Myan­mar: refor­mas, expec­ta­ti­vas e incóg­ni­tas- Txen­te Rekon­do

La lla­ma­da “hoja de ruta” hacia una “flo­re­cien­te y dis­ci­pli­na demo­cra­cia” anun­cia­da por el régi­men de Myan­mar hace ya unos años está cum­plien­do bue­na par­te de la agen­da hecha públi­ca en 2003. Las refor­mas polí­ti­cas, la libe­ra­ción de pri­sio­ne­ros el pasa­do mes de enero, las elec­cio­nes par­cia­les de abril o los acuer­dos de paz con lagu­nas mino­rías étni­cas han abier­to la puer­ta a dife­ren­tes inter­pre­ta­cio­nes, algu­nas de ellas, y sobre todo por par­te de algu­nos gobier­nos occi­den­ta­les, bas­tan­te opti­mis­tas.

No obs­tan­te, toda­vía que­dan sobre la mesa dudas e incóg­ni­tas, como las ten­sio­nes con algu­nos gru­pos arma­dos téc­ni­cos; las nue­vas rela­cio­nes con par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, has­ta aho­ra pro­mo­to­ra de embar­gos y san­cio­nes; la pro­duc­ción y trá­fi­co de dro­gas; la trans­for­ma­ción del sis­te­ma polí­ti­co; o el nue­vo esce­na­rio que se pue­de entre­ver en Myan­mar, y al que algu­nos ana­lis­tas no han duda­do en defi­nir como “la aper­tu­ra de puer­tas a una nue­va explo­ta­ción y des­equi­li­brio del país”.

Las refor­mas polí­ti­cas que han ini­cia­do hace tiem­po los diri­gen­tes de Myan­mar mues­tran un nue­vo esce­na­rio que pue­da poner fin al ais­la­mien­to por par­te de cier­ta par­te de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y que pre­sen­te ante la mis­ma un nue­vo ros­tro. Hace tiem­po que esos sec­to­res inter­na­cio­na­les, dimi­dos por Washing­ton han veni­do bus­can­do un cam­bio de régi­men en el país. Sin embar­go, ni las pro­tes­tas de agos­to de 1998, pro­ta­go­ni­za­das por sec­to­res juve­ni­les, ni las del mis­mo mes de 2007, con los mon­jes budi­tas como pro­ta­go­nis­tas han sido capa­ces de variar el rum­bo de Myan­mar.

Han sido los pro­pios mili­ta­res los que han esta­ble­ci­do su pro­pia agen­da para bus­car la ante­rior­men­te cita­da trans­for­ma­ción, sor­tean­do para ello las reti­cen­cias que se han pre­sen­ta­do den­tro del régi­men, y el pul­so entre los miem­bros de la lla­ma­da “vie­ja guar­dia”, rea­cios a algu­nos cam­bios, y los par­ti­da­rios del pre­si­den­te Thein Sein, más pro­pen­sos a lle­var a cabo unan refor­ma en cla­ve libe­ral.

La libe­ra­ción de la his­tó­ri­ca disi­den­te Aung San Suu Kyi y el pos­te­rior triun­fo elec­to­ral de su par­ti­do polí­ti­co, la Liga Nacio­nal para la Demo­cra­cia (NLD) han ser­vi­do para que los otro­ra detrac­to­res inter­na­cio­na­les del régi­men cam­bien de posi­ción, como es el caso de EEUU que se ha mos­tra­do par­ti­da­rio de aca­bar con el embar­go y per­mi­tir de esa for­ma las inver­sio­nes en el país.

Lla­ma la aten­ción que en torno a esas voces que pro­pug­na­ban “un cam­bio polí­ti­co” des­de el exte­rior tam­bién se han mani­fes­ta­do las peti­cio­nes de una refor­ma o de cam­bios eco­nó­mi­cos. Ésta, en opi­nión de esos sec­to­res, debe­ría ser una tran­si­ción de la actual eco­no­mía “con­tro­la­da por el esta­do” hacia una “libe­ra­li­za­da”. Como han seña­la­do algu­nas voces des­de Mya­na­mar, en defi­ni­ti­va, lo que algu­nos pre­ten­den es un deter­mi­na­do cam­bio para abrir las puer­tas del país a la explo­ta­ción de sus rique­zas.

Fren­te a quie­nes toda­vía ven impor­tan­tes reti­cen­cias entre los mili­ta­res bir­ma­nos a los nue­vos tiem­pos, todo pare­ce indi­car que la mayor par­te del pode­ro­so Tat­ma­daw (ejér­ci­to bir­mano) apues­ta por una tran­si­ción con­tro­la­da, dan­do mayor par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca a otros sec­to­res de la socie­dad, pero sin per­der los pri­vi­le­gios y rique­zas que han acu­mu­la­do has­ta aho­ra. La situa­ción de las lla­ma­das mino­rías étni­cas es uno de los pro­ble­mas que debe­rá afron­tar el país. Una reali­dad que ha mar­ca­do el deve­nir de las últi­mas déca­das y que toda­vía pare­ce lejos de enca­mi­nar­se a una pron­ta solu­ción.

Myan­mar, cono­ci­da hace muchos años como Bir­ma­nia, es una crea­ción colo­nial, que aglu­ti­nó en base al guión colo­nial bri­tá­ni­co a las nacio­na­li­da­des que his­tó­ri­ca­men­te tenían poco o nada que ver unas con otras. Como seña­la un ana­lis­ta, “inclu­so hoy en día, hay remo­tas áreas tri­ba­les don­de la pobla­ción local ni siquie­ra saben que per­te­ne­cen a un país lla­ma­do Bir­ma­nia, o inclu­so Myan­mar”.

His­tó­ri­ca­men­te dece­nas de orga­ni­za­cio­nes de Kachin, Karen, Mon, Karen­ni o Shan han opta­do por la lucha arma­da para defen­der sus dere­chos y rei­vin­di­car su terri­to­rio. La estra­te­gia de los gobier­nos bir­ma­nos ha pasa­do por cap­tar a algu­nos sec­to­res de los rebel­des, esta­ble­cer acuer­dos de paz con otros y final­men­te com­ba­tir a los que se resis­tían a al asi­mi­la­ción terri­to­rial. Uno de los últi­mos avan­ces en este sen­ti­do lo ha supues­to el acuer­do de lato el fue­go con los rebel­des del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Nacio­nal Karen, que a pesar de las difi­cul­ta­des y enfren­ta­mien­tos pos­te­rio­res pare­ce que se man­tie­ne en vigor. La otra cara de la mone­da ha sido por un lado, la deci­sión del Ejér­ci­to Inde­pen­dien­te Kachin (KIA) de rom­per el cese de hos­ti­li­da­des que man­te­nía con el gobierno des­de hace años, y por otra par­te los enfren­ta­mien­tos entre budis­tas bir­ma­nos y miem­bros de la mino­ría musul­ma­na rohing­ya.

La reali­dad del pue­blo kachín repre­sen­ta en cier­ta medi­da lo que algu­nos han seña­la­do como “el para­dig­ma del desa­rro­llo des­truc­ti­vo”. La explo­ta­ción de las rique­zas de la zona no revier­te pos­te­rior­men­te en la pobla­ción local, quien ade­más asis­te inde­fen­sa a la apli­ca­ción una polí­ti­ca de cons­truc­ción de gran­des infra­es­truc­tu­ras des­ti­na­das a faci­li­tar el trans­por­te de las rique­zas, jade y made­ra de teca en su caso. Las mino­rías obser­van cómo se pre­sen­ta “la degra­da­ción medioam­bien­tal y per­so­nal” como desa­rro­llo, sin que les repor­te ganan­cia algu­na.

Ade­más, en torno a esos mega pro­yec­tos mine­ros o hidro­eléc­tri­cos, se desa­rro­lla toda una cul­tu­ra de con­su­mo de opio, pros­ti­tu­ción y mili­ta­ri­za­ción, gene­ran­do ade­más epi­de­mias masi­vas de SIDA o emi­gra­cio­nes for­za­das. Y en este com­ple­jo pano­ra­ma no pode­mos olvi­dar­nos tam­po­co de la situa­ción que se gene­ra por el trá­fi­co y pro­duc­ción de dro­gas.

Final­men­te otro aspec­to cla­ve será las rela­cio­nes de los diri­gen­tes bir­ma­nos con el exte­rior. Las pre­sio­nes y san­cio­nes apli­ca­das sobre todo por EEUU (la mayo­ría de esta­dos euro­peos no han mos­tra­do nun­ca mucho inte­rés en Myan­mar, más allá de su habi­tual polí­ti­ca segui­dis­ta hacia Washing­ton) han sido sor­tea­das en el pasa­do por los diri­gen­tes bir­ma­nos con habi­li­dad. Así, han sabi­do apro­ve­char­se de su situa­ción pri­vi­le­gia­da para esta­ble­cer acuer­dos con los dos gigan­tes veci­nos, India y Chi­na.

Las inver­sio­nes de Bei­jing, jun­to a impor­tan­tes can­ti­da­des des­ti­na­das a ayu­da téc­ni­ca y finan­cie­ra han lle­na­do los bol­si­llos de algu­nos sec­to­res bir­ma­nos, a cos­ta eso sí de una ven­ta de la rique­za del país. Por su par­te, India tam­bién ha man­te­ni­do rela­cio­nes con Myan­mar en dife­ren­tes ámbi­tos. Recien­te­men­te se han pro­du­ci­do varias visi­tas de man­da­ta­rios de ambos paí­ses, y una prue­ba de la estre­cha cola­bo­ra­ción es la pre­sión que el gobierno bir­mano ejer­ce sobre los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos de las mino­rías del nores­te indio, don­de ope­ran gru­pos insur­gen­tes con­tra Delhi.

Ade­más, hay que recor­dar las inver­sio­nes en mate­ria de turis­mo u hos­pi­ta­les que tan­to Mala­sia como Sin­ga­pur lle­van rea­li­zan­do des­de hace años en el país, o la ven­ta de petró­leo y gas natu­ral a Tai­lan­dia, con quien ade­más man­tie­ne cola­bo­ra­cio­nes en temas tan deli­ca­dos como los refu­gia­dos, la migra­ción, la insur­gen­cia étni­ca o el nar­co­trá­fi­co.

Myan­mar sigue dis­po­nien­do de impor­tan­tes recur­sos mate­ria­les, al tiem­po que goza de una pri­vi­le­gia­da posi­ción geo­es­tra­té­gi­ca. La pelea por hacer­se con la influen­cia y el con­trol de las rique­zas va a carac­te­ri­zar en los pró­xi­mos años las rela­cio­nes en cla­ve inter­na, pero sobre todo de cara a la actua­ción de los lla­ma­dos acto­res extran­je­ros.

Gabi­ne­te vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *