La actua­li­dad de Engels- Maciek Wis­niews­ki

Des­pués de 2008 y la cri­sis pre­sen­cia­mos un rena­ci­mien­to de Car­los Marx (1818−1883), de quien muchos, inclu­so los eco­no­mis­tas del mains­tream, dije­ron que «tenía la razón sobre el capi­ta­lis­mo» y que se vol­vió «más actual que nun­ca». ¿Y Engels?

¿Qué pasó con Fede­ri­co Engels (1820−1895), su ami­go y cola­bo­ra­dor, del que el pro­pio autor de El Capi­tal escri­bió que en sus estu­dios sobre la eco­no­mía “había lle­ga­do por dis­tin­to camino… al mis­mo resul­ta­do que yo” (pró­lo­go a la Con­tri­bu­ción a la crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­tica)?

Un buen inten­to de res­ca­tar su figu­ra, borra­da del ima­gi­na­rio común y acu­sa­da –en mucha par­te erró­nea­men­te– de «tor­cer» y «codi­fi­car» a Marx y al mar­xis­mo es el libro de Tris­tram Hunt Marx’s gene­ral: the revo­lu­tio­nary life of Frie­drich Engels (Metro­po­li­tan Books, 2009).

Según Hunt, Engels se vol­vió un «chi­vo expia­to­rio» por los exce­sos del mar­xis­mo-leni­nis­mo para poder sal­var a Marx, aun­que ni uno ni el otro tie­nen la cul­pa por los crí­me­nes come­ti­dos déca­das des­pués.

Si bien para algu­nos el esta­li­nis­mo fue en reali­dad el «engel­sis­mo» (el con­te­ni­do de Anti-Düh­ring y El socia­lis­mo utó­pi­co y cien­tí­fi­co, influ­yen­tes obras que popu­la­ri­za­ron a Marx), para Hunt el pro­ble­ma no son las malas inter­pre­ta­cio­nes de Engles, sino las inter­pre­ta­cio­nes a sus inter­pre­ta­cio­nes: un «telé­fono des­com­pues­to mar­xis­ta» Marx-Engels-Ple­já­nov-Lenin-Sta­lin.

Él mis­mo fue un per­so­na­je lleno de con­tra­dic­cio­nes: un adi­ne­ra­do capi­ta­lis­ta, geren­te de una empre­sa tex­til en Man­ches­ter, que ayu­dó a for­jar el comu­nis­mo, un socia­li­té que luchó por el socia­lis­mo y un bon vivant sen­si­ble al sufri­mien­to de los tra­ba­ja­do­res.

Con Marx siem­pre modes­to, siem­pre el «segun­do vio­lín». Jun­tos escri­bie­ron La sagra­da fami­lia, Ideo­lo­gía ale­ma­na y Mani­fies­to Comu­nis­ta. Aun­que hizo sig­ni­fi­ca­ti­vos avan­ces teó­ri­cos en sus pro­pios estu­dios (p.ej. apli­can­do la noción hege­lia­na de la «alie­na­ción» a la eco­no­mía polí­ti­ca y a las con­di­cio­nes mate­ria­les del capi­ta­lis­mo), los puso de lado y dedi­có 40 años de su vida al tra­ba­jo para que Marx pudie­ra seguir con los suyos.

Pero no sólo apor­tó el capi­tal para que su ami­go escri­bie­ra El capi­tal. Sien­do un empre­sa­rio enten­día mejor la diná­mi­ca del capi­ta­lis­mo, los meca­nis­mos del mer­ca­do glo­bal y la vida fabril (igual que p.ej. Gio­van­ni Arrighi, teó­ri­co de sis­te­ma-mun­do, que era geren­te de una empre­sa). Le expli­ca­ba a Marx la divi­sión del tra­ba­jo y la cir­cu­la­ción del capi­tal. Pro­por­cio­na­ba datos y ejem­plos. Fue él quien insis­tía en la intrín­se­ca ines­ta­bi­li­dad del sis­te­ma.

Y cuan­do Marx murió, dejan­do los tomos II y III de El capi­tal inaca­ba­dos, Engels se encar­gó de redac­tar­los y publi­car­los. Pero com­pa­ran­do su tra­ba­jo p.ej. con el manus­cri­to del ter­cer tomo, se des­cu­brió que mien­tras Marx vin­cu­la­ba la caí­da de la tasa de ganan­cia –tema muy deba­ti­do hoy– con la «vul­ne­ra­bi­li­dad de la pro­duc­ción capi­ta­lis­ta», Engles habló de la «caí­da del capi­ta­lis­mo». Allí sí se le fue la mano.

Fue un hábil polí­ti­co cuyos esfuer­zos (y limi­ta­cio­nes) fue­ron deci­si­vos para el joven movi­mien­to comu­nis­ta. Marx no tenía cabe­za para esto, pero Engels sí –cono­ce­dor tam­bién del arte de la gue­rra, de allí que la fami­lia de Marx le decía «el gene­ral». Y mien­tras Marx se hun­día cada vez más en la teo­ría, fue él quien levan­ta­ba las cues­tio­nes de la demo­cra­cia, medioam­bien­te o el géne­ro (sic) con un enfo­que actual has­ta hoy.

Qui­zás lo más res­ca­ta­ble es La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, su libro tem­prano, escri­to, sub­ra­ya Hunt, con un rigor inte­lec­tual y rique­za empí­ri­ca, basa­do en las esta­dís­ti­cas de los mis­mos libe­ra­les para com­ba­tir­los (un modo per­fec­cio­na­do por Marx en El capi­tal).

Se tra­ta de un recuen­to de la explo­ta­ción y del naci­mien­to del pro­le­ta­ria­do al que Engels –de mane­ra nove­do­sa, lue­go deba­ti­ble– asig­na­ba un papel his­tó­ri­co y revo­lu­cio­na­rio. Allí –esto no lo men­cio­na Hunt– apa­re­ce el con­cep­to del «ejér­ci­to indus­trial de reser­va». Como sub­ra­ya John Bellamy Fos­ter, fue Engels quien lo intro­du­jo a la teo­ría de Marx. Y es una noción cru­cial para enten­der la actua­li­dad: la pro­le­ta­ri­za­ción del sur, el cre­cien­te des­em­pleo y la acen­tua­ción del con­flic­to capi­tal-tra­ba­jo (The glo­bal reser­ve army of labor and the new impe­ria­lism, Monthly Review, noviem­bre 2011).

“La situa­ción…” es tam­bién una intere­san­te mane­ra de «leer la ciu­dad» (Man­ches­ter). Engels demos­tran­do que su dise­ño y diná­mi­ca espa­cial refle­ja­ban el poder de cla­se y la lucha pro­le­ta­ria­do-bur­gue­sía, influ­yó a los urba­nis­tas de cor­te mar­xis­ta, como David Har­vey.

Este «espec­tro urbano» de Engels reco­rre su nue­vo libro: Rebel cities: from the right to the city to the urban revo­lu­tion (Ver­so, 2012).

Según Har­vey, la cri­sis de hoy es bási­ca­men­te una cri­sis de urba­ni­za­ción, conec­ta­da con el mode­lo con­su­mis­ta y finan­cie­ro, don­de la ciu­dad es la are­na del con­flic­to. Los tra­ba­ja­do­res de ser­vi­cios que la man­tie­nen viva son «el nue­vo pro­le­ta­ria­do», con un gran poten­cial polí­ti­co. La izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta –apar­te de los millo­nes de tra­ba­ja­do­res «clá­si­cos», hoy pre­sen­tes más en el sur que en el nor­te –debe­ría enfo­car­se en él.

Ponien­do en el cen­tro la cues­tión del des­em­pleo, miran­do al «pro­le­ta­ria­do vie­jo» (las maqui­las) y al «nue­vo» (las ciu­da­des), pen­san­do en cómo unir sus luchas: allí está el lega­do inte­lec­tual y polí­ti­co de Engels.

* Perio­dis­ta pola­co
La Jor­na­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *