Gabriel Gar­cía Már­quez, todos los cuen­tos- Rafael Nar­bo­na

Cien años de sole­dad (1967) es un gigan­te que a veces ha eclip­sa­do el res­to de la obra de Gar­cía Már­quez. Sin embar­go, Macon­do se ges­tó poco a poco, cuen­to a cuen­to, avan­zan­do hacia una ple­ni­tud narra­ti­va que nece­si­tó casi una déca­da para adqui­rir su for­ma defi­ni­ti­va: un espa­cio meta­fó­ri­co y sim­bó­li­co que con­vo­ca simul­tá­nea­men­te la cos­ta atlán­ti­ca de Colom­bia, con sus pue­blos mise­ra­bles y sus con­vul­sio­nes polí­ti­cas y socia­les, y una pecu­liar inter­pre­ta­ción de la reali­dad, don­de con­ver­gen las inno­va­cio­nes lite­ra­rias de Faulk­ner, Joy­ce, Mal­colm Lowry o Juan Rul­fo y la mito­lo­gía de un con­ti­nen­te que ha mez­cla­do sus raí­ces indí­ge­nas con la racio­na­li­dad car­te­sia­na de ori­gen euro­peo.

En sus cuen­tos y nove­las bre­ves (La hoja­ras­ca, El coro­nel no tie­ne quien le escri­ba), Gar­cía Már­quez fue ela­bo­ran­do un uni­ver­so que jus­ti­fi­ca la metá­fo­ra del “dei­ci­dio” apun­ta­da por Var­gas Llo­sa. No es un sim­ple narra­dor omnis­cien­te, sino un genuino crea­dor que con­cier­ta lo coti­diano y lo impro­ba­ble, el rela­to his­tó­ri­co y la fan­ta­sía oní­ri­ca, la cró­ni­ca sen­ti­men­tal y el tes­ti­mo­nio colec­ti­voTodos los cuen­tos reúne Ojos de perro azul (1947−1955), Los fune­ra­les de la Mamá Gran­de (1962), La increí­ble y tris­te his­to­ria de la Cán­di­da Erén­di­ra y su abue­la des­al­ma­da (1961−1972) y Doce cuen­tos pere­gri­nos (1976−1982). A pesar de sus dife­ren­cias, todos los rela­tos res­pon­den a la mis­ma fer­ti­li­dad crea­do­ra, reve­lan­do una ine­quí­vo­ca pasión por lo inma­nen­te que no exclu­ye la refe­ren­cia a lo sobre­na­tu­ral. El “rea­lis­mo mági­co” de Gar­cía Már­quez se sitúa en las antí­po­das de las para­do­jas meta­fí­si­cas de Bor­ges, pues en su caso lo insó­li­to y lo irra­cio­nal siem­pre están aso­cia­dos a una satu­ra­ción de los sen­ti­dos y no a espe­cu­la­cio­nes abs­trac­tas. Gar­cía Már­quez ha lla­ma­do “para­rrea­li­dad” a su inten­ción de inte­grar la reali­dad ordi­na­ria y lo inve­ro­sí­mil (o alu­ci­na­to­rio) en un espa­cio común.

Ojos de perro azul no apa­re­ció como libro has­ta 1974. Publi­ca­dos ini­cial­men­te en las pági­nas del suple­men­to domi­ni­cal del dia­rio bogo­tano El espec­ta­dor, estos rela­tos pri­me­ri­zos nos acer­can al taller de un esti­lo que des­de sus ini­cios uti­li­za un len­gua­je poé­ti­co e intros­pec­ti­vo, refle­jan­do la heren­cia de la pro­sa neo­ba­rro­ca (Leza­ma Lima, Ale­jo Car­pen­tier) y los hallaz­gos del moder­nis­mo de prin­ci­pios de siglo. Gar­cía Már­quez recu­rre al monó­lo­go inte­rior o a la ter­ce­ra per­so­na para abor­dar el tema del doble, la recrea­ción de los mitos bíbli­cos, la natu­ra­le­za del tiem­po o la explo­ra­ción del mun­do de los sue­ños. “La otra cos­ti­lla de la muer­te” es un ejem­plo de pre­ci­sión, que cues­tio­na el esca­so fer­vor del lec­tor espa­ñol hacia un géne­ro poco indul­gen­te con los erro­res de com­po­si­ción o esti­lo. Ator­men­ta­do por la recien­te muer­te de su her­mano geme­lo, el pro­ta­go­nis­ta ini­cia su peri­pe­cia con un brus­co des­per­tar y fina­li­za en el umbral de un nue­vo sue­ño. En medio dis­cu­rren dos pesa­di­llas suce­si­vas, que evo­can la des­com­po­si­ción del cadá­ver median­te obje­tos sim­bó­li­cos (unas tije­ras, una caji­ta azul, un tren que se inter­na en “una geo­gra­fía ári­da, esté­ril”), cla­ra­men­te ins­pi­ra­dos por la poé­ti­ca del surrea­lis­mo. “Diá­lo­go del espe­jo” con­ti­núa la his­to­ria, pero con un giro ines­pe­ra­do: el her­mano vivo des­cu­bre que su refle­jo anti­ci­pa su pro­pia muer­te, desan­grán­do­se mien­tras él per­ma­ne­ce apa­ren­te­men­te ile­so. “Ojos de perro azul” bucea en el incons­cien­te median­te la exé­ge­sis libre de los sue­ños. Al igual que en “Amar­gu­ra para tres sonám­bu­los”, el tema es la sole­dad (“esa dura sole­dad de cal y can­to”, una expre­sión de reso­nan­cia gon­go­ri­na). “Ojos de perro azul” son las pala­bras mági­cas que per­mi­ten a un hom­bre invo­car la pre­sen­cia de una mujer en sus sue­ños. Con ecos de Bor­ges, Una­muno y Cal­de­rón, Gar­cía Már­quez jue­ga con sines­te­sias, des­do­bla­mien­tos y elip­sis. “Monó­lo­go de Isa­bel vien­do llo­ver en Macon­do” anti­ci­pa uno de los epi­so­dios más cono­ci­dos de Cien años de sole­dad: una llu­via inter­mi­na­ble que evi­den­cia el decli­ve de un terri­to­rio mal­tra­ta­do por las depre­da­cio­nes del impe­rio espa­ñol y el colo­so nor­te­ame­ri­cano. La llu­via borra las dis­tin­cio­nes entre pre­sen­te, pasa­do y futu­ro, ani­qui­lan­do cual­quier ilu­sión de cam­bio.

“Los fune­ra­les de la Mamá Gran­de” se sitúa de nue­vo en el hori­zon­te de Macon­do. El rela­to que sir­ve como títu­lo refie­re la muer­te y el entie­rro de “la sobe­ra­na abso­lu­ta del rei­no de Macon­do”, una ancia­na que ha usur­pa­do la pro­pie­dad de los bie­nes natu­ra­les y sobre­na­tu­ra­les. Todas la con­si­de­ran la due­ña de aguas, cose­chas, vidas y hacien­das y entien­den que sus pri­vi­le­gios están jus­ti­fi­ca­dos por el dere­cho divino. Pos­te­rior a Cien años de sole­dad, “La increí­ble y tris­te his­to­ria…” reela­bo­ra una cono­ci­da peri­pe­cia de la nove­la: la explo­ta­ción sexual de una menor por una ancia­na. Erén­di­ra incen­dia sin pre­ten­der­lo la casa de su abue­la y ésta deci­de pros­ti­tuir­la has­ta recu­pe­ra­ra el patri­mo­nio per­di­do. “El vien­to de la des­gra­cia” se aba­te una y otra vez sobre la infor­tu­na­da mucha­cha, pero su ven­gan­za no es menos terri­ble. Acu­chi­lla­da en el vien­tre por Uli­ses, que ama y desea libe­rar a la niña-mere­triz, la abue­la se des­plo­ma con una explo­sión de san­gre ver­de, un líqui­do que sólo pue­de bro­tar de unas entra­ñas corrom­pi­das.

“Doce cuen­tos pere­gri­nos” nació –según expli­ca el pro­pio Gar­cía Már­quez- de “un sue­ño escla­re­ce­dor”. El escri­tor soñó con su pro­pio entie­rro. A pesar del luto, pre­do­mi­na­ba un ambien­te fes­ti­vo has­ta que se puso de mani­fies­to el carác­ter irre­ver­si­ble de la muer­te. Gar­cía Már­quez no alu­de a Macon­do, pero no se ale­ja de su orbe temá­ti­co: el amor, lo fan­tás­ti­co, el poder polí­ti­co, las alu­sio­nes a la mito­lo­gía clá­si­ca y a las narra­cio­nes bíbli­cas. Los imi­ta­do­res de Gar­cía Már­quez han con­tri­bui­do a bana­li­zar su pode­ro­sa ori­gi­na­li­dad como fabu­la­dor y crea­dor de per­so­na­jes. En la últi­ma déca­da, se puso de moda mini­mi­zar su talen­to. Sin embar­go, sus nove­las y sus rela­tos son la prue­ba irre­fu­ta­ble de su genio. Todos los cuen­tos es un mosai­co des­lum­bran­te de las espe­ran­zas malo­gra­das de un con­ti­nen­te con una his­to­ria inaca­ba­ble de vio­len­cia y des­igual­dad. Fata­lis­ta, utó­pi­co, des­en­can­ta­do, Gar­cía Már­quez entien­de que la lite­ra­tu­ra es la úni­ca lla­ve capaz de des­ve­lar la tra­ma urdi­da por el ser humano para habi­tar un mun­do hos­til. Sus cuen­tos son ver­da­de­ras ilu­mi­na­cio­nes que nacen de un asom­bro­so domi­nio del vie­jo arte de con­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *