Por cohe­ren­cia y dig­ni­dad, Sr. minis­tro- Enri­ke Kua­dra Etxean­dia

Recien­te­men­te, hizo usted un ofre­ci­mien­to para que «los pre­sos de las orga­ni­za­cio­nes ETA, GRAPO y otras, que se des­vin­cu­len de la ban­da terro­ris­ta se pue­dan rein­ser­tar». Des­pués, des­gra­nó el reco­rri­do que se exi­gi­rá para ser mere­ce­do­res de la mag­ná­ni­ma gene­ro­si­dad de su Gobierno y demás pal­me­ras polí­ti­cas. Como poten­cial recep­tor del anun­cio, con­tes­ta­ré a tra­vés de esta car­ta. Lo hago, ade­más, como par­te de un tes­ta­men­to polí­ti­co, ya que me habéis con­de­na­do a muer­te, sin estri­den­cias, acep­ta­mos la reali­dad. Yo lo ten­go asu­mi­do.

Voy a cum­plir 62 años, aca­bo de salir de una ope­ra­ción de cán­cer y ten­go la salud un poco res­que­bra­ja­da. Lle­vo 16 años de cár­cel y me que­dan 14 por cum­plir con el incre­men­to de la «ley Parot», a la que habrá que aña­dir, pro­ba­ble­men­te, la per­pe­tua revi­sa­ble. Ya ve, minis­tro, no lle­go. Eso sí, pro­cu­ra­ré resis­tir lo más posi­ble, man­te­nien­do la ban­de­ra de con­se­cuen­cia y dig­ni­dad, de ejem­plo y orien­ta­ción para las gene­ra­cio­nes veni­de­ras de revo­lu­cio­na­rios que están pidien­do paso. Es la dia­léc­ti­ca de la vida.

No pue­do evi­tar una mira­da retros­pec­ti­va al pro­ce­so de com­pro­mi­so social y polí­ti­co que ha mar­ca­do mi exis­ten­cia. No pen­sa­ba yo que, hace 43 años, cuan­do comen­cé en la lucha sin­di­cal en Altos Hor­nos de Viz­ca­ya, mi vida toma­ría el rum­bo que tomó. Corría el año 1973 cuan­do esta­blez­co con­tac­to con la Orga­ni­za­ción de Mar­xis­tas Leni­nis­tas de Espa­ña que venían tra­ba­jan­do en la recons­truc­ción del PC, dege­ne­ra­do por la ban­da carri­llis­ta. Esta fase cul­mi­na­ría con el con­gre­so, en junio de 1975, que daría lugar al PCE (recons­ti­tui­do), en el que paso a mili­tar.

El 3 de mar­zo de 1976, cuan­do me diri­jo a mis com­pa­ñe­ros de la AHV en una asam­blea en el exte­rior de la fábri­ca de Ansio, nos comu­ni­can que la Poli­cía ha ase­si­na­do a 5 obre­ros en Vito­ria. Era la gota que col­mó el vaso de la repre­sión. Nues­tro par­ti­do lla­ma a la huel­ga gene­ral y lan­za la con­sig­na de «bus­car armas y apren­der su mane­jo». Unos meses des­pués, harían su apa­ri­ción públi­ca los Gru­pos de Resis­ten­cia Anti­fas­cis­ta Pri­me­ro de Octu­bre (GRAPO). Estos hechos van a tener una tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca en el deve­nir del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en Espa­ña.

Por un lado, el con­gre­so recons­ti­tu­ti­vo del Par­ti­do rati­fi­ca que: «El mono­po­lis­mo finan­cie­ro tien­de a la reac­ción polí­ti­ca, a la supre­sión de las liber­ta­des, y no a la demo­cra­cia». Con­se­cuen­te­men­te con esta tesis: «Ante el empu­je de las masas obre­ras y popu­la­res, la oli­gar­quía ha pues­to en mar­cha el cam­bio en sus vie­jos méto­dos de domi­na­ción». Habían deci­di­do enca­lar el edi­fi­cio esta­tal del vie­jo régi­men a tra­vés de su Refor­ma polí­ti­ca «cam­bian­do algo para que todo siguie­se igual». Se impe­día así toda posi­bi­li­dad de cam­bio pro­fun­do en las cau­sas eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas y socia­les que aho­ga­ban a las fami­lias tra­ba­ja­do­ras y opri­mían a los pue­blos de Espa­ña. A día de hoy, los hechos nos han dado la razón; un refle­jo de la esta­fa polí­ti­ca que supu­so aque­lla tran­si­ción a la «demo­cra­cia» que­da­ba cons­ta­ta­do en las pan­car­tas de las últi­mas mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res: «esto no es demo­cra­cia, una dic­ta­du­ra es».

Por otro lado, éra­mos cons­cien­tes de que situán­do­nos a la cabe­za del movi­mien­to de resis­ten­cia popu­lar, dan­do nues­tro apo­yo moral y polí­ti­co al movi­mien­to gue­rri­lle­ro, nos con­ver­tía­mos en el cen­tro de la ira repre­si­va del Esta­do. Sus con­se­cuen­cias no se hicie­ron espe­rar. Los sabue­sos de su Minis­te­rio reci­bie­ron órde­nes pre­ci­sas, ponién­do­se manos a la pis­to­la. Fue­ron los años de plo­mo, de lar­gas noches y días en comi­sa­rías y cuar­te­li­llos de la «demo­cra­cia» recién estre­na­da, don­de se que­dó más de uno, como José Espa­ña Vivas, sim­pa­ti­zan­te del PCE® que lo matas­teis a palos. El 20 de abril de 1979, ase­si­nas­teis a Del­ga­do de Codex, Secre­ta­rio Gene­ral en fun­cio­nes, pues habíais encar­ce­la­do a todo el Comi­té Cen­tral sali­do del II Con­gre­so del Par­ti­do. Dos meses des­pués caía Fran­cis­co J. Mar­tín Eiza­gui­rre, pre­si­den­te del par­ti­do. Fue­ron los pri­me­ros de una lar­ga lis­ta.

Entre medias, el Tri­bu­nal Supre­mo, caver­na del fran­quis­mo y la injus­ti­cia, nie­ga, en 1977, la apli­ca­ción de la Amnis­tía Polí­ti­ca a varios mili­tan­tes de los GRAPO y del PCE®. Pre­lu­dio de muros más recien­tes impues­tos a los pre­sos polí­ti­cos por ese tri­bu­nal.

La ola repre­si­va lan­za­da con­tra el par­ti­do lle­va a muchos mili­tan­tes y sim­pa­ti­zan­tes a la cár­cel, don­de no nos vamos a librar de la orgía repre­si­va. Somos tras­la­da­dos en peque­ños gru­pos a la cár­cel de exter­mi­nio de Herre­ra de la Man­cha y some­ti­dos a un régi­men de vida car­ce­la­rio extre­mo. Una situa­ción que nos obli­ga a la huel­ga de ham­bre como últi­mo recur­so de denun­cia y resis­ten­cia. El 19 de junio de 1981 mue­re Cres­po Galen­de, Kepa, mili­tan­te del Par­ti­do, tras 90 días en huel­ga de ham­bre. Era el pri­me­ro, pero ven­drían más huel­gas y más muer­tos y lisia­dos.

Como com­ple­men­to de esta cam­pa­ña de cer­co y ani­qui­la­mien­to con­tra nues­tro movi­mien­to, lan­zas­teis a vues­tros plu­mí­fe­ros, con nómi­na en el fon­do de rep­ti­les de su Minis­te­rio, a pro­pa­gar la con­sig­na de que con noso­tros solo cabía into­xi­ca­ción y silen­cio. Y ahí seguís, a piñón fijo.

El obje­ti­vo de toda aque­lla estra­te­gia de terror no era otro que la eli­mi­na­ción del Par­ti­do. No podríais per­mi­tir que la cla­se obre­ra nos iden­ti­fi­ca­se como su orga­ni­za­ción de van­guar­dia, su par­ti­do polí­ti­co. Eran los tiem­pos en que su Minis­te­rio había sido toma­do por la cama­da falan­gis­ta de los Mar­tín Villa, Rosón… Este lle­gó a decir que: «sin aca­bar con el PCE® no se podía pen­sar en eli­mi­nar a los GRAPO».

Sabía­mos lo des­igual de la bata­lla a la que nos enfren­tá­ba­mos, pero no podía­mos aco­bar­dar­nos si que­ría­mos demos­trar lo que decía­mos ser. No podía­mos trai­cio­nar a nues­tra cla­se y a nues­tro pue­blo y con­ver­tir­nos en unos esta­fa­do­res polí­ti­cos.

Pues bien, Sr. minis­tro, aquí segui­mos, exhaus­tos, con más heri­das de gue­rra que un perro vie­jo calle­je­ro; «gra­pi­fi­ca­dos», como pro­pa­gan sus plu­mí­fe­ros al refe­rir­se a nues­tra debi­li­dad orgá­ni­ca. Casi medio siglo de pro­lon­ga­da bata­lla nos ha deja­do sin algu­nos de nues­tros mejo­res com­ba­tien­tes, pero tam­bién hemos ido apar­tan­do la esco­ria del cri­sol don­de se fra­gua­ba la lucha de cla­ses para que dilu­ye­se el ace­ro mili­tan­te; hemos pasa­do, y segui­mos, sacri­fi­cios y pena­li­da­des inima­gi­na­bles, pero no hemos deja­do de ir tejien­do, con mano fir­me y tac­to sua­ve, la línea polí­ti­ca, el pro­gra­ma y los obje­ti­vos a cor­to, medio y lar­go pla­zo, del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio.

Usted, Sr. minis­tro, con la locua­ci­dad que le carac­te­ri­za, nos pide que rene­gue­mos del pasa­do, del pre­sen­te y del futu­ro. Que la explo­ta­ción del capi­tal ya no exis­te, que es el úni­co sis­te­ma posi­ble y, por tan­to, el fin de la his­to­ria. Noso­tros deci­mos que, con nues­tro humil­de cono­ci­mien­to de la eco­no­mía polí­ti­ca y del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta está cadu­co y con­du­ce a la huma­ni­dad a la bar­ba­rie y la escla­vi­tud asa­la­ria­da; que no pue­de sub­sis­tir sin la extrac­ción de plus­va­lía a la fuer­za del tra­ba­jo y a la apro­pia­ción pri­va­da de los medios socia­bles de pro­duc­ción. Para enten­der­nos, el capi­tal sin los tra­ba­ja­do­res no es nada, los tra­ba­ja­do­res sin el capi­tal lo son todo.

Nos dicen los suyos que los dere­chos labo­ra­les y socia­les son anti­gua­llas, que lo moderno, lo pro­gre­sis­ta, es la com­pe­ti­ti­vi­dad y la Ley de la Máxi­ma Ganan­cia. Nos dicen que la pro­tec­ción sani­ta­ria y la edu­ca­ción gra­tui­tas son uto­pías del comu­nis­mo; que el dere­cho a un tra­ba­jo, un sala­rio o una vivien­da dig­nas, atro­fian la fle­xi­bi­li­dad y la liber­tad de explo­ta­ción del mer­ca­do labo­ral o inmo­bi­lia­rio, por lo que no son de- rechos rea­lis­tas.

Nos dicen que los pue­blos opri­mi­dos no tie­nen dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, el dere­cho a deci­dir sus des­ti­nos; que lo inven­tó un tal Lenin para enga­tu­sar a los pue­blos opri­mi­dos, que no es expre­sión polí­ti­ca de un dere­cho demo­crá­ti­co.

Y nos dicen que la paz es un refle­jo terre­nal de la divi­ni­dad, impar­ti­da a la huma­ni­dad por las flo­tas de bar­cos, avio­nes y sol­da­des­ca impe­ria­lis­ta.

Para fina­li­zar, minis­tro, nos pide que abra­ce­mos la infa­mia (eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­da «vía Lan­graiz») y aban­do­ne­mos nues­tros prin­ci­pios y valo­res de cla­se, colec­ti­vos y soli­da­rios, sin intere­ses espu­rios. A par­tir de lo cual nos abri­rá un poqui­to la puer­ta de su putre­fac­to régi­men, de su hue­ro par­la­men­ta­ris­mo bur­gués, don­de nada se deci­de por el pue­blo y para el pue­blo.

Mien­tras tan­to, y para ayu­dar­nos a refle­xio­nar, usted y su Gobierno pro­si­guen con su lema peda­gó­gi­co «la letra con san­gre mejor entra». Y aquí nos tie­ne, dis­per­sa­dos, ais­la­dos de nues­tros com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, y cama­ra­das, fami­lia­res y ami­gos, some­ti­dos a medi­das humi­llan­tes que nos impi­den poder comu­ni­car con ellos o poder lle­var una vida dig­na en pri­sión. Sí, ya sé minis­tro, ya sé, es el impe­rio de la ley ‑de la suya y sus corre­li­gio­na­rios, claro‑, la mis­ma a que está suje­ta el con­jun­to de la socie­dad y que el bipar­ti­dis­mo gober­nan­te modi­fi­ca a su anto­jo.

Lo sien­to, minis­tro, gra­cias por su esfuer­zo reden­tor, pero no pue­do rene­gar de mi exis­ten­cia, acep­tar su pro­pues­ta. Por cohe­ren­cia y dig­ni­dad polí­ti­ca no pode­mos arriar ni una sola de nues­tras ban­de­ras, son esen­cia­les de prin­ci­pio, son la lla­ve con que nues­tra cla­se y nues­tro pue­blo abri­rán la puer­ta del futu­ro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *