El Yuan serru­cha al dólar- Hedel­ber­to López Blanch

Aun­que los prin­ci­pa­les medios finan­cie­ros y de comu­ni­ca­ción occi­den­ta­les lo han que­ri­do opa­car, el recien­te acuer­do fir­ma­do entre Chi­na y Japón para dejar de uti­li­zar el dólar en sus inter­cam­bios comer­cia­les repre­sen­ta otro duro gol­pe al rei­na­do del bille­te ver­de como mone­da pre­fe­ren­cial de cam­bio inter­na­cio­nal.

Tan­to el Ban­co Popu­lar de Chi­na como el minis­tro de Finan­zas japo­nés, Jun Azu­mi, sig­ni­fi­ca­ron que “desa­rro­llar el comer­cio direc­to yuan-yen ayu­da­rá a for­mar la tasa de cam­bio direc­ta entre esas mone­das, pro­mo­ve­rá el uso de esas mone­das en el comer­cio y la inver­sión bila­te­ral, así como for­ta­le­ce­rá la coope­ra­ción finan­cie­ra entre ambos paí­ses»,

Azu­mi agre­gó que el paso a los inter­cam­bios mone­ta­rios direc­tos en los mer­ca­dos de Tokio y Shanghai baja­rá los cos­tos de las tran­sac­cio­nes para las empre­sas y hará las divi­sas de ambas nacio­nes más úti­les.

A fina­les de 2011, Japón se con­vir­tió en el ter­cer socio comer­cial, la mayor fuen­te de impor­ta­cio­nes y el quin­to des­tino de las expor­ta­cio­nes de Chi­na. El volu­men de inter­cam­bio alcan­zó en 2010 los 300 000 millo­nes de dóla­res, cifra que repre­sen­tó el 10 % del comer­cio exte­rior de Bei­jing.

El eco­no­mis­ta Xing Yuqing en con­ver­sa­ción con la agen­cia de noti­cias Xinhua, dijo que la entra­da en vigor de este con­ve­nio, el pasa­do pri­me­ro de junio, se enca­mi­na hacia una sepa­ra­ción gra­dual de los dos paí­ses en rela­ción con el dólar y un paso impor­tan­te para la inter­na­cio­na­li­za­ción de la divi­sa chi­na.

Para que esto últi­mo ocu­rra, el yuan o ren­mim­bi debe con­ver­tir­se pri­me­ro en una divi­sa regio­nal, y con el ace­le­ra­do incre­men­to de los inter­cam­bios comer­cia­les, se augu­ra que en un lus­tro esa mone­da será la divi­sa de reser­va en Asia Sudo­rien­tal, mien­tras se abre paso en otros con­ti­nen­tes como Euro­pa y Amé­ri­ca Lati­na.

Sin apu­ro, pero con gran éxi­to, Chi­na ha uti­li­za­do el ren­mim­bi con sus socios comer­cia­les y sobre todo en las tran­sac­cio­nes trans­fron­te­ri­zas.

En 2011 el total de los inter­cam­bios con esa mone­da supe­ra­ron los 400 000 millo­nes de dóla­res y este año, con los dife­ren­tes con­ve­nios fir­ma­dos con dife­ren­tes paí­ses, se pre­vé que la cifra se tri­pli­que.

No resul­ta des­acer­ta­da la opi­nión de varios exper­tos que vati­ci­nan la posi­bi­li­dad de que en los pró­xi­mos diez años, el yuan pase a ser la mone­da más com­pe­ten­te del mer­ca­do y deje atrás al bille­te ver­de.

Esa pers­pec­ti­va expan­de el mie­do por Washing­ton y en un recien­te infor­me pre­sen­ta­do al Con­gre­so, la Comi­sión de Revi­sión Eco­nó­mi­ca y de Segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos pidió a ese órgano que tome “car­tas en el asun­to y deter­mi­ne los cam­bios que resuel­van los desa­fíos cada vez más com­pli­ca­dos y gra­ves que repre­sen­ta Bei­jing para los intere­ses inter­na­cio­na­les y domés­ti­cos.”

A pesar de estas alar­mas en el gigan­te del nor­te, cuyos fun­cio­na­rios con­si­de­ran al dólar como una señal de orgu­llo nacio­nal, o mejor dicho de domi­na­ción impe­rial, lo cier­to es que esa mone­da sigue desem­pe­ñan­do las fun­cio­nes inter­na­cio­na­les en las com­pras, la cir­cu­la­ción y de reser­va mun­dia­les.

El eco­no­mis­ta Barry Eichen­green, seña­la en su libro El Nue­vo Orden Mone­ta­rio Mmun­dial, que en 2010 el 85 % del comer­cio inter­na­cio­nal se reali­zó en dóla­res y más del 60 % de las reser­vas del orbe están deno­mi­na­das en esa mone­da.

Aun­que muchos fac­to­res indi­can que el bille­te ver­de per­de­rá espa­cio como cen­tro del sis­te­ma mone­ta­rio del pla­ne­ta, el pro­ce­so será gra­dual, hacia un mediano pla­zo.

Esto se debe, en pri­mer lugar por­que aun no exis­te una mone­da fuer­te que pue­da suplan­tar­lo de inme­dia­to; Esta­dos Uni­dos toda­vía tie­ne poder para obs­ta­cu­li­zar la crea­ción de un nue­vo orden mone­ta­rio ale­ja­do del dólar, y paí­ses con abun­dan­tes reser­vas en bille­te ver­de no desean que Washing­ton cai­ga en una cri­sis lar­ga y pro­fun­da, entre otros fac­to­res.

El ren­mim­bi está ayu­dan­do a que ese pro­ce­so se acor­te y el acuer­do fir­ma­do con Japón lo demues­tra. Otro recien­te paso en esa direc­ción fue la fir­ma, la pasa­da sema­na, de un acuer­do entre Chi­na, Japón y Corea del Sur para la crea­ción de una zona fran­ca de libre comer­cio.

Empre­sas del gigan­te asiá­ti­co usan el yuan con enti­da­des de 181 paí­ses y con­ti­nua inde­te­ni­ble su expan­sión.

La Ofi­ci­na Inter­na­cio­nal de Finan­zas de Corea del Sur aca­ba de infor­mar que esta dis­pues­ta a rea­li­zar ope­ra­cio­nes en las mone­das nacio­na­les de ambos paí­ses y que la imple­men­ta­ción “sería un buen paso para no depen­der total­men­te de la con­duc­ta del pago del dólar”.

Al yuan le fal­tan aun con­di­cio­nes obje­ti­vas para ser com­ple­ta­men­te con­ver­ti­ble por­que sus posee­do­res no pue­den cam­biar­los en las enti­da­des ban­ca­rias cen­tra­les en cual­quier momen­to.

El Ban­co Cen­tral de Chi­na se enca­mi­na hacia esa direc­ción y ya tra­ba­ja en la crea­ción de un sis­te­ma para liqui­dar pagos e inver­sio­nes trans­fron­te­ri­zas en yua­nes lo cual aumen­ta­rá su con­ver­ti­bi­li­dad de for­ma gra­dual.

Cin­co de las 12 mayo­res eco­no­mías del orbe (Japón, India, Rusia, Bra­sil y Corea del Sur) ya man­tie­nen inter­cam­bios comer­cia­les con esa mone­da, a las que se unen, entre otras, Argen­ti­na, Vene­zue­la, Aus­tra­lia, Irán, Bela­rus y varios paí­ses del con­ti­nen­te asiá­ti­co.

En uno de sus últi­mos aná­li­sis, el Ban­co Mun­dial seña­ló que el pujan­te rol de chi­na en el comer­cio inter­na­cio­nal, el tama­ño de su eco­no­mía, ade­más de apa­re­cer como el mayor acree­dor del mun­do, per­mi­ten ase­gu­rar que la inter­na­cio­na­li­za­ción de su mone­da avan­za por sen­de­ros segu­ros.

En un mun­do tan glo­ba­li­za­do los cam­bios eco­nó­mi­cos-finan­cie­ros van desa­rro­llán­do­se sin ape­nas dar­nos cuen­ta y en ese inde­te­ni­ble andar, el yuan apa­re­ce como el mejor can­di­da­to mone­ta­rio en la carre­ra por alcan­zar al dólar y, en un futu­ro no muy lejano sobre­pa­sar­lo.

Como un maes­tro arte­sa­nal que talla con pacien­cia sus obras, Chi­na serru­cho en mano, recor­ta poco a poco peda­ci­tos del bille­te ver­de.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *