Memo­ria his­tó­ri­ca de la cons­truc­ción socia­lis­ta- Manuel Nava­rre­te

El pro­gre vul­ga­ris razo­na más o menos de la siguien­te mane­ra: todo lo que dicen los medios de comu­ni­ca­ción sobre nues­tras mani­fes­ta­cio­nes, sobre Pales­ti­na, sobre la refor­ma labo­ral, sobre la huel­ga gene­ral y sobre la ban­ca es men­ti­ra, está lleno de mani­pu­la­cio­nes y ten­den­cio­sa­men­te fal­sea­do. Pero cuan­do estos medios de comu­ni­ca­ción hablan sobre paí­ses socia­lis­tas, enton­ces dejan de ser empre­sas pri­va­das con intere­ses capi­ta­lis­tas y pasan a ser los por­ta­do­res de la ver­dad abso­lu­ta. Todo lo que digan, has­ta lo más dis­pa­ra­ta­do y surrea­lis­ta, es real y no hay nada más que hablar.

El pro­gre vul­ga­ris sólo tie­ne memo­ria his­tó­ri­ca para la derro­ta; jamás para la vic­to­ria. Cuan­do se tra­ta de recor­dar aque­llos paí­ses en los que se pro­du­je­ron heroi­cas y masi­vas revo­lu­cio­nes socia­les, se derro­có al poder de la bur­gue­sía y se ini­ció, con todas las difi­cul­ta­des del mun­do y más, la cons­truc­ción socia­lis­ta, enton­ces, mis­te­rio­sa­men­te, deja de haber una memo­ria alter­na­ti­va que rei­vin­di­car, y bas­ta con ser­vir­se de lo que nos ofre­cen los medios con­ven­cio­na­les, cuya ver­sión, acrí­ti­ca­men­te acep­ta­da como la ver­dad, nadie pone en duda.

Es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble no pen­sar que esta­mos tiran­do pie­dras con­tra nues­tro pro­pio teja­do, cuan­do vemos a la gen­te de izquier­das más preo­cu­pa­da por sata­ni­zar algo tan poco peli­gro­so en la actua­li­dad como “la buro­cra­cia sovié­ti­ca” que por denun­ciar la dic­ta­du­ra ban­ca­ria y bur­gue­sa que dete­rio­ra nues­tras con­di­cio­nes de vida actua­les a pasos agi­gan­ta­dos.

Si el pro­ble­ma fun­da­men­tal de la huma­ni­dad es el de pro­por­cio­nar a los opri­mi­dos pan, tra­ba­jo, vivien­da, edu­ca­ción y salud, enton­ces pode­mos afir­mar lite­ral­men­te que el socia­lis­mo real­men­te exis­ten­te (¿cuál si no, el inexis­ten­te?) solu­cio­nó las pro­ble­má­ti­cas más acu­cian­tes de nues­tra espe­cie, hacien­do del pla­ne­ta un lugar más jus­to, digno y espe­ran­za­dor.

Sos­la­yar los logros socia­les de los paí­ses socia­lis­tas, o mini­mi­zar­los como si fue­ran “algo secun­da­rio”, es una fal­ta de res­pe­to para todos aque­llos que die­ron su vida para aca­bar con la explo­ta­ción de la bur­gue­sía, para todos aque­llos que hoy día mue­ren y mata­rían por acce­der a los están­da­res de vida logra­dos en el cam­po socia­lis­ta e inclu­so para noso­tros mis­mos.

Los com­ple­jos indu­ci­dos son fun­cio­na­les para el sis­te­ma, por­que nos hacen rene­gar de todo aque­llo que real­men­te hace daño al sis­te­ma (véan­se las terri­bles mani­pu­la­cio­nes que han equi­pa­ra­do, en la con­cien­cia de muchos com­pa­ñe­ros, gue­rri­lla con “terro­ris­mo”, cuan­do este últi­mo, en reali­dad, sólo pue­de ser ejer­ci­do des­de el Esta­do). Sí, debe­mos insis­tir: la URSS, la Chi­na Popu­lar y Cuba le hacen más daño al sis­te­ma capi­ta­lis­ta que miles de foros socia­les, mani­fes­ta­cio­nes pací­fi­cas (léa­se fol­kló­ri­cas) o “cuar­tas inter­na­cio­na­les” obre­ras.

Rei­vin­di­car con orgu­llo los logros socia­les de aque­llos paí­ses que inte­gra­ron el cam­po socia­lis­ta es un ejer­ci­cio bási­co de memo­ria his­tó­ri­ca que debe­ría ser obli­ga­to­rio para todos aque­llos que lucha­mos con­tra el sis­te­ma, si que­re­mos que todos aque­llos que sufren sus efec­tos cobren con­cien­cia de que exis­ten alter­na­ti­vas reales.

No pode­mos ocul­tar­le a quie­nes pade­cen los efec­tos de la espe­cu­la­ción inmo­bi­lia­ria que en la URSS de 1990 se paga­ba el mis­mo alqui­ler por una vivien­da que en 1928; el mis­mo pago por elec­tri­ci­dad, cale­fac­ción y telé­fono que en 1948; el mis­mo bille­te de metro que en 1932; lo mis­mo en pro­duc­tos ali­men­ti­cios que en 1950.

No pode­mos ocul­tar­le a un país como el nues­tro, cuya espe­ran­za de vida, dados los efec­tos catas­tró­fi­cos de la cri­sis capi­ta­lis­ta, comien­za a dis­mi­nuir ace­le­ra­da­men­te, que en la URSS la espe­ran­za de vida era de 34 años en 1923 y sólo en las tres pri­me­ras déca­das de revo­lu­ción socia­lis­ta se con­si­guió ele­var­la has­ta los 70.

No pode­mos ocul­tar en un país que, como éste, nie­ga los dere­chos nacio­na­les más ele­men­ta­les que la URSS dio for­ma escri­ta a 48 len­guas que bajo el zaris­mo no la tenían; que en 1990 se edi­ta­ban obras en 77 idio­mas sovié­ti­cos.

El puris­mo ideo­ló­gi­co y dog­má­ti­co no pue­de lle­var­nos a negar la más ele­men­tal jus­ti­cia ana­lí­ti­ca y el más bási­co rigor con­cep­tual. Por ello, es impe­ra­ti­vo reco­no­cer los logros de la revo­lu­ción socia­lis­ta en una Chi­na Popu­lar que, des­de 1949 has­ta 1976 (fecha de la muer­te de Mao), dupli­có su espe­ran­za de vida: de 32 a 65 años. ¿A qué nos lle­va ocul­tar que en 1970 Shan­gai tenía una tasa de mor­ta­li­dad infan­til menor que Nue­va York? ¿Por qué debe­ría­mos ocul­tar que la Chi­na de Mao for­mó a 1’3 millo­nes de cam­pe­si­nos como médi­cos rura­les para aten­der las nece­si­da­des sani­ta­rias en el cam­po?

¿Y Cuba? ¿Qué ade­lan­ta­mos hacien­do que nues­tro pue­blo tra­ba­ja­dor igno­re que Cuba erra­di­có el anal­fa­be­tis­mo en 1961, en sólo 2 años de revo­lu­ción? ¿O que ha erra­di­ca­do la des­nu­tri­ción infan­til y exhi­be la espe­ran­za de vida más alta del lla­ma­do Ter­cer Mun­do (78 años) y la tasa de mor­ta­li­dad infan­til más baja de Amé­ri­ca Lati­na (4’7 por cada mil naci­dos vivos), inclu­so por deba­jo de la de EE UU?

¿Por qué no hablar a los tra­ba­ja­do­res, con orgu­llo socia­lis­ta, de pro­gra­mas cuba­nos como el “Yo sí pue­do”, que ha libe­ra­do de anal­fa­be­tis­mo varios paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos (Vene­zue­la, Nica­ra­gua, Boli­via), o la “Ope­ra­ción Mila­gro”, que ha cura­do la vis­ta de for­ma gra­tui­ta a más de 1’5 millo­nes de per­so­nas de más de 20 nacio­na­li­da­des empo­bre­ci­das? ¿Es mejor expor­tar inva­sio­nes mili­ta­res y mul­ti­na­cio­na­les saquea­do­ras, como hacen los EE UU?
¿Por qué no defen­der con orgu­llo la supe­rio­ri­dad mate­rial y moral del socia­lis­mo, cuan­do en los paí­ses del Este, tras la res­tau­ra­ción del capi­ta­lis­mo, el pro­duc­to inte­rior bru­to y los bie­nes y ser­vi­cios medios han dis­mi­nui­do en un 10%, en sólo una déca­da, lo que supo­ne una pér­di­da efec­ti­va de un 40% de poder adqui­si­ti­vo?

Si en la Rusia del año 2000 el PIB había caí­do un 33% en sólo una déca­da de capi­ta­lis­mo; si en 1917 el PIB por habi­tan­te en la pos­te­rior zona URSS alcan­za­ba un 10% del de EE UU, y sin embar­go en 1989 lo había supe­ra­do en un 43% (a pesar de la devas­ta­ción que supu­so la inva­sión nazi-fas­cis­ta); si hoy día, por cul­pa del capi­ta­lis­mo, la URSS ha retro­ce­di­do un siglo y su PIB por habi­tan­te vuel­ve a ser infe­rior al de EE UU… enton­ces, ¿por qué con­de­nar a la Unión Sovié­ti­ca sigue sien­do pre­cep­ti­vo y obli­ga­to­rio para entrar en el club de los “bien pen­san­tes” y obte­ner el dere­cho a ser escu­cha­do en deter­mi­na­dos círcu­los?
Si, en la URSS, gra­cias al socia­lis­mo el núme­ro de estu­dian­tes a tiem­po com­ple­to se mul­ti­pli­có por seis; las camas de hos­pi­tal casi por diez; los niños aten­di­dos en guar­de­rías, por 1.385; si el núme­ro de médi­cos por cada cien mil habi­tan­tes era de 205, com­pa­ra­do con los 170 en Ita­lia y Aus­tria, los 150 en EEUU, los 144 en la Ale­ma­nia capi­ta­lis­ta, los 110 en Gran Bre­ta­ña, Fran­cia y Holan­da y los 101 en Sue­cia (tan admi­ra­da por social­de­mó­cra­tas y ami­gos del “capi­ta­lis­mo con ros­tro humano”); si la espe­ran­za de vida se dupli­có y la mor­ta­li­dad infan­til se redu­jo a una nove­na par­te; si, en 1972, el núme­ro de médi­cos había aumen­ta­do des­de 135.000 a 484.000 y el núme­ro de camas de hos­pi­tal de 791.000 a 2.224.000, enton­ces, ¿cómo con­si­de­rar que la socie­dad bur­gue­sa es más huma­na que la socie­dad socia­lis­ta?

¿Por qué hacer énfa­sis úni­ca­men­te en las imper­fec­cio­nes y supues­tos defec­tos de esta últi­ma, sim­pli­fi­can­do ade­más la cues­tión sin tener en cuen­ta nin­gún fac­tor con­tex­tual o polí­ti­co?

Hay reali­da­des inne­ga­bles, cuya nega­ción u ocul­ta­ción cons­ti­tu­yen un cri­men. Bajo el socia­lis­mo, los equi­pos socia­les eran sobre­sa­lien­te­men­te altos. Había una altí­si­ma segu­ri­dad social de base. El empleo a tiem­po com­ple­to esta­ba garan­ti­za­do para toda la vida. Muchos bie­nes de con­su­mo y ser­vi­cios bási­cos eran sub­si­dia­dos. A nadie le fal­ta­ba ali­men­ta­ción, ves­ti­do o vivien­da. El acce­so a la sani­dad y la edu­ca­ción eran gra­tui­tos. La pen­sión esta­ba ase­gu­ra­da.

Eso por no hablar de las mani­pu­la­cio­nes his­tó­ri­cas. Lejos de ser una “con­tra­rre­vo­lu­ción buro­crá­ti­ca”, como algu­nos gus­tan de afir­mar, los años 30 supu­sie­ron en la URSS una épo­ca de pro­mo­ción téc­ni­ca y polí­ti­ca sin pre­ce­den­tes para millo­nes de obre­ros y cam­pe­si­nos humil­des, que toma­ron en las manos su pro­pio des­tino.

¿Sig­ni­fi­ca esto que los paí­ses del cam­po socia­lis­ta fue­ran per­fec­tos o no deban cri­ti­car­se? No. Lo que sig­ni­fi­ca es que la crí­ti­ca efec­tua­da, por ejem­plo, por el trots­kis­mo es una crí­ti­ca super­fi­cial y frí­vo­la, que tie­ne el terreno abo­na­do en la demo­ni­za­ción mediá­ti­ca del socia­lis­mo y que úni­ca­men­te sir­ve para “echar balo­nes fue­ra”, par­tien­do de una visión idea­li­za­da y anti­dia­léc­ti­ca de la reali­dad, como si el socia­lis­mo no sufrie­ra con­tra­dic­cio­nes o pro­ble­mas, sino que todo fue­ra úni­ca­men­te “cul­pa de otros” (o, para con­cre­tar, de Sta­lin). Como si supu­sié­ra­mos por ejem­plo que, bajo Trotsky todo habría sido armo­nía y la colec­ti­vi­za­ción y la lucha con­tra los terra­te­nien­tes (o inclu­so la derro­ta del impe­ria­lis­mo nazi) habría podi­do lle­var­se a cabo sin ejer­cer nin­gu­na vio­len­cia.

Por supues­to, esto no casa con el hecho de que Trotsky repri­mie­ra con fero­ci­dad la rebe­lión de Krons­tadt en 1921, o pro­pu­sie­ra mili­ta­ri­zar los sin­di­ca­tos y subor­di­nar­los al Esta­do en el IX Con­gre­so (1920) y reafir­mar la dic­ta­du­ra del par­ti­do por enci­ma de los soviets en el X Con­gre­so (1921). Nada de eso impor­ta, por­que, más allá de la his­to­ria real, los bien pen­san­tes nece­si­tan una mito­lo­gía sim­pli­fi­ca­do­ra que le per­mi­ta conec­tar con los pre­jui­cios indu­ci­dos que pade­ce la gen­te lla­na, refor­zán­do­los y gene­ran­do derro­tis­mo. Un opor­tu­nis­mo que, por otra par­te, tam­po­co les ha lle­va­do a nin­gu­na par­te, como prue­ba el hecho de que no hayan enca­be­za­do nin­gún pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en toda la his­to­ria.

No sea­mos uni­la­te­ra­les. Es posi­ble ser crí­ti­cos des­de el apo­yo, sin incu­rrir en el per­so­na­lis­mo y la super­fi­cia­li­dad. Hay que hablar de los insu­fi­cien­tes cana­les de par­ti­ci­pa­ción popu­lar habi­li­ta­dos. De los insu­fi­cien­tes esfuer­zos hechos para supe­rar la con­tra­dic­ción entre el cam­po y la ciu­dad, así como para supe­rar la con­tra­dic­ción entre tra­ba­jo manual e inte­lec­tual. Aún más gra­ve: de las medi­das de mer­ca­do imple­men­ta­das en los años 50, que, como denun­ció el Che Gue­va­ra, gene­ra­ron una cri­sis de con­cien­cia e impi­die­ron la cons­truc­ción del hom­bre nue­vo. De que todo esto lle­vó a que, en 1991, la URSS fue­ra des­trui­da sin que las cla­ses obre­ra y cam­pe­si­na dis­pa­ra­ran un solo tiro para defen­der­la, lo que nos indi­ca que la gen­te había deja­do de creer­se pro­ta­go­nis­ta de la cons­truc­ción socia­lis­ta.

Se nos impo­ne ser crí­ti­cos sin ser insen­sa­tos, gene­rar una memo­ria his­tó­ri­ca de los opri­mi­dos y rei­vin­di­car las expe­rien­cias socia­les más avan­za­das de la his­to­ria huma­na, recor­dan­do aque­lla cita de Lenin que venía a decir­nos que un solo paso “real­men­te exis­ten­te” de la cla­se obre­ra vale más que mil pro­gra­mas per­fec­tos y refi­na­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *