El sín­dro­me Syri­za en las elec­cio­nes grie­gas- Miguel Urbano

Las elec­cio­nes grie­gas fue­ron tema de una ofen­si­va mediá­ti­ca del impe­ria­lis­mo con el obje­ti­vo de crear una reali­dad vir­tual defor­ma­do­ra de la His­to­ria. Para con­fun­dir a los pue­blos, la situa­ción exis­ten­te en Gre­cia ha sido hábil­men­te uti­li­za­da.

Los gober­nan­tes y diri­gen­tes de la dere­cha y sus ideó­lo­gos pre­sen­ta­ron la cam­pa­ña bajo una fal­sa pers­pec­ti­va e inten­tan aho­ra extraer del voto popu­lar con­clu­sio­nes peli­gro­sas que res­pon­den a los intere­ses del gran capi­tal.

Con­tro­la­dos por los engra­na­jes del sis­te­ma, los gran­des medios afir­man que los resul­ta­dos de las elec­cio­nes del 17 de febre­ro han expre­sa­do una cla­ra opción de la ciu­da­da­nía grie­ga por la Unión Euro­pea y el euro.

La pri­me­ra men­ti­ra es la con­clu­sión de que la gran mayo­ría del elec­to­ra­do votó por los par­ti­dos repre­sen­ta­dos en el gobierno de Sama­ras, defi­ni­dos como «demo­crá­ti­cos». En reali­dad hubo una enor­me abs­ten­ción y de los ciu­da­da­nos que fue­ron a las urnas poco más de 40% se pro­nun­cia­ron por Nue­va Demo­cra­cia y Pasok.

Se omi­te que el gran capi­tal y el impe­ria­lis­mo han ejer­ci­do una pre­sión colo­sal sobre el pue­blo grie­go en las sema­nas que sepa­ra­ron la pri­me­ra de la segun­da vuel­ta de las elec­cio­nes. Mer­kel, Hollan­de, Came­ron, Oba­ma, la Comi­sión Euro­pea, el Ban­co Cen­tral Euro­peo y el FMI, en osten­si­va y aplas­tan­te inje­ren­cia en la cam­pa­ña, pidie­ron el voto para la dere­cha, con sumi­sión incon­di­cio­nal a todas las exi­gen­cias de la troi­ka. La alter­na­ti­va seria el caos, la mise­ria, la ham­bru­na.

De Syri­za, los gran­des media esbo­za­ron la ima­gen de una «izquier­da radi­cal revo­lu­cio­na­ria» sin un pro­yec­to creí­ble. Pero, de modo gene­ral, han tra­ta­do con bene­vo­len­cia a su líder, Ale­xis Tsi­pras, quien fue tema de titu­la­res, artícu­los y entre­vis­tas que lo pre­sen­ta­ron como ros­tro de una «nue­va izquier­da». Min­tie­ron sin pudor.

De las garan­tías que Tsi­pras dio al capi­tal cuan­do se des­pla­zó a Ber­lín y París, afir­man­do ser par­ti­da­rio del euro, abier­to al dia­lo­go con la Comi­sión Euro­pea y el FMI, poco, casi nada, se habló.

Algu­nos ana­lis­tas lo com­pa­ra­ron a Cohn Ben­dit, sub­ra­yan­do el papel que ese joven ale­mán –hoy un dócil polí­ti­co bur­gués- cum­plió en el mayo de 68 fran­cés. Se omi­tió que Syna­pis­mos, el par­ti­do nuclear de Syri­za, nació de una disi­den­cia de dere­cha del KKE y que su acti­vi­dad des­de el ini­cio se carac­te­ri­zó por com­pro­mi­sos ambi­guos con la bur­gue­sía y por un anti­co­mu­nis­mo trans­pa­ren­te. Se omi­tió que la coa­li­ción de Syri­za es un amal­ga­ma de anti-comu­nis­tas, anar­quis­tas, trots­kis­tas y ex-miem­bros del Pasok.

Pre­sen­ta­do como para­dig­ma de «una nue­va izquier­da radi­cal» Syri­za es miem­bro del Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea, crea­do por par­ti­dos refor­mis­tas para neu­tra­li­zar las luchas de los tra­ba­ja­do­res.

Sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, perió­di­cos, cade­nas de TV y radios de la Unión Euro­pea coin­ci­die­ron en sus cri­ti­cas al Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia-KKE, sub­ra­yan­do que su recha­zo a cual­quier tipo de acuer­do con Syri­za impi­dió la for­ma­ción de un amplio fren­te de izquier­da.

EL KKE afir­mó des­de el ini­cio que par­ti­ci­pa­ba en las elec­cio­nes en un cua­dro polí­ti­co y social muy des­fa­vo­ra­ble. Per­dió 14 de los 26 dipu­tados que había con­se­gui­do sema­nas antes. El dis­cur­so popu­lis­ta, tram­po­so y dema­gó­gi­co de Syri­za le qui­tó muchos votos de gen­te pro­gre­sis­ta que votó por can­di­da­tos que pro­me­tie­ron lo que sabían que nun­ca podrían cum­plir.

Ese gran revés del KKE en las urnas fue amplia­men­te explo­ta­do por los gran­des medios que lo atri­bu­ye­ron al «sec­ta­ris­mo» de la direc­ción del par­ti­do al cual algu­nos lla­man «neos­ta­li­nis­ta».

Tan inten­sa fue esa ofen­si­va con­tra el KKE que aca­bó por influen­ciar nega­ti­va­men­te a inte­lec­tua­les revo­lu­cio­na­rios. Cito, por expre­si­vo, el caso del nor­te­ame­ri­cano James Petras que con­quis­tó pres­ti­gio mun­dial por sus posi­cio­nes anti-impe­ria­lis­tas. En Euro­pa filó­so­fos mar­xis­tas como el eslo­veno Zizek apo­ya­ron a Syri­za.

Artícu­los apo­lo­gé­ti­cos de Tsi­pras fue­ron divul­ga­dos por webs pro­gre­sis­tas de infor­ma­ción alter­na­ti­va como Rebe­lión. El mis­mo Gara vas­co par­ti­ci­pó del con­cier­to de elo­gios a Syri­za.

Fran­cis­co Louçã, el líder del Blo­co de Izquier­da de Por­tu­gal, ima­gen del radi­ca­lis­mo peque­ño bur­gués, defi­nió a Syri­za como «par­ti­do her­mano» y fue a Ate­nas a par­ti­ci­par en un mitin de ese par­ti­do.

No sor­pren­de que Boa­ve­nu­ra Sou­sa San­tos y Mario Soa­res, anti-comu­nis­tas asu­mi­dos con mas­ca­ra socia­lis­ta, se hayan suma­do a los que pre­sen­tan a Syri­za como espe­ran­za de la izquier­da, tal como ellos la con­ci­ben.

El Comi­té Cen­tral del KKE, en una pri­me­ra eva­lua­ción de los resul­ta­dos elec­to­ra­les, no hesi­ta en afir­mar que la lucha de los tra­ba­ja­do­res grie­gos con­tra las fuer­zas inter­nas y exter­nas del capi­tal será a par­tir de aho­ra mucho mas difí­cil. El par­ti­do comu­nis­ta pagó un pre­cio muy alto por su sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad revo­lu­cio­na­ria. Fue el úni­co cohe­ren­te con los prin­ci­pios y valo­res que defien­de, que habló el len­gua­je de la ver­dad diri­gién­do­se a su pue­blo.

No tie­ne com­pro­mi­sos con el calen­da­rio. Tomar el poder no es posi­ble en tiem­po pre­vi­si­ble. No pro­me­tió el asal­to al cie­lo al desa­fiar el impe­ria­lis­mo. Tal como los com­mu­nards fran­ce­ses de 1871, es cons­cien­te –como afir­mó Karl Marx- de que el camino al socia­lis­mo pasa por bata­llas y derro­tas cuyas lec­cio­nes acer­can a los autén­ti­cos revo­lu­cio­na­rios a futu­ras y deci­si­vas vic­to­rias.

Pero no hay que alen­tar ilu­sio­nes. El refor­mis­mo, bajo muchas mas­ca­ras, inten­ta uti­li­zar el resul­ta­do de las elec­cio­nes grie­gas como arma para con­fun­dir y neu­tra­li­zar fuer­zas y par­ti­dos soli­da­rios con la lucha revo­lu­cio­na­ria del KKE.

Vila Nova de Gaia, 27 de Junio de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *