«Nun­ca per­di­mos la espe­ran­za y tam­po­co la per­de­re­mos aho­ra». Gara entre­vis­ta a Etxerat

p002_f03.jpg

El pró­xi­mo domin­go, Etxe­rat cele­bra una asam­blea extra­or­di­na­ria para valo­rar los últi­mos seis meses. Mat­tin Troi­ti­ño avan­za que será una cita «impor­tan­te» para los fami­lia­res, tras un perio­do en el que han sufri­do maza­zos como el aval a la «doc­tri­na Parot» pero tam­bién ven algún rayo de luz como la peti­ción de infor­ma­ción de la Defen­so­ra sobre los pre­sos enfermos.

Empe­zan­do por lo más actual, ¿cómo valo­ra Etxe­rat que la Defen­so­ra del Pue­blo espa­ñol le haya pedi­do infor­ma­ción sobre los pre­sos enfer­mos? ¿Abre algu­na expectativa?

Lo valo­ra­mos posi­ti­va­men­te, y más aún que nos haya soli­ci­ta­do infor­ma­ción exhaus­ti­va sobre la situa­ción que viven nues­tros fami­lia­res pre­sos con enfer- meda­des gra­ves e incu­ra­bles. Esta deci­sión, que la podría­mos enten­der tam­bién como de carác­ter polí­ti­co, abre una vez más las puer­tas para que el Gobierno espa­ñol actúe con res­pon­sa­bi­li­dad. Espe­re­mos que el camino empren­di­do ten­ga reco­rri­do y que ese reco­rri­do sea res­pe­tar escru­pu­lo­sa­men­te los dere­chos de nues­tros fami­lia­res enfer­mos y ter­mi­ne en excar­ce­lar­los, con todos sus derechos.

Han pasa­do ocho meses des­de la deci­sión de ETA, que según algu­nos medios abri­ría todas las com­puer­tas. Pero la polí­ti­ca car­ce­la­ria sigue intac­ta, ¿qué sen­sa­ción gene­ra esto entre los fami­lia­res, hay un pun­to de angus­tia con el paso de los meses?

En todo este tiem­po nues­tros fami­lia­res encar­ce­la­dos han sido uti­li­za­dos como chan­ta­je o mone­da de cam­bio en base a intere­ses polí­ti­cos y par­ti­dis­tas. Y en este momen­to segui­mos en esa situa­ción. Que ETA haya dado pasos hacia la reso­lu­ción del con­flic­to no quie­re decir que todo este hecho. Ni mucho menos. Son los esta­dos fran­cés y espa­ñol los que siguen apli­can­do una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de exter­mi­nio con­tra nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos y siguen gene­ran­do sufrimiento.

Por ejem­plo, ¿qué impac­to ha teni­do sobre los fami­lia­res la deci­sión del Cons­ti­tu­cio­nal sobre la «doc­tri­na Parot»? ¿Ha sido un con­tra­tiem­po, un jarro de agua fría o algo toda­vía peor?

Nos ha mar­ca­do mucho. Pero nun­ca per­di­mos la espe­ran­za y tam­po­co la per­de­re­mos aho­ra. Resul­ta com­pli­ca­do enten­der cómo se pue­de hacer una abe­rra­ción de ese tama­ño, si no es en pará­me­tros de gene­rar frus­tra­ción y sufri­mien­to. Por eso mis­mo tene­mos que tener la con­vic­ción de que de una mane­ra u otra con­se­gui­re­mos que nues­tros fami­lia­res con las con­de­nas cum­pli­das sal­gan a la calle. Y aún más, que con­se­gui­re­mos des­ac­ti­var todo tipo de arti­ma­ñas que hacen via­bles estas con­de­nas de por vida. Está en nues­tras manos.

¿A qué acha­ca Etxe­rat que esté cos­tan­do tan­to empe­zar a enca­rri­lar el tema de los presos?

Por un lado, tener que enca­mi­nar de una mane­ra real el tema de pre­sos y exi­lia­dos polí­ti­cos requie­re hacer un ejer­ci­cio de enten­der el por­qué de la exis­ten­cia de repre­sa­lia­dos polí­ti­cos en este país. Y en este momen­to el Esta­do espa­ñol no está por esa labor, sim­ple­men­te por­que le supon­dría tener que reco­no­cer que en este país lle­va­mos vivien­do déca­das en un con­flic­to de carác­ter polí­ti­co, que ha teni­do tam­bién con­se­cuen­cias polí­ti­cas que sola­men­te se podrían arre­glar en tér­mi­nos polí­ti­cos. Ten­dría que dar solu­cio­nes y medi­das polí­ti­cas reales a la reali­dad que viven nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos encar­ce­la­dos. Y por otro lado, al Esta­do espa­ñol le intere­sa man­te­ner a cien­tos de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas encar­ce­la­dos sim­ple­men­te por­que se con­vier­te en una herra­mien­ta para poder seguir en una situa­ción de bloqueo.

En los últi­mos meses es noto­rio el cru­ce de men­sa­jes, aun­que sea a nivel indi­rec­to, entre el Gobierno y EPPK. Aquel ha movi­do una peque­ña ficha con el lla­ma­do Plan de Rein­ser­ción, el Colec­ti­vo se mues­tra abier­to a dar pasos si se eli­mi­nan las medi­das de excep­ción… ¿Cómo se sitúan los fami­lia­res ante este deba­te cru­za­do, cuál es su posi­ción y su demanda?

Lo que ha hecho el Gobierno ha sido sim­ple­men­te hacer públi­ca la lla­ma­da «vía Nan­cla­res». Ese movi­mien­to se ha man­te­ni­do en los cri­te­rios ante­rior­men­te uti­li­za­dos, unos cri­te­rios de no que­rer avan­zar y blo­quear una solu­ción inte­gral. En cuan­to a EPPK, nos ha ense­ña­do un gran nivel de res­pon­sa­bi­li­dad y de saber situar­se en el nue­vo momen­to polí­ti­co que vivi­mos. Nues­tros fami­lia­res han sabi­do res­pon­der a una situa­ción com­pli­ca­da y suma­men­te com­pro­me­ti­da. La peti­ción de diá­lo­go de EPPK a los gobier­nos espa­ñol y fran­cés es de suma impor­tan­cia. Deben saber que antes o des­pués ten­drán que dia­lo­gar con nues­tros fami­lia­res y alle­ga­dos para así poder avan­zar en la reso­lu­ción de la exis­ten­cia de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vascas.

¿Qué supon­dría para los fami­lia­res que se ini­cia­ra un acer­ca­mien­to? ¿Es un sue­ño por el momen­to o una hipó­te­sis que ven cada vez más cerca?

Lo úni­co que pedi­mos es que se levan­ten las medi­das de excep­ción que apli­can a nues­tros fami­lia­res y que todo el EPPK sea repa­tria­do, para ter­mi­nar con la polí­ti­ca de dis­per­sión que supo­ne un sufri­mien­to aña­di­do para noso­tros y noso­tras. Y de ese modo, posi­bi­li­tar que el EPPK sea agen­te direc­to. Un acer­ca­mien­to supon­dría un avan­ce, pero no una solu­ción. Ter­mi­nar con los miles de kiló­me­tros que debe­mos rea­li­zar cada fin de sema­na, con todo lo que ello con­lle­va, seria un paso impres­cin­di­ble para paliar una san­gran­te situa­ción. Pero la solu­ción esta­ría en repa­triar a todos y todas las pre­sas polí­ti­cas vascas.

Se está remar­can­do mucho el incre­men­to impa­ra­ble y preo­cu­pan­te de la edad media de los pre­sos. Lógi­ca­men­te, esto es aún más dra­má­ti­co en el caso de sus fami­lia­res (padres, madres…). Muchos están falle­cien­do sin ver a sus hijos e hijas en casa de nuevo…

95 pre­sos y pre­sas lle­van más de 20 años en pri­sión. Y de ellos, 29 suman más de 25 años. No haber solu­cio­na­do la pro­ble­má­ti­ca ha con­lle­va­do que se alar­guen de mane­ra exa­ge­ra­da los años de estan­cia en pri­sión. Estas situa­cio­nes crean enfer­me­da­des físi­cas y psi­co­ló­gi­cas para nues­tros fami­lia­res. Y señal de ello son los cator­ce pre­sos y pre­sas con enfer­me­da­des gra­ves e incu­ra­bles, o que el 25% del EPPK sufra algún tipo de enfer­me­dad. Muchos padres y madres, inclu­so abue­los y abue­las, no tie­nen la posi­bi­li­dad de poder visi­tar a su fami­liar encar­ce­la­do. La dis­per­sión ha sido un fac­tor que ha crea­do este tipo de situaciones.

Tras la movi­li­za­ción gigan­tes­ca de enero, ¿qué sen­sa­ción pal­pan los fami­lia­res en la calle? ¿Per­ci­ben un gra­do de apo­yo cada vez mayor, aun­que no se mani­fies­te con tan­ta con­tun­den­cia, o ven ries­go de que se vaya difu­mi­nan­do si no se empie­zan a cum­plir las expectativas?

La mani­fes­ta­ción mar­có un antes y un des­pués en cuan­to a la denun­cia mayo­ri­ta­ria de ter­mi­nar con una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria cruel. Ese día se hizo pal­pa­ble que mucha más gen­te de la que creía­mos hace suyas estas exi­gen­cias. Y supu­so un sal­to cua­li­ta­ti­vo para poder enca­mi­nar ini­cia­ti­vas popu­la­res en barrios, pue­blos y ciu­da­des vas­cas. Tam­po­co debe­mos olvi­dar que la soli­da­ri­dad tras­pa­só fron­te­ras, has­ta lle­gar a los luga­res mas recón­di­tos. Valo­ra­mos muy posi­ti­va­men­te las ini­cia­ti­vas popu­la­res que está rea­li­zan­do Herri­ra en toda Eus­kal Herria. Des­de Etxe­rat vemos que, apar­te de la soli­da­ri­dad con los repre­sa­lia­dos y con sus fami­lia­res y alle­ga­dos, se está gene­ran­do una gran masa popu­lar de denuncia.

El Gobierno de Patxi López está a pun­to de com­ple­tar su ciclo, ¿qué valo­ra­ción hacen de él? ¿le piden algo en esta rec­ta final?

En todo su man­da­to no ha hecho otra cosa que mirar hacia otro lado. Nun­ca ha que­ri­do hacer fren­te a esta pro­ble­má­ti­ca. Y eso es algo imper­do­na­ble. Nun­ca se ha com­pro­me­ti­do con las labo­res que exi­ge ser lehen­da­ka­ri, y en con­cre­to con los dere­chos de los y las ciu­da­da­nas que vivi­mos en la CAV. Y tam­bién en el caso de nues­tros fami­lia­res encar­ce­la­dos. Etxe­rat siem­pre ha teni­do las puer­tas abier­tas y las manos ten­di­das hacia los demás, y en este caso no será dife­ren­te. Le pedi­mos que actúe con­tra una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria que está gene­ran­do muchí­si­mo sufri­mien­to. Le pedi­mos una vez más que se sitúe en favor del res­pe­to de todos los dere­chos para todas las per­so­nas, sin exclu­sión alguna.

¿Y al nue­vo Eje­cu­ti­vo fran­cés? Sar­kozy se fue sin cum­plir nada de sus bue­nas pala­bras en la visi­ta a Lapur­di, ¿qué creen que hará Hollande?

El Esta­do fran­cés siem­pre ha teni­do inte­rés en des­vin­cu­lar­se de cual­quier fac­tor que sur­ja del con­flic­to que vivi­mos. Y en el caso de los pre­sos y exi­lia­dos vas­cos no ha sido una excep­ción. Está en nues­tras manos pre­sio­nar al Esta­do fran­cés para que haga suya esta reali­dad y actúe en con­se­cuen­cia. No es la pri­me­ra vez que Sar­kozy hacía decla­ra­cio­nes de este tipo. Hace ocho años, cuan­do ejer­cía de minis­tro del inte­rior, cuan­do tuvi­mos opor­tu­ni­dad de inter­pe­lar­le, tam­bién nos pro­me­tió cam­bios en la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria fran­ce­sa, pero como aho­ra han sido pro­me­sas vacías que no han lle­ga­do a nin­gún lugar. Las últi­mas decla­ra­cio­nes de la Asam­blea fran­ce­sa sí son una señal de que inco­mo­da tener a pre­sos polí­ti­cos vas­cos en terri­to­rio galo. Y de que poco a poco se está agrie­tan­do ese silen­cio que tan­to ha durado.

¿Qué puer­tas está tocan­do Etxe­rat y cuá­les le fal­ta por tocar?

Etxe­rat sigue tra­ba­jan­do con­jun­ta­men­te con los agen­tes polí­ti­cos, socia­les y sin­di­ca­les. Situar­nos den­tro del Acuer­do de Ger­ni­ka nos ayu­da a man­te­ner esa cons­tan­te rela­ción y poder inci­dir en el res­pe­to de los dere­chos de los repre­sa­lia­dos polí­ti­cos vas­cos. Segui­mos y segui­re­mos inter­pe­lan­do a las ins­ti- tucio­nes para exi­gir­les que actúen con res­pon­sa­bi­li­dad. Siem­pre hemos reci­bi­do nega­ti­vas al diá­lo­go de algu­nos par­ti­dos. PNV, PSOE y PP ten­drían que tener dis­po­si­ción a escu­char­nos y com­pro­me­ter­se. Aún no ha lle­ga­do, pero antes o des­pués nos ten­drán que escuchar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *