La izquier­da grie­ga aspi­ra a cre­cer­se en su derro­ta elec­to­ral- Rodri­go Hernández

Aún no había ter­mi­na­do el recuen­to de votos que retrans­mi­tían tele­vi­so­ras, radio­di­fu­so­ras y medios digi­ta­les hele­nos cuan­do el Euro­gru­po reali­zó su pri­mer comu­ni­ca­do pidien­do una for­ma­ción rápi­da de un gobierno de coalición.

Los grie­gos, que se amon­to­na­ban en casas y cafés dis­fru­tan­do de la Euro­co­pa, reci­bían a la vez infor­ma­ción de lo que opi­na­ban sus can­di­da­tos y lo que pre­ten­dían los políticos.

Al anun­ciar el recuen­to de 60 por cien­to de los votos, la vic­to­ria del par­ti­do con­ser­va­dor Nue­va Demo­cra­cia comen­za­ba a ser una reali­dad y Ale­xis Tsi­pras, el líder de izquier­da, sata­ni­za­do por los medios de comu­ni­ca­ción eco­nó­mi­cos del mun­do ente­ro, feli­ci­ta­ba públi­ca­men­te a su contrincante.

El minis­tro ale­mán de Asun­tos Exte­rio­res, Gui­do Wes­ter­we­lle, no tar­dó en ase­gu­rar que Euro­pa podría dar más tiem­po a Gre­cia para redu­cir su défi­cit. Mien­tras tan­to, la troi­ka for­ma­da por la Comi­sión Euro­pea, el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE) y el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) con­fir­ma­ba que regre­sa­ría a Ate­nas tan pron­to como hubie­ra un nue­vo Eje­cu­ti­vo para fijar el camino a seguir.

El ali­vio cada vez menos disi­mu­la­do de los diri­gen­tes euro­peos coin­ci­día con los resul­ta­dos que se iban publi­can­do. Anto­nis Sama­ras con­se­guía el res­pal­do de cer­ca de 30 por cien­to de los votan­tes hele­nos. Será el comien­zo de una nue­va era, anun­ció el líder de dere­chas des­de pri­me­ra hora de la maña­na. Pocos se atre­vían a ase­gu­rar enton­ces que le bas­ta­ría una coa­li­ción con el otro par­ti­do tra­di­cio­nal para for­mar el gobierno que los sec­to­res eco­nó­mi­cos anhelaban.

La izquier­da…

Los socia­lis­tas del Pasok han pasa­do en menos de un año de gober­nar el país con amplia mayo­ría a obte­ner ape­nas un 12 por cien­to del apo­yo popu­lar. La corrup­ción, la cri­sis eco­nó­mi­ca y la sumi­sión a los dic­tá­me­nes del exte­rior pro­vo­ca­ron pri­me­ro la sali­da de Gior­gos Papan­dreu y aho­ra un his­tó­ri­co des­plo­me del par­ti­do de la mano de Evan­ge­los Veni­ze­los. Aun así, las mis­mas for­ma­cio­nes que han lle­va­do a Gre­cia has­ta esta situa­ción serán, según todas las pre­vi­sio­nes, las que darán los pró­xi­mos pasos en su política.

Una de las gran­des razo­nes para enten­der esta situa­ción se expli­ca por la ley elec­to­ral hele­na. Los datos son cla­ros. Nue­va Demo­cra­cia con­si­guió un apo­yo cer­cano a 30 por cien­to. Su gran rival, el par­ti­do de izquier­da Syri­za, obtu­vo casi 27. Pero la for­ma­ción con­ser­va­do­ra dis­pon­drá de 130 dipu­tados en el Par­la­men­to, mien­tras el par­ti­do enca­be­za­do por Tsi­pras ape­nas supe­ra­rá los 70.

Esto es así por­que el par­ti­do con más apo­yos reci­be auto­má­ti­ca­men­te 50 esca­ños, lo que per­mi­te al gana­dor bus­car una mayo­ría de mane­ra más cómo­da. El mode­lo de gobierno al que decían aspi­rar debía incluir a la for­ma­ción pro­gre­sis­ta, pero Tsi­pras no tar­dó en recor­dar que no acep­ta­rá for­mar nin­gu­na coa­li­ción con los que han acep­ta­do unas medi­das de aus­te­ri­dad que han traí­do a nues­tro pue­blo has­ta esta crí­ti­ca situa­ción.

El aumen­to de la deses­pe­ra­ción de la pobla­ción grie­ga ha ido en para­le­lo con los resul­ta­dos con­se­gui­dos por Syri­za duran­te los pas­dos ple­bis­ci­tos. Del 4.5 por cien­to con­se­gui­do en 2009 a rozar la diri­gen­cia del país este domin­go. Con­si­guie­ron robar votos a los par­ti­dos tra­di­cio­na­les en casi todos los dis­tri­tos, hacién­do­se inclu­so con varios que no con­si­guie­ron en las elec­cio­nes de mayo.

Por ello en el par­ti­do no ven estos resul­ta­dos como una derro­ta. De hecho les ser­vi­rá para con­se­guir unas alian­zas casi inexis­ten­tes en Euro­pa, afian­zar un pro­gra­ma polí­ti­co sin paran­gón y, sobre todo, posi­cio­nar­se como una fuer­za opo­si­to­ra que segui­rá recha­zan­do recor­tes y des­pi­dos. Uno de sus gran­des pro­ble­mas es la hete­ro­ge­nei­dad den­tro de una for­ma­ción que has­ta hace pocos días era una coa­li­ción y no un partido.

Esas dife­ren­cias pro­vo­ca­ron hace pocos años la sepa­ra­ción de un gru­po impor­tan­te de Syri­za, que deci­dió for­mar el par­ti­do Dimar. Los 17 dipu­tados que éste ha con­se­gui­do en estas elec­cio­nes han pro­vo­ca­do que muchos se pre­gun­ten una vez más si una mayor uni­dad no hubie­ra ser­vi­do de mane­ra más efec­ti­va a la izquier­da en el país.

Esta capa­ci­dad de unión, en cam­bio, no le ha ser­vi­do al par­ti­do comu­nis­ta KKE para evi­tar su des­ca­la­bro con­ti­nua­do. De ser el refe­ren­te en la polí­ti­ca de izquier­da del país, ha pasa­do a no con­se­guir ni 5 por cien­to de los votos, con­vir­tién­do­se en el gru­po par­la­men­ta­rio más pequeño.

Nue­va Demo­cra­cia tam­bién vivió su par­ti­cu­lar esci­sión cuan­do se con­for­mó el gru­po Grie­gos Inde­pen­dien­tes, que con­si­guió un res­pal­do nada des­pre­cia­ble, cer­cano a 7 por ciento.

El últi­mo gru­po polí­ti­co que ha teni­do acce­so al Par­la­men­to heleno con­lle­va­rá sin duda la aten­ción inter­na­cio­nal. El gru­po de extre­ma dere­cha Ama­ne­cer Dora­do con­si­guió con­ver­tir­se en una ins­ti­tu­ción que aho­ra verá cómo 18 dipu­tados no disi­mu­la­rán al exhi­bir con­sig­nas neo­na­zis. La crí­ti­ca gene­ra­li­za­da hacia este gru­po des­de que emer­gió como fuer­za polí­ti­ca en las pasa­das elec­cio­nes pare­ce no haber hecho efec­to entre el electorado.

En cam­bio, la cam­pa­ña mediá­ti­ca inter­na­cio­nal se ha tra­du­ci­do en votos con­ser­va­do­res. Que­da por ver si el des­em­pleo, los recor­tes y la deses­pe­ra­ción hele­na no vuel­ven a con­ver­tir esta situa­ción en un con­flic­to entre los grie­gos y las gran­des poten­cias euro­peas. De momen­to, Ale­ma­nia y Gre­cia se enfren­ta­rán en la Euro­co­pa de fut­bol el pró­xi­mo vier­nes. Según muchos hele­nos, ahí comen­za­rá su ven­gan­za. Por lo menos la deportiva.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *