Ver­dad y Jus­ti­cia en el caso Napa­rra- Itziar Liza­rral­de, Erro­se Ere­zu­ma, Bego­ña Cas­ti­llo y Nerea Zaba­la

Recien­te­men­te ha visi­ta­do Eus­kal Herria una dele­ga­ción de Amnis­tía Inter­na­cio­nal (AI). En la pren­sa hemos leí­do que el gru­po ha mos­tra­do su temor a que no todas las víc­ti­mas de vul­ne­ra­cio­nes ten­gan acce­so a la ver­dad, la jus­ti­cia y la repa­ra­ción. Amnis­tía Inter­na­cio­nal recla­ma como prin­ci­pio que todos los afec­ta­dos ten­gan dere­cho a que «la ver­dad sea reco­no­ci­da, los per­pe­tra­do­res lle­va­dos ante la jus­ti­cia y las víc­ti­mas deben obte­ner repa­ra­ción».

La dele­ga­ción de AI valo­ra el reco­no­ci­mien­to ade­cua­do de las víc­ti­mas de ETA, pero se mues­tra crí­ti­ca con algu­nos aspec­tos del decre­to del gobierno sobre los afec­ta­dos por la vio­len­cia del Esta­do en el perio­do 1960 – 1978, ya que no impli­ca el dere­cho a que los auto­res de aque­llas vul­ne­ra­cio­nes sean juz­ga­dos. Por lo que en, nues­tra opi­nión, la repa­ra­ción de la que habla el gobierno se limi­ta al pago de una indem­ni­za­ción a cam­bio pre­ci­sa­men­te de la renun­cia a la ver­dad y a la rea­li­za­ción de la jus­ti­cia.

Ade­más, AI se mues­tra teme­ro­so por la pre­vi­si­ble exclu­sión en el segun­do decre­to, el corres­pon­dien­te a las vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos a par­tir de 1978, de impor­tan­tes colec­ti­vos como el repre­sen­ta­do por aque­llas per­so­nas que han sido some­ti­das a tor­tu­ra, que en Eus­kal Herria cons­ti­tu­yen legión. Para noso­tros, ambos decre­tos no cons­ti­tu­yen nin­gún paso ade­lan­te, aun­que par­cial, como opi­nan algu­nos, sino que se tra­ta de un autén­ti­co frau­de. Por sus moti­va­cio­nes, su arbi­tra­ria perio­di­za­ción, la exclu­sión de nume­ro­sas víc­ti­mas, repre­sa­lia­dos y mili­tan­tes, la no men­ción al terro­ris­mo de Esta­do, la des­igual­dad en la repa­ra­ción y en el tra­to, y un lar­go etc. Y, por supues­to, por el true­que, como ya hemos dicho, de dine­ro por ver­dad y jus­ti­cia, lo que ofen­de a la con­cien­cia de mucha gen­te.

Des­de lue­go el caso que no va a entrar en decre­to alguno es el del secues­tro, ase­si­na­to y des­apa­ri­ción de José Miel Etxe­be­rria, Napa­rra, cuyo 32 ani­ver­sa­rio ha teni­do lugar recien­te- men­te. Entre otras razo­nes, por­que el Esta­do no se hace res­pon­sa­ble alguno de ese cri­men de lesa huma­ni­dad y, por con­si­guien­te, no ha habi­do aquí ver­dad y, por lo tan­to, ni jus­ti­cia ni repa­ra­ción.

Des­pués de pasa­do tan­to tiem­po no se cono­ce el lugar don­de están depo­si­ta­dos sus res­tos, ni las cir­cuns­tan­cias y moti­vos de su ase­si­na­to, ni sus auto­res mate­ria­les, ni los res­pon­sa­bles polí­ti­cos que orde­na­ron su muer­te. Solo exis­ten, acer­ca de lo ante­rior, cier­tas fun­da­men­ta­das sos­pe­chas, algu­nas cer­te­zas cla­ras, esca­sas prue­bas mate­ria­les, bas­tan­tes incóg­ni­tas, una con­vic­ción popu­lar sobre quién fue la ins­tan­cia res­pon­sa­ble del cri­men, y la abso­lu­ta segu­ri­dad de la nula volun­tad de los esta­dos fran­cés y espa­ñol en acla­rar­lo.

Como refe­ren­cias más sóli­das, la rei­vin­di­ca­ción reite­ra­da del Bata­llón Vas­co Espa­ñol (BVE), orga­ni­za­ción terro­ris­ta vin­cu­la­da a las cloa­cas del Esta­do, y cier­tas pis­tas rele­van­tes que lle­van a con­fir­mar la auto­ría de los hechos abo­mi­na­bles por par­te de mer­ce­na­rios fran­ce­ses rela­cio­na­dos con aque­lla. Sin olvi­dar­nos del con­tex­to polí­ti­co de los años que van de 1975 a 1981, en el que el terro­ris­mo de Esta­do uti­li­za­ba para sus accio­nes, según perio­dis­tas e his­to­ria­do­res, a miem­bros de la ultra­de­re­cha argen­ti­na, a neo­fas­cis­tas ita­lia­nos y a mer­ce­na­rios del ham­pa fran­ce­sa, entre otros.

Como no espe­ra­mos nin­gún movi­mien­to por par­te de los esta­dos fran­cés y espa­ñol para resol­ver este abo­mi­na­ble cri­men pen­sa­mos que tie­nen que ser las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les las que se mue­van y pre­sio­nen a los esta­dos impli­ca­dos para ofre­cer algo de luz. Y entre ellas, AI. Y sería bueno que en sus visi­tas al Esta­do espa­ñol recla­ma­ra de sus diri­gen­tes una inves­ti­ga­ción rigu­ro­sa de este y otros casos de des­apa­re­ci­dos pues son asun­tos que no pres­cri­ben y la huma­ni­dad ente­ra se encuen­tra con­cer­ni­da.

Pero somos noso­tros, la gen­te de Eus­kal Herria prin­ci­pal­men­te, los que com­par­ti­mos los valo­res por los que luchó, los que tene­mos la res­pon­sa­bi­li­dad de asu­mir la ini­cia­ti­va de des­cu­brir la ver­dad y recla­mar que se haga jus­ti­cia. Se lo debe­mos a Patxi, que des­de un lugar mis­te­rio­so nos lo pide. Se lo debe­mos, tam­bién, a Celes, que guar­da en su cora­zón la lle­ga­da de algu­na noti­cia. Se lo debe­mos a Eneko y a todas las per­so­nas que en nues­tro país aman la liber­tad, res­pe­tan a los mili­tan­tes que lucha­ron por ella y no pue­den admi­tir que suce­sos tan crue­les e injus­tos que­den impu­nes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *