Ges­tos- Borro­ka Garaia

La rei­na Isa­bel II del Rei­no Uni­do está en Bel­fast y per­ma­ne­ce­rá duran­te varios días para cele­brar su jubi­leo de dia­man­te que es la cele­bra­ción que mar­ca el 60° ani­ver­sa­rio de la adhe­sión de la rei­na Isa­bel II al trono, tras la muer­te de su padre. Esta cele­bra­ción fue des­ti­na­da según sus pro­pias pala­bras a ser a la vez una con­me­mo­ra­ción de sus 60 años como monar­ca y una opor­tu­ni­dad para ella de dar las gra­cias per­so­nal­men­te a su supues­to pue­blo por su leal­tad. Hoy , la rei­na acu­di­rá a una fies­ta mul­ti­tu­di­na­ria en el cas­ti­llo de Stor­mont, sede del Par­la­men­to norir­lan­dés, a la que se espe­ra que asis­tan unas 20.000 personas

Ofi­cial­men­te es la rei­na del Rei­no Uni­do de Gran Bre­ta­ña e Irlan­da del Nor­te, pero no se que­da ahí la cosa. Tam­bién es la monar­ca de Cana­dá, Aus­tra­lia, Nue­va Zelan­da, Jamai­ca, Bar­ba­dos, Baha­mas, Gra­na­da, Papúa Nue­va Gui­nea, Islas Salo­món, Tuva­lu, San­ta Lucía, San Vicen­te y las Gra­na­di­nas, Beli­ce, Anti­gua y Bar­bu­da y San Cris­tó­bal y Nie­ves. Sien­do asi­mis­mo jefa de la Man­co­mu­ni­dad de Nacio­nes, que agru­pa a un total de 54 esta­dos inde­pen­dien­tes y semi-inde­pen­dien­tes. Un autén­ti­co ejem­plo del lega­do del
impe­ria­lis­mo británico.

Para el repu­bli­ca­nis­mo y nacio­na­lis­mo irlan­dés es con­si­de­ra­da la jefa de los escua­dro­nes de la muer­te bri­tá­ni­cos y últi­ma res­pon­sa­ble de la ocu­pa­ción de la par­te nor­te de la isla irlandesa.

La polé­mi­ca ha sur­gi­do por­que en esta visi­ta el Sinn Féin man­da­rá una dele­ga­ción enca­be­za­da por McGuin­ness al con­tra­rio que el año pasa­do don­de el Sinn Féin se negó a par­ti­ci­par en la visi­ta de la rei­na a los 26 con­da­dos. Gerry Adams esta sema­na ha teni­do que reco­no­cer que es posi­ble que víc­ti­mas de la vio­len­cia bri­tá­ni­ca estén moles­tas por esta visi­ta pero que están en su dere­cho de estar­lo. Por otro lado algu­nos medios se han esfor­za­do en expli­car que el encuen­tro entre Sinn Féin y la rei­na no está enmar­ca­do en las cele­bra­cio­nes del Jubi­lio de dia­man­te aun­que resul­te algo com­pli­ca­do de justificar.

Y es que la pro­tes­ta no se ha hecho espe­rar refle­jan­do cier­ta bre­cha exis­ten­te entre la póli­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal del Sinn Fein y el movi­mien­to de calle. Una mar­cha bajo el lema “Truth and Jus­ti­ce – not Jubi­la­tion” (ver­dad y jus­ti­cia, no jubi­la­ción), reco­rrió las calles de Bel­fast el pasa­do fin de sema­na y en Black Moun­tain (mon­ta­ña negra) se des­ple­gó la ban­de­ra irlan­de­sa de mayor tama­ño que se haya vis­to nun­ca jun­to a la leyen­da “Ériu is our queen” (Ériu es nues­tra rei­na). Ériu era la hija de Ern­mas de los uatha Dé Danann. Matro­na epó­ni­ma dio­sa de Irlan­da. Algo así como nues­tra Mari.

Gru­pos unio­nis­tas denun­cia­ron públi­ca­men­te la pre­sen­cia de la ban­de­ra irlan­de­sa como un impe­di­men­to a la paz lo cual dio pie para que un gru­po arma­do con bates, cuchi­llos y palos acu­die­ran a la mon­ta­ña para reti­rar­la vio­len­ta­men­te. La res­pues­ta popu­lar no se hizo espe­rar. Dece­nas de jóve­nes repu­bli­ca­nos se ofre­cie­ron para ayu­dar y en un esfuer­zo coor­di­na­do per­si­guie­ron a los ata­can­tes recu­pe­ran­do par­te de la ban­de­ra sus­traí­da. La situa­ción de ten­sión y vio­len­cia fue cre­cien­do jun­to al núme­ro de heridos.

Bel­fast, ayer a la noche 

Cien­tos de jóve­nes repu­bli­ca­nos levan­ta­ron barri­ca­das y se enfren­ta­ron a la poli­cía con cóc­te­les molo­tov y pie­dras en dife­ren­tes pun­tos de Bel­fast como el area de Broad­way, St James o Done­gall road. Según fuen­tes poli­cia­les al menos 10 poli­cías resul­ta­ron heridos.

En Irlan­da del nor­te al con­tra­rio que en Eus­kal Herria se pro­du­jo un acuer­do polí­ti­co en el que se reco­no­ció la nacio­na­li­dad irlan­de­sa para cual­quier ciu­da­dano de Irlan­da del nor­te y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, aun­que apli­ca­do a nivel regio­nal y no del con­jun­to de la isla, lo cual puso las bases para dar ini­cio a un pro­ce­so de paz y de ges­tos mutuos. Como se pue­de obser­var poco tie­ne que ver con el orden que lle­va el pro­ce­so vas­co, lo cual podría ser­vir de refle­xión a la hora de plan­tear ( o no) ges­tos y de que mane­ra en Eus­kal Herria ya que exis­te la posi­bi­li­dad y peli­gro de ale­ja­mien­to del movi­mien­to popu­lar, des­ac­ti­va­ción de la pre­sión aún nece­sa­ria para un acuer­do polí­ti­co, o des­vir­tua­li­za­ción de los ejes polí­ti­cos del con­flic­to. En Irlan­da del nor­te aun con acuer­do polí­ti­co fir­me y pro­ce­so de paz sigue sien­do un pro­ble­ma como se pue­de cons­ta­tar y en Eus­kal Herrria sin acuer­do y sin pro­ce­so de paz mul­ti­la­te­ral las con­se­cuen­cias polí­ti­cas de una poli­ti­ca de ges­tos uni­la­te­ra­les si no son bien medi­dos, a medio pla­zo pue­den tener con­se­cuen­cias polí­ti­cas como asen­tar una nor­ma­li­za­ción sin justicia.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *