El arte de la gue­rra: Dro­nes sica­rios para la «kill list»- Ilma­ni­fies­to

Tra­duc­ción de Boltxe Kolek­ti­boa

Los Esta­dos Uni­dos tie­nen que defen­der­se cuan­do son ata­ca­dos, ha decla­ra­do el secre­ta­rio para la defen­sa Leon Panet­ta, recha­zan­do así las pro­tes­tas por los cre­cien­tes ata­ques de dro­nes esta­dou­ni­den­ses en Pakis­tán. Según Panet­ta, los pakis­ta­níes deben com­pren­der que los «pre­da­tors» tam­bién están para su bien: vue­lan por enci­ma de sus cabe­zas, tele­di­ri­gi­dos des­de los Esta­dos Uni­dos a más de diez mil kiló­me­tros de dis­tan­cia para dis­pa­rar con sus misi­les «fue­go de infierno» a los peli­gro­sos turis­tas que se ocul­tan en terri­to­rio pakis­ta­ní. Con­clu­sión opues­ta a la que lle­ga, des­pués de una visi­ta a Pakis­tán, Navi Pillay, Alto Comi­sa­rio de las Nacio­nes Uni­das para los dere­chos huma­nos: «Los ata­ques de dro­nes, se pro­du­cen en tér­mino medio cada cua­tro días « pro­vo­can­do muer­tes indis­cri­mi­na­das de civi­les, que cons­ti­tu­yen una vio­la­ción de los dere­chos huma­nos». Plan­tea ade­más serios pro­ble­mas de dere­cho inter­na­cio­nal en cuan­to que se lle­van a cabo «fue­ra de todo meca­nis­mo de con­trol civil o mili­tar» Pillay pide, por tan­to que se abra una inves­ti­ga­ción ofi­cial. Esta acu­sa­ción fue dene­ga­da de for­ma tajan­te por el pre­si­den­te Oba­ma, quién afir­ma con rotun­di­dad que los ata­ques con dro­nes- que tam­bién se efec­túan en Afga­nis­tán, Iraq, Yemen, Soma­lia y otros paí­ses « no pro­vo­can gran­des bajas civi­les». En reali­dad están bajo un con­trol muy estric­to». Cla­ro, nadie lo duda.

Como pue­de leer­se en el New York Times, El Pre­si­den­te en per­so­na es quién hace las «nomi­na­cio­nes ultra secre­tas» de los pre­sun­tos terro­ris­tas que hay que matar, en la mayo­ría de los casos con misi­les dro­nes. La «kill list» ‑que inclu­ye a per­so­nas del mun­do ente­ro que por ser con­si­de­ra­das dañi­nas para los Esta­dos Uni­dos y sus intere­ses, son secre­ta­men­te con­de­na­das a muer­te bajo la acu­sa­ción de terro­rris­ta- se actua­li­za median­te «un extra­ñí­si­mo ritual buro­crá­ti­co»: La tele­con­fe­ren­cia, diri­gi­da por el Pen­tá­gono, a más de cien res­pon­sa­bles de la «segu­ri­dad nacio­nal». Éstos reti­ran las fichas de los que ya se han mata­do para aña­dir otras en una espe­cie de jue­go maca­bro que un fun­cio­na­rio com­pa­ra­ba con el de los muñe­cos de juga­do­res de base­ball. La lis­ta es lue­go pre­sen­ta­da al pre­si­den­te para su apro­ba­ción. Espe­cial­men­te cuan­do « al mis­mo tiem­po que al terro­ris­ta, será alcan­za­da por el dro­ne su fami­lia, «la eva­lua­ción moral final» le corres­pon­de al Pre­si­den­te. Cuan­do éste lo ha auto­ri­za­do, el ope­ra­dor, cómo­da­men­te ins­ta­la­do en los Esta­dos Uni­dos, delan­te de la con­so­la de con­trol de dro­nes, lan­za los misi­les con­tra aque­lla casa de Pakis­tán, indi­ca­da como refu­gio de terro­ris­ta. De todas mane­ras en la explo­sión, los niños no se ven. Es la « gue­rra no con­ven­cio­nal» que está lle­van­do la admi­nis­tra­ción de Oba­ma. Con ella se desa­rro­llan dro­nes cada vez más sofis­ti­ca­dos: como los dro­nes de pro­pul­sión nuclear, que están capa­ci­ta­dos par volar inin­te­rrum­pi­da­men­te duran­te meses y un peque­ño dro­ne kami­ka­ze que se lan­za con­tra el obje­ti­vo des­tru­yén­do­lo con su car­ga explo­si­va. Una mina para las indús­trias cons­truc­ti­vas (Gene­ral Ato­mics, North­rop, Grum­man y otras): El pen­tá­gono ha deci­di­do aumen­tar en 30% su flo­ta actual de 7.500 dro­nes, gas­tan­do 32.000 millo­nes de dóla­res. Ita­lia par­ti­ci­pa­rá por valor de 4.000 millo­nes de dóla­res con la com­pra de cin­co dro­nes de fabri­ca­ción esta­dou­ni­den­se, des­ple­ga­dos por la OTAN en Sigo­ne­lla (Sici­lia), y com­pra­rá misi­les y bom­bas de pre­ci­sión para sus pro­pios dro­nes, tam­bién fabri­ca­dos en Esta­dos Uni­dos. El pen­tá­gono hizo hin­ca­pié en que ser­vi­rían para «pro­te­ger» no sólo a Ita­lia sino tam­bién a Esta­dos Uni­dos.

¿Para cuán­do la «kill list» ita­lia­na?

« Lo sien­to, figu­ra usted en la «kill list»

Man­lio Dinuc­ci

13 juin 2012

ilma​ni​fes​to​.it

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *