sa­do la pro­le­ta­ri­za­ción del mun­do: ale­ja­dos de los medios de pro­duc­ción, nor­mal­men­te las tie­rras de cul­ti­vo, se ven­de la pro­pia fuer­za de tra­ba­jo, como ya que­da­ra acla­ra­do en El Capi­tal, de Karl Marx. Pero es fal­so en lo que res­pec­ta a con­ce­bir el tra­ba­jo asa­la­ria­do como aquél que sólo se da fue­ra de las puer­tas del hogar. Y en esta oca­sión ni siquie­ra me refie­ro a los cui­da­dos, tarea tan esen­cial para el man­te­ni­mien­to del sis­te­ma capi­ta­lis­ta [5]. Se pue­de ser tra­ba­ja­do­ra asa­la­ria­da sin acu­dir a una fábri­ca o taller. De hecho, esta es una reali­dad labo­ral sub­es­ti­ma­da para millo­nes de muje­res en el mun­do. De hecho, en los albo­res del anar­co­sin­di­ca­lis­mo, tam­po­co se pres­tó aten­ción a orga­ni­zar a las muje­res que tra­ba­ja­ban por encar­go, o en el ser­vi­cio domés­ti­co, adu­cien­do que eran dema­sia­do difí­ci­les de orga­ni­zar [6]. En cual­quier caso, este mode­lo de tra­ba­jo asa­la­ria­do, que cla­ra­men­te afec­ta­ba a las muje­res, fue obvia­do e invi­si­bi­li­za­do.

Se tra­ta del tra­ba­jo a domi­ci­lio que rea­li­zan por ejem­plo las teje­do­ras de la India. Reci­ben en su hogar el mate­rial de tra­ba­jo y al cabo del tiem­po esti­pu­la­do, se pasa a reco­ger el pro­duc­to de su tra­ba­jo. Esto redun­da en pin­gües bene­fi­cios para el empre­sa­rio que se vale de ellas (por­que que­da ridícu­lo decir que las con­tra­ta): por un lado, no debe inver­tir en gas­tos de medios de pro­duc­ción, ya que son las pro­pias tra­ba­ja­do­ras las que los apor­tan, en for­ma de tela­res, máqui­nas de coser, etcé­te­ra; la ato­mi­za­ción de las muje­res que tra­ba­jan de esta for­ma les difi­cul­ta la arti­cu­la­ción de pro­tes­tas por sus con­di­cio­nes labo­ra­les, al no saber­se cuán­tas son, exac­ta­men­te quie­nes, etc. Son explo­ta­das y ade­más se des­co­no­ce su explo­ta­ción, ya que no for­man sin­di­ca­tos, no se agru­pan, y social­men­te no se valo­ra ni se reco­no­ce esta labor. De hecho, des­ar­ti­cu­la el dis­cur­so tra­di­cio­nal, al dis­po­ner ellas mis­mas de los medios de pro­duc­ción. Pero suge­rir que tie­nen el esta­tus de peque­ñas empre­sa­rias o auto­em­plea­das es un insul­to a la inte­li­gen­cia.

Y sin embar­go, des­de algu­nas filas del anar­quis­mo se pre­ten­de que la crí­ti­ca al capi­ta­lis­mo enca­je con la mís­ti­ca de la femi­ni­dad [7]. Olvi­dan­do que ese “vol­ver a los hoga­res” nun­ca fue del todo real, y menos para las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, ni tam­po­co desea­ble, por que limi­ta aún más la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de las muje­res. En Cata­lu­ña antes de 1900, don­de el femi­nis­mo no había teni­do opor­tu­ni­dad casi de apa­re­cer, un 40 – 45% de tra­ba­ja­do­res del tex­til eran muje­res [6]. Es decir, ya eran tra­ba­ja­do­ras asa­la­ria­das. En este sen­ti­do, muchos sin­di­ca­tos a media­dos del s. XIX pro­tes­ta­ban por con­se­guir un “sala­rio fami­liar”, inten­tan­do copiar el mode­lo de fami­lia nuclear de la cla­se bur­gue­sa, don­de el hom­bre man­tu­vie­ra con un solo suel­do a sí mis­mo, espo­sa e hijos [2]. Pero esto ha redun­da­do, ade­más de en que se con­ci­ba la fami­lia nuclear como la natu­ral y desea­ble, en una excu­sa para dar menor sala­rio a la mujer ya que ella, supues­ta­men­te, no tie­ne que sopor­tar la car­ga de la fami­lia y lo hace para gas­tar ese dine­ro en capri­chos bana­les; su sala­rio pue­de ser menor [8].

Mar­vin Harris sugie­re que el capi­ta­lis­mo fue el que nos sacó de casa al mun­do labo­ral, o al menos en Nor­te­amé­ri­ca [9]. Sin embar­go, las nece­si­da­des del capi­ta­lis­mo se pue­den satis­fa­cer de múl­ti­ples mane­ras y pare­ce que la del tra­ba­jo asa­la­ria­do y ato­mi­za­do dese los hoga­res era real­men­te ven­ta­jo­sa para el empre­sa­rio. Por lo tan­to, Harris cae en el error de poner en el cam­bio eco­nó­mi­co todo el peso del cam­bio social. Sin embar­go, esta es sólo una de las con­di­cio­nes, nece­sa­ria pero no sufi­cien­te. Muchos otros fac­to­res son nece­sa­rios para que se dé este acce­so de la mujer al mer­ca­do labo­ral fue­ra del hogar, como por ejem­plo nivel de indus­tria­li­za­ción, opor­tu­ni­da­des de edu­ca­ción, valo­res cul­tu­ra­les rela­ti­vos a la con­duc­ta feme­ni­na, roles sexua­les, posi­ción jurí­di­ca de la mujer, edad de matri­mo­nio, etc. [2]. Pero el aná­li­sis clá­si­co de la antro­po­lo­gía mar­xis­ta, al que per­te­ne­ce Harris, tam­bién es escla­vo de su pro­pio mar­co cog­ni­ti­vo: no son ni tra­ba­ja­do­ras asa­la­ria­das al uso ni amas de casa, por eso esca­pa a su posi­ble aná­li­sis.

Lo cier­to es que las luchas femi­nis­tas tuvie­ron mucho que ver en el acce­so al mer­ca­do labo­ral públi­co, al cam­biar ante todo los valo­res cul­tu­ra­les y los roles de géne­ro, así como la posi­ción jurí­di­ca de la mujer. Pero tam­bién es cier­to que esto fue espe­cial­men­te rele­van­te para la mujer blan­ca de cla­se media, ya que otras iden­ti­da­des y tipo­lo­gías no fue­ron abor­da­das des­de esos femi­nis­mos pri­mi­ge­nios (femi­nis­mo negro, femi­nis­mo de cla­se obre­ra, etc) [10]. De otro modo, no se expli­ca por qué el capi­ta­lis­mo adop­ta for­mas socia­les y de rela­cio­nes de géne­ro tan diver­sas a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta [1, 2]. Las solu­cio­nes para el capi­ta­lis­mo no son úni­cas. Echar­nos la cul­pa a las muje­res de apo­yar­lo con nues­tra sali­da al mun­do labo­ral públi­co, res­pon­de más a meca­nis­mos patriar­ca­les asen­ta­dos en lo más hon­do de nues­tro cere­bro: sí hom­bre, enci­ma el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo va a ser cul­pa nues­tra!. Asi­mis­mo, el anar­quis­mo tam­bién hizo intere­san­tes crí­ti­cas y apor­ta­cio­nes al femi­nis­mo, sobre­to­do aña­dién­do­le la pers­pec­ti­va de la lucha de cla­ses, crí­ti­cas y aná­li­sis del poder, etc. [6]. En cual­quier caso, este acce­so al mun­do labo­ral era tam­bién una de las pre­mi­sas fun­da­men­ta­les de Muje­res Libres, que lo enten­dían como ele­men­to fun­da­men­tal de la eman­ci­pa­ción feme­ni­na, per­mi­tién­do­les ser y sen­tir­se miem­bros pro­duc­ti­vos de la socie­dad, y por el que pedían «igual sala­rio a igual tra­ba­jo» [11].

Pero ade­más, es el patriar­ca­do el que con­si­gue que muchos empre­sa­rios pre­fie­ran para sus fábri­cas y talle­res a las muje­res: ellas están acos­tum­bra­das a la domi­na­ción y son edu­ca­das en la sumi­sión, por lo tan­to, serán menos pro­cli­ves a alian­zas labo­ra­les con­tra el empre­sa­rio y res­pon­de­rán mejor a su dis­ci­pli­na. Amén de que resul­ta más bara­ta al ser con­si­de­ra­da como menos váli­da que el hom­bre [12]. En gene­ral, el tra­ba­jo feme­nino se con­ci­be como infe­rior sim­ple y lla­na­men­te por­que es rea­li­za­do por muje­res y así la tra­ba­ja­do­ra lle­va ese esta­tus infe­rior con­ta­gián­do­se­lo al pues­to de tra­ba­jo [13].

Aun así, tam­bién exis­ten bue­nos ejem­plos de lo con­tra­rio a la «típi­ca doci­li­dad feme­ni­na»: en 1918 se pro­du­jo lo que se cono­ce (aun­que poco, pro­ba­ble­men­te por ses­go sexis­ta), la «gue­rra de las muje­res de Bar­ce­lo­na». De un lado, las huel­gas gene­ra­les sur­gi­das en talle­res y fábri­cas, y del otro, esta gue­rra de muje­res sur­gi­da des­de los barrios con fines comu­ni­ta­rios, debi­do a la esca­sez que se vivía tras la I Gue­rra Mun­dial [6]. Estas muje­res ins­ta­ron a las obre­ras a la huel­ga, requi­sa­ron víve­res en tien­das de ali­men­ta­ción, y se mani­fes­ta­ron en mer­ca­dos y pla­zas públi­cas, pro­tes­ta­ron por los alqui­le­res, el empleo y un lar­go etcé­te­ra. En total, estas revuel­tas dura­ron 6 sema­nas, y empre­sa­rios y fun­cio­na­rios se sin­tie­ron ate­mo­ri­za­dos por la radi­ca­li­dad y tena­ci­dad de las muje­res que en ella par­ti­ci­pa­ron [14]. Así como el impor­tan­te papel que juga­ron en la Sema­na Trá­gi­ca, según Lola Itur­be [6]. Este momen­to his­tó­ri­co ha sido poco cono­ci­do, inclu­si­ve des­de la pro­pia his­to­ria de las revuel­tas socia­les espa­ño­las, y sin embar­go las muje­res, de for­ma casi espon­tá­nea, se levan­ta­ron bajo pre­mi­sas bas­tan­te liber­ta­rias: unión soli­da­ria, acción direc­ta y auto­ges­tión. Por no men­cio­nar el impul­so que tuvo de las muje­res la Revo­lu­ción Rusa de 1917 [15]. Y sin embar­go, macha­co­na­men­te des­de algu­nas filas nos per­si­guen con «el gen con­ser­va­dor de la mujer». Pero aun­que los sin­di­ca­tos no fue­ran a orga­ni­zar a todas esas muje­res, por­que sus carac­te­rís­ti­cas labo­ra­les no se corres­pon­dían con el con­cep­to clá­si­co y con cla­ra pers­pec­ti­va mas­cu­li­na de tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do, ellas se orga­ni­za­ron. Y entre las que acu­dían a cen­tros de tra­ba­jo, muchas son las que par­ti­ci­pa­ron en nume­ro­sas huel­gas del tex­til (Saba­dell 1910, La Cons­tan­cia de 1913, Reus 1915, Bar­ce­lo­na 1916), y

aun­que las reunio­nes para tra­tar lo refe­ren­te a la huel­ga eran pre­si­di­das por hom­bres, la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res con­si­guió que esa huel­ga salie­ra de los cen­tros de tra­ba­jo, reco­rrien­do barrios popu­la­res y pla­zas. Cono­ci­das fue­ron tam­bién las huel­gas de alqui­le­res en aque­lla épo­ca en varios paí­ses de Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca. Así que debe­ría ser la hora de des­te­rrar de nues­tro ima­gi­na­rio la figu­ra de «mujer como ente con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio». [16]Nadie sugie­re que el tra­ba­jo asa­la­ria­do nos haga libres. Pero el tra­ba­jo asa­la­ria­do no se da sólo en lo públi­co, y eso es algo que nues­tra ven­da en los ojos nos impe­día ver. Y la alter­na­ti­va que nos espe­ra no pue­de ser en nin­gún caso vol­ver bajo el domi­nio de nues­tro padre o mari­do. Para muchas muje­res casa­das tra­ba­jar fue­ra del hogar es la for­ma de aumen­tar su inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca y social fren­te a su mari­do [17]. Y des­de lue­go, la espo­sa de un anar­quis­ta que depen­die­ra eco­nó­mi­ca­men­te de éste no esta­ba en mejo­res con­di­cio­nes, como deja­ron cla­ro Lucía Sán­chez Saor­nil, Mer­ce­des Coma­po­sa­da y demás Muje­res Libres [18].

Es decir, que ese inten­to de devol­ver a la mujer a su papel de aman­te espo­sa y madre, bene­fi­cia como siem­pre a los de siem­pre. Y des­de el anar­quis­mo ya Muje­res Libres plan­tea­ron una bue­na y fun­da­men­ta­da crí­ti­ca hacia el capi­ta­lis­mo y el patriar­ca­do, sin tener que caer en femi­nis­mos bur­gue­ses, pero tam­po­co en mis­ti­fi­ca­cio­nes patriar­ca­les obre­ris­tas. Igual bas­ta con des­em­pol­var sus escri­tos.

[1] Mar­tin Casa­res, A. (2006). Antro­po­lo­gía del géne­ro. Edi­to­rial Cáte­dra.

[2] Moo­re, H. L. (2004). Antro­po­lo­gía y femi­nis­mo. Edi­to­rial Cáte­dra.

[3] Pra­do Este­ban, M. En bue­na par­te de sus artícu­los. A modo de ejem­plo, cito

[4] Reiss, E. (2000) Marx y el géne­ro. En Una Guía para enten­der a Marx. Edi­to­rial Siglo XXI.

[5] Puleo Gar­cía , A. (2011). Eco­fe­mi­nis­mo para otro mun­do posi­ble. Edi­to­rial Cáte­dra.

[6] Ackels­berg, M. (1991) Muje­res Libres: El anar­quis­mo y la lucha por la eman­ci­pa­ción de las muje­res.

[7] Pra­do Este­ban, M. LAS MUJERES Y LA REVOLUCION, Refle­xio­nes en el 8 de mar­zo. Dis­po­ni­ble en su blog prd​li​bre​.blogs​pot​.com​.es

[8] Joe­kes, S. (1985) Wor­king for lips­tick? Male and fema­le labour in the clothing industry in Moroc­co. En Moo­re, H. L. (2004). Antro­po­lo­gía y femi­nis­mo. Edi­to­rial Cáte­dra.

[9] Harris, M. (1981). La cul­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na con­tem­po­rá­nea: Una visión antro­po­ló­gi­ca.

[10] bell hooks (1984) Muje­res negras, dar for­ma a la teo­ría femi­nis­ta.

[11] «El tra­ba­jo». Muje­res Libres, 13.

[12]Beechey, V. (1978). Women and pro­duc­tion: a cri­ti­cal analy­sis of some socio­lo­gi­cal theo­ries of women’s work. En Moo­re, H. L. (2004). Antro­po­lo­gía y femi­nis­mo. Edi­to­rial Cáte­dra.

[13] Phi­lips, A. y Tay­lor, B. (1980). Sex and skill: notes towards a femi­nist eco­no­mics, Femi­nist review 6:79 – 88.

[14] Kaplan: Fema­le cons­cious­ness and collec­ti­ve action, esp. 560 – 564:

  • Gol­den, L. (1981) Les dones com avant­guar­da. El rebom­bo­ri del pa del gener, 1918, L’a­ve­nç, 44.
  • Ackels­berg, M; Breit­bart, M.B. (1987) Terrains of pro­test. Stri­kin City Women. Our gene­ra­tion, 19 – 1.

[15] Engel, Bar­ba­ra Alpern. Las muje­res en Rusia, 1700 – 2000. Cam­brid­ge, UK: Cam­brid­ge Uni­ver­sity Press, 2004, 133 – 35.

[16] Huel­ga gene­ral de Law­ren­ce (USA). http://​en​.wiki​pe​dia​.org/​w​i​k​i​/​1​9​1​2​_​L​a​w​r​e​n​c​e​_​T​e​x​t​i​l​e​_​S​t​r​ike

The Rent Stri­ke to Bloody Fri­day:

[17] Ibrahim, B. (1985). Cairo’s fac­tory women. En Moo­re, H. L. (2004). Antro­po­lo­gía y femi­nis­mo. Edi­to­rial Cáte­dra.

[18] Nume­ro­sos ejem­plos como:

  • KIRALINA [Lola Itur­be] (1935): La edu­ca­ción social de la mujer, Tie­rra y Liber­tad, 1; 9.
  • Mer­ce­des Coma­po­sa­da en una entre­vis­ta en París, en enero de 1982. En Ackels­berg, M. (1999). Muje­res Libres. El anar­quis­mo y la lucha por la eman­ci­pa­ción de las muje­res. Ed Virus.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *