Lega­li­za­ción de Sor­tu. ¿Vic­to­ria o derro­ta?- Borro­ka Garaia

Si echa­mos un vis­ta­zo a la pren­sa espa­ño­la, espe­cial­men­te a la con­tro­la­da en mayor o menor medi­da por el PP, pudie­ra pare­cer que poco más o menos Eus­kal Herria hubie­ra dado un paso deci­so­rio en el camino a su inde­pen­den­cia ante la impo­ten­cia de un esta­do sin defen­sas que arro­di­lla­do ve como el trans­cu­rrir del tiem­po le lle­va a una derro­ta irre­mi­si­ble y dolo­ro­sa. La tris­te­za y la rabia se apo­de­ra de colum­nis­tas y demás alta­vo­ces mediá­ti­cos.

Por otro lado, en la pren­sa cer­ca­na al PSOE se ha mos­tra­do mode­ra­ción y con­tex­tua­li­za­ción polí­ti­ca de la lega­li­za­ción de Sor­tu, en gran medi­da jus­ti­fi­can­do la deci­sión pero al mis­mo tiem­po ala­ban­do la polí­ti­ca ile­ga­li­za­do­ra y tra­tan­do de con­tem­po­ri­zar los efec­tos ins­tin­ti­vos del nacio­na­lis­mo espa­ñol tam­po­co aje­nos a su pro­pia órbi­ta social.

En Eus­kal Herria sin embar­go la noti­cia de la lega­li­za­ción de Sor­tu ha sido aco­gi­da con satis­fac­ción y con una ale­gría con­te­ni­da en algu­nos casos y des­me­di­da en otros.

¿Qué se escon­de real­men­te detrás de todo este humo y rui­do mediá­ti­co?

La lega­li­za­ción de Sor­tu es un ele­men­to que sin­te­ti­za todas las estra­te­gias polí­ti­cas exis­ten­tes que inci­den en el table­ro del con­flic­to polí­ti­co. Para la izquier­da aber­tza­le supo­ne con­tar con una herra­mien­ta legal impres­cin­di­ble y nece­sa­ria pero el cos­te polí­ti­co, ideo­ló­gi­co y orga­ni­za­ti­vo reque­ri­do ha sido muy ele­va­do. Ese era pre­ci­sa­men­te uno de los obje­ti­vos posi­bi­lis­tas de los pro­ce­sos ile­ga­li­za­do­res. Cerrar la puer­ta a la izquier­da aber­tza­le en el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal abrien­do­le una nue­va por don­de solo se pue­da pasar mol­dea­do.

Las dos estra­te­gias base de los pode­res del esta­do que coin­ci­den cada una bási­ca­men­te con los pos­tu­la­dos del PP y del PSOE, aun­que no total­men­te y en toda su exten­sión, son por una par­te, la que quie­re inten­si­fi­car la vio­len­cia de esta­do y esce­ni­fi­car una derro­ta irreal del inde­pen­den­tis­mo vía poli­cial en la que enca­jan las fal­si­fi­ca­cio­nes del cen­so, deten­cio­nes, repre­sión, man­te­ni­mien­to de las ile­ga­li­za­cio­nes mien­tras se inten­tan ocul­tar reali­da­des de la actual coyun­tu­ra polí­ti­ca en un inmo­vi­lis­mo radi­cal …

… Y la otra, la que esta­ría de acuer­do en mover algo para que no se mue­va nada. Con­cre­ta­men­te la lega­li­za­ción de Sor­tu, algu­nos movi­mien­tos con los pre­sos y cerrar el con­flic­to con la espe­ran­za de que la izquier­da aber­tza­le supues­ta­men­te des­po­ja­da de su inten­si­dad com­ba­ti­va aca­be sucum­bien­do asi­mi­la­da.

Des­de esa pers­pec­ti­va y debi­do a la com­po­si­ción del tri­bu­nal que ha dic­ta­do sen­ten­cia y que está mayo­ri­ta­ria­men­te (aun­que por poco mar­gen) influi­do por los par­ti­da­rios de la segun­da opción estra­té­gi­ca del esta­do la lega­li­za­ción ha sido la opción esco­gi­da. De una for­ma pare­ci­da ocu­rrió con Bil­du y Amaiur. Así que esta deci­sión es más una exten­sión de las pre­vias deci­sio­nes adop­ta­das en vez de algo neta­men­te nue­vo.

De todas mane­ras hay que cons­ta­tar que la apues­ta prio­ri­ta­ria e ini­cial del esta­do no resi­día sim­ple­men­te en con­di­cio­nar a la izquier­da aber­tza­le sino en su mar­gi­na­ción y eli­mi­na­ción total. En ese sen­ti­do el fias­co polí­ti­co del esta­do es un hecho irre­ba­ti­ble. La lega­li­za­ción de Sor­tu por tan­to es un ele­men­to que ha sido for­za­do y que obli­ga a resi­tuar la polí­ti­ca de esta­do de cara a Eus­kal Herria don­de esas dos estra­te­gias base cho­can entre sí y nece­si­tan de una nue­va sín­te­sis bajo peli­gro de ace­le­rar el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal vas­co.

El esta­do cuen­ta con mucha expe­rien­cia his­tó­ri­ca de cara a la asi­mi­la­ción y con muchos éxi­tos en ese terreno pero posi­ble­men­te no esté pre­pa­ra­do aún para poder hilar lo sufi­cien­te­men­te fino, cosa que es reque­ri­da para tal menes­ter, debi­do a que la socie­dad espa­ño­la ha sido alec­cio­na­da a un dis­cur­so de vic­to­ria o derro­ta total y vive bajo un total enga­ño en cuan­to a la ver­da­de­ra reali­dad social y polí­ti­ca de Eus­kal Herria. La izquier­da aber­tza­le y el movi­mien­to sobe­ra­nis­ta en gene­ral por su lado tam­bién ten­drá que hacer fren­te a situa­cio­nes en las que pro­ba­ble­men­te tam­po­co estén lo sufi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos aún debi­do en gran par­te a todas las ero­sio­nes sufri­das en los últi­mos tiem­pos.

¿Vic­to­ria o derro­ta?

Posi­ble­men­te nin­gu­na de las dos cosas, ni para el esta­do ni para la izquier­da aber­tza­le y la socie­dad vas­ca. Sino un pun­to de par­ti­da con muchas incer­ti­dum­bres tan­to para unos como para otros. Una mane­ra de empe­zar a des­pe­jar­las es dotar a Sor­tu de los ele­men­tos que le hagan posi­ble enfren­tar­se con fir­me­za a los retos exis­ten­tes, para ello será fun­da­men­tal que la cla­se tra­ba­ja­do­ra se impli­que en el pro­yec­to con la mis­ma ener­gía his­tó­ri­ca que ha hecho ser a la izquier­da aber­tza­le lo que es. Ya que será ese y no otro el fac­tor que podrá des­ni­ve­lar la balan­za en favor de las cla­ses popu­la­res en el camino hacia la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo, sin espe­jis­mos, sin dele­ga­cio­nis­mos. Sabien­do dife­ren­ciar entre ins­tru­men­tos y obje­ti­vos estra­té­gi­cos y sus nece­si­da­des que en muchos apar­ta­dos supe­ran a la carac­te­ri­za­ción y fun­ción del par­ti­do, revir­tien­do las taras con­traí­das y refor­za­do las poten­cia­li­da­des gana­das. Esa tarea no se pue­de dejar en manos de nadie sino del con­jun­to del movi­mien­to de libe­ra­ción nacio­nal vas­co pasan­do por todas y cada una de las per­so­nas que han dado y dan cuer­po al pro­yec­to de libe­ra­ción nacio­nal y social de la izquier­da aber­tza­le de cara a una nue­va Eus­kal Herria.

Decía Mal­colm X ¿Cómo pue­des agra­de­cer a alguien por dar­te lo que te per­te­ne­ce?. ¿Cómo pue­des enton­ces agra­de­cer­le por dar­te solo algu­na par­te de lo que te per­te­ne­ce?. Y es que Eus­kal herria ha gana­do un tro­ci­to más de lo que le per­te­ne­ce pero aún está casi todo por ganar mien­tras que el esta­do tie­ne casi todo por per­der.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *