¿Astu­rias o tra­ba­jas?- Xabier Sil­vei­ra

Lo que este mes nos han demos­tra­do y ense­ña­do los mine­ros, esa fuer­za en la razón y ese amor en la lucha, eso sí es pre­lu­dio y por ello comien­zo de un cam­bio de rum­bo hacia un mun­do nue­vo, un mun­do mejor.

Tú sabes que al mine­ro si no le pin­chan nun­ca es gue­rre­ro. Tú sabes que gri­ta­mos por­que esta­mos can­sa­dos de ser peque­ños, de que inven­ten bata­llas los vie­jos perros que ante­ayer se pusie­ron colla­res nue­vos».

Nun­ca me ima­gi­né a mí mis­mo toman­do pres­ta­da una can­ción de Víc­tor Manuel. De tan atre­vi­da, des­ca­ra­da, la igno­ran­cia me ha teni­do años pen­san­do que los pro­gres de la esce­na his­pa­na eran Sabi­na y Serrat. Pero así está el mun­do, mien­tras ellos dos apre­ta­ban un poco más las cuer­das de la gui­ta­rra israe­lí en cue­llo pales­tino, se cum­plían trein­ta días de encie­rro sub­te­rrá­neo en un pozu de San­ta Cruz, en el País Leo­nés. Sie­te per­so­nas ‑una octa­va tuvo que salir con fuer­te bron­qui­tis al hospital‑, a tres kiló­me­tros y medio bajo tie­rra, se ence­rra­ron en el mis­mí­si­mo infierno. Sobre ellos, sobre su tie­rra, para acom­pa­ñar su lucha, pren­dió el orgu­llo en unas gen­tes piso­tea­das, explo­ta­das y nin­gu­nea­das duran­te siglos, dejan­do la dig­ni­dad encen­di­da en las cuen­cas mine­ras de Astu­ries y León.

Sal­tan las alar­mas en Madrid, a estos no les pue­den lega­li­zar el par­ti­do y que dejen de que­jar­se. Envían a los sica­rios de uni­for­me con armas paga­das por el con­tri­bu­yen­te, entre­na­dos en Nafa­rroa o Vas­con­ga­das muchos de ellos segu­ra­men­te, roji­gual­da la sola­pa y alien­to de perros, y hacen lo úni­co que les han ense­ña­do a hacer: dis­pa­rar a matar a quien recla­ma el dere­cho a vivir dig­na­men­te. Pero esta vez, una más, como duran­te tan­tos años les ha ocu­rri­do en Eus­kal Herria, se die­ron de bru­ces con la cru­da reali­dad de que quien nece­si­ta de las armas para impo­ner su lega­li­dad vie­ne sem­bra­do casi qui­nien­tos años atrás. Se encon­tra­ron con que quien les hacía fren­te no tenía más que per­der que no fue­ra un ojo por impac­to de pelo­ta de goma. Los habían macha­ca­do de tal modo que ya solo les que­da­ban orgu­llo y dig­ni­dad. Y en esta situa­ción no se esca­ti­ma en derro­ches, «Noso­tros no somos el 15‑M, no somos paci­fis­tas, hemos veni­do a por todo; no tene­mos mie­do, somos mine­ros».

Sea por que el Gua­je no está en la Euro­co­pa, sea por­que Fer­nan­do Alon­so no se come una ros­ca, el cir­co que ofre­ce Espa­ña a fal­ta de pan no ha bas­ta­do para que la cor­di­lle­ra can­tá­bri­ca -«kan­ta­bria­ko par­tia», que diría Txi­rri­ta- con­ti­nua­ra ador­mi­la­da deján­do­se escla­vi­zar como el res­to de la penín­su­la. La supues­ta Spa­nish Revo­lu­tion del 15‑M dejó cla­ro que las pala­bras revo­lu­ción y Espa­ña solo podrían ir uni­das en la siguien­te ora­ción: Espa­ña se desin­te­gró tras la revo­lu­ción de los pue­blos que la con­for­ma­ron. Y a los videos de You­tu­be me remi­to. ¿Revo­lu­ción? ¡Hay que joder­se, tía Paca!

Lo que este mes nos han demos­tra­do y ense­ña­do los mine­ros, esa fuer­za en la razón y ese amor en la lucha, eso sí es pre­lu­dio y por ello comien­zo de un cam­bio de rum­bo hacia un mun­do nue­vo, un mun­do mejor. Su valen­tía des­de la humil­dad, seme­jan­te cúmu­lo de soli­da­ri­dad, ese no tra­gar ante tama­ña injus­ti­cia y dar­lo todo por hacer­se res­pe­tar como seres huma­nos es el úni­co camino que hay para cam­biar el sta­tus quo que nos aho­ga y que des­de Gijón has­ta Alge­ci­ras, des­de Cap de Creus has­ta Fis­te­rra, lle­va por nom­bre Espa­ña.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *