Todo el poder para la asam­blea- Borro­ka Garaia

Se sue­le decir que la muer­te es lo úni­co que exis­te en esta vida que sea irre­ver­si­ble. En polí­ti­ca tam­po­co es muy dife­ren­te. No exis­te nada que no se pue­da rever­tir sal­vo en con­ta­das excep­cio­nes ya que de lo con­tra­rio entra­ría­mos en el terreno de la fe que es un aspec­to reli­gio­so irra­cio­nal basa­do en mitos.

La coyun­tu­ra polí­ti­ca es siem­pre reali­dad con­flic­ti­va y cam­bian­te debi­do a la con­tra­po­si­ción de intere­ses mate­ria­les incom­pa­ti­bles. Todo está en movi­mien­to. Sin la cons­tan­te lucha de los opues­tos no pue­den expli­car­se los cam­bios. De la mis­ma mane­ra que la reali­dad al estar en movi­mien­to y ser un pro­ce­so nece­si­ta de su aná­li­sis cons­tan­te. No pue­de exis­tir nun­ca, en nin­gún caso, nin­gún plan­tea­mien­to fijo de cara a inci­dir en ella, ya que eso nos haría entrar en el terreno de la fe y no de la lógi­ca. Es por ello que la estra­te­gia polí­ti­ca tam­bién es algo que debe estar en movi­mien­to y bajo cons­tan­te aná­li­sis.

Para la izquier­da aber­tza­le, la lógi­ca aber­tza­le y la lógi­ca socia­lis­ta serían los mar­cos don­de se des­en­vuel­ve la estra­te­gia de cara a la con­se­cu­ción de sus obje­ti­vos estra­té­gi­cos: Inde­pen­den­cia y socia­lis­mo.

En los últi­mos tiem­pos se ha pues­to de moda hablar sobre la irre­ver­si­bi­li­dad del pro­ce­so polí­ti­co que vive Eus­kal Herria, o de lo irre­ver­si­ble de cier­tas estra­te­gias y con­cep­tos, pun­tos de no retorno. Lo cual para­le­la­men­te asien­tan diver­sas acti­tu­des y refle­xio­nes que pue­den deri­var en diri­gis­mo y dog­ma­tis­mo fácil­men­te, nublan­do el aná­li­sis de la reali­dad . Mar­cos ina­mo­vi­bles que no res­pon­de­rían a una lógi­ca sino a una fe. Ya que des­de la lógi­ca polí­ti­ca no exis­te nada ina­mo­vi­ble. Des­de lo ina­mo­vi­ble no se pue­de enten­der ni poner en prác­ti­ca con­cep­tos cla­ve como pro­ce­so, deba­te o estra­te­gia. No podrían exis­tir en toda su exten­sión.

La deci­sión de ETA de dar por fina­li­za­da la lucha arma­da se entien­de como irre­ver­si­ble. Pero no se entien­de en tér­mi­nos polí­ti­cos netos sino de cre­di­bi­li­dad a su pala­bra. Con esta deci­sión ETA lo que hace real­men­te es aban­do­nar el mar­co estra­té­gi­co y de deba­te en sus múl­ti­ples face­tas de cara a inci­dir en la reali­dad colo­can­do­la en un carril con vía úni­ca. Y esa es la razón de que esa deci­sión sea irre­ver­si­ble y arries­ga­da para ETA y de que sea ver­dad y defi­ni­ti­va.

Sin embar­go en tér­mi­nos poli­ti­cos para la masa social de la izquier­da aber­tza­le todo sigue sien­do deba­ti­ble . No se pue­de plan­tear por ejem­plo que zutik Eus­kal Herria y su apli­ca­ción sea el prin­ci­pio y final de toda la prác­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le por mucha acep­ta­ción que ten­ga si al mis­mo tiem­po se cree en el deba­te, el pro­ce­so y la estra­te­gia. Ya que la izquier­da aber­tza­le al seguir la lógi­ca aber­tza­le y la lógi­ca socia­lis­ta en una reali­dad cam­bian­te no pue­de con­ver­tir un mar­co de refle­xión en una esta­tua de pie­dra cam­bian­do adhe­sión al pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta por adhe­sión a una estra­te­gia. Ya que las estra­te­gias cam­bian, se ajus­tan, se apli­can con dife­ren­te inten­si­dad y sen­ti­dos y evo­lu­cio­nan de igual mane­ra que lo hace la reali­dad. Y sería un error que apro­ve­chan­do la deci­sión uni­la­te­ral de la orga­ni­za­ción arma­da infi­ni­dad de con­cep­tos, for­mas de tra­ba­jo y pen­sa­mien­to sean pasa­das bajo rodi­llo o al con­tra­rio otras apli­ca­das acrí­ti­ca­men­te sin refle­xión.

Es un pun­to impor­tan­te de cara al deba­te que va a abrir Sor­tu para su con­fi­gu­ra­ción ya que está en jue­go tener una mili­tan­cia plu­ral basa­da en la crí­ti­ca y la lógi­ca en vez de la fe. Lo que la repre­sión fuer­za y con­di­cio­na en la prác­ti­ca polí­ti­ca no pue­de ser tras­la­da­do a las men­tes y al deba­te que deben ser libres en toda su exten­sión inde­pen­dien­te­men­te de las deci­sio­nes prác­ti­cas que se tomen en momen­tos deter­mi­na­dos. Esa liber­tad de pen­sa­mien­to será lo que auna­rá fuer­zas, nue­vas y vie­jas en un gran auzo­lan. Tan­to para cam­biar cosas como para reafir­mar que no hay que cam­biar algo en un momen­to deter­mi­na­do.

Tan­to los que en esta coyun­tu­ra se han apar­ta­do por dife­ren­tes moti­vos o se sien­ten algo fue­ra de lugar como los que están muy ilu­sio­na­dos deben y tie­nen que tener su espa­cio, un mar­co de deba­te y acción en el que pue­dan estar cómo­dos. Lo que nos une es el pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social y lo que nos hace prác­ti­cos y efec­ti­vos es la capa­ci­dad de lle­gar a acuer­dos para lle­var­los a la prác­ti­ca. Sin lími­tes. Es hora de lle­nar las batza­rras has­ta arri­ba y como nun­ca para dar cuer­po a la izquier­da aber­tza­le. Todo el poder para la asam­blea.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *