Río+20: Diá­lo­go sobre eco­lo­gía con Leo­nar­do Boff- Pági­na 12

Leonardo BoffLeo­nar­do Boff 

El Nor­te y el Sur vuel­ven a cho­car en Río. Ese es el sal­do de los pri­me­ros días de nego­cia­cio­nes infruc­tuo­sas entre los diplo­má­ti­cos de más de 100 paí­ses que par­ti­ci­pan en la cum­bre Río+20 e inten­tan ela­bo­rar un docu­men­to úni­co sobre qué hacer con el pla­ne­ta a la deri­va. Hay dos tesis en pug­na. La de implan­tar una “eco­no­mía ver­de” al gus­to de Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, que se des­en­tien­den del cos­to ambien­tal cau­sa­do duran­te más de un siglo de saquear flo­res­tas y mares, una for­mu­la­ción recha­za­da por el Sur, que deman­da a los paí­ses cen­tra­les finan­ciar la devas­ta­ción cau­sa­da y advier­te que el desa­rro­llo sos­te­ni­ble del medio ambien­te empie­za por el com­ba­te a la pobre­za y la desigualdad.

El reli­gio­so bra­si­le­ño Leo­nar­do Boff lle­va años refle­xio­nan­do y ela­bo­ran­do ensa­yos sobre eco­lo­gía des­de una pers­pec­ti­va en la que reto­ma los fun­da­men­tos de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción. Boff, uno de los inte­lec­tua­les de refe­ren­cia de par­te de los miles de mili­tan­tes que ayer deba­tían bajo el sol pri­mo­ro­so de Río sobre cómo sal­var el pla­ne­ta, dina­mi­tó los fun­da­men­tos de la “eco­no­mía ver­de” duran­te una entre­vis­ta con Página/​12. Para Boff es “frus­tran­te” que la ONU con­vo­que a la Con­fe­ren­cia Río+20 para abor­dar a nivel mun­dial la idea de la eco­no­mía ver­de. “Cuan­do habla­mos de eco­no­mía ver­de esta­mos hablan­do del últi­mo asal­to del capi­ta­lis­mo a la natu­ra­le­za, al patri­mo­nio de la huma­ni­dad”, señaló.

“Digo el últi­mo asal­to por­que el pri­me­ro fue la explo­ta­ción con­ven­cio­nal de los recur­sos natu­ra­les, defo­res­tan­do la Ama­zo­nia para que el agro­ne­go­cio plan­te sus millo­nes de hec­tá­reas de soja o para que se derri­ben los árbo­les impu­ne­men­te, aho­ra entra­mos en una fase peor que es con­ver­tir a la natu­ra­le­za en mer­ca­de­ría, se ven­den cré­di­tos de car­bono, se con­vier­te a la vida en com­mo­di­ties, la vida no pue­de ir al mercado.”

El deba­te sobre la “eco­no­mía ver­de” es uno de los tres ejes esco­gi­dos por la ONU para la Con­fe­ren­cia sobre Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble Río+20, como par­te de su pro­pues­ta de recon­fi­gu­rar el apa­ra­to pro­duc­ti­vo mun­dial, apun­tan­do hacia la reduc­ción de com­bus­ti­bles fósi­les y las prác­ti­cas eco­ló­gi­ca­men­te sus­ten­ta­bles de las multinacionales.

El eco­no­mis­ta indio Pavan Sukh­dev, del Deu­ts­che Bank, se encuen­tra en Río, don­de ha rei­vin­di­ca­do que la “eco­no­mía ver­de englo­ba cua­tro temas: bien­es­tar, equi­dad social, ries­gos ambien­ta­les y esca­sez ecológica”.

Para Boff ese tipo de argu­men­tos está car­ga­do de una retó­ri­ca que “en el fon­do solo bus­can maxi­mi­zar el lucro de las empresas…no es más que pin­tu­ra ver­de, se quie­re maqui­llar a un sis­te­ma pro­duc­ti­vo que des­de la Eco ‘92, hace 20 años, ha cau­sa­do más degra­da­ción de la tie­rra y pro­fun­di­za­do la bre­cha entre ricos y pobres”.

La suer­te de la reu­nión ambien­ta­lis­ta más impor­tan­te del año se resol­ve­rá entre el jue­ves y vier­nes pró­xi­mos cuan­do la pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff será la anfi­trio­na de los man­da­ta­rios que des­em­bar­ca­rán en el pre­dio ferial Rio­cen­tro, situa­do en Barra da Tiju­ca, uno de los barrios más caros de esta ciu­dad que se pre­pa­ra para reci­bir el Mun­dial de Fút­bol y las Olimpíadas.

En los pri­me­ros días de cabil­deos en Rio­cen­tro uno de los temas domi­nan­tes fue la pre­sen­cia de Barack Oba­ma en la cum­bre, dado que la Casa Blan­ca insi­nuó duran­te dos meses que no ven­drá pero aún fal­ta una con­fir­ma­ción ofi­cial. “Oba­ma dice que no vie­ne por asun­tos inter­nos, por las elec­cio­nes don­de bus­ca ser reele­gi­do, pero él no ven­dría en reali­dad por­que se com­por­ta como un empe­ra­dor, es una espe­cie de empe­ra­dor negro que sólo se intere­sa por lo que ocu­rre en su impe­rio”, embis­te Leo­nar­do Boff.

“Si él (Oba­ma) per­ci­bie­ra que la degra­da­ción de la Ama­zo­nia afec­ta direc­ta­men­te el cli­ma en Cali­for­nia cla­ro que ven­dría a Río+20, o le orde­na­ría a Bra­sil lo que debe hacer sin suti­le­zas, o en últi­ma ins­tan­cia man­da­ría ocu­par­la, siguien­do la ideo­lo­gía esta­dou­ni­den­se que les hace pen­sar que son los guías de la humanidad.”

Para Boff, los paí­ses desa­rro­lla­dos se com­por­tan con “mez­quin­dad” ante la “degra­da­ción” del medio ambien­te y no advier­ten que la tie­rra “pue­de estar cami­nan­do hacia una catás­tro­fe” eco­ló­gi­ca en la que “nadie sal­drá indem­ne”. Una de sus preo­cu­pa­cio­nes cen­tra­les es el des­tino de la Ama­zo­nia, la mayor flo­res­ta tro­pi­cal del mun­do, obje­to de la devas­ta­ción del agro­ne­go­cio bra­si­le­ño. “No creo que Bra­sil pue­da sen­tir­se muy orgu­llo­so de la situa­ción que sufre des­de hace déca­das y has­ta la actua­li­dad; la Ama­zo­nia, aque­llo es el Far West, el Esta­do no está para apli­car la ley con­tra los que la defo­res­tan y para pro­te­ger a los que quie­ren cui­dar­la”, dice el teó­lo­go ecologista.

“Ama­zo­nia es una tie­rra sin ley, don­de los terra­te­nien­tes man­dan a matar a los peo­nes y a los miem­bros de orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas que defien­den la pro­duc­ción en armo­nía con el medio ambien­te, des­de que fue ase­si­na­da la her­ma­na (esta­dou­ni­den­se) Dorothy Stang en 2005, nada cam­bió, se sigue ase­si­nan­do”, macha­ca el ex sacerdote.

Ayer Río se mos­tra­ba como una ciu­dad par­ti­da. En el oes­te cario­ca con­ti­nua­ban las acti­vi­da­des ofi­cia­les y los encuen­tros dis­cre­tos entre diplo­má­ti­cos den­tro de la cum­bre ofi­cial Río+20, mien­tras en el Ate­rro do Fla­men­go, en el sur de la ciu­dad, la Cum­bre de los Pue­blos, con­vo­ca­da por el Foro Social Mun­dial, deba­tía fór­mu­las para enfren­tar el capi­ta­lis­mo y hacer­lo sin dañar el medio ambien­te. En esa Babel alter­glo­bal se mez­cla­ban uni­ver­si­ta­rios de Argen­ti­na, Fran­cia y Espa­ña, comu­ni­da­des afro­des­cen­dien­tes de Bra­sil, indí­ge­nas colom­bia­nos y perua­nos, y gru­pos defen­so­res de los dere­chos huma­nos que, en un acto con la Madre de Pla­za de Mayo Nora Cor­ti­ñas, pro­me­tie­ron rea­li­zar un escra­che a un repre­sor esta semana.

Boff ve sin inte­rés lo que pue­da ocu­rrir en la cum­bre ofi­cial y se espe­ran­za con la Cum­bre de los Pue­blos. “No pode­mos espe­rar mucho de lo que sur­ja en los deba­tes de los líde­res mun­dia­les en Río+20, nece­si­ta­mos un nue­vo rela­to que en lugar de bus­car opti­mi­zar el lucro de la eco­no­mía ver­de par­ta de la vida y de la tie­rra, que ven­ga de aba­jo, de la agri­cul­tu­ra fami­liar, de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, de la dis­cu­sión de la sociedad.”

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *