Lucha ins­ti­tu­cio­nal, sí; movi­mien­tos popu­la­res, tam­bién

A últi­ma hora de hoy, 20 de junio, se ha hecho públi­ca la noti­cia de la lega­li­za­ción de Sor­tu por par­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol.

Esta noti­cia que es una bue­na noti­cia tan­to para la Izquier­da Aber­tza­le como para Eus­kal Herria se debe­ría coger con cau­te­la como todos los suce­sos polí­ti­cos que suce­den en este país.

Tras la lega­li­za­ción de Sor­tu y la excul­pa­ción de los pro­mo­to­res de D3M y Aska­ta­su­na, vemos que las ile­ga­li­za­cio­nes de TODAS las orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos polí­ti­cos así como los cie­rres de los medios de comu­ni­ca­ción vas­cos (perió­di­cos, revis­tas, radios) lle­va­das a cabo por el super juez jus­ti­cie­ro Bal­ta­sar Gar­zón en el año 1998, han sido deci­sio­nes toma­das por el Esta­do. Una expre­sión de esta deci­sión de inten­tar aca­bar con la lucha del pue­blo vas­co y del MLNV la dio José María Aznar cuan­do dijo la famo­sa sobre Egin de: «Pen­sa­ban que no nos íba­mos a atre­ver». Y se que­dó tan tran­qui­lo.

Son­ro­ja, cuan­do no aver­güen­za, el silen­cio y la pre­po­ten­cia con la que los polí­ti­cos regio­na­lis­tas del PNV y de otras orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos han actua­do duran­te todos estos últi­mos años, en los que sabien­do que las razo­nes eran polí­ti­cas y no judi­cia­les, han aca­ta­do y se han apro­ve­cha­do todo lo que han podi­do de las ile­ga­li­za­cio­nes, para que­dar­se en el poder sabien­do que ocu­pa­ban esca­ños, con­ce­ja­lías y alcal­días que no les corres­pon­día, pero todo es bueno para lle­nar­se los bol­si­llos.

A pesar de la lega­li­za­ción de Sor­tu, el Esta­do espa­ñol sigue apli­can­do de for­ma sis­te­má­ti­ca la vio­len­cia en las calles de las ciu­da­des y pue­blos vas­cos. Se ha incre­men­ta­do la pre­sen­cia de la Guar­dia Civil de for­ma ruti­na­ria en dife­ren­tes pun­tos en for­ma de con­tro­les, en las últi­mas deten­cio­nes se han denun­cian­do tor­tu­ras, la Ertzain­tza dis­pa­ra a matar en fes­ti­vi­da­des depor­ti­vas, un ejem­plo es la muer­te de Caba­cas, y así podía­mos seguir con una lar­ga lis­ta. Todo esto debe ense­ña­nos que la lega­li­za­ción de Sor­tu, la excul­pa­ción de los pro­mo­to­res de D3M y de Aska­ta­su­na, no deben ocul­tar­nos que los tri­bu­na­les espa­ño­les siguen ade­lan­te con su papel repre­sor de la volun­tad del pue­blo vas­co. Sin ir más lejos, hoy, 20 de junio, la Audien­cia nacio­nal ha con­de­na­do a un vecino de Bil­bo a un año de cár­cel por la colo­ca­ción de foto­gra­fías de pre­sos polí­ti­cos vas­cos. La vio­len­cia del Esta­do espa­ñol con­ti­núa al mis­mo rit­mo que siem­pre, así como la del Esta­do fran­cés con las múl­ti­ples deten­cio­nes de mili­tan­tes vas­cos.

Sor­tu se plan­tea rea­li­zar un tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­na­les, y eso está bien, pero no hemos de per­der de vis­ta que el tra­ba­jo ins­ti­tu­cio­nal (¿lucha ins­ti­tu­cio­nal?) debe ser un aspec­to más de la lucha de un pue­blo por su liber­tad, ya lo decía Rosa Luxem­burg:

«El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los “posi­ti­vos éxi­tos” de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, sólo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia».

El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co debe tener pre­sen­te las ense­ñan­zas de esta mili­tan­te comu­nis­ta.

Boltxe kolek­ti­boa

Eus­kal Herria, 20 de junio de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *