Espa­ña, humi­lla­da y arrui­na­da- Ama­deo Mar­ti­nez Inglés

Pues sí, ami­gos, la reali­dad, la dra­má­ti­ca reali­dad ter­mi­nó impo­nién­do­se a los can­tos de sire­na del “Espa­ña pue­de” y “Espa­ña es un gran país que sal­drá ade­lan­te solo” de la dere­cha recor­ta­do­ra y auto­ri­ta­ria de Mariano Rajoy y sus maria­chis y una pesa­da losa finan­cie­ra, una des­co­mu­nal euro­es­pa­da de Damo­cles de ¡ojo al dato curri­to espa­ñol mileu­ris­ta que no sabes de cuen­tas! 100.000.000.000 de euros (16.600.000.000.000 de las anti­guas pese­tas… sí, sí, no sobran ceros, die­ci­séis billo­nes seis­cien­tos mil millo­nes de pese­tas en núme­ros redon­dos), se ha geo­es­ta­cio­na­do, con gran estruen­do mun­dial y un estú­pi­do y bien simu­la­do jol­go­rio patrio por par­te del Eje­cu­ti­vo espa­ñol, sobre las cas­ti­ga­das cabe­zas de millo­nes de ciu­da­da­nos espa­ño­les y las de sus hijos, nie­tos y bis­nie­tos.

Espa­ña, ya no cabe la menor duda y dejé­mo­nos de espe­cu­la­cio­nes, eufe­mis­mos y volun­ta­ris­mos, se hun­de en el pan­tano finan­cie­ro de la espe­cu­la­ción y el neo­li­be­ra­lis­mo euro­peo y mun­dial con la humi­lla­ción, el des­pres­ti­gio, la pobre­za, la mise­ria, el derro­che, la corrup­ción y la depre­sión social y polí­ti­ca como apo­ca­líp­ti­cos com­pa­ñe­ros de via­je. La mal lla­ma­da des­de hace años “modé­li­ca tran­si­ción” del fran­quis­mo a la demo­cra­cia o, si uste­des lo pre­fie­ren, el Régi­men que alum­bró la “pro­vi­den­cial” Cons­ti­tu­ción del 78 o el Esta­do post fran­quis­ta y pseu­do­de­mo­crá­ti­co a cuyo fren­te se situó (sin pasar por las urnas, obvia­men­te) el here­de­ro del dic­ta­dor, no ha podi­do resis­tir con el paso de los años tan­to latro­ci­nio, tan­ta men­ti­ra, tan­ta des­ver­güen­za, tan­ta corrup­ción, tan­ta inep­ti­tud… y ha aca­ba­do (lo poco que le que­da de vida dis­cu­rri­rá des­gra­cia­da­men­te sobre la san­gre, el sudor y las lágri­mas de los espa­ño­les) como el rosa­rio de la auro­ra: humi­lla­do has­ta el insul­to por sus pro­pios socios con­ti­nen­ta­les y atlan­tis­tas; arrui­na­do has­ta la pobre­za extre­ma de millo­nes de sus ciu­da­da­nos; entram­pa­do has­ta los ojos y por los siglos de los siglos; envi­le­ci­do por la ambi­ción, el derro­che, la fal­ta de éti­ca y de moral de miles y miles de sus diri­gen­tes polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que no han duda­do en tre­par has­ta el pinácu­lo glo­rio­so de la revis­ta For­bes sobre la pobre­za sobre­ve­ni­da de aque­llos a quie­nes debie­ron repre­sen­tar y diri­gir; des­pres­ti­gia­do ante una Euro­pa y un mun­do glo­ba­li­za­do que no pue­den com­pren­der como un país como Espa­ña, de arqui­tec­tu­ra media, de rique­za limi­ta­da y poten­cia­li­dad eco­nó­mi­ca har­to mode­ra­da, ha podi­do caer de tal mane­ra (cre­yén­do­se sin duda y duran­te déca­das el “rey del mam­bo” euro­peo y mun­dial, el rey Midas de Occi­den­te y el mago de la lám­pa­ra de la euro­to­rre de Babel que en la actua­li­dad diri­ge la can­ci­ller Mer­kel) en el pozo sin fon­do de un des­atino eco­nó­mi­co, polí­ti­co, social y finan­cie­ro que en menos de trein­ta años de “feliz tran­si­ción demo­crá­ti­ca” le ha lle­va­do a la rui­na más abso­lu­ta y a la depre­sión colec­ti­va más preo­cu­pan­te. Con­vir­tién­do­se de fac­to, jun­to a otros des­gra­cia­dos paí­ses de su entorno comu­ni­ta­rio, en un Esta­do vasa­llo de sus pro­pios com­pa­ñe­ros de aven­tu­ra con­ti­nen­tal y ponien­do en peli­gro real su pro­pio futu­ro como nación sobe­ra­na e inde­pen­dien­te.

Este monu­men­tal fias­co colec­ti­vo no deja de ser tris­te, angus­tio­so, depri­men­te… pero se veía venir des­de hace mucho tiem­po pues la ciu­da­da­nía espa­ño­la, que lle­gó a creer­se su pro­pio e intere­sa­do mito de una tran­si­ción modé­li­ca y expor­ta­ble a todo el mun­do que en reali­dad solo fue un bien pla­ni­fi­ca­do trá­ga­la polí­ti­co pues­to en mar­cha a la muer­te del dic­ta­dor para que todo siguie­ra igual (los mis­mos polí­ti­cos, los mis­mos mili­ta­res, los mis­mos poli­cías, los mis­mos ban­que­ros, los mis­mos jue­ces, los mis­mos pode­res fác­ti­cos en una pala­bra), no ha sido capaz en todos estos años de dejar­se de zaran­da­jas y com­po­nen­das intere­sa­das de los dos par­ti­dos mayo­ri­ta­rios que han deten­ta­do al ali­món el poder y aco­me­ter de ver­dad los pro­fun­dos cam­bios que este país nece­si­ta­ba de cara a olvi­dar su pasa­do fran­quis­ta y situar­se a la cabe­za de los paí­ses ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­cos y de dere­cho euro­peos. Asu­mien­do, por el con­tra­rio, de mane­ra total­men­te acrí­ti­ca y pasi­va, la idea visio­na­ria de unos cuan­tos líde­res de la eli­te eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca euro­pea de ir a una utó­pi­ca unión en la que sin duda (aun­que nun­ca se dije­ra explí­ci­ta­men­te) iban a man­dar los de siem­pre (prác­ti­ca­men­te uno) y obe­de­cer el res­to. Un pro­yec­to (aho­ra se ve con abso­lu­ta cer­te­za) abo­ca­do al fra­ca­so más abso­lu­to.

Pues vis­to lo vis­to, des­con­so­la­dos y des­gra­cia­dos com­pa­trio­tas ¿Cómo no va a haber, inclu­so en este país de paso­tas y tra­ga­sa­bles, euro­es­cép­ti­cos, euro­de­trac­to­res, euro­de­sen­ga­ña­dos y euro­di­vor­cia­dos de esta Euro­pa Uni­da (y de su deri­va­da mone­ta­ria la Euro­zo­na) en la que nos metie­ron de hoz y coz una serie de polí­ti­cos inep­tos, paca­tos, papa­na­tas, chu­póp­te­ros y ambi­cio­sos que, cega­dos por los intere­ses par­ti­cu­la­res y de par­ti­do, no supie­ron ver que a día de hoy y toda­vía por bas­tan­tes años, seme­jan­te engen­dro unio­nis­ta con­ti­nen­tal, con el que no pudie­ron a lo lar­go de la his­to­ria indi­vi­duos de cier­to renom­bre inter­na­cio­nal como Car­lo­magno, Napo­león o Hitler sin con­tar con el mon­tón de empe­ra­do­res y líde­res roma­nos que con­vir­tie­ron al Medi­te­rrá­neo en su mare nos­trum pero que serían final­men­te masa­cra­dos (como noso­tros aho­ra) por los alemanes/​bárbaros de le épo­ca, no pue­de ser otra cosa que eso, un inten­to bien­in­ten­cio­na­do con­de­na­do al fra­ca­so, una uto­pía polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social que es muy difí­cil pue­da lle­gar a ser una autén­ti­ca y com­ple­ta reali­dad his­tó­ri­ca inclu­so en el lar­go pla­zo nece­si­tan­do, sin duda, algu­nos siglos para que el mare­magno euro­peo actual, de cer­ca de trein­ta paí­ses de dis­tin­to poder eco­nó­mi­co, demo­grá­fi­co, finan­cie­ro, indus­trial, mili­tar… y con idio­sin­cra­sias, his­to­rias y socie­da­des total­men­te dife­ren­tes y has­ta beli­ge­ran­tes en el pasa­do, pue­da trans­for­mar­se en una ver­da­de­ra unión con­ti­nen­tal con visos de per­ma­nen­cia en el tiem­po y en el espa­cio.

Por lo que res­pec­ta a nues­tro arrui­na­do y vili­pen­dia­do euro­país (Espa­ña) todo lo que nos está suce­dien­do de un tiem­po a esta par­te (des­pués de unos pocos años de rego­ci­jar­nos con las dádi­vas millo­na­rias que para com­prar sus pro­duc­tos nos otor­ga­ban las nacio­nes direc­to­ras del utó­pi­co even­to y entram­par­nos has­ta el cue­llo) demues­tra has­ta la sacie­dad que, ade­más de paso­tas, corrup­tos y fut­bo­le­ros, somos unos insen­sa­tos, unos vivi­do­res por cuen­ta aje­na, unos pedi­güe­ños, unos des­ce­re­bra­dos y unos maso­cas sin dig­ni­dad algu­na. Por­que hay que joder­se como nos deja­mos humi­llar, un día sí y otro tam­bién, por nues­tros nue­vos amos ger­ma­nos y sus adlá­te­res del nor­te capi­ta­nea­dos a día de hoy por la inefa­ble seño­ra (o seño­ri­ta) Mer­kel.

Por cier­to, a esta seño­ra (o seño­ri­ta) sin duda muy res­pe­ta­ble, de físi­co des­ma­ya­do, look mani­fies­ta­men­te mejo­ra­ble, caris­ma ocul­to, par­la­men­to indes­crip­ti­ble, espí­ri­tu auto­ri­ta­rio, inte­li­gen­cia secre­ta y nacio­na­lis­mo mili­tan­te: ¿Quién le ha dado el úni­co velón del entie­rro al que esta­mos asis­tien­do los lla­ma­dos paí­ses de la euro­zo­na? ¿Quién la ha ador­na­do con la “euro­au­to­ri­tas” con la que se desem­pe­ña? ¿Quién la ha nom­bra­do capi­ta­na gene­ral de los euro­ejér­ci­tos con­ti­nen­ta­les? ¿Quién la ha ungi­do con el supre­mo y aco­jo­nan­te títu­lo de fürher del IV Reich eco­nó­mi­co euro­peo con capi­tal en Bru­se­las? ¿Y por qué se pasa por el Arco del Triun­fo (o de la Derro­ta) todas las euro­ins­ti­tu­cio­nes que duran­te los últi­mos años nos hemos dado (bueno, o nos han dado como inaca­ba­bles pla­tos de len­te­jas) los vein­ti­sie­te ilu­sos paí­ses de la UE y, den­tro de ellos, los die­ci­sie­te ton­to­rro­nes que creía­mos haber entra­do en el cie­lo cuan­do nos cam­bia­ron las pese­tas, los fran­cos, las liras, los drac­mas … por los mar­cos ale­ma­nes dis­fra­za­dos de euros, entre las que se encuen­tran la Comi­sión Euro­pea, el Con­se­jo Euro­peo, el Par­la­men­to Euro­peo, la Pre­si­den­cia Rota­to­ria de la idem, la Pre­si­den­cia no Rota­to­ria (o sea, Per­ma­nen­te), el Euro­gru­po, la Euro­zo­na, el Ban­co Cen­tral Euro­peo (BCE), el Ban­co Euro­peo de Inver­sio­nes, el Fon­do Euro­peo de Esta­bi­li­dad, el nona­to Meca­nis­mo Euro­peo de Esta­bi­li­dad (MEDE)…?

Bueno, ami­gos y com­pa­trio­tas espa­ño­les uni­dos por el res­ca­te (ACEUR) deje­mos a nues­tra inefa­ble “dama de hie­rro” ger­ma­na (¿qué ten­drán los ale­ma­nes que casi siem­pre a sus diri­gen­tes, demo­crá­ti­cos o no, aca­ban por lla­mar­les “de hie­rro”?) y refle­xio­ne­mos con urgen­cia sobre nues­tras des­gra­cias, que pin­tan bas­tos en este país. Yo creo sin­ce­ra­men­te, por eso lo digo, que o nos esca­pa­mos cuan­to antes de este con­tu­ber­nio euro­peo de ban­que­ros sin escrú­pu­los, polí­ti­cos inep­tos, impe­ria­lis­tas ver­gon­zan­tes y neo­li­be­ra­les de toda laya, o nos hun­di­mos sin reme­dio en el pan­tano finan­cie­ro en el que nos encon­tra­mos por la estú­pi­da asun­ción de una mone­da forá­nea (con­cre­ta­men­te ale­ma­na) en detri­men­to de la nues­tra (la pese­ta) con la que, con toda modes­tia, vivía­mos mejor. Espa­ña lle­va siglos y siglos fun­cio­nan­do sin el euro, con el que lle­va­mos ape­nas una déca­da, y ha sufri­do fuer­tes cri­sis de todo tipo, inclui­das gue­rras y catás­tro­fes natu­ra­les de las que siem­pre ha sabi­do salir airo­sa con el esfuer­zo y el tra­ba­jo de todos sus ciu­da­da­nos. Nun­ca ha afron­ta­do una situa­ción de penu­ria y humi­lla­ción como la pre­sen­te, debien­do acu­dir prác­ti­ca­men­te todas las sema­nas a la pla­za públi­ca a pedir dine­ro a los “mer­ca­dos” a intere­ses espe­cu­la­ti­vos cuan­do no de de pura y dura usu­ra. Cla­ro está que siem­pre dis­pu­so (ha sido pro­pio de estú­pi­dos y des­ce­re­bra­dos el aban­do­nar­lo) de su ban­co emi­sor de mone­da y de unos eco­no­mis­tas que, lejos de intere­ses espu­rios par­ti­da­rios, sabían hacer su tra­ba­jo con abso­lu­ta leal­tad a la comu­ni­dad a la que per­te­ne­cían y sin nin­gún ani­mo de lucro per­so­nal. La nación, hay que decir­lo, en la segun­da mitad del siglo pasa­do pasó por años de pobre­za extre­ma y hori­zon­tes negros y leja­nos. Pero sus polí­ti­cos, inclui­dos algu­nos de natu­ra­le­za no demo­crá­ti­ca, supie­ron abs­te­ner­se de robar (cuan­do era muy fácil hacer­lo) y tra­ba­jar, con las excep­cio­nes de siem­pre, por el bien común.

Al final, a pun­to de ter­mi­nar­se el siglo XX, meti­mos la pata. Los adve­ne­di­zos de la polí­ti­ca que diri­gían nues­tros des­ti­nos no supie­ron resis­tir­se a los can­tos de sire­na que venían del nor­te y que bus­ca­ban, aho­ra lo vemos con más niti­dez, con­ver­tir­nos a los espa­ño­les en ciu­da­da­nos euro­peos de segun­da fila, en con­su­mi­do­res de pri­me­ra y en tra­ba­ja­do­res a tiem­po com­ple­to en hote­les y chi­rin­gui­tos de pla­ya.

Sal­ga­mos de esta tram­pa, enga­ña­dos hin­chas de la euro­co­pa (que enci­ma vamos a per­der), de esta euro­to­rre de Babel en la que en la actua­li­dad mili­ta­mos como pobres de solem­ni­dad, vagos sure­ños y pedi­güe­ños de cien­tos de miles de millo­nes de euros/​marcos. No es cier­to, como pre­go­na nues­tro aton­to­li­na­do jefe del Gobierno y “pre­sio­na­dor euro­peo”, señor Rajoy, al que, con abso­lu­ta estu­pi­dez ins­ti­tu­cio­nal, ha feli­ci­ta­do nues­tro “cade­ra de oro” de los caza­do­res reales de ele­fan­tes, señor Bor­bón (¡tie­ne tela la cosa, dar­le la enho­ra­bue­na por con­se­guir, ponien­do el culo en la euro­zo­na, un euro­cré­di­to para poder sobre­vi­vir unas sema­nas más!) que Espa­ña, tal como esta­mos, pue­da remon­tar esta tra­ge­dia colec­ti­va patria siguien­do en el euro. Si segui­mos en esta casa de locos, segu­ro que nos toca­rá ser uno de los mayo­res per­de­do­res pues ya se sabe que cuan­do un bar­co se hun­de los botes sal­va­vi­das nun­ca son sufi­cien­tes para alo­jar en su seno a los pobres de ter­ce­ra cla­se.

¡Por favor que alguien con cabe­za lla­me con toda urgen­cia al direc­tor de la anti­gua Fábri­ca Nacio­nal de Mone­da y Tim­bre para que se pon­ga a tra­ba­jar cuan­to antes y haga rena­cer nues­tra pobre pero dig­na pese­ta! ¡Solo él pue­de sal­var­nos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *