Polo­nia, más allá de la Euro­co­pa

Estos días está cele­brán­do­se la Euro­co­pa de fút­bol en Polo­nia y Ucra­nia, un acon­te­ci­mien­to que está sien­do uti­li­za­do por algu­nos para escon­der las mise­rias y difi­cul­ta­des polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que atra­vie­san deter­mi­na­dos esta­dos y gobier­nos euro­peos, al mis­mo que tiem­po que otros apro­ve­chan la oca­sión para pre­sen­tar­nos aque­llas reali­da­des, ocul­ta­das o des­co­no­ci­das duran­te el res­to del año, envuel­tas en un sin­fín de tópi­cos.

Polo­nia está mar­ca­da por la his­to­ria. La par­ti­ción del terri­to­rio a lo lar­go de los últi­mos siglos por par­te de los dife­ren­tes impe­rios o acto­res inter­na­cio­na­les que han domi­na­do las dife­ren­tes eta­pas his­tó­ri­cas, uni­do a la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal pola­ca y el resur­gi­mien­to nacio­nal de prin­ci­pio del siglo XX; las dos gue­rras mun­dia­les, la eta­pa socia­lis­ta y la nue­va situa­ción “como par­te” del pro­yec­to de la lla­ma­da Unión Euro­pea, son eta­pas que de una u otra mane­ra han con­fi­gu­ra­do la actual reali­dad pola­ca.

Y todo ese aba­ni­co de acon­te­ci­mien­tos han mar­ca­do y siguen con­di­cio­nan­do en cier­ta mane­ra las con­ver­sa­cio­nes de la gen­te de a pie. Los rece­los hacia los dos gran­des veci­nos, Rusia y Ale­ma­nia; las rei­vin­di­ca­cio­nes de terri­to­rios de algu­nos paí­ses de los alre­de­do­res, como Litua­nia, Ucra­nia o Bie­lo­rru­sia; la defen­sa de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas; el “sue­ño del euro y de Euro­pa; son algu­nas de las con­ver­sa­cio­nes que tie­nen sus defen­so­res y sus detrac­to­res en las calles pola­cas. Y muchas veces, depen­dien­do de la edad o de su ori­gen se pue­den defen­der unas pos­tu­ras u otras.

Si nos acer­ca­mos a la cor­di­lle­ra de los mon­tes Tatras, en el cora­zón de la fron­te­ra entre Polo­nia y Eslo­va­quia, des­cu­bri­mos una región con­si­de­ra­da por mucha gen­te como el pun­to del resur­gi­mien­to del sen­tir nacio­nal pola­co. En torno a la ciu­dad de Zako­pa­ne, hoy un cen­tro de depor­tes de invierno, se fue­ron asen­tan­do duran­te el siglo XIX toda una serie de per­so­na­jes que des­de sus ámbi­tos de actua­ción (cul­tu­ra­les y polí­ti­cos) fue­ron dise­ñan­do la tarea de recu­pe­rar el sen­ti­mien­to pola­co, dilui­do o pre­so enton­ces entre los pode­ro­sos impe­rios de Hun­gría, Pru­sia y Rusia. Por aquel enton­ces el ais­la­mien­to de la región, y las duras con­di­cio­nes de vida lo con­vir­tie­ron en un oasis para aque­llos que bus­ca­ban ese “resur­gi­mien­to”.

A días de hoy se pue­de ver el desa­rro­llo de Zako­pa­ne, carac­te­ri­za­do entre otras cosas por el tipo de vivien­das tra­di­cio­na­les, por la ava­lan­cha de gen­te para dis­fru­tar de sus ins­ta­la­cio­nes depor­ti­vas, e inclu­so por la pre­sen­cia de impor­tan­tes esca­la­do­res que uti­li­zan la cade­na mon­ta­ño­sa como entre­na­mien­to para sus pos­te­rio­res expe­di­cio­nes al Hima­la­ya. Sin embar­go, si nos aden­tra­mos entre los mon­tes, entre sus innu­me­ra­bles y varia­dos reco­rri­dos, podre­mos des­cu­brir monu­men­tos y res­tos de la pre­sen­cia en la zona de impor­tan­tes par­ti­das de gue­rri­lle­ros que se ocul­ta­ron aquí en el siglo pasa­do, y des­de don­de ata­ca­ban a las fuer­zas nazis que con­tro­la­ban el paso fron­te­ri­zo entre Polo­nia y Eslo­va­quia, un camino que tam­bién era uti­li­za­do para lograr sal­var a muchos sec­to­res que eran per­se­gui­dos en aquel enton­ces por los diri­gen­tes ale­ma­nes.

Unos días en Var­so­via, la capi­tal del país, tam­bién sir­ven para per­ci­bir la his­to­ria pola­ca a tra­vés de sus calles y monu­men­tos. Des­tro­za­da duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, la recons­truc­ción pos­te­rior ha per­mi­ti­do recu­pe­rar algu­nas de las calles más sig­ni­fi­ca­ti­vas, así como el cas­co anti­guo de la ciu­dad. El tris­te­men­te famo­so guet­to judío, jun­to a su alza­mien­to, y del que tan sólo que­dó en pie una igle­sia cató­li­ca, es hoy en día un barrio com­ple­ta­men­te recons­trui­do y don­de la pre­sen­cia de pla­cas y monu­men­tos con­me­mo­ra­ti­vos nos retraen a aque­llos tiem­pos. El monu­men­to a los héroes del Guet­to o la sina­go­ga Nożyk, res­tau­ra­da entre 1977 y 1983, son algu­nos de los res­tos de la pre­sen­cia judía en Var­so­via.

Mucha mayor pre­sen­cia pode­mos encon­trar por las calles de la capi­tal con luga­res y monu­men­tos rela­cio­na­dos con el alza­mien­to de la ciu­dad con­tra la ocu­pa­ción nazi. Los res­tos de la pri­sión de Pawiak, las innu­me­ra­bles pla­cas y monu­men­tos en home­na­je a las orga­ni­za­cio­nes clan­des­ti­nas de la épo­ca, como el ancla (kot­wi­ca), uno de los sím­bo­los del Armia Kra­jo­wa (Ejér­ci­to del Inte­rior), uno de las prin­ci­pa­les orga­ni­za­cio­nes de la resis­ten­cia pola­ca, o el monu­men­to al alza­mien­to de Var­so­via, son algu­nos ejem­plos.

Cami­nar por la calle Kra­kows­kie Przed­mieś­cie, que des­de el cas­co anti­guo nos acer­ca a una de las arte­rias de la capi­tal, obser­va­re­mos una suce­sión de igle­sias, edi­fi­cios ins­ti­tu­cio­na­les (la uni­ver­si­dad, el pala­cio pre­si­den­cial…) y sobre todo, si nos aden­tra­mos a los patios inter­nos de los edi­fi­cios de la calles, nos topa­re­mos con el cla­ro con­tras­te de los edi­fi­cios reno­va­dos de la calles cita­da con otras cons­truc­cio­nes de los años socia­lis­tas.

De esa épo­ca no que­dan ape­nas ras­tros, en una polí­ti­ca simi­lar a la que han apli­ca­do otros esta­dos que en su día per­te­ne­cie­ron al lla­ma­do espa­cio sovié­ti­co, en Polo­nia tam­bién han inten­ta­do borrar cual­quier sím­bo­lo de aque­llos años. El “gigan­te” Pala­cio de la Cul­tu­ra y las Cien­cias, situa­do cer­ca de la esta­ción cen­tral de tre­nes, es una de la pocas excep­cio­nes., jun­to con el cemen­te­rio de Gue­rra sovié­ti­co, en la carre­te­ra hacia el aero­puer­to, y que con­ser­va un monu­men­to en recuer­do del Ejér­ci­to Rojo libe­ran­do a la pobla­ción civil pola­ca.

Los lla­ma­dos “Milk Bar”, don­de se pue­den degus­tar pla­tos del día pola­cos y muy bara­tos, son tam­bién un “recuer­do” de la épo­ca socia­lis­ta, y a día de hoy están des­apa­re­cien­do de las calles de Polo­nia, dan­do paso a la pro­li­fe­ra­ción de peque­ños pues­tos de comi­da rápi­da, sobre todo los lla­ma­dos Kebaah´s.

Sin olvi­dar tam­po­co los peque­ños Maluch, “el Fiat 126 Pola­co” fabri­ca­do entre 1972 y 2000 en dife­ren­tes mode­los, y que fue­ron muy popu­la­res en su momen­to. Toda­vía se pue­den encon­trar algu­nos de estos coches en los pue­blos y ciu­da­des pola­cas, aun­que han deja­do paso en su mayor par­te a otro tipo de vehícu­los.

La ciu­dad por­tua­ria de Gdańsk, una de las sedes de la actual Euro­co­pa de fút­bol, pre­sen­ta una ima­gen com­ple­ta­men­te dife­ren­te de su pasa­do más recien­te. Al igual que otras ciu­da­des pola­cas, la ocu­pa­ción nazi des­tru­yó bue­na par­te de la ciu­dad, y su pos­te­rior recons­truc­ción evi­tó todo res­qui­cio de la tra­di­ción ale­ma­na antes pre­sen­ta en la ciu­dad. Sin embar­go, la actua­li­dad mediá­ti­ca se cen­tra­ría en esta ciu­dad en la déca­da de los ochen­ta. En 1979, los tra­ba­ja­do­res de los asti­lle­ros salie­ron a las calles para pro­tes­tar con­tra el gobierno, la for­ma­ción del sin­di­ca­to Soli­dar­ność (Soli­da­ri­dad), y el pro­ta­go­nis­mo de Lech Wale­sa pro­ta­go­ni­za­rían el deve­nir de Polo­nia.

La inter­ven­ción del gene­ral Jaru­zels­ki, y la tibia reac­ción de Occi­den­te, teme­ro­sos de una inter­ven­ción direc­ta de Mos­cú (toda­vía la Gue­rra Fría se man­te­nía), fue una derro­ta para el movi­mien­to, que logra­rá recu­pe­rar­se y en 1989 ven­ce­rá en las elec­cio­nes, sien­do Wale­sa nom­bra­do pre­si­den­te el año siguien­te.

No obs­tan­te, las cosas no han segui­do el cur­so que muchos espe­ra­ban. Como seña­la Jarek, un joven estu­dian­te, “el paso de los años ha vis­to que los asti­lle­ros más impor­tan­tes han sido cerra­dos (tan sólo se man­tie­ne el “menos ren­ta­ble”) y la trans­for­ma­ción de la gen­te y la ciu­dad no han cum­pli­do las expec­ta­ti­vas”.

El deve­nir de Soli­da­ri­dad, con fisu­ras y divi­sio­nes, con loca­les en las ciu­da­des del país mos­tran­do una ima­gen de aban­dono, refuer­zan las pala­bras del pro­pio Jarek, que remar­ca la impor­tan­cia de la alian­za que se tejió entre “Soli­da­ri­dad, la pode­ro­sa e influ­yen­te Igle­sia Cató­li­ca y las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les”.

Cra­co­via es otra de las ciu­da­des cla­ves en la his­to­ria recien­te de Polo­nia. Tal vez sea esta una de las ciu­da­des don­de el peso de la Igle­sia Cató­li­ca haya sido más evi­den­te en estos años. En ella estu­vo como obis­po auxi­liar y arzo­bis­po, has­ta ser nom­bra­do Papa en 1978, Karol Józef Wojt­yła, más cono­ci­do como Juan Pablo II. Su influen­cia en la ciu­dad en aque­llos años y pos­te­rior­men­te es mani­fies­ta en las calles y pla­zas de la ciu­dad, don­de se pue­den encon­trar pla­cas, esta­tuas y foto­gra­fías del mis­mo. En el museo de la Archi­dió­ce­sis toda­vía se ve su foto­gra­fía en la facha­da del edi­fi­co, o en el Pala­cio del Obis­po, don­de su retra­to se ve en al ven­ta­na des­de don­de se diri­gía a los jóve­nes del par­que cer­cano.

Las dece­nas de igle­sias con­vi­ven en la par­te vie­ja de la ciu­dad con la coli­na del Cas­ti­llo (don­de tam­bién se encuen­tra la Cate­dral), y con la pla­za del mer­ca­do en el cen­tro neu­rál­gi­co de la mis­ma, y la zona uni­ver­si­ta­ria.

Fue­ra del cas­co anti­guo encon­tra­mos barrios y cons­truc­cio­nes liga­das tam­bién a la épo­ca recien­te de Polo­nia. Los barrios de cons­truc­ción socia­lis­ta por una lado, y el lla­ma­do barrio judío por otro. Este últi­mo ha sido trans­for­ma­do en los últi­mos años, pasan­do de ser un barrio con­flic­ti­vo y mar­gi­nal a con­ver­tir­se en cen­tro de la vida bohe­mia, y en cier­ta medi­da dema­sia­do turis­ti­fi­ca­do recien­te­men­te.

Más ale­ja­do del cen­tro se pue­den encon­trar tam­bién sím­bo­los rela­cio­na­dos con la otro­ra pode­ro­sa comu­ni­dad judía de la ciu­dad. Así, la fábri­ca de Oskar Schind­ler (en el nº 4 de la calle Lipo­wa) se ha con­ver­ti­do en museo, y su visi­ta nos retrae a la famo­sa pelí­cu­la de Spiel­berg, que tam­bién rodó esce­nas de su pelí­cu­la en las calles y calle­jue­las del cita­do barrio judío.

Tam­bién ha des­apa­re­ci­do de esta ciu­dad cual­quier sím­bo­lo de la épo­ca socia­lis­ta, aun­que se pue­de hacer una visi­ta “friky” por el barrio de Nowa Huta. Este dis­tri­to fue pla­ni­fi­ca­do en su día como sím­bo­lo de la era socia­lis­ta, y hoy en día algu­nas com­pa­ñías ofre­cen “un tour al Comu­nis­mo de Lujo”, total­men­te evi­ta­ble.

No muy lejos de la ciu­dad se encuen­tra Ausch­witz, el cam­po de con­cen­tra­ción con­ver­ti­do en sím­bo­lo mun­dial del terror. La visi­ta al mis­mo, tan­to en via­je orga­ni­za­do como por cuen­ta pro­pia per­mi­te acer­car­nos a los “dos cam­pos, tan­to a Ausch­witz I como a Ausch­witz II- Bir­ke­nau. Cer­ca de un millón y medio de per­so­nas murie­ron en este lugar, al hilo de la polí­ti­ca geno­ci­da del régi­men nazi. Visi­tan­do sus pabe­llo­nes, un estu­dian­te israe­li­ta nos comen­tó algu­nas cosas intere­san­tes. Según Dani­lo, y mien­tras veía­mos la “cla­si­fi­ca­ción de los pri­sio­ne­ros del cam­po”, “esa foto refle­ja la pre­sen­cia de dife­ren­tes pri­sio­ne­ros aquí. Si bien es cier­to que la mayor par­te de la víc­ti­mas fue­ron judías, sería un error ocul­tar o igno­rar la pre­sen­cia de pola­cos, comu­nis­tas, gita­nos, homo­se­xua­les…”

Pos­te­rior­men­te, en torno a un café, Dani­lo recor­da­ba el papel de la comu­ni­dad judía en Polo­nia duran­te la II Gue­rra Mun­dial. “El levan­ta­mien­to del guet­to de Var­so­via rom­pió muchos tabúes. Allí los jóve­nes judíos orga­ni­za­dos prin­ci­pal­men­te en torno a orga­ni­za­cio­nes pro­gre­sis­tas toma­ron las armas para defen­der sus vidas, rom­pien­do esa ima­gen de sumi­sión de otros judíos”.

Hoy en día, sobre todo entre las gene­ra­cio­nes mayo­res, toda­vía resul­ta com­ple­jo abor­dar todo lo acon­te­ci­do en torno a la comu­ni­dad judía en Polo­nia duran­te la II Gue­rra Mun­dial. Sir­va de ejem­plo lo que nos comen­tó Bar­ba­ra, una per­so­na de más de cin­cuen­ta años, con estu­dios uni­ver­si­ta­rios y cono­ci­mien­to de varios idio­mas extran­je­ros, “en Polo­nia en esos años vivían unos tres millo­nes y medio de judíos, y en cuan­to comen­zó la ame­na­za de Hitler, más de medio millón, los más ricos, aban­do­nan el país. Aho­ra muchos acu­san a los pola­cos de no ayu­dar a la comu­ni­dad judía en esos tiem­pos, pero cuan­do el pro­pio Hitler soli­ci­tó dine­ro a los judíos más ricos para no aca­bar con el res­to de la comu­ni­dad, se nega­ron, no les impor­ta­ba mucho la suer­te del res­to, aun­que aho­ra nie­guen esa acti­tud”.

Polo­nia afron­ta hoy en día un núme­ro impor­tan­te de retos. Las rei­vin­di­ca­cio­nes de sec­to­res popu­lis­tas de terri­to­rios veci­nos de Litua­nia o Ucra­nia; el ingre­so en la euro­zo­na, ya que si bien Polo­nia está “inte­gra­da” en la OTAN o en la Unión Euro­pea, toda­vía tie­ne su pro­pia mone­da, lo que sigue gene­ran­do un impor­tan­te deba­te social. Algu­nos ven ven­ta­jas al ingre­so en el euro, pero son muchas las voces, que al hilo de lo que acon­te­ce en otros esta­dos euro­peos, ve más difi­cul­ta­des que cosas posi­ti­vas en ese pro­ce­so. De hecho la mayo­ría de los polí­ti­cos pola­cos se mues­tran orgu­llo­sos, y a pesar de las difi­cul­ta­des que atra­vie­sa el país, de no per­te­ne­cer al lla­ma­do club de los PIGS.

Tam­po­co pare­ce que par­te de la cla­se polí­ti­ca haya cerra­do las heri­das abier­tas duran­te años de relaciones/​ocupaciones de sus veci­nos. Así toda­vía los dis­cur­sos con­tra Mos­cú (muchas veces con el tema del trans­por­te de los recur­sos ener­gé­ti­cos en la agen­da), y tam­bién algu­nos sec­to­res de la socie­dad rece­la del peso que a día de hoy tie­ne Ale­ma­nia en Euro­pa, tal vez recor­dan­do la expe­rien­cia del pasa­do siglo.

Los diri­gen­tes pola­cos aspi­ran a que su país se con­vier­ta en un poder regio­nal en mate­ria de trans­por­te ener­gé­ti­co, sobre todo para evi­tar el peso ruso en dicha mate­ria. Al mis­mo tiem­po que no dudan en su apues­ta hacia Occi­den­te, como “garan­tía” fren­te a su “eterno enemi­go”, Rusia.

EL CASO KACZYNSKI

El 10 abril de 2010, el avión que trans­por­ta­ba al pre­si­den­te pola­co, Lech Kaczyns­ki, jun­to a bue­na par­te de la cúpu­la mili­tar, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país, se estre­lló cer­ca de Smo­lensk, cuan­do iban a home­na­jear a los muer­tos de Katyn. Des­de enton­ces la polé­mi­ca ha rodea­do a este caso, y este año al cum­plir­se el segun­do ani­ver­sa­rio, cien­tos de per­so­nas se han mani­fes­ta­do en Var­so­via soli­ci­tan­do el escla­re­ci­mien­to del acci­den­te, que para los segui­do­res del difun­to pre­si­den­te es el fru­to de la cons­pi­ra­ción de Rusia, Ale­ma­nia y sus cola­bo­ra­do­res pola­cos.

En 2005, al fren­te del Par­ti­do Ley y Jus­ti­cia (PiS) alcan­zó la pre­si­den­cia del país. Una fuer­te alie­na­ción social, la des­con­fian­za hacia las ins­ti­tu­cio­nes, el alto des­em­pleo y el aumen­to de la dis­cre­pan­cia polí­ti­ca fue­ron los fac­to­res que per­mi­tie­ron ese ascen­so polí­ti­co. Sin olvi­dar tam­po­co a esos sec­to­res socia­les que toda­vía man­tie­nen las heri­das abier­tas del pasa­do, sobre todo en rela­ción a Ale­ma­nia y Rusia. El dis­cur­so popu­lis­ta, no exen­to de men­sa­jes xenó­fo­bos y homó­fo­bos, basa­do en un fer­vor cris­tiano exclu­yen­te logró atraer a sec­to­res des­en­can­ta­dos.

Los segui­do­res de Kaczyns­ki siguen con­cen­trán­do­se fren­te al Pala­cio Pre­si­den­cial en Var­so­via, don­de tie­ne ins­ta­la­da una car­pa. Los dis­cur­sos de la Gran Polo­nia, la defen­sa de la polí­ti­ca exclu­yen­te y la defen­sa de teo­rías cons­pi­ra­ti­vas siguen carac­te­ri­zan­do a estos sec­to­res pola­cos.

Fren­te a ellos tam­bién encon­tra­mos, sobre todo entre la gene­ra­ción más joven, a per­so­nas como Hele­na, estu­dian­te uni­ver­si­ta­ria que seña­la toda una serie de fac­to­res para expli­car el acci­den­te. “La teme­ri­dad e inex­pe­rien­cia de los pilo­tos, la pre­sión pre­si­den­cial, el mal tiem­po y algún tipo de fallo téc­ni­co se con­ju­ga­ron para que el desas­tre adqui­rie­se las dimen­sio­nes que alcan­zó”. Por ello, “es absur­do man­te­ner esas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, la “mano negra” sobre Polo­nia, que en oca­sio­nes son la mani­fes­ta­ción de un popu­lis­mo muy peli­gro­so, como esta­mos vien­do en otros luga­res de Euro­pa”.

Jun­to a Mag­da­le­na, una perio­dis­ta local, asis­ti­mos al acto en memo­ria de Kaczyns­ki , un mitin y una con­cen­tra­ción en memo­ria del falle­ci­do pre­si­den­te, con las ban­de­ras pola­cas lle­nan­do la calle, jun­to a la apa­ri­ción tam­bién de varias per­so­nas en uni­for­me para­mi­li­tar, y todo ello ante la aten­ta mira­da de un dis­cre­to pero impo­nen­te con­trol poli­cial.

En voz baja nos apun­ta que para esta gen­te “los que no segui­mos sus con­sig­nas somos “trai­do­res”, y ese dis­cur­so, aho­ra debi­li­ta­do, pue­de reto­mar pro­ta­go­nis­mo y fuer­za si la situa­ción eco­nó­mi­ca empeo­ra, como ya está pasan­do en los paí­ses veci­nos”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *