Qué ocul­tan UPN-PSN sobre la CAN?- Kon­tuz!

El pasa­do lunes día 11, la Mesa y Jun­ta de Por­ta­vo­ces del Par­la­men­to nava­rro no admi­tió a trá­mi­te, por los votos de UPN, PSN y PP la cele­bra­ción de una sesión de tra­ba­jo con Kon­tuz! (Aso­cia­ción de usua­rios, con­su­mi­do­res y con­tri­bu­yen­tes) en torno a Caja Nava­rra, moti­va­da por el des­aso­sie­go social gene­ra­do. No ten­dría mayor impor­tan­cia si antes no se hubie­ran opues­to a la com­pa­re­cen­cia, en sede par­la­men­ta­ria, de Enri­que Goñi, Yolan­da Bar­ci­na y Rober­to Jimé­nez, máxi­mos res­pon­sa­bles de lo que que­da de la enti­dad, así como, pocos días antes, a escla­re­cer el apes­to­so asun­to de las die­tas que cobra­ron M. Sanz, Y. Bar­ci­na, A. Miran­da y R. Jimé­nez. Sobre este tema, la opo­si­ción pre­gun­tó cuán­do y cuán­tas veces se había reu­ni­do (la Per­ma­nen­te de la Jun­ta de Fun­da­do­res de la CAN) y dón­de esta­ban las actas de estas sesio­nes de tra­ba­jo por las que les ingre­sa­ron miles de euros. Los alu­di­dos, que comien­zan a evi­den­ciar un sos­pe­cho­so ner­vio­sis­mo, se nega­ron a con­tes­tar a nin­gu­na de las cues­tio­nes. Des­de Kon­tuz! no denun­cia­mos sus remu­ne­ra­cio­nes por astro­nó­mi­cas, que lo son, sino por­que nos teme­mos que cobra­ron sin ni tan siquie­ra haber­se reu­ni­do.

“Se ha fun­da­do esta Caja en bene­fi­cio de Nava­rra y a su engran­de­ci­mien­to deben cola­bo­rar cuan­tos sien­tan amor a su pue­blo” decía una de sus cam­pa­ñas publi­ci­ta­rias en 1929. M. J. Urme­ne­ta, ex alcal­de y pre­si­den­te de la CAMP, solía afir­mar: “pre­fie­ro mil aho­rra­do­res de una pese­ta que uno de mil”. En 2002 los con­se­je­ros cobra­ban, por die­tas, diez veces menos que en la actua­li­dad; el valor de la CAN, que nació para com­ba­tir la usu­ra, se ha redu­ci­do diez veces en los dos últi­mos años. Y esta deba­cle se ha dado mien­tras en los Con­se­jos Gene­ra­les de la Caja, des­pués del lunch y la expo­si­ción de E. Goñi, los aplau­sos eran uná­ni­mes, con algu­na excep­ción por par­te de los impo­si­to­res. Nin­gún miem­bro del Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción, ni de los “pro­fe­sio­na­les de pres­ti­gio” ni de los polí­ti­cos colo­ca­dos a dedo por M. Sanz, como el líder del PSN, Itur­be (140 mil euros en 7 años), ha cues­tio­na­do nun­ca los pla­nes de E. Goñi. Todos ellos eran tes­ti­gos de una reu­nión pre­via, entre Sanz y el direc­tor de la CAN, de cuyas deci­sio­nes infor­ma­ban des­pués al res­to del Con­se­jo y amén. Recor­de­mos que, entre estas per­so­nas, se encuen­tran J. A. Asiain, ex vice­pre­si­den­te del gobierno con Urral­bu­ru, J. C. Alli, ex pre­si­den­te y, por supues­to, Yolan­da Bar­ci­na, duran­te 15 años y has­ta 2010, en los órga­nos de direc­ción de la Caja.

Des­de que M. Sanz cono­ció a Goñi, que­dó abdu­ci­do por su faci­li­dad de pala­bra y sus pro­yec­tos “van­guar­dis­tas” y con él se ase­gu­ró una extra en die­tas de 1700 euros por cada reu­nión “fan­tas­ma” de la Per­ma­nen­te de la Jun­ta de Fun­da­do­res. Miran­da, el con­se­je­ro que afir­ma­ba que “la CAN, ries­go de ser absor­bi­da, nin­guno”, ha per­te­ne­ci­do a su Con­se­jo de Admi­nis­tra­ción, su Comi­sión Eje­cu­ti­va y la Jun­ta de Fun­da­do­res y con­si­de­ra “total­men­te éti­co” el cobro de esas die­tas “por­que siem­pre se ha hecho así”. Sanz, Bar­ci­na y el pro­pio Miran­da se han embol­sa­do 750.000 euros en die­tas des­de 2004, con un gran aumen­to a par­tir de 2009, cuan­do las remu­ne­ra­cio­nes deja­ron de ser trans­pa­ren­tes y mien­tras se ges­ta­ba el desas­tre en la enti­dad. Por eso, de todos ellos exi­gi­mos la dimi­sión, lo mis­mo que el cese de E. Goñi. ¿En qué empre­sa el ges­tor que la ha arrui­na­do sigue figu­ran­do como su máxi­mo repre­sen­tan­te? Man­te­ner­lo es un insul­to a la ciu­da­da­nía, como lo era el coche blin­da­do de 400 mil euros, el mis­mo que el de Sanz, o los fas­tuo­sos via­jes al extran­je­ro “de inte­rés comer­cial”. Su suel­do millo­na­rio, las pre­ten­cio­sas jor­na­das de Savió­lo­gos, la polí­ti­ca de “ficha­jes” de per­so­nal externo y las one­ro­sas pre­ju­bi­la­cio­nes, aña­di­das a una des­me­di­da expan­sión comer­cial y a ope­ra­cio­nes finan­cie­ras que podrían estar en el obje­ti­vo de la Jus­ti­cia, han aca­ba­do de fini­qui­tar la que lle­ga­ra a ser la enti­dad más sol­ven­te del esta­do.

Por el con­tra­rio, el resul­ta­do para el futu­ro de Nava­rra es devas­ta­dor. El prin­ci­pal ins­tru­men­to finan­cie­ro de la comu­ni­dad ha des­apa­re­ci­do (jun­to a 1000 millo­nes que se han eva­po­ra­do). Su labor, como expre­san los esta­tu­tos: “de carác­ter bené­fi­co social”, que bien podría ser­vir en esta épo­ca de cri­sis para ayu­dar a autó­no­mos, peque­ños y media­nos empre­sa­rios o pro­yec­tos socia­les para gen­te sin recur­sos, ya no exis­te. 500 pues­tos de tra­ba­jo se han esfu­ma­do en 3 años, miles de clien­tes han per­di­do bue­na par­te de sus peque­ños aho­rros y los máxi­mos res­pon­sa­bles se nie­gan a cum­plir con las nor­mas y leyes que ellos mis­mos han esta­ble­ci­do. Por­que el Códi­go del Buen Gobierno de mar­zo de 2011 y la Ley de Trans­pa­ren­cia que aca­ban de apro­bar tie­nen como pila­res “la nece­sa­ria trans­pa­ren­cia en la acción de gobierno y la ren­di­ción de cuen­tas a la ciu­da­da­nía”. O un infor­me de 2005, de los ser­vi­cios jurí­di­cos de la Cáma­ra Foral, que esta­ble­ce que aque­llos con la doble con­di­ción de miem­bro del gobierno y de la Caja, “debe­rían faci­li­tar la infor­ma­ción de que dis­pon­gan y tie­nen la obli­ga­ción polí­ti­ca de res­pon­der en sede par­la­men­ta­ria”.

La ciu­da­da­nía, de toda con­di­ción y color polí­ti­co, exi­ge trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­da­des. UPN y PSN pre­ten­den “que pase el tem­po­ral”, pero es cono­ci­da la tena­ci­dad de nues­tro pue­blo y pue­den estar segu­ros de que Kon­tuz! no va a cejar en su empe­ño has­ta que los cau­san­tes asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Para ello debe­mos rom­per la omer­tá, el silen­cio encu­bri­dor impues­to por UPN, PSN y PP. La hoja de ruta ya está mar­ca­da: Defen­sor del Pue­blo, ILP, movi­li­za­cio­nes, qui­zás una Comi­sión de Inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, y lle­ga­rá la hora de acu­dir a los tri­bu­na­les ya que, como dice W. Buf­fet, “baja­rá la marea y se sabrá quien anda des­nu­do”.

Hace­mos un lla­ma­mien­to espe­cial al PSN pues nos cons­ta que, en su últi­mo con­gre­so, en una de las comi­sio­nes, se apro­bó ins­tar a la Cáma­ra de Comp­tos a que ana­li­za­ra lo ocu­rri­do en la CAN. ¿Por qué no lo hacen? Jimé­nez, a pesar de estar afec­ta­do por las die­tas del órgano opa­co, era el úni­co que las había decla­ra­do. A tiem­po están de ren­dir cuen­tas a la socie­dad. Como dijo Carl von Clau­se­witz: “La reti­ra­da es la más difí­cil de todas las ope­ra­cio­nes. Pero quien se empe­ci­na en un calle­jón sin sali­da y es inca­paz de dar mar­cha atrás, ¿no pro­vo­ca su pro­pia derro­ta?”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *