Nines Maes­tro: ´Lo impor­tan­te no es el par­ti­do que gobier­na, sino la cla­se social que tie­ne el poder´

Fuen­te- InSurgente

Una entre­vis­ta con la diri­gen­te de Red Roja rea­li­za­da ayer domingo.

1. ¿Qué momen­to social y eco­nó­mi­co está vivien­do España?

En el Esta­do espa­ñol se están pro­du­cien­do las con­se­cuen­cias más duras – en estric­ta corres­pon­den­cia con el retra­so tec­no­ló­gi­co y la inten­si­dad de la espe­cu­la­ción – de un pro­ce­so gene­ral de cri­sis del capi­ta­lis­mo a esca­la planetaria.

Es una cri­sis de super­pro­duc­ción, como todas las del capi­ta­lis­mo, de la que la frac­ción domi­nan­te de la bur­gue­sía, la finan­cie­ra, ha pre­ten­di­do huir como otras veces, recu­rrien­do al cré­di­to. El endeu­da­mien­to masi­vo y la rup­tu­ra abrup­ta de la bur­bu­ja finan­cie­ra han derrum­ba­do el cas­ti­llo de naipes.

La esen­cia de la cri­sis es la mis­ma que des­cri­bie­ron Marx y Lenin, aho­ra tam­bién con el epi­cen­tro en el núcleo duro del sis­te­ma, pero ampli­fi­ca­da a la expan­sión mun­dial del capi­ta­lis­mo y a la cri­sis ener­gé­ti­ca. Como se decía en una Decla­ra­ción polí­ti­ca recien­te de Red Roja: “El hori­zon­te socio-eco­nó­mi­co mues­tra que esta­mos ante el esta­lli­do en el mis­mo cen­tro del sis­te­ma de una pro­fun­da cri­sis sis­té­mi­ca que vie­ne de lejos. Y en don­de los gran­des capi­ta­les, de la mano de su frac­ción domi­nan­te, la finan­cie­ra, no encuen­tran otra mane­ra de aumen­tar la tasa de ganan­cia que uti­li­zar a cor­to pla­zo el meca­nis­mo de la deu­da públi­ca, no tan­to con la pre­ten­sión de crear rique­za futu­ra, sino para con­vul­si­va y deses­pe­ra­da­men­te apro­piar­se de toda la acu­mu­la­da has­ta aho­ra. Todo lo que exis­ta y pue­da “liqui­dar­se” debe pasar cuan­to antes a la esfe­ra finan­cie­ra. Lo han veni­do hacien­do duran­te años apli­can­do la “deu­da exter­na” a la peri­fe­ria “ter­cer­mun­dis­ta”. Pero aho­ra esa peri­fe­ria ha inun­da­do, a modo de un tsu­na­mi impa­ra­ble, esta­dos como el nuestro”1.

El Esta­do espa­ñol, en la peri­fe­ria del cen­tro, es pro­ba­ble­men­te la cari­ca­tu­ra más dra­má­ti­ca de este mons­truo con pies de barro. Un desa­rro­llo capi­ta­lis­ta mayo­ri­ta­ria­men­te retra­sa­do, gené­ti­ca­men­te corrup­to e his­tó­ri­ca­men­te depen­dien­te ha pro­pi­cia­do la espe­cu­la­ción finan­cie­ra y urba­nís­ti­ca más sal­va­je y su corres­pon­dien­te derrum­be a esca­la “cham­pions ligue”.

Si a ello aña­di­mos una bur­gue­sía y una cla­se polí­ti­cas here­de­ras del fran­quis­mo, a la que se suma­ron los nue­vos ricos de la épo­ca PSOE, acos­tum­bra­dos a hacer del esta­do, no ya su ins­tru­men­to, sino direc­ta­men­te su cor­ti­jo, tene­mos los ingre­dien­tes fun­da­men­ta­les del capi­ta­lis­mo espa­ñol en cri­sis trans­fi­rien­do al esta­do su deu­da pri­va­da y forrán­do­se como nunca.

Las con­se­cuen­cias son ya dra­má­ti­cas para millo­nes de per­so­nas en el paro, aca­bán­do­se la pres­ta­ción, sin casa, sin come­do­res infan­ti­les, sin ayu­das socia­les, con la sani­dad y la edu­ca­ción en dete­rio­ro pro­gre­si­vo y pro­gre­si­va­men­te pri­va­ti­zas. La vida es mucho más dura para las muje­res, jóve­nes e inmi­gran­tes quie­nes, ade­más de estar some­ti­dos a la explo­ta­ción más sal­va­je, sufren la inten­si­fi­ca­ción de la opre­sión patriar­cal, la cri­mi­na­li­za­ción y la per­se­cu­ción con tin­tes cada vez más cer­ca­nos al fascismo.

2. ¿Ves dife­ren­cias entre el ante­rior eje­cu­ti­vo del PSOE y el actual del PP?

Las dife­ren­cias son de talan­te, de matiz. Ata­ñen a la repre­sen­ta­ción de frac­cio­nes dife­ren­tes de la bur­gue­sía con las que cada uno de ellos tie­ne mayor vin­cu­la­ción, pero que no obs­ta para que tan­to con el PSOE, como con el PP, su frac­ción hege­mó­ni­ca his­pa­na y sobre todo su máxi­ma repre­sen­ta­ción euro­pea: UE y BCE, impon­gan sus obje­ti­vos al gobierno de turno.

La estra­te­gia es esen­cial­men­te la mis­ma y la varia­ción de con­te­ni­dos se corres­pon­de exac­ta­men­te con el dife­ren­te perio­do en el que actúa. En otras pala­bras, como refle­jan las deci­sio­nes de los últi­mos dos años del PSOE – inclui­das la refor­ma de la Cons­ti­tu­ción para prio­ri­zar “abso­lu­ta­men­te” el pago de la deu­da y de sus intere­ses y la ins­ta­la­ción del Escu­do Anti­mi­si­les – Rubal­ca­ba hubie­ra hecho exac­ta­men­te lo mis­mo que Rajoy.

Me intere­sa resal­tar el aná­li­sis de las pers­pec­ti­vas polí­ti­cas que se hacía en el docu­men­to cita­do de Red Roja. Las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rios debe­mos tener en cuen­ta que es pre­vi­si­ble que se pro­duz­can cam­bios polí­ti­cos des­ti­na­dos a ase­gu­rar el man­te­ni­mien­to de las estruc­tu­ras de poder y aplas­tar pro­ba­bles esta­lli­dos de revuel­ta popular.

Es pro­ba­ble que el PP, con toda su mayo­ría abso­lu­ta, se vea inca­paz de lle­var a cabo la acción de gobierno. Sobre todo si se con­su­ma, tras la sali­da de Gre­cia del euro una recon­fi­gu­ra­ción del espa­cio eco­nó­mi­co euro­peo en torno a los paí­ses y regio­nes más indus­tria­li­za­dos, que deja­ría fue­ra al Esta­do espa­ñol y al res­to de los PIGS, con la incóg­ni­ta de si inclui­ría o no a Cata­lu­ña y al País Vasco .

Unas elec­cio­nes gene­ra­les anti­ci­pa­das que pro­ba­ble­men­te lle­va­rían al gobierno al PSOE con el apo­yo de IU, no serían una opción acep­ta­ble para un capi­ta­lis­mo que nece­si­ta “puño de hie­rro” para lle­var a cabo su agen­da. El pre­si­den­te del euro­gru­po, Jean Clau­de Junc­ker lo expre­sa­ba con cla­ri­dad: “Sabe­mos exac­ta­men­te lo que debe­mos hacer. Lo que no sabe­mos es cómo resul­tar re-ele­gi­dos si lo hacemos”.

La opción está meri­dia­na­men­te cla­ra. Si el pro­ble­ma es la demo­cra­cia par­la­men­ta­ria, se la liqui­da en aras del obje­ti­vo mayor: man­te­ner las estruc­tu­ras de poder. Un gobierno “tec­nó­cra­ta”, como el de Ita­lia o Gre­cia, o de “con­cen­tra­ción nacio­nal” (como reite­ra­da­men­te pide “El País” y aho­ra el PSOE), podría adop­tar moda­li­dad de Repú­bli­ca auto­ri­ta­ria o de Monar­quía, pre­via abdi­ca­ción en Feli­pe. Lo que es segu­ro es que, en cual­quier caso, asu­mi­ría for­mas para, con el pre­tex­to del Orden, la mano dura, la “lucha con­tra la corrup­ción” o el con­sa­bi­do “sal­var a Espa­ña”, impo­ner las medi­das más bru­ta­les aplas­tan­do el movi­mien­to obre­ro y popular.

Si seme­jan­te ope­ra­ción se pac­ta con las bur­gue­sías vas­ca y cata­la­na o se diri­ge tam­bién con­tra ellas, lide­ra­da por las fac­cio­nes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas más retró­gra­das del nacio­na­lis­mo espa­ñol son hoy por hoy asun­tos irre­so­lu­bles. Lo que es segu­ro es que una pro­ba­ble vic­to­ria de AMAIUR en las pró­xi­mas elec­cio­nes vas­cas no hace más que echar más leña al fue­go en una cal­de­ra que, como hemos vis­to tras las sen­ten­cias de Aska­ta­su­na, D3M y la lega­li­za­ción de Sor­tu, aumen­ta de tem­pe­ra­tu­ra cada día.

¿La res­pues­ta social que se está dan­do tie­ne la con­tun­den­cia necesaria?

Es evi­den­te que no, pero tam­bién lo es que las cosas están cam­bian­do muy rápi­da­men­te y con ellas los nive­les de conciencia.

Con res­pec­to al movi­mien­to obre­ro, como en otros sec­to­res de la vida social, des­ta­can las enor­mes dife­ren­cias entre las nacio­na­li­da­des en las que la mayo­ría sin­di­cal es dife­ren­te de CC.OO. y UGT, como en Gali­cia y – sobre todo – en Eus­kal Herria, y el res­to del Esta­do. No sola­men­te por­que se hayan con­vo­ca­do más huel­gas gene­ra­les des­de que empe­zó la fase agu­da de la cri­sis, sino por su mayor gra­do de orga­ni­za­ción, com­ba­ti­vi­dad y exten­sión de las movi­li­za­cio­nes al con­jun­to de la ciudadanía.

Ade­más, el movi­mien­to obre­ro en su con­jun­to, tam­bién en esas nacio­na­li­da­des y en el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, tie­ne una gran asig­na­tu­ra pen­dien­te: la orga­ni­za­ción de las par­tes mayo­ri­ta­rias de la cla­se obre­ra y más dura­men­te explo­ta­das: juven­tud pre­ca­ria, muje­res e inmigrantes.

Segu­ra­men­te este aspec­to, jun­to al des­cré­di­to del sin­di­ca­lis­mo buro­cra­ti­za­do y sobor­na­do sea deter­mi­nan­te para expli­car el com­ple­jo fenó­meno del 15M. El nue­vo esce­na­rio social abier­to por las asam­bleas popu­la­res y su gran capa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria a sec­to­res mayo­ri­ta­rios de la ciu­da­da­nía, sobre todo jóve­nes, refle­ja la nula capa­ci­dad de repre­sen­ta­ción del mode­lo polí­ti­co y sin­di­cal sur­gi­do con la Tran­si­ción y su des­ca­li­fi­ca­ción radi­cal para expre­sar el pro­fun­do males­tar social y la volun­tad de lucha de amplios sectores.

Los inten­tos de cana­li­zar la movi­li­za­ción hacia obje­ti­vos con­tro­la­dos como la refor­ma de la Ley Elec­to­ral, pro­ta­go­ni­za­dos por UpyD y sec­to­res de IU, de vaciar al movi­mien­to de con­te­ni­dos polí­ti­cos “ni de izquier­da, ni de dere­cha” – terreno abo­na­do para posi­cio­nes fas­cis­tas – y de ino­cu­lar el ger­men de la anti-orga­ni­za­ción – prohi­bir pan­car­tas, ban­de­ras, de for­ma espe­cial las repu­bli­ca­nas, han fracasado.

Un año des­pués las movi­li­za­cio­nes, que han con­ti­nua­do sien­do masi­vas, han teni­do un mar­ca­do carác­ter anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­mo­nár­qui­co y en las asam­bleas loca­les más diná­mi­cas se ata­ca dura­men­te a la “cla­se polí­ti­ca” al tiem­po que se va per­ci­bien­do la nece­si­dad de cons­truir un nue­vo refe­ren­te polí­ti­co que englo­be y poten­cie las luchas parciales.

4. ¿Qué pien­sas de los pac­tos de gobierno PSOE/​IU en Astu­rias y Anda­lu­cía? ¿Por qué se empe­ñan en auto­pro­cla­mar­se “gobier­nos de izquierda”?

Ya ni vale la pena decir que ven­den su “pro­gra­ma” por unos cuan­tos pues­tos en el gobierno de sus diri­gen­tes y algu­nos más de su clien­te­la. De pro­gra­ma hace tiem­po que no les que­da prác­ti­ca­men­te nada, pero el hecho de que hayan acce­di­do a gober­nar en Anda­lu­cía, sabien­do exac­ta­men­te lo que se iban a ver “obli­ga­dos” a hacer, es un sui­ci­dio polí­ti­co y para quie­nes se creían que repre­sen­ta­ban a la izquier­da, una trai­ción de cla­se. Lo que les suce­de a dia­rio a los jor­na­le­ros de Somon­te, el hos­ti­ga­mien­to y la repre­sión de la Guar­dia Civil, envia­da por el gobierno anda­luz, es sufi­cien­te­men­te explícito.

Lo que es impor­tan­te des­ta­car es que el pue­blo anda­luz va a com­pro­bar en sus car­nes un hecho cru­cial que los pue­blos nece­si­tan com­pro­bar por si mis­mos para creer­lo y, sobre todo, para tomar deci­sio­nes al respecto.

Lo impor­tan­te no es el par­ti­do que gobier­na – o que co-gobier­na eje­cu­tan­do el úni­co pro­gra­ma posi­ble, el del capi­tal – , sino la cla­se social que tie­ne el poder. Eso es hari­na de otro cos­tal y el resul­ta­do no se diri­me elec­to­ral­men­te, como mucho unas elec­cio­nes pue­den refle­jar el cam­bio en la corre­la­ción de fuer­zas suce­di­do en el terreno de lo real.

Cada vez más sec­to­res del pue­blo empie­zan a ver que la úni­ca sali­da es la lucha, que no hay refor­mas posi­bles y que se tra­ta de una cues­tión de poder, con todas las con­se­cuen­cias. Pero eso asus­ta, por­que se tra­ta de un com­ba­te duro y lar­go que pro­du­ci­rá repre­sión, cár­cel y [email protected] Las deci­sio­nes duras se retra­san, has­ta que se hacen imprescindibles.

5. ¿Cómo valo­ras el papel de CC.OO y UGT en este momento?

Con­ti­núan repre­sen­tan­do el mis­mo papel que hace déca­das: ser­vir de muro de con­ten­ción a la lucha social y ocu­par un espa­cio que impi­da el desa­rro­llo de un ver­da­de­ro sin­di­ca­lis­mo de clase.

Lo que suce­de es que su des­cré­di­to es galo­pan­te. Su cre­di­bi­li­dad ago­ni­za entre la marea de corrup­cio­nes gran­des y peque­ñas de sus buro­cra­cias y sus pac­tos con la patro­nal y los gobier­nos que sis­te­má­ti­ca­men­te se sal­dan con nue­vas agre­sio­nes a la cla­se obre­ra. Todo ello es el resul­ta­do de la pér­di­da de la inde­pen­den­cia de cla­se que se refle­ja sobre todo en la acep­ta­ción total de la lógi­ca del dis­cur­so del capi­tal: la com­pe­ti­ti­vi­dad (bajos sala­rios y reduc­ción de dere­chos) es nece­sa­ria para que haya cre­ci­mien­to y este es impres­cin­di­ble para la crea­ción de empleo.

La últi­ma huel­ga gene­ral mos­tró cla­ra­men­te el des­bor­da­mien­to de CC.OO. y UGT por un movi­mien­to popu­lar y un sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo poten­tes que, ade­más, arras­tra­ban tras de sí en las mani­fes­ta­cio­nes a bue­na par­te de sus pro­pias filas. Has­ta el pun­to de que en docu­men­tos inter­nos de CC.OO. se dan orien­ta­cio­nes para recu­pe­rar la hege­mo­nía, igno­ran­do que son sus pro­pias direc­cio­nes sobor­na­das y corrom­pi­das las que repro­du­cen cada día las con­di­cio­nes de su descrédito.

El últi­mo inten­to de gober­nar la movi­li­za­ción social es la crea­ción de Pla­ta­for­mas en Defen­sa de los Ser­vi­cios Públi­cos por par­te del PSOE, IU, CC.OO y UGT, con una varie­dad de aso­cia­cio­nes saté­li­tes. En el caso de la sani­dad incor­po­ra a la Fede­ra­ción de Aso­cia­cio­nes para la Defen­sa de la Sani­dad Públi­ca, enti­dad mima­da por el Gru­po PRISA y gene­ro­sa­men­te sub­ven­cio­na­da por el PSOE, has­ta el pun­to que su por­ta­voz esta­tal es patrono de la Fun­da­ción Alter­na­ti­vas de este últi­mo partido.

Su dis­cur­so cen­tral es el ata­que al PP, úni­co res­pon­sa­ble del des­man­te­la­mien­to de los ser­vi­cio públi­cos, y la vuel­ta del Esta­do del Bien­es­tar y de lo que ellos con­si­de­ran la esen­cia de la UE y de la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la: los dere­chos socia­les y los ser­vi­cios públicos

Al mar­gen de que a duras penas logran enmas­ca­rar que su obje­ti­vo prio­ri­ta­rio el la vuel­ta del PSOE al gobierno, lo más des­ta­ca­do es que su dis­cur­so se cen­tra exclu­si­va­men­te en la denun­cia de los “recor­tes”, ocul­tan­do que el des­man­te­la­mien­to de la sani­dad y la edu­ca­ción públi­cas sir­ve al obje­ti­vo supe­rior de la pri­va­ti­za­ción. Las razo­nes son evi­den­tes: los con­cier­tos masi­vos con la ense­ñan­za pri­va­da, la pri­va­ti­za­ción de la sani­dad, tam­bién a tra­vés de con­cier­tos gene­ra­li­za­dos con la sani­dad pri­va­da, pero sobre todo con la ges­tión pri­va­da de la sani­dad públi­ca, se han rea­li­za­do tan­to por gobier­nos del PP, como por los del PSOE e IU, y han con­ta­do con el silen­cio cóm­pli­ce de CC.OO y UGT.

Esta estra­te­gia obe­de­ce a dos obje­ti­vos cen­tra­les: con­tro­lar la movi­li­za­ción social y evi­tar que le seña­le como co-res­pon­sa­bles y, sobre todo, evi­tar que se desa­rro­llen alter­na­ti­vas como la Red Auto­ges­tio­na­da Anti­pri­va­ti­za­ción de la Sani­dad y movi­mien­tos inde­pen­dien­tes de la lucha por la edu­ca­ción pública.

6. ¿Cuá­les son las pro­pues­tas de Red Roja en el movi­mien­to obre­ro y popu­lar y en el plano político?

En el sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo se están dan­do pasos impor­tan­tes hacia la uni­dad, pero toda­vía insu­fi­cien­tes. En muchos sec­to­res pre­do­mi­nan posi­cio­nes sec­ta­rias, inten­tos impo­si­bles de que una u otra orga­ni­za­ción se con­fi­gu­re como refe­ren­te prin­ci­pal o el ais­la­mien­to en cada territorio.

Sin embar­go la reali­dad seña­la insis­ten­te­men­te que el úni­co camino posi­ble es el de la uni­dad. La uni­dad del sin­di­ca­lis­mo alter­na­ti­vo, con un pro­fun­do res­pe­to por su diver­si­dad. Pero eso sólo no es suficiente.

Es pre­ci­so poten­ciar for­mas nue­vas de orga­ni­za­ción que ya se están ini­cian­do el algu­nos sec­to­res y que con­sis­ten bási­ca­men­te en situar en el cen­tro de la toma de deci­sio­nes a la asam­blea de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res que eje­cu­tan por una comi­sión ele­gi­da y revo­ca­ble por la mis­ma. Este es un ele­men­to esen­cial para la recons­truc­ción de la uni­dad obre­ra que ade­más per­mi­te tra­ba­jar con sec­to­res hones­tos de CC.OO y UGT.

Es nece­sa­rio pro­fun­di­zar en las for­mas y en los con­te­ni­dos que tam­bién están tra­ban­do algu­nas asam­bleas popu­la­res: abor­dar des­de el ámbi­to local, de barrios y pue­blos, la orga­ni­za­ción de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras pre­ca­rias (jóve­nes, muje­res e inmi­gran­tes) y para­das que no tie­nen la posi­bi­li­dad de hacer­lo en su cen­tro de trabajo.

Final­men­te, es indis­pen­sa­ble con­ti­nuar el for­ta­le­ci­mien­to de los lazos y la bús­que­da de la con­fluen­cia con el sin­di­ca­lis­mo de cla­se mayo­ri­ta­rio en Eus­kal Herria y en Gali­cia, des­de el con­ven­ci­mien­to de que en aspec­tos impor­tan­tes en los que el enemi­go de cla­se es el mis­mo, es impo­si­ble la vic­to­ria sin coor­di­na­ción en la lucha.

En el plano polí­ti­co hay que hacer una afir­ma­ción bási­ca, pri­ma­ria: el desa­rro­llo del movi­mien­to obre­ro y popu­lar está intrín­se­ca­men­te uni­do a la crea­ción de la alter­na­ti­va polí­ti­ca; hoy más que nun­ca. No habrá refe­ren­te polí­ti­co que no sur­ja como una res­pues­ta pro­pia a las nece­si­da­des y a las con­di­cio­nes engen­dra­das por el desa­rro­llo del movi­mien­to obre­ro y popular.

En con­se­cuen­cia, es pro­fun­da­men­te nega­ti­va la auto­pro­cla­ma­ción por par­te de una u otra orga­ni­za­ción como van­guar­dia escla­re­ci­da y depo­si­ta­ria de las soluciones.

Al mis­mo tiem­po es pre­ci­so que las orga­ni­za­cio­nes más cohe­ren­te­men­te revo­lu­cio­na­rias avan­ce­mos en el acuer­do de for­mas de tra­ba­jo y aspec­tos pro­gra­má­ti­cos esen­cia­les, lejos de cual­quier pre­ten­sión diri­gis­ta, para que el movi­mien­to obre­ro y popu­lar no sea inte­gra­do por las orga­ni­za­cio­nes del sis­te­ma, pre­ser­ve su inde­pen­den­cia con res­pec­to al poder y encuen­tre for­mas orga­ni­za­ti­vas que garan­ti­cen su desarrollo.

El pro­gra­ma polí­ti­co tie­ne que ser inevi­ta­ble­men­te de rup­tu­ra con el orden ins­ti­tu­cio­nal y cons­ti­tu­cio­nal de 1978. Los aspec­tos con­cre­tos, de carác­ter anti­mo­no­po­lis­ta y anti­pa­triar­cal, son ya patri­mo­nio del movi­mien­to popu­lar republicano .

Des­ta­co tres ele­men­tos pro­gra­má­ti­cos cru­cia­les, cuya pre­sen­cia mar­ca de for­ma muy espe­cial la con­fron­ta­ción con el sis­te­ma y que, si bien pue­den pare­cer leja­nos o secun­da­rios para algu­nos sec­to­res, serán cru­cia­les en el futu­ro próximo:

• La defen­sa del ejer­ci­cio real del Dere­cho de Auto­de­ter­mi­na­ción de los Pue­blos, con todas sus consecuencias.

• La sali­da de la OTAN, el des­man­te­la­mien­to de las Bases y el recha­zo del Escu­do Antimisiles.

• Muy espe­cial­men­te, la impe­rio­sa nece­si­dad de salir de la UE y del euro.

Esta es la esen­cia del tra­ba­jo de Red Roja en los dife­ren­tes terri­to­rios: la bús­que­da incan­sa­ble de la uni­dad y la poten­cia­ción de la orga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar, con el obje­ti­vo de afron­tar una lucha dura, lar­ga y difí­cil por la ple­na sobe­ra­nía sobre los recur­sos y sobre todos los aspec­tos de la orga­ni­za­ción social. Y para ello, inevi­ta­ble­men­te, debe enfren­tar­se con la nece­si­dad de aca­bar con el capi­ta­lis­mo y cons­truir el socialismo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *