Seu­do­cien­cia poli­cial y la «Gue­rra con­tra el Terror»- Belén Fer­nán­dez

“Radi­ca­li­za­ción en Occi­den­te: La ame­na­za inte­rior” es el títu­lo de un infor­me de 2007 emi­ti­do por el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Nue­va York (NYPD, por sus siglas en inglés), que des­ta­ca el ries­go supues­ta­men­te menos­pre­cia­do de que actos terro­ris­tas pue­dan ser come­ti­dos por la pobla­ción musul­ma­na de EE.UU.

El aná­li­sis seu­do­cien­tí­fi­co del infor­me pos­tu­la que los indi­vi­duos musul­ma­nes pasan gene­ral­men­te por cua­tro fases dife­ren­tes antes de invo­lu­crar­se en terro­ris­mo: Pre-radi­ca­li­za­ción, auto-iden­ti­fi­ca­ción, adoc­tri­na­mien­to y «yiha­di­za­ción».

Dice que los ejem­plos de la fase de auto-iden­ti­fi­ca­ción inclu­yen “la renun­cia a los ciga­rri­llos, a la bebi­da, al jue­go y a la ves­ti­men­ta urba­na hip-hop de gáns­ter” e “invo­lu­crar­se en acti­vis­mo social y temas comu­ni­ta­rios”. Para ilus­trar la fase de adoc­tri­na­mien­to, los auto­res del infir­me afir­man que la libre­ría islá­mi­ca de Brooklyn que empleó al paquis­ta­ní-esta­dou­ni­den­se Shaha­war Matin Siraj –con­de­na­do en 2006 por com­plo­tar para hacer volar una esta­ción del metro de Nue­va York– era una “incu­ba­do­ra de extre­mis­tas” y un local para “trans­fe­rir el modo de pen­sar al esti­lo sala­fis­ta [de Siraj] a su per­cep­ción de los temas glo­ba­les”.

Nos dice que un tema glo­bal suje­to a la visión radi­ca­li­za­da de Siraj, es Israel/​Palestina:

“Ya en noviem­bre de 2002, Siraj dijo que los aten­ta­dos sui­ci­das en Israel no cons­ti­tuían sui­ci­dio, sino ven­gan­za como reac­ción a las atro­ci­da­des israe­líes y que él haría lo mis­mo”.

Curio­sa­men­te, sin embar­go, ese mis­mo infor­me pare­ce vali­dar la noción de una rela­ción lógi­ca de cau­sa y efec­to entre la con­duc­ta israe­lí y la de los ata­can­tes sui­ci­das pales­ti­nos:

De un modo muy dife­ren­te a la ecua­ción israe­lí-pales­ti­na, la trans­for­ma­ción en terro­ris­ta de un indi­vi­duo basa­do en Occi­den­te no es pro­vo­ca­da por la opre­sión, el sufri­mien­to, la ven­gan­za o la deses­pe­ra­ción”.

Noto­ria­men­te ausen­te en la cro­no­lo­gía de la radi­ca­li­za­ción de Siraj en el infor­me, entre­tan­to, está Osa­ma Elda­woody, el infor­man­te paga­do por el NYPD, que alen­tó a Siraj para que rea­li­za­ra el aten­ta­do en el metro. Una gra­ba­ción en la que Siraj insis­te en que ten­dría que pre­gun­tar a su madre si era per­mi­si­ble que colo­ca­ra bom­bas, es solo una evi­den­cia que sugie­re que no se pue­de decir que el joven fue­ra un súper-terro­ris­ta incli­na­do a ani­qui­lar EE.UU. y a la sub­ver­sión del orden mun­dial.

La noción de que exis­te una falan­ge de isla­mis­tas radi­ca­les que se pro­po­nen des­truir el país des­de el inte­rior se pre­sen­ta en la pelí­cu­la de 2008 La ter­ce­ra yihad que, como seña­la el New York Times : “se exhi­bíó ante más de mil poli­cías como par­te de su entre­na­mien­to en el Depar­ta­men­to de Poli­cía de Nue­va York”. Zuh­di Jas­ser, estre­lla de la cin­ta y pre­si­den­te de una orga­ni­za­ción dedi­ca­da a “recu­pe­rar el Islam de la dema­go­gia de los islá­mi­cos-fas­cis­tas», defen­dió recien­te­men­te el espio­na­je sis­te­má­ti­co del NYPD en las comu­ni­da­des musul­ma­nas: “Damos gra­cias a Dios cada día por el NYPD”.

Ope­ra­cio­nes de vigi­lan­cia

El infor­me de agos­to de 2011 de Asso­cia­ted Press sobre las ope­ra­cio­nes de vigi­lan­cia de musul­ma­nes seña­la: “El obje­ti­vo era ‘cata­lo­gar el pano­ra­ma humano de la ciu­dad’, dijo un fun­cio­na­rio del man­te­ni­mien­to del orden. El pro­gra­ma se mode­ló en par­te basán­do­se en la for­ma en que las auto­ri­da­des israe­líes ope­ran en Cis­jor­da­nia, dijo un anti­guo ofi­cial de poli­cía”.

Si este fue­ra el caso, el pro­ce­so de mode­la­do del pro­gra­ma pre­su­mi­ble­men­te fue faci­li­ta­do por una fór­mu­la con­jun­ta esta­dou­ni­den­se-israe­lí según la cual el terro­ris­mo de los musul­ma­nes es terro­ris­mo, mien­tras que el terro­ris­mo de EE.UU. e Israel es con­tra­te­rro­ris­mo.

Lin­da Sar­sour, direc­to­ra de la Aso­cia­ción Ára­be-Esta­dou­ni­den­se de Nue­va York, alu­dió a más para­le­lis­mos trans­oceá­ni­cos cuan­do me reu­ní con ella en su ofi­ci­na en Brooklyn el mes pasa­do para dis­cu­tir la res­tric­ción de las liber­ta­des civi­les musul­ma­nas. Según Sar­sour, la noción de que el NYPD exis­te para pro­te­ger a cier­tas etnias con­tra otras aumen­ta entre los neo­yor­qui­nos musul­ma­nes, los cua­les mues­tran más soli­da­ri­dad con otros ciu­da­da­nos de segun­da de la demo­cra­cia en EE.UU., como los que son some­ti­dos des­pro­por­cio­na­da­men­te a pro­ce­di­mien­tos de deten­ción y cacheo.

Se pue­de ima­gi­nar la reac­ción que ten­dría el equi­po interno de aler­ta con­tra ame­na­zas si apa­re­cie­ra una reve­la­ción de que las orga­ni­za­cio­nes musul­ma­nas estu­vie­ran, por ejem­plo, gra­ban­do en video a los visi­tan­tes de igle­sias y sina­go­gas y des­ple­gan­do agen­tes para infil­trar­se en empre­sas cris­tia­nas y judías. Cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les res­pon­sa­bles de la sal­va­guar­da de los dere­chos civi­les emplean méto­dos seme­jan­tes, sin embar­go, sabe­mos gra­cias a alar­mis­tas como Jas­ser que los gru­pos isla­mis­tas están real­men­te inven­tan­do afir­ma­cio­nes de isla­mo­fo­bia y explo­tan­do el con­cep­to de la correc­ción polí­ti­ca en un ata­que muy injus­to con­tra la poli­cía.

“Entre­tan­to, la recien­te reve­la­ción de que los edu­ca­do­res del Depar­ta­men­to de Defen­sa han pro­pug­na­do un enfo­que al esti­lo de ‘Hiroshi­ma’ con res­pec­to al Islam, hace poco para ali­viar las preo­cu­pa­cio­nes de que EE.UU. está fun­da­men­tal­men­te opues­ta a la reli­gión per se”. Tam­bién con­vier­te en una espe­cie de bur­la la exa­ge­ra­ción sobre la supues­ta des­truc­ti­vi­dad del Islam radi­cal.

En cuan­to a otras lec­cio­nes poten­cial­men­te valio­sas que las auto­ri­da­des israe­líes podrían impar­tir a los pro­pug­na­do­res de un Esta­do poli­cial en EE.UU., la refe­ren­cia en Radi­ca­li­za­ción en Occi­den­te al papel de la “opre­sión, sufri­mien­to [y] deses­pe­ra­ción” en la gene­ra­ción del terro­ris­mo pales­tino es un recuer­do ade­cua­do de las exi­to­sas con­tri­bu­cio­nes de Israel a la crea­ción, pre­ci­sa­men­te, de la ame­na­za terro­ris­ta que sigue invo­can­do como excu­sa para ejer­cer más opre­sión.

Belén Fer­nán­dez es edi­to­ra de PULSE Media. Su libro: The Impe­rial Mes­sen­ger: Tho­mas Fried­man at Work está en ven­ta en Ver­so, Ama­zon y muchos sitios más. Sus artícu­los han apa­re­ci­do en Lon­don Review of Books blog, Coun­ter­Punch, Guer­ni­ca Maga­zi­ne y muchas publi­ca­cio­nes más. Sígue­la en Twit­ter: @MariaBelen_Fdez

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *