Para­guay: Detrás del retorno de la mafia de Stroess­ner, la inte­li­gen­cia yan­qui- Jean Guy Allard

Tan gran­de es la con­fian­za que rei­na entre Fede­ri­co Fran­co, el pre­si­den­te gol­pis­ta de Para­guay, y la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en este país que él lle­gó a dis­cu­tir de la opor­tu­ni­dad de derro­car a su pre­si­den­te, Fer­nan­do Lugo, ya en 2009, con el emba­ja­dor yan­qui. Lo reve­la­ba meses des­pués un tex­to publi­ca­do por Wiki­leaks don­de un fun­cio­na­rio de inte­li­gen­cia de la Emba­ja­da cuen­ta como Fran­co con­ver­só del tema con el diplo­má­ti­co.

El tex­to fecha­do del 6 de mayo de 2009 y redac­ta­do por un miem­bro de la repre­sen­ta­ción diplo­má­ti­ca – leer CIA – y libe­ra­do más tar­de por la tro­pa del aus­tra­liano Julian Assan­ge, seña­la las dis­cre­pan­cias obser­va­das entre el pre­si­den­te y su vice­pre­si­den­te, y pre­ci­sa las inten­cio­nes de este últi­mo.

«Cier­ta­men­te, la divi­sión entre Lugo y Fran­co está cre­cien­do. Sin embar­go, Fran­co dijo el emba­ja­dor de 28 de abril que él no está invo­lu­cra­do en algún plan para derro­car a Lugo y que su posi­ción es man­te­ner la pacien­cia para apo­yar las ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas de Para­guay», dice tex­tual­men­te el infor­me secre­to.

Fede­ri­co Fran­co per­te­ne­ce al Par­ti­do Libe­ral Radi­cal Autén­ti­co (PLRA – dere­cha), la “opo­si­ción” blan­da per­mi­ti­da por el Par­ti­do Colo­ra­do del dic­ta­dor Alfre­do Stroess­ner que man­tu­vo duran­te 35 años su san­gui­na­ria dic­ta­du­ra sobre Para­guay. La lle­ga­da de este médi­co libe­ral dere­chis­ta al poder al lado del popu­lar ex obis­po Lugo fue el resul­ta­do de unas con­tor­sio­nes polí­ti­cas cuyos secre­tos domi­na la cla­se polí­ti­ca tra­di­cio­nal del país sud­ame­ri­cano.

Pero siem­pre a alguien se le esca­pan sus ver­da­de­ras orien­ta­cio­nes.

Un home­na­je “espon­tá­neo” al “Gene­ral” Stroess­ner

Los archi­vos cuen­tan como el vier­nes 18 de Agos­to de 2006, el vice-pre­si­den­te Fran­co asom­bró los pre­sen­tes cuan­do, en el acto de inau­gu­ra­ción de la sede de la Gober­na­ción de Cen­tral, en Are­guá, agra­de­ció a Stroess­ner, enton­ces recien­te­men­te falle­ci­do.

Al seña­lar que este depar­ta­men­to era “el úni­co que no tenía local pro­pio”, dijo que «eso se lo debe­mos a Stroess­ner. Le agra­dez­co al gene­ral Stroess­ner por­que Cen­tral no tenía dele­ga­ción de gobierno”.

Abra­za­do por la “diplo­ma­cia” yan­qui

Las rela­cio­nes más que amis­to­sas de Fran­co con la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Asun­ción demues­tran has­ta que pun­to el pul­po de la diplo­ma­cia yan­qui abra­za­ba de cer­ca este vice­pre­si­den­te trai­dor que no escon­día su repug­nan­cia por el “cura” que acom­pa­ña­ba en la direc­ción del país. Y de mane­ra evi­den­te dis­cu­tía y com­par­tía con los diplo­má­ti­cos yan­quis agra­de­ci­dos y com­pla­ci­dos las nume­ro­sas fric­cio­nes que sur­gían, casi a dia­rio entre él y su jefe.

Ya a su lle­ga­da a la vice­pre­si­den­cia, el Depar­ta­men­to de Esta­do le había pues­to un inter­lo­cu­tor bien pre­pa­ra­do para enfren­tar una coyun­tu­ra que no se había podi­do evi­tar. El emba­ja­dor yan­qui era enton­ces James Cason, quién se había hecho famo­so jus­to antes como jefe de la Sec­ción de Intere­ses Nor­te­ame­ri­cano de La Haba­na, la esta­ción CIA que se pre­ten­de diplo­má­ti­ca en La Haba­na, Cuba.

En Asun­ción, Cason se hacía el gra­cio­so ‑has­ta dán­do­se en espec­tácu­lo como intér­pre­te ama­teur del fol­klor gua­ra­ní, lo que diver­tía has­ta Lugo-. Pero no se limi­ta­ba a hacer­se el paya­so, Cason, un socio de cada cabe­ci­lla de la mafia cuba­noa­me­riac­na, se esme­ró para pro­vo­car un núme­ro record de inci­den­tes, con­fron­tan­do las auto­ri­da­des revo­lu­cio­na­rias del país.

La actual emba­ja­do­ra en Asun­ción, Lilia­na Ayal­de, lle­gó por su par­te a mater­ni­zar a Fede­ri­co para ase­gu­rar su inte­gra­ción con los pla­nes de los here­de­ros de Stroess­ner, estos mis­mos que ocu­pan el sis­te­ma par­la­men­ta­rio nacio­nal, y se dedi­can a cons­pi­rar.

Recep­ción cons­pi­ra­ti­va en la emba­ja­da. Un inci­den­te ilus­tra el tema

En mar­zo del 2010, el minis­tro de Defen­sa de Para­guay, gene­ral reti­ra­do Luis Barei­ro Spai­ni, fue lla­ma­do a com­pa­re­cer ante la Cáma­ra de Dipu­tados por sus “agra­vios con­tra la emba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos”.

Con 41 votos a favor y 4 en con­tra, los dipu­tados apro­ba­ron una inter­pe­la­ción con­tra el alto ofi­cial tras una car­ta que le diri­gió a Ayal­de, acu­sán­do­la de intro­mi­sión en asun­tos inter­nos de Para­guay, por la inje­ren­cia gro­se­ra­men­te expre­sa­da a media­dos de febre­ro en la lega­ción diplo­má­ti­ca.

En un almuer­zo que orga­ni­zó en la emba­ja­da con el pro­pio vice­pre­si­den­te Fede­ri­co Fran­co y la pre­sen­cia de una bro­che­ta de gene­ra­les del Ejér­ci­to de Esta­dos Uni­dos que se encon­tra­ban de visi­ta, Ayal­de pro­pi­ció un deba­te en la mesa sobre… la situa­ción polí­ti­ca de Para­guay y la even­tua­li­dad de un jui­cio polí­ti­co para des­ti­tuir al pre­si­den­te Lugo!.

Los opo­si­to­res del con­gre­so fus­ti­ga­ron enton­ces, no a Fran­co sino a Barei­ro Spai­ni “por entro­me­ter­se en una fun­ción que com­pe­te al minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res”, al tiem­po que ni seña­la­ron la pos­tu­ra alta­men­te trai­do­ra de Fran­co.

Ya el com­plot esta­ba cami­nan­do.

Lugo rodea­do de tibu­ro­nes

El docu­men­to del 2010 seña­la­do ya espe­cu­la­ba con la pla­ni­fi­ca­ción de la sali­da de Lugo y «el gra­do de par­ti­ci­pa­ción del vice­pre­si­den­te en dichos pla­nes».

El infor­me habla de algu­nos “acto­res polí­ti­cos”, infor­man­tes de la emba­ja­da que tie­nen a Fran­co bajo su lupa, y que seña­lan como ha lle­ga­do a un acuer­do con el gene­ral gol­pis­ta Lino Ovie­do para ace­le­rar un plan de jui­cio polí­ti­co de Lugo para que el vice­pre­si­den­te tome el poder con Ovie­do even­tual­men­te” ele­gi­do como vice­pre­si­den­te».

El infor­me de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Asun­ción hace men­ción al inte­rés de algu­nos polí­ti­cos en acor­tar el Gobierno de Lugo.

«Per­sis­ten los rumo­res de que el ex gene­ral gol­pis­ta Lino Ovie­do, el expre­si­den­te Nica­nor Duar­te Fru­tos, y /​o el vice­pre­si­den­te Fede­ri­co Fran­co, con­ti­núan bus­can­do for­mas de redu­cir el pla­zo de Lugo», expli­ca el cable fil­tra­do por Wiki­Leaks, sin dudas segui­do de cables inter­nos de la CIA, don­de las cosas se expre­sa­ban de mane­ra mucho más cru­da.

El men­sa­je secre­to emi­ti­do por la Emba­ja­da y diri­gi­do al Depar­ta­men­to de Esta­do, tam­bién habla­ba de la exis­ten­cia de «tibu­ro­nes polí­ti­cos» que rodean al pre­si­den­te.

«Cree­mos que se encuen­tra bajo una gran pre­sión», dice para lue­go abrir la posi­bi­li­dad de que algu­nos podrían con­se­guir que renun­cie o que enfren­te un jui­cio polí­ti­co, indi­ca­ba. Esto «pue­de con­ver­tir­se en una posi­bi­li­dad cada vez mayor».

Infor­ma­do dia­ria­men­te de cada inci­den­cia en las más altas esfe­ras del poder, bene­fi­cián­do­se de la com­pli­ci­dad de cada “tibu­rón”, le que­da­ba solo el meca­nis­mo de espio­na­je de la emba­ja­da guiar los pasos de quién con­ser­va­ba en su cora­zón la nos­tal­gia del gene­ral ase­sino, el que gober­na­ba con mano de hie­rro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *