«No somos Ugan­da (I)»- Jon Odrio­zo­la

En un sms que envió a De Guin­dos, el pre­si­den­te espa­ñol y regis­tra­dor de la pro­pie­dad en exce­den­cia, Mariano Rajoy, le rese­tea­ba que «somos la cuar­ta poten­cia euro­pea, no somos Ugan­da». Es decir, casi nadie al apa­ra­to y cui­da­dín con noso­tros, que a noso­tros no se nos «res­ca­ta». Resul­ta­do: jus­to lo con­tra­rio y ello para inyec­tar unos millon­ce­jos a los mayo­res ladro­nes diz­que los ban­que­ros. Ya lo decía B. Brecht: ¿qué es peor: robar un ban­co o fun­dar­lo? El Gobierno ugan­dés res­pon­dió que ellos no pedían prés­ta­mos a nadie ni nece­si­ta­ban que los «res­ca­ta­ra» ni dios. Y eso que son unos negros de mier­da, unos sal­va­jes inci­vi­li­za­dos y sin inter­net. El incons­cien­te racis­ta le trai­cio­nó a Rajoy a quien supon­go aman­te de la ópe­ra.

Me pon­dré aho­ra «anti­guo» a lo Tho­reau. Lo que se cono­ce como «Occi­den­te» se basa en la raza blan­ca judeo-cris­tia­na supe­rior a las otras civi­li­za­cio­nes y cul­tu­ras que, por supues­to, son pri­mi­ti­vas e infe­rio­res. ¿Dis­po­nen los esqui­ma­les de telé­fono móvil? Tal vez, sí. Pero gra­cias a los blan­cos. Ellos hubie­ran tar­da­do la tira de tiem­po en crear­lo. ¿Y los negros ugan­de­ses? Afor­tu­na­da­men­te, exis­tió el colo­nia­lis­mo deci­mo­nó­ni­co que los «civi­li­zó».

Los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos, los yano­ma­mis del Ama­zo­nas, los indios hopis del este nor­te­ame­ri­cano (por­que tam­bién hubo con­quis­ta del «Este» ame­ri­cano, del Eas­tern y no solo del Wes­tern holly­woo­dien­se) o los inuit de Alas­ka (com­pra­da a la Rusia zaris­ta), vivían, ori­gi­nal­men­te, así, gutxi gora behe­ra: viven en con­tac­to con la natu­ra­le­za a la que aman y res­pe­tan. Creen que per­te­ne­cen a la Tie­rra y no al revés, pues la Tie­rra no tie­ne due­ño (esta­mos en socie­da­des pre­in­dus­tria­les. Nota mía, y digo mía por­que lo que sigue per­te­ne­ce a Pilar Basel­ga). El bos­que y los árbo­les son sagra­dos y se talan exclu­si­va­men­te por nece­si­dad, igual que jamás cazan por diver­sión o por espec­tácu­lo (la lidia actual), sino por super­vi­ven­cia. Dedi­can mucho tiem­po a no hacer nada ‑en esto les aven­ta­jo sobradamente‑, escu­char el silen­cio, o sea, que son unos vagos que «pier­den el tiem­po» y el tiem­po, lo dijo el ilus­tra­do B. Fran­klin, «es oro» (time is gold). No tie­nen hora­rios ni «fichan». Hay más coope­ra­ción que com­pe­ten­cia. La hos­pi­ta­li­dad es ley. No com­par­tir es fal­ta muy gra­ve. No tie­nen dine­ro ni ban­cos ni hipo­te­cas y prac­ti­can el true­que. No tie­nen pro­pie­dad pri­va­da, no tie­nen lla­ves ni poli­cía (¿cuán­do escri­bi­rá alguien algu­na tesis sobre «la his­to­ria de las lla­ves»?). No nece­si­tan tra­ba­jar toda una vida para poder tener una casa en la que dor­mir. No gene­ran basu­ra ni con­ta­mi­nan, todo es bio­de­gra­da­ble. Si el cli­ma lo per­mi­te, se cubren muy poco el cuer­po. No les moles­tan los olo­res cor­po­ra­les. ¿Sigo? Lo haré en la siguien­te entre­ga de este apa­sio­nan­te rela­to don­de con­tra­pon­dré lo dicho has­ta aquí a lo que ocu­rre hoy.

Vaya por delan­te que no me he vuel­to maja­ra ‑de momen­to- ni pro­pon­go un impo­si­ble regre­so a míti­cas eda­des de oro semi­eso­té­ri­cas de lost para­di­se mil­to­nia­nas, el pro­gre­sis­ta y crom­well­yano Mil­ton. Pero que se sepa esto. En una últi­ma ins­tan­cia, ¡no tenían tele­vi­sión! Ni al «demó­cra­ta» Burua­ga en la radio, o sea, ¡no eran libres! Con­ti­nua­rá…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *