Cru­ci­fi­ca­dos en pleno siglo XX. Vida y tor­tu­ra has­ta la muer­te de Die­go Redon­do Macías y su pri­mo Juan Rodrí­guez Redon­do

«Bus­can al guar­dia Die­go por todos los luga­res de la casa, remue­ven ropas, arma­rios, el dobla­do, has­ta que final­men­te le hallan en los tras­te­ros, en el pajar». «Una vorá­gi­ne de gol­pes cae sobre él. Se le ara­ña, arras­tra, insul­ta… «La madre se abra­za al hijo pro­fi­rien­do ala­ri­dos» «En el Con­sis­to­rio se halla ya su pri­mo Juan, des­de hace horas; ambos son mania­ta­dos y con­du­ci­dos a la lla­ma­da Ermi­ta del Cris­to de la Gua­da­ña. Son las sie­te de la tar­de del 15 de agos­to de 1936. “Les ata­ron a la ver­ja en cruz con alam­bre espino. Cuan­do les saca­ron del Ayun­ta­mien­to iban ya des­he­chos, magu­lla­dos, col­ma­dos de hema­to­mas…»

dis­sab­te 16 de maig de 2009

Liber­to Miguel: Lo rela­ta­do has­ta aquí pali­de­ce ante el dra­ma que vivie­ron Die­go Redon­do Macías y su pri­mo Juan Rodrí­guez Redon­do.

“Mi padre ‑nos dice el hijo mayor de Die­go- nos lle­vó a Cala­ñas (Huel­va), dis­tan­te unos cua­ren­ta kiló­me­tros de Gibra­león (Huel­va). Pidió refu­gio para noso­tros en una posa­da, pero el due­ño asus­ta­do, no nos dejó alo­jar. De nada le ser­vi­ría la pre­vi­sión, por­que al siguien­te día le ase­si­na­ron. Vía aba­jo hubi­mos de regre­sar a Gibra­león; ya en la baja­da pudi­mos com­pro­bar que habían comen­za­do las depre­da­cio­nes y los ase­si­na­tos”

«Padre y tío siguen cam­po ade­lan­te, pero al cabo de los días, ago­ta­dos, ham­brien­tos, tie­nen la osa­día de pene­trar en Gibra­león en bus­ca de des­can­so y ayu­da. Aspi­ran a un rato de repo­so y avi­tua­llar­se. El 13 de agos­to de 1936 han alcan­za­do el pue­blo en el que pene­tran con sigi­lo ampa­ra­dos en las som­bras de la noche.

Cuer­da de pre­sos

Alguien, sin embar­go, debió detec­tar la pre­sen­cia de ambos y debió pro­du­cir­se la dela­ción. Dos días des­pués eran apre­sa­dos»

“Yo era muy peque­ñi­ta ‑habla una tes­ti­go excep­cio­nal-. Iba a un reca­do calle San­to Domin­go arri­ba. Me tro­pe­cé con una jau­ría que enar­bo­la­ban ban­de­ras y can­ta­ban “el Cara al Sol”. Se diri­gían a Cas­te­jue­la, gri­tan­do: “a por él, a por él”. En cabe­za iban Cha­pa­rro y el “Lepe­ri­llo”. Al lle­gar al domi­ci­lio bus­ca­do, inter­cep­ta­ron todos los acce­sos. Los veci­nos que­da­ron ate­mo­ri­za­dos. Los que habían lle­ga­do hechos un bra­zo de mar entra­ron atro­pe­llán­do­lo todo”

Bus­can al guar­dia Die­go por todos los luga­res de la casa, remue­ven ropas, arma­rios, el dobla­do, has­ta que final­men­te le hallan en los tras­te­ros, en el pajar. Una vorá­gi­ne de gol­pes cae sobre él. Se le ara­ña, arras­tra, insul­ta con los más des­nu­dos depues­tos. La madre se abra­za al hijo pro­fi­rien­do ala­ri­dos. La sepa­ra­ción de ambos se hace casi impo­si­ble.

Mar­ti­llean enton­ces a ambos con las cula­tas de los fusi­les. A con­se­cuen­cia de uno de los gol­pes, pro­pi­na­do por el “Lepe­ri­llo”, la madre ha caí­do de bru­ces des­va­ne­ci­da.

“Cuan­do la madre per­dió el cono­ci­mien­to lo saca­ron a ras­tras, que­dan­do rodea­do por la jau­ría que en el valle espe­ra­ba. A tra­vés de todo el camino le fue­ron vejan­do, hacién­do­le cami­nar a empu­jo­nes mien­tras le ara­ña­ban, gol­pea­ban e insul­ta­ban con el peor de los voca­bu­la­rios, has­ta hacer­le entrar en el Ayun­ta­mien­to”

Deten­ción de mili­ciano

En el Con­sis­to­rio se halla ya su pri­mo Juan, des­de hace horas; ambos son mania­ta­dos y con­du­ci­dos a la lla­ma­da Ermi­ta del Cris­to de la Gua­da­ña, situa­da en una de las esqui­nas de la pla­za Mayor del pue­blo, jus­to al fren­te del Ayun­ta­mien­to. Son las sie­te de la tar­de del 15 de agos­to, fies­ta de la Bella, que se pro­lon­ga al 16 con la de San Roque. Cuan­tos inter­vie­nen en la repre­sión se hallan con­cen­tra­dos en la pla­za a la espe­ra de que se ini­cie el espec­tácu­lo. La ermi­ta posee una can­ce­la de acce­so semioji­val que des­ta­ca de cuan­to se eri­ge en el con­torno. Es el lugar selec­cio­na­do para el sacri­fi­cio pre­vio a la muer­te defi­ni­ti­va.

“Les ata­ron a la ver­ja en cruz con alam­bre espino. Cuan­do les saca­ron del Ayun­ta­mien­to iban ya des­he­chos, magu­lla­dos, col­ma­dos de hema­to­mas; pero lo que les vino des­pués fue espan­to­so. Es nor­ma aquí en los entie­rros el dar la cabe­za­da, lo que se dice dar el pésa­me en la mis­ma igle­sia a los dolien­tes. Pues bien, con iro­nía y ges­to bur­lón aque­llas hie­nas fue­ron des­fi­lan­do ante ellos pro­nun­cian­do la fra­se “les acom­pa­ña en el sen­ti­mien­to”, para anun­ciar­les la inme­dia­ta muer­te que iban a tener”

A ren­glón segui­do comen­zó un deli­rio maca­bro. Una chus­ma des­ata­da entre la que se encuen­tran falan­gis­tas, la van­guar­dia de ase­si­nos, “seño­ras” enco­pe­ta­das y la flor y nata del bajo fon­do ven­ga­dor, escu­pen y gol­pean des­pia­da­da­men­te a las inde­fen­sas víc­ti­mas.

Ase­si­na­dos

“Algu­nos ‑habla uno de los hijos de Die­go- les pin­cha­ban con lez­nas en los cos­ta­dos mien­tras les insul­ta­ban con las más gro­se­ras pala­bras. Otros, como Cha­pa­rro y Bar­ga­llo, les gol­pea­ron en los pies con las cula­tas de los fusi­les has­ta que se los reven­ta­ron. Manuel Morín “El Lepe­ri­llo” les lan­zó un café hir­vien­do al ros­tro. Tam­bién el “Sata­nás” les escu­pió sin cesar a lo lar­go de toda la noche. Esta­ban ebrios de alcohol y de locu­ra ase­si­na”

Los reos eran ya casi cadá­ve­res. A veces per­dían el cono­ci­mien­to, que vol­vían a recu­pe­rar por las pun­za­das y los gol­pes. Sufrían la que­ma­zón de las heri­das, la sed pro­vo­ca­da por el tor­men­to, la des­es­pe­ran­za de una vida que se les esca­pa­ba.

“Jamás olvi­da­ré en aque­llas cir­cuns­tan­cias trá­gi­cas, a Alfon­so Torres, falan­gis­ta-rejo­nea­dor, o aspi­ran­te a ser­lo, que tuvie­ra el ges­to de lle­var agua a mi padre y tío para apla­car­les la sed que les que­ma­ba la gar­gan­ta, como tam­po­co podré olvi­dar que Joa­quín Her­nán­dez, tam­bién falan­gis­ta, noti­fi­ca­ra al tío Fran­cis­co que nues­tra casa iba a ser arra­sa­da, como lo fue una vez con­su­ma­da la cru­ci­fi­xión y nos die­ra tiem­po a sal­var las reli­quias per­so­na­les que que­ría­mos con­ser­var en memo­ria de mi pobre padre”.

Unas lágri­mas res­ba­la­ron por sus meji­llas al des­gra­nar los tris­tes recuer­dos. Repues­to, con­ti­núa el trá­gi­co rela­to.

“Sopor­ta­ron el mar­ti­rio has­ta las tres de la madru­ga­da. Las fie­ras habían que­da­do ya satis­fe­chas de la esce­na y pro­ce­día bajar el telón. Des­anu­da­ron las ata­du­ras. Los cuer­pos, mania­ta­dos aho­ra por las muñe­cas, fue­ron lan­za­dos como dos far­dos sobre el vehícu­lo, acom­pa­ña­dos por los cha­ca­les que iban a poner fin al dra­ma”

El vehícu­lo se pier­de en la leja­nía. Las víc­ti­mas lle­gan casi expi­ran­do por el tor­men­to. Con todo han demos­tra­do que la resis­ten­cia huma­na no tie­ne medi­da: apea­dos del camión son situa­dos jun­to a la tapia ele­gi­da. Una voz que expe­le vahos de alcohol, rom­pe el silen­cio: ¡Vais aho­ra a demos­trar los cojo­nes que tenéis! Al pare­cer corres­pon­día a la del «Lepe­ri­llo”. Les bajan los cal­zo­nes y así, a car­nes des­nu­das, les cer­ce­nan en vivo los órga­nos viri­les.

Las víc­ti­mas se des­plo­man pro­fi­rien­do gri­tos de dolor. Toda­vía sumi­dos en la demen­cial carre­ra exter­mi­na­do­ra, les dis­pa­ran al vien­tre” Ahí ‑excla­ma “Cha­pa­rro”- para que vues­tra muer­te sea len­ta y paguéis bien vues­tro mal”.

La ven­gan­za, ¿de qué?, ha sido con­su­ma­da. El camión se ale­ja, mien­tras los dos des­gra­cia­dos pro­lon­gan su ago­nía ate­na­za­dos por el dolor.

Die­go Redon­do Macías, guar­dia muni­ci­pal de Gibra­león

En el caos de la revuel­ta Gibra­león que­dó des­abas­te­ci­do. Se rom­pie­ron los medios de recep­ción y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. El muni­ci­pio se encon­tró en una situa­ción angus­tio­sa y en sesión de urgen­cia se acor­dó pro­ce­der a la requi­sa y dis­tri­bu­ción a los más nece­si­ta­dos de aque­llo que, como el car­bón, la car­ne y otros ali­men­tos vita­les fue­se encon­tra­do en dema­sía en case­ríos y cor­ti­jos. Cum­plir con esta for­ma­li­dad que­dó a car­go de la Guar­dia Muni­ci­pal, com­pues­ta de Prie­to, Anto­nio Cho­que­ro, Cris­tó­bal Rodrí­guez Recia­do, su her­mano José, el cabo Juan Rodrí­guez Redon­do y su pri­mo el guar­dia Die­go Redon­do Macías, entre otros cuyos nom­bres que­dan en el olvi­do.

Duran­te los diez días que el pue­blo estu­vo en manos de los repu­bli­ca­nos nadie sufrió daño alguno, sal­vo las requi­sas de los ali­men­tos men­cio­na­dos más arri­ba. Pero los fas­cis­tas, guar­da­do­res del orden bur­gués, no podían per­do­nar ese aten­ta­do a la pro­pie­dad pri­va­da y todos cuan­tos par­ti­ci­pa­ron en esas requi­sas fue­ron inmo­la­dos. Sin embar­go, la ven­gan­za fue más dura con Die­go Redon­do por su fer­vien­te pasión revo­lu­cio­na­ria. Así, cuan­do lo con­du­je­ron a fusi­lar uno de sus ver­du­gos le dijo: “Aho­ra vamos a ver los cojo­nes que tie­nes “. Le hicie­ron des­nu­dar y le cor­ta­ron los tes­tícu­los y le tira­ron al vien­tre para que su muer­te fue­se más len­ta…

La orden del nue­vo alcal­de, un joven­zue­lo lla­ma­do Ramón Garri­do Fer­nán­dez, hoy jubi­la­do y resi­den­te en Bar­ce­lo­na, con la muer­te de Die­go Redon­do Macías que­da­ba cum­pli­da: “hay que sem­brar el terror…”. Pero tan lejos lle­va­ba su siem­bra que, Fran­cis­co Garri­do, uno de los acau­da­la­dos pro­pie­ta­rios del pue­blo no pudo por menos que decir­le: “Oye, niño, ¿es que vas a ter­mi­nar con todo el pue­blo? ¿Quié­nes van a rotu­rar los cam­pos?”


Quei­po de Llano

“Fusi­la­ré a diez por cada uno de los nues­tros que fusi­léis, aun­que ten­ga que sacar­los de la tum­ba. ¡Os vamos a des­pe­lle­jar vivos, cana­lla mar­xis­ta!” (Quei­po de Llano a tra­vés de Radio Sevi­lla, cabe decir que lo cum­plie­ron con cre­ces).


Fran­co y Millán-Astray

«¡La tie­rra para el que dis­pa­re pri­me­ro! ¡Que hablen las pis­to­las! ¡Mue­ra la razón, viva la muer­te!» (Millan-Astray, Coro­nel en Jefe de la Legión duran­te la Gue­rra Civil).


El falan­gis­ta Jimé­nez Caba­lle­ro

«Hoy escri­bo esta nota tras la con­quis­ta de Cata­lu­ña en la que he par­ti­ci­pa­do. Y aque­llo de «la maté por­que era mía» vale por lo suce­di­do» (El falan­gis­ta Ernes­to Jimé­nez Caba­lle­ro, «Genio de Espa­ña», pàg. 226, 1939).


Fran­co y Hitler

“Le feli­ci­to de lo más pro­fun­do de mi cora­zón por los bri­llan­tes éxi­tos del Ejér­ci­to Nacio­nal bajo sus órde­nes. Tam­bién con­fío que el final pró­xi­mo y vic­to­rio­so de la gue­rra trae­rá al pue­blo espa­ñol la paz y con ella se abri­rá una nue­va épo­ca de bri­llan­te desa­rro­llo de la nación espa­ño­la. Adolf Hitler, Can­ci­ller de Ale­ma­nia” (Tele­gra­ma de Hitler a Fran­co, con moti­vo de la con­quis­ta mili­tar de Cata­lun­ya, 1939).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *