Las elec­cio­nes en Gre­cia y Amé­ri­ca Lati­na- Angel Gue­rra Cabre­ra

Las elec­cio­nes del 17 de junio en Gre­cia no las deci­dió el pue­blo, como se supo­ne en demo­cra­cia(¿?). Esta­ba en jue­go la apro­ba­ción o recha­zo del Memo­ran­do, nom­bre dado popu­lar­men­te al acuer­do fir­ma­do por el gobierno grie­go con la troika(Unión Euro­pea-UE‑, Ban­co Cen­tral Euro­peo y Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), a cam­bio de su “res­ca­te” por estas ins­ti­tu­cio­nes. El Memo­ran­do se tra­du­ce en el robo des­ca­ra­do por la ban­ca inter­na­cio­nal, prin­ci­pal­men­te ale­ma­na, de la rique­za crea­da por el pue­blo grie­go en déca­das.

Así que las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas y el capi­tal finan­cie­ro lan­za­ron una cam­pa­ña de terror que caló en una par­te de la pobla­ción y la inhi­bió de votar por el anti­neo­li­be­ral Syri­za, que recha­za radi­cal­men­te el Memo­ran­do. Si no gana­ban los par­ti­da­rios de “cum­plir los com­pro­mi­sos” con la UE, decían, Gre­cia sal­dría del euro, vol­ve­ría al drac­ma y retro­ce­de­ría al paleo­lí­ti­co. Con ello con­si­guie­ron aumen­tar con­si­de­ra­ble­men­te la vota­ción del dere­chis­ta Nue­va Democracia(ND) ‑ser­vil defen­sor de los acuer­dos- res­pec­to a las elec­cio­nes del 6 de mayo, que pasó de 18.85 a 29.66 por cien­to de los sufra­gios y ter­mi­nó pun­te­ro.

Pese a ello, Syri­za le pisó los talo­nes al supe­rar con 26.89 el 16.78 por cien­to logra­do enton­ces aun­que no pudie­ra alzar­se con la vic­to­ria como anun­cia­ban varias encues­tas e indi­ca­ba el humor social. No obs­tan­te, si se suma la con­si­de­ra­ble abs­ten­ción en comi­cios tan deter­mi­nan­tes de más de dos millo­nes y medio de electores(38 por cien­to) al sufra­gio con­se­gui­do por la coa­li­ción Syri­za, los Grie­gos Inde­pen­dien­tes, los neo­na­zis de Ama­ne­cer Dora­do ‑podri­da demo­cra­cia la que tole­ra un par­ti­do racis­ta y xenó­fo­bo por sus dichos y vio­len­tos hechos con­tra migran­tes y activistas‑, el Par­ti­do Comu­nis­ta y otras for­ma­cio­nes meno­res opues­tas al Memo­ran­do, se advier­te que suman casi 5 millo­nes y medio(más de la mitad del regis­tro elec­to­ral hol­ga­da­men­te) fren­te a los menos de 2 millo­nes logra­dos por ND.

Aun aña­dién­do­le a este el ya escuá­li­do voto de los “socia­lis­tas” del Pasok, su cóm­pli­ce en la apli­ca­ción de las crue­les medi­das eco­nó­mi­cas acor­da­das con la UE, a lo más que lle­gan es a alre­de­dor de la mitad de quie­nes, votan­do o abs­te­nién­do­se, recha­za­ron el Memo­ran­do.

La UE y el capi­tal finan­cie­ro echa­ron cam­pa­nas al vue­lo ante el resul­ta­do elec­to­ral pero en reali­dad lo úni­co que logra­ron es evi­tar­se la humi­lla­ción de nego­ciar con Syri­za y su líder Ale­xis Tsi­pras las con­di­cio­nes en que Gre­cia con­ti­nua­ría den­tro de la zona euro. Por lo demás, ya Tsi­pras ha deja­do cla­ro que con­ti­nua­rán recha­zan­do los ajus­tes y serán opo­si­ción en la calle y en el Par­la­men­to. En este tie­nen 71 dipu­tados, que pue­den hacer mucho por impe­dir que pasen nue­vas medi­das anti­po­pu­la­res, obje­ti­vo prin­ci­pal de Ange­la Merc­kel y de los tibu­ro­nes de las finan­zas.

Ni los miem­bros del nue­vo gobierno for­ma­do por ND, Pasok e Izquier­da Demo­crá­ti­ca se creen de veras el chis­te de que el pue­blo grie­go les per­mi­ti­rá gober­nar a gus­to de la UE por el hecho de que ten­gan la mayo­ría par­la­men­ta­ria. Pasok ha insis­ti­do des­de hace sema­nas en la nece­si­dad de que Tsy­ri­za for­ma­ra par­te de un gobierno de uni­dad nacio­nal ‑recha­za­do de plano por aquel- y jun­to a ND habla de la rene­go­cia­ción del Memo­ran­do, otro chis­te, pues la UE no acep­ta­rá cam­biar nada más allá de reto­ques cos­mé­ti­cos.

En cam­bio Syri­za, las fuer­zas de izquier­da y el pue­blo movi­li­za­do podrán aho­ra con­ti­nuar la bata­lla con­tra el Memo­ran­do com­bi­nan­do inte­li­gen­te­men­te la acción en la calle y el Par­la­men­to. Lamen­ta­ble­men­te el Par­ti­do Comu­nis­ta, de admi­ra­bles haza­ñas pasa­das, no sólo se ha nega­do a todo tipo de coope­ra­ción con Syri­za sino que lo ha ata­ca­do cons­tan­te­men­te, lo que podría expli­car el des­cen­so de sus votos a casi la mitad, de 8.48 a 4.5 cien­to.

Con o sin la vic­to­ria de Syri­za nadie pue­de ase­gu­rar que Gre­cia no sal­drá del euro, como ya no se pue­de ase­gu­rar de Espa­ña ni de Ita­lia si uno se guía por el Wall Street Jour­nal. En todo caso, la bata­lla en que está enfras­ca­da Syri­za tras­cien­de a Gre­cia e inclu­so a Euro­pa, don­de ya se ha con­ver­ti­do en un refe­ren­te para la izquier­da autén­ti­ca que rena­ce en las luchas popu­la­res.

Úni­ca­men­te en Amé­ri­ca Lati­na hemos vis­to a pue­blos casi ente­ros alzar­se pro­lon­ga­da­men­te con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y con­ver­tir­se en opcio­nes de poder, como Syri­za en Gre­cia. Para con­ti­nuar el ciclo lati­no­ame­ri­cano le fal­ta lle­gar al gobierno y pue­de ocu­rrir en cual­quier momen­to. Pues ¿qué otra fuer­za polí­ti­ca podrá enca­be­zar ese país cuan­do lle­gue la deba­cle?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *