21 de junio “Día inter­na­cio­nal por la edu­ca­ción no sexis­ta”

Toma­do de: Pala­bra de Mujer
La Red de Edu­ca­ción Popu­lar Entre Muje­res (REPEM), reu­ni­da en Para­guay en 1981, deci­dió decla­rar el 21 de junio como Día Inter­na­cio­nal de la Edu­ca­ción No Sexis­ta. Val­ga esta cele­bra­ción en el día de hoy para plan­tear­nos ¿Cómo tra­ba­jar la edu­ca­ción no sexis­ta en las escue­las? Sin lugar a dudas la Coedu­ca­ción es una herra­mien­ta de pri­mer orden, pero el tér­mino ni siquie­ra sue­na en nues­tro país. Edu­car o for­mar niños/​as, jóve­nes para la vida adul­ta inclu­ye mos­trar la exis­ten­cia de igual­dad de posi­bi­li­da­des en las rela­cio­nes adul­tas y una dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va de roles, fun­cio­nes, tareas y res­pon­sa­bi­li­da­des públi­cas y pri­va­das. Sien­do así, la coedu­ca­ción se ins­cri­be en las trans­for­ma­cio­nes de índo­le social, psi­co­ló­gi­ca y éti­ca que requie­re un nue­vo esti­lo de vivir y de estar en el mun­do a los hom­bres y a las muje­res.
La Coedu­ca­ción, un desa­fío

Por: Lore­ley Dore­lo*

La pala­bra coedu­ca­ción se uti­li­za común­men­te para refe­rir­se a la edu­ca­ción con­jun­ta de dos o más gru­pos de pobla­ción dis­tin­tos; su uso habi­tual se refie­re a la Edu­ca­ción con­jun­ta de dos colec­ti­vos huma­nos espe­cí­fi­cos: los hom­bres y las muje­res. La coedu­ca­ción desig­na una cier­ta mane­ra de enten­der la edu­ca­ción de niños y niñas; don­de la cues­tión cen­tral ha gira­do siem­pre en torno a la con­ve­nien­cia de que los hom­bres y muje­res reci­ban una mis­ma edu­ca­ción.
El con­cep­to de “edu­ca­ción igual” no se ha man­te­ni­do de for­ma homo­gé­nea en el tiem­po, de mane­ra que “coedu­ca­ción” no ha desig­na­do el mis­mo mode­lo edu­ca­ti­vo a lo lar­go de la his­to­ria. La evo­lu­ción del con­cep­to ha sido simul­tá­nea con el cam­bio de la posi­ción de la mujer en la socie­dad; y el deba­te res­pec­to a la coedu­ca­ción está rela­cio­na­do por lo tan­to a los con­cep­tos pre­do­mi­nan­tes en cada épo­ca de cómo edu­car a las muje­res.
En la déca­da de los seten­ta, se desa­rro­lla­ron diver­sas inves­ti­ga­cio­nes teó­ri­cas y empí­ri­cas que han estu­dia­do la des­igual­dad social por razón de sexo, y han pro­por­cio­na­do una nue­va visión sobre el papel de la escue­la y el sis­te­ma esco­lar en la for­ma­ción de este­reo­ti­pos sexua­les.

La escue­la coedu­ca­ti­va

Holan­da 5Es aque­lla en la que se corri­gen y se eli­mi­nan todo tipo de des­igual­da­des o meca­nis­mos dis­cri­mi­na­to­rios por razón de sexo y en la que los alum­nos y alum­nas pue­dan desa­rro­llar libre­men­te su per­so­na­li­dad en un cli­ma de igual­dad real y sin nin­gún tipo de con­di­cio­nan­tes o limi­ta­cio­nes impues­tas en fun­ción de su sexo.

Se entien­de, enton­ces, como aque­lla edu­ca­ción que toma como pun­to de par­ti­da la con­si­de­ra­ción de las nece­si­da­des, expec­ta­ti­vas e intere­ses tan­to de hom­bres como de muje­res y que hace reali­dad, en la prác­ti­ca, la igual­dad de dere­chos y opor­tu­ni­da­des para ambos sexos.

No es una edu­ca­ción que ten­ga como obje­ti­vo táci­to la aco­mo­da­ción de la mujer a las pau­tas, nor­mas, inter­ac­cio­nes y valo­res mas­cu­li­nos, sino una edu­ca­ción que par­ta de una igual valo­ra­ción de lo públi­co y lo pri­va­do, lo polí­ti­co y lo domés­ti­co, lo racio­nal y lo afec­ti­vo, lo mas­cu­lino y lo feme­nino y con base en la acep­ta­ción del plu­ra­lis­mo, la diver­si­dad y la dife­ren­cia, así como el pro­fun­do res­pe­to por dicha dife­ren­cia, per­mi­ta el desa­rro­llo de las indi­vi­dua­li­da­des y la ple­na rea­li­za­ción de lo humano de ambos sexos.

Exis­te gran difi­cul­tad de lo que este cam­bio impli­ca, debi­do a la invi­si­bi­li­dad de las inequi­da­des, las cuá­les han sido “legi­ti­ma­das” como natu­ra­les o deri­va­das de con­di­cio­na­mien­tos o deter­mi­nis­mos bio­ló­gi­cos.

Coedu­car No es…

Yux­ta­po­ner en una cla­se a indi­vi­duos de ambos sexos, ni tam­po­co uni­fi­car, eli­mi­nan­do las dife­ren­cias median­te la pre­sen­ta­ción de un mode­lo úni­co.

No es uni­for­mi­zar las men­tes de niños y niñas sino que, por el con­tra­rio, es ense­ñar a res­pe­tar lo dife­ren­te y a dis­fru­tar de la rique­za que ofre­ce la varie­dad.

La coedu­ca­ción no es ense­ñan­za mix­ta; mez­clar chi­cos y chi­cas en las mis­mas cla­ses con el obje­to de dar­les idén­ti­ca edu­ca­ción impli­ca una coins­truc­ción, que no es más que uno de los aspec­tos de la ver­da­de­ra coedu­ca­ción.

Al res­pec­to, Mari­na Subirats plan­tea que:

en un momen­to en que el acce­so de la mujer a todos los nive­les de la ense­ñan­za ha hecho de la escue­la mix­ta una reali­dad mayo­ri­ta­ria, hay que pre­gun­tar­se si su implan­ta­ción for­mal ha supues­to tam­bién la supera­ción de los pre­su­pues­tos que jus­ti­fi­ca­ban las dife­ren­cias edu­ca­ti­vas vigen­tes has­ta una eta­pa his­tó­ri­ca muy recien­te, o si, por el con­tra­rio y bajo esta apa­rien­cia de igual­dad, se con­ti­núa tra­tan­do a unos y otras de mane­ra dis­tin­ta, por­que en el fon­do no han cam­bia­do las expec­ta­ti­vas edu­ca­ti­vas en rela­ción a la adop­ción de roles dife­ren­cia­dos según el sexo.

Sexis­mo en la igual­dad de la edu­ca­ción mix­ta

Holan­da 3Lo antes seña­la­do, en defi­ni­ti­va, nos lle­va a pen­sar que bajo la apa­ren­te igual­dad de la edu­ca­ción mix­ta sub­sis­ten ele­men­tos de dis­cri­mi­na­ción sexis­ta que fal­sean la coedu­ca­ción y siguen mode­lan­do a la niña y a la mujer como per­so­nas depen­dien­tes.

Es así que, hom­bres y muje­res socia­li­za­dos dis­cri­mi­na­to­ria­men­te en todos los sis­te­mas en los cua­les par­ti­ci­pan des­de su naci­mien­to –pri­me­ro la fami­lia, des­pués la escuela‑, gene­ran iden­ti­da­des mas­cu­li­nas y feme­ni­nas incom­ple­tas y este­reo­ti­pa­das, las cuá­les per­mi­ten la repro­duc­ción ideo­ló­gi­ca de los mode­los de “ser” y “actuar”, hacien­do invi­si­bles (aún para los pro­pios pro­ta­go­nis­tas) las inequi­da­des, dis­cri­mi­na­cio­nes y exclu­sio­nes.

De mane­ra que en la escue­la o en cual­quier cen­tro edu­ca­ti­vo, los ras­gos sexis­tas apa­re­cen en múl­ti­ples for­mas de mani­fes­ta­ción, des­de el len­gua­je has­ta las rela­cio­nes de auto­ri­dad, las rela­cio­nes entre igua­les, en las expec­ta­ti­vas de ren­di­mien­to o en los resul­ta­dos aca­dé­mi­cos, y des­de los aspec­tos más liga­dos a lo aca­dé­mi­co has­ta los que tie­nen que ver con la for­ma­ción éti­ca y los esque­mas de pen­sa­mien­to aprehen­di­dos.

Superan­do obs­tácu­los a favor de la Coedu­ca­ción

Holan­da La coedu­ca­ción, plan­tea como obje­ti­vo la des­apa­ri­ción pro­gre­si­va de los meca­nis­mos dis­cri­mi­na­to­rios, no sólo en la estruc­tu­ra for­mal de la escue­la, sino tam­bién en la ideo­lo­gía y en las prác­ti­cas edu­ca­ti­vas.

Pero, el orden sexis­ta apa­re­ce has­ta en la des­igual­dad y des­va­lo­ri­za­ción de las muje­res ense­ñan­tes fren­te a sus cole­gas varo­nes. La pro­por­ción de pro­fe­so­ras dis­mi­nu­ye en los ciclos supe­rio­res, o en los car­gos jerár­qui­cos mejor remu­ne­ra­dos, esto tie­ne efec­tos nega­ti­vos como mode­lo “nor­mal” de subor­di­na­ción para el alum­na­do.

Una de las fun­cio­nes bási­cas de la edu­ca­ción es la trans­mi­sión de cono­ci­mien­tos, sabe­res acu­mu­la­dos a tra­vés del tiem­po. El aná­li­sis de las carac­te­rís­ti­cas de ese saber tras­mi­ti­do en la ense­ñan­za pone en evi­den­cia tres cues­tio­nes:

* la casi total inexis­ten­cia de refe­ren­cias a las apor­ta­cio­nes que han hecho a la cul­tu­ra las muje­res;
* la fal­ta de aten­ción a los aspec­tos que pue­den ser espe­cial­men­te intere­san­tes para ellas;
* las fre­cuen­tes afir­ma­cio­nes sobre las muje­res en base a pre­jui­cios y no sobre com­pro­ba­cio­nes obje­ti­vas.

Otras limi­ta­cio­nes, son las siguien­tes:

1. La jerar­qui­za­ción andro­cén­tri­ca de los sabe­res en el currícu­lo esco­lar.
2. Res­pec­to a la eva­lua­ción, es pre­ci­so hacer notar, la exis­ten­cia de pre­jui­cios sobre las apti­tu­des y capa­ci­da­des dife­ren­tes de niños y niñas ante las asig­na­tu­ras.
3. No se per­ci­ben los fac­to­res de dis­cri­mi­na­ción de géne­ro.
4. La mayo­ría de los/​as docen­tes creen que tra­tan a varo­nes y muje­res por igual y que deben per­ma­ne­cer “neu­tra­les” en este tema.
5. Se pien­sa que otros pro­ble­mas edu­ca­ti­vos, como las des­igual­da­des socio­eco­nó­mi­cas del alum­na­do, son mucho más impor­tan­te y urgen­tes y no se la rela­cio­nan con des­igual­da­des de géne­ro.
6. Temo­res a que cual­quier inter­ven­ción en este aspec­to pro­duz­ca cam­bios en la orien­ta­ción sexual de los chicos/​as y/​o pro­vo­que futu­ros pro­ble­mas en sus rela­cio­nes inter­per­so­na­les y fami­lia­res.
7. Temo­res a des­per­tar resis­ten­cias y jui­cios nega­ti­vos de estu­dian­tes, padres, cole­gas e ins­ti­tu­cio­nes reli­gio­sas y socia­les.
8. Fal­ta de infor­ma­ción y capa­ci­ta­ción en el tema.
9. Creen­cias y valo­res que jus­ti­fi­can la exis­ten­cia de dife­ren­cias natu­ra­les y por tan­to inmo­di­fi­ca­bles entre muje­res y varo­nes.
10. Fal­ta de apo­yo polí­ti­co (polí­ti­ca edu­ca­ti­va del Esta­do).

——

* Toma­do del artícu­lo “La pers­pec­ti­va de géne­ro en la edu­ca­ción: la coedu­ca­ción, un desa­fío”, edi­ta­do y adap­ta­do por Pala­bra de Mujer. La auto­ra es Direc­to­ra de Ense­ñan­za Media, en Mon­te­vi­deo, Uru­guay. Post­gra­dua­da en: “Espe­cia­li­za­ción en currícu­lo y eva­lua­ción”, UCUDAL y “La prác­ti­ca de los Valo­res en con­tex­tos Edu­ca­ti­vos”, Univ. de Bar­ce­lo­na.. Encar­ga­da del Área de Cien­cias de la Edu­ca­ción de ISEF, Mon­te­vi­deo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *