“Nue­vos tipos” de gol­pe de esta­do y sub­ver­sión per­ma­nen­te en Amé­ri­ca Lati­na- Hugo Mol­diz Mer­ca­do

Han trans­cu­rri­do 13 años des­de que en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, por volun­tad de los pue­blos, se abrie­ra un perío­do de cons­ti­tu­ción de gobier­nos de izquier­da y pro­gre­sis­tas que, sin la exis­ten­cia del cam­po socia­lis­ta de la Euro­pa del Este como con­tra­pe­so pero con la pre­sen­cia acti­va y dig­na de Cuba, repre­sen­tan una con­di­ción de posi­bi­li­dad para cons­truir o al menos alte­rar el orden des­truc­ti­vo del capi­tal.
Pero esos gobier­nos revo­lu­cio­na­rios y pro­gre­sis­tas, pro­duc­to de la com­bi­na­ción de las resis­ten­cias al neo­li­be­ra­lis­mo y al colo­nia­lis­mo ‑antes y des­pués de la fun­da­ción de las repúblicas‑, se desa­rro­llan en un esce­na­rio carac­te­ri­za­do por el per­ma­nen­te ase­dio, abier­to y encu­bier­to, de las fuer­zas capi­ta­lis­tas lide­ra­das por el impe­rio más impla­ca­ble que la huma­ni­dad haya cono­ci­do en su his­to­ria de miles de años.

No hay día que trans­cu­rra para los pue­blos y los gobier­nos que están pro­ta­go­ni­zan­do el ter­cer momen­to eman­ci­pa­dor de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, sin que cien­tos de obs­tácu­los apa­rez­can en su camino: unos, com­ple­jos y nume­ro­sos por las gran­des difi­cul­ta­des de des­mon­tar más de cin­co siglos de orden del capi­tal; otros, cons­trui­dos por la crea­ti­vi­dad des­truc­ti­va del impe­rio.

Las tareas son bas­tan­te gran­des y difí­ci­les. La tran­si­ción se mues­tra, de esta mane­ra, com­ple­ja y lar­ga; no hay día que pase sin que la con­di­ción de posi­bi­li­dad de avan­zar hacia la eman­ci­pa­ción no esté acom­pa­ña­da de la con­di­ción de posi­bi­li­dad de la rever­sión de los pro­ce­sos y la ins­ta­la­ción de la con­tra­rre­vo­lu­ción en sus peo­res for­mas.

A cada medi­da revo­lu­cio­na­ria o de refor­ma social pro­gre­sis­ta que toman los gobier­nos de izquier­da, la dere­cha le res­pon­de con otra para fre­nar su mate­ria­li­za­ción. Es la lucha per­ma­nen­te entre la vida y la muer­te. Entre la cons­truc­ción de una socie­dad de nue­vo tipo o el res­ta­ble­ci­mien­to de los hilos ocul­tos de la dic­ta­du­ra del capi­tal.

Des­de 1999, cuan­do en Nues­tra Amé­ri­ca se ins­ta­la el gobierno boli­va­riano de Hugo Chá­vez, has­ta la vic­to­ria de Fer­nan­do Lugo en Para­guay en 2008, las for­mas del ase­dio con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio han sido bas­tan­tes y todas coman­da­das por la Casa Blan­ca y la dere­cha inter­na­cio­nal.
Por bas­tan­te emplea­das que fue­ron en la déca­da de los 70, cuan­do las dic­ta­du­ras de la “segu­ri­dad nacio­nal” ase­si­na­ron, tor­tu­ra­ron e hicie­ron des­apa­re­cer a miles de per­so­nas, la tác­ti­ca de los gol­pes de esta­do ha sido de la más uti­li­za­da en lo que va del siglo XXI, con la adi­ciónno menos impor­tan­te de meca­nis­mos per­ma­nen­tes de sub­ver­sión, enten­di­da como la alte­ra­ción sis­te­má­ti­ca del nue­vo orden que se pre­ten­de edi­fi­car. Una par­te de los medios de comu­ni­ca­ción pri­va­dos jue­gan un papel impor­tan­te en el desa­rro­llo de la sub­ver­sión ampli­fi­can­do los con­flic­tos, toman­do algu­nos ele­men­tos de la reali­dad para cons­truir la reali­dad que quie­ren mos­trar. Es decir, es la estra­te­gia del des­gas­te pro­lon­ga­do.

Con­tra Chá­vez se desa­rro­lla­ron dos moda­li­da­des de gol­pe: la patro­nal y la mili­tar de nue­vo tipo. En la pri­me­ra se hizo uso del pre­do­mi­nio de las for­mas pri­va­das de con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y la pro­duc­ción para des­abas­te­cer la pro­vi­sión de ali­men­tos y ser­vi­cios y así gene­rar un ambien­te de des­con­cier­to y deses­pe­ra­ción de los sec­to­res más amplios de la socie­dad. En la segun­da se uti­li­zó a una par­te de los des­ta­ca­men­tos espe­cia­les de hom­bres arma­dos (mili­ta­res y poli­cías) del esta­do capi­ta­lis­ta para secues­trar al pre­si­den­te legal y legí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­do por volun­tad popu­lar. La segun­da moda­li­dad se carac­te­ri­za, a dife­ren­cia de la expe­rien­cia de las déca­das de los 60 y 70, en que una frac­ción de los mili­ta­res hace el tra­ba­jo sucio, pero los civi­les asu­men la direc­ción.

Esta segun­da moda­li­dad de gol­pe de esta­do de “nue­vo tipo” ha sido des­ple­ga­da con­tra Chá­vez y Manuel Zela­ya en 2002 y 2009 res­pec­ti­va­men­te. La pri­me­ra fue derro­ta­da por la rápi­da reac­ción popu­lar y por una corre­la­ción de fuer­zas socia­les inter­nas des­fa­vo­ra­bles a los gol­pis­tas. La segun­da salió exi­to­sa a pesar de la inme­dia­ta reac­ción inter­na­cio­nal lide­ra­da por los paí­ses del ALBA (que no exis­tía cuan­do se pre­ten­dió liqui­dar la revo­lu­ción boli­va­ria­na) y debi­do a la esca­sa cohe­sión social inter­na. Pero en ambos casos, corres­pon­dió a los civi­les (diri­gen­tes empre­sa­ria­les o polí­ti­cos) asu­mir el man­do: por no más de 48 horas en el caso de Vene­zue­la (con Pedro Car­mo­na) y por varios meses en Hon­du­ras con Rober­to­Mi­che­le­ti.

Pero a las dos moda­li­da­des emplea­das con­tra Chá­vez y Zela­ya, se aña­de otra de apa­ren­te lega­li­dad: el gol­pe de esta­do con­gre­sal, aun­que una com­bi­na­da con la par­ti­ci­pa­ción de mili­ta­res y otra de sola con­cu­rren­cia par­la­men­ta­ria. En el caso del pre­si­den­te hon­du­re­ño se emplea­ron ambas, pues el gene­ral Vás­quez enca­be­zó el gol­pe pero la con­duc­ción del país fue asu­mi­da por el pre­si­den­te del Con­gre­so Nacio­nal. La varian­te de la sola par­ti­ci­pa­ción par­la­men­ta­ria fue expe­ri­men­ta­da el pasa­do vier­nes (22 de junio) en Para­guay, cuan­do en menos de 48 horas dipu­tados y sena­do­res abrie­ron y cerra­ron, res­pec­ti­va­men­te, un jui­cio polí­ti­co en el que el acu­sa­do (Fer­nan­do Lugo) no tuvo tiem­po ni para defen­der­se. De ahí que fue­ra cali­fi­ca­do como “Gol­pe par­la­men­ta­rio Express”. Aquí la con­de­na inter­na­cio­nal salió de UNASUR, MERCOSUR y el ALBA. La OEA ‑bra­zo polí­ti­co de EE.UU.-acompañó el gol­pe con su silen­cio.

Pero siem­pre en la línea de los gol­pes de esta­do, la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be del siglo XXI ha expe­ri­men­ta­do una cuar­ta moda­li­dad: la del gol­pe cívi­co-pre­fec­tu­ral, por hacer refe­ren­cia ala com­bi­na­ción de fuer­zas socia­les con­ser­va­do­ras y auto­ri­da­des sub­na­cio­na­les. Este es el caso de Boli­via, don­de en 2008 el pre­si­den­te Evo Mora­les enfren­tó una arre­me­ti­da ultra­de­re­chis­ta foca­li­za­da en lo que se lla­mó “la media luna”, inte­gra­da por los depar­ta­men­tos orien­ta­les de Pan­do, Beni, San­ta Cruz y Tari­ja. Se tra­ta­ba de for­zar el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te y líder indí­ge­na por la vía de divi­dir el país en dos. La ofen­si­va dere­chis­ta fue derro­ta­da, pero su ejem­plo des­per­tó la sim­pa­tía de las cla­ses domi­nan­tes asen­ta­das en el esta­do de Zulia en Vene­zue­la y Gua­ya­quil en Ecua­dor.

Pues bien, a los cua­tro “nue­vos tipos” de gol­pe de esta­do que la dere­cha ha pues­to en jue­go en el siglo XXI, hay que sumar otra: la del amo­ti­na­mien­to poli­cial. Todo empie­za como pro­tes­ta rei­vin­di­ca­ti­va y va toman­do en horas la for­ma de pro­yec­to polí­ti­co. Le ha corres­pon­di­do al pre­si­den­te ecua­to­riano Rafael Correa expe­ri­men­tar en 2010 y su derro­ta solo fue posi­ble por la acti­tud valien­te del jefe de esta­do y la rápi­da reac­ción de la mayor par­te de la ciu­da­da­nía, ade­más del recha­zo inter­na­cio­nal de UNASUR y el ALBA, pero tam­bién con el silen­cio de la OEA.

Si bien habrá que espe­rar a reu­nir los hechos y apre­ciar mejor el des­pla­za­mien­to de los acto­res, una situa­ción más o menos pare­ci­da se ha regis­tra­do aho­ra en Boli­via. Una pro­tes­ta poli­cial asen­ta­da en una deman­da sec­to­rial tomó la for­ma de un amo­ti­na­mien­to vio­len­to y que horas des­pués se tra­du­jo, a pesar de la con­vo­ca­to­ria del gobierno al diá­lo­go, en la toma de ins­ta­la­cio­nes, el saqueo y que­ma de docu­men­ta­ción, el ape­drea­mien­to de dos Minis­te­rios (de Gobierno y Jus­ti­cia), la adver­ten­cia de abrir los recin­tos peni­ten­cia­rios y la ame­na­za de poner fin al man­da­to del pre­si­den­te Evo Mora­les.

La pro­tes­ta poli­cial se regis­tra, casua­li­dad o no, poco tiem­po des­pués que se des­cu­brie­ra el falli­do inten­to de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos de tras­la­dar armas, sin auto­ri­za­ción algu­na, del depar­ta­men­to del Beni a San­ta Cruz, y del cam­bio del man­do poli­cial que des­ac­ti­vó el ope­ra­ti­vo esta­dou­ni­den­se y en medio de la dispu­ta por el ascen­so a gene­ra­les.

La res­pues­ta del gobierno ha sido “encap­su­lar” el con­flic­to en lo rei­vin­di­ca­ti­vo y solo algu­nas par­cas decla­ra­cio­nes de las auto­ri­da­des y una reac­ción de los movi­mien­tos socia­les a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción, prin­ci­pal­men­te esta­ta­les, ha mos­tra­do algu­nos com­po­nen­tes de lo polí­ti­co. En Boli­via no se ha regis­tra­do una alte­ra­ción estruc­tu­ral del orden cons­ti­tu­cio­nal, pero que se cons­tru­yó un esce­na­rio de gol­pe de esta­do es inne­ga­ble.

Más de cin­co gol­pes de esta­do de “nue­vo tipo” des­de 2002 ‑de los que dos han resul­ta­do exitosos‑, mues­tran los gran­des peli­gros que ace­chan a los gobier­nos de izquier­da y pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. La tran­si­ción no está lle­na de péta­los de rosa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *