Comu­ni­ca­do de las FARC-EP recha­za pro­pues­tas de San­tos como «mues­tra de deses­pe­ro»- Ann­col

En un comu­ni­ca­do lle­ga­do a nues­tra redac­ción, las FARC-EP comen­tan y recha­zan las pala­bras del pre­si­den­te Juan Manuel San­tos, el 11 de junio, en la Escue­la Mili­tar José María Cór­do­ba.

En ese even­to, el man­da­ta­rio de los colom­bia­nos hizo enten­der que la úni­ca solu­ción al con­flic­to social y arma­do de medio siglo es la mili­tar o la capi­tu­la­ción por par­te de la insur­gen­cia.

La gue­rri­lla de las FARC-EP recha­za tal acti­tud:

“La retó­ri­ca de San­tos pone cada día más al des­nu­do su ver­da­de­ro con­te­ni­do. El úni­co acuer­do de paz que espe­ra es un con­tra­to de adhe­sión, en el que una gue­rri­lla arre­pen­ti­da y llo­ro­sa se rin­de de rodi­llas ante el gran capi­tal, agra­de­ci­do de haber sido per­do­na­da como el hijo pró­di­go”.

EL SECRETARIADO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL de las FARC-EP ade­más con­si­de­ra “eli­tis­ta y sober­bia” la “acti­tud oli­gár­qui­ca, que pre­ten­de cen­trar el deba­te en si el Coman­dan­te de las FARC pue­de ser o no con­gre­sis­ta, como si se tra­ta­ra de que la lucha del pue­blo colom­biano y la insur­gen­cia apun­ta­ra ape­nas a una sim­ple rein­ser­ción a su podri­do régi­men polí­ti­co”.

Según los sie­te coman­dan­tes del Secre­ta­ria­do “la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano es par­te inse­pa­ra­ble de nues­tro acer­vo ideo­ló­gi­co y polí­ti­co, no es el pro­duc­to de nin­gu­na pre­sión mili­tar. Las FARC-EP somos pue­blo colom­biano en armas, segui­mos com­ba­tien­do y segui­re­mos com­ba­tien­do has­ta que des­apa­rez­can las cau­sas que die­ron ori­gen y siguen ali­men­tan­do el con­flic­to colom­biano. Nues­tra volun­tad de paz se enmar­ca en ese cri­te­rio ele­men­tal”.

A CONTINUACIÓN EL COMUNICADO EN SU TOTALIDAD:


FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA-EJÉRCITO DEL PUEBLO (FARC-EP)

Decla­ra­ción públi­ca

En torno a la paz y la solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to interno Juan Manuel San­tos, en una nue­va mues­tra de deses­pe­ro, expre­só ante el país el pasa­do 11 de junio, en la Escue­la Mili­tar José María Cór­do­ba, que si las gue­rri­llas está­ba­mos hablan­do de paz era gra­cias a la con­tun­den­cia de las Fuer­zas Arma­das. Y aña­dió otra mani­fes­ta­ción que dice mucho de su com­pro­mi­so con la recon­ci­lia­ción y la paz demo­crá­ti­ca: sólo se pro­du­ci­rá la posi­bi­li­dad de diá­lo­gos cuan­do se ten­ga la segu­ri­dad de que estos se rea­li­za­rán “bajo nues­tras con­di­cio­nes y nues­tro domi­nio».

Tan dis­pa­ra­ta­da inter­pre­ta­ción de la reali­dad pone de pre­sen­te la con­cep­ción que ins­pi­ra el dis­cur­so ofi­cial. La vía pací­fi­ca, demo­crá­ti­ca, dia­lo­ga­da, para solu­cio­nar el gra­ví­si­mo con­flic­to que aque­ja a Colom­bia, ha sido ban­de­ra de las FARC des­de su naci­mien­to. La levan­tó el movi­mien­to agra­rio de Mar­que­ta­lia al cono­cer­se en1962 la pro­yec­ta­da agre­sión ofi­cial. La gue­rra, el aplas­ta­mien­to vio­len­to de la orga­ni­za­ción popu­lar y la opo­si­ción polí­ti­ca, ha sido el his­tó­ri­co meca­nis­mo de domi­na­ción de la oli­gar­quía colom­bia­na y su amo impe­ria­lis­ta.

Jor­ge Bri­ce­ño, “El Mono”, con su decla­ra­ción en don­de sub­ra­ya que “Jamás hemos pro­cla­ma­do el prin­ci­pio de la gue­rra por la gue­rra, nues­tros obje­ti­vos son los de lograr cam­bios pro­fun­dos en la estruc­tu­ra del país”, y con­clu­ye; “No naci­mos para ser ven­ci­dos, sino para ven­cer”. Obra de la gue­rri­lle­ra INTI MALEYWA.

La into­le­ran­cia del régi­men se corres­pon­de con los intere­ses hege­mó­ni­cos del gran capi­tal trans­na­cio­nal, expre­sa­dos para nues­tro con­ti­nen­te des­de el lla­ma­do Con­sen­so de Washing­ton. Libre comer­cio, pri­va­ti­za­cio­nes, fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, aper­tu­ra total a la inver­sión extran­je­ra direc­ta, es decir, la más pura orto­do­xia neo­li­be­ral en el cam­po de la eco­no­mía, requie­re para su impo­si­ción la abso­lu­ta domi­na­ción ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral en el cam­po de la polí­ti­ca.

El extra­or­di­na­rio esfuer­zo de San­tos por entre­gar en lotes el terri­to­rio nacio­nal a las cor­po­ra­cio­nes mine­ras y agro­in­dus­tria­les, su des­pre­cio por las con­di­cio­nes de vida de las comu­ni­da­des y las con­di­cio­nes labo­ra­les de la mano de obra colom­bia­na, sus reite­ra­dos pri­vi­le­gios al gran capi­tal en des­me­dro del medio ambien­te y la pro­duc­ción nacio­nal han sido con­ver­ti­dos en dog­mas sagra­dos. A nadie se le per­mi­te poner­los en duda o dis­cu­tir­los. Se tra­ta ni más ni menos que de los dere­chos del capi­tal, mucho más impor­tan­tes que los dere­chos de la socie­dad, los dere­chos huma­nos o cual­quier otra cate­go­ría de dere­chos.

Si has­ta hoy, pese a los suce­si­vos espa­cios con­quis­ta­dos por la lucha popu­lar para hablar de paz en los últi­mos 30 años de his­to­ria, ha sido impo­si­ble lle­gar a un acuer­do de solu­ción dia­lo­ga­da, ha sido pre­ci­sa­men­te por la nega­ción de las cla­ses domi­nan­tes a admi­tir la míni­ma varian­te en sus pro­yec­tos de domi­na­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca. Eso vuel­ve a poner­se de pre­sen­te con el actual gobierno.

Una de las víc­ti­mas del Terro­ris­mo de Esta­do colom­biano, una mujer ase­si­na­da en el barrio Poli­car­pa en el muni­ci­pio de Apar­ta­do solo por ser mili­tan­te de la Unión Patrió­ti­ca, movi­mien­to polí­ti­co fun­da­do en el 1985 como resul­ta­do del acuer­do de Cese de Paz entre el gobierno de Beli­sa­rio Betan­court y las FARC-EP. Pero el esta­do come­tió a un geno­ci­dio polí­ti­co con­tra la UP, ase­si­nan­do casi 5.000 de sus mejo­res cua­dros.

Lo que el régi­men pre­ten­de a cos­ta de las FARC y de los dere­chos de la inmen­sa mayo­ría de com­pa­trio­tas es rele­gi­ti­mar ante el con­cier­to mun­dial su mode­lo terro­ris­ta de Esta­do. Borrar de un plu­ma­zo la horri­ble y lar­ga noche de crí­me­nes y horror median­te la cual el gran capi­tal y los terra­te­nien­tes, repre­sen­ta­dos en los pode­res públi­cos, han acu­mu­la­do for­tu­nas y pro­pie­da­des para ade­lan­tar sus gigan­tes­cos pro­yec­tos de enri­que­ci­mien­to. Por ello se escu­da hipó­cri­ta­men­te en una supues­ta inter­ven­ción de la jus­ti­cia inter­na­cio­nal en con­tra de los alza­dos.

No son los gue­rri­lle­ros colom­bia­nos quie­nes deben res­pon­der por las prác­ti­cas atro­ces y geno­ci­das que el Esta­do colom­biano, por mano de sus fuer­zas arma­das ofi­cia­les y para­mi­li­ta­res, bajo la orien­ta­ción de las agen­cias de inte­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nas y el Pen­tá­gono, se ha encar­ga­do de prac­ti­car de modo sis­te­má­ti­co con­tra su pobla­ción duran­te muchas déca­das.

No va a ser a cos­ta de acu­sa­cio­nes infa­man­tes y gra­tui­tas con­tra la lucha popu­lar, que los gori­las y mons­truos que han ensan­gren­ta­do y sem­bra­do de tum­bas a Colom­bia van a sal­var su res­pon­sa­bi­li­dad, como de modo cíni­co se con­sa­gra en el lla­ma­do mar­co legal para la paz. El des­ca­ro del Con­gre­so que lo expi­de se refuer­za con la ver­gon­zo­sa refor­ma judi­cial recién apro­ba­da a ins­tan­cias del gobierno.

La retó­ri­ca de San­tos pone cada día más al des­nu­do su ver­da­de­ro con­te­ni­do. El úni­co acuer­do de paz que espe­ra es un con­tra­to de adhe­sión, en el que una gue­rri­lla arre­pen­ti­da y llo­ro­sa se rin­de de rodi­llas ante el gran capi­tal, agra­de­ci­do de haber sido per­do­na­da como el hijo pró­di­go. Un ícono eco­nó­mi­co, mili­tar, ideo­ló­gi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral para sellar mate­rial men­te su domi­na­ción de cla­se ante la socie­dad ente­ra, el triun­fo hege­mó­ni­co del capi­ta­lis­mo sal­va­je.

Juan Manuel San­tos mar­cha al mis­mo rit­mo como sus gene­ra­les, dicen las FARC. En la foto, de Andrés Pis­cov-SIG, San­tos pasa revis­ta a las tro­pas duran­te la cere­mo­nia de ascen­so de 163 cade­tes del Ejér­ci­to al gra­do de sub­te­nien­tes, que se lle­vó a cabo el 11 de junio en la Escue­la Mili­tar José María Cór­do­va, en Bogo­tá.

Tan eli­tis­ta y sober­bia es su acti­tud oli­gár­qui­ca, que pre­ten­de cen­trar el deba­te en si el Coman­dan­te de las FARC pue­de ser o no con­gre­sis­ta, como si se tra­ta­ra de que la lucha del pue­blo colom­biano y la insur­gen­cia apun­ta­ra ape­nas a una sim­ple rein­ser­ción a su podri­do régi­men polí­ti­co.

Aho­ra se inten­ta poner al señor Uri­be a desem­pe­ñar el papel que en su tiem­po juga­ra el sena­dor Álva­ro Gómez Hur­ta­do, como una espe­cie de sím­bo­lo de la ultra­de­re­cha al que había que mane­jar con cui­da­do y com­pla­cer, así no se estu­vie­ra de acuer­do con él en todo. El Par­ti­do Libe­ral com­par­tía el poder con el hijo de Lau­reano, tal y como hace San­tos con su publi­ci­ta­do rival hoy. El pue­blo colom­biano apren­de de la his­to­ria, la oli­gar­quía pare­ce que no, e insis­te en repe­tir­la necia­men­te.

Más cla­ro no pode­mos hablar. La solu­ción polí­ti­ca al con­flic­to colom­biano es par­te inse­pa­ra­ble de nues­tro acer­vo ideo­ló­gi­co y polí­ti­co, no es el pro­duc­to de nin­gu­na pre­sión mili­tar.

Las FARC-EP somos pue­blo colom­biano en armas, segui­mos com­ba­tien­do y segui­re­mos com­ba­tien­do has­ta que des­apa­rez­can las cau­sas que die­ron ori­gen y siguen ali­men­tan­do el con­flic­to colom­biano. Nues­tra volun­tad de paz se enmar­ca en ese cri­te­rio ele­men­tal. El régi­men polí­ti­co, el mane­jo eco­nó­mi­co y social del país requie­ren pro­fun­das refor­mas que deben nacer del deba­te abier­to y demo­crá­ti­co con todas las fuer­zas del país. No enten­de­mos por qué si San­tos desea tan­to la paz le tie­ne tan­to temor a eso.

Aho­ra habla de dro­nes y otras locu­ras, como si lo que Colom­bia requi­rie­ra fue­ra de más muer­tes y derro­che. Lo que la nación colom­bia­na está recla­man­do a gri­tos en calles y pla­zas es que se abran las puer­tas del diá­lo­go y la recon­ci­lia­ción, que se le dé la real opor­tu­ni­dad y el dere­cho a hablar, a expo­ner, a movi­li­zar­se y deci­dir acer­ca del futu­ro del país.

SECRETARIADO DEL ESTADOMAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP
Mon­ta­ñas de Colom­bia, 22 de junio de 2011

http://​farc​com​.blogs​pot​.com/​2​0​1​2​/​0​6​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​-​l​a​s​-​f​a​r​c​-​e​p​-​r​e​c​h​a​z​a​n​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *