La OTAN pre­pa­ra la mayor ope­ra­ción de into­xi­ca­ción de la His­to­ria- Red Vol­tai­re

JPEG - 140.8 KB

Den­tro de varios días, qui­zás a par­tir del medio­día del vier­nes 15 de junio, los sirios que tra­ten de ver los cana­les nacio­na­les sólo cap­ta­rán en sus tele­vi­so­res otros cana­les crea­dos por la CIA. Imá­ge­nes fil­ma­das en estu­dio mos­tra­rán masa­cres impu­tadas al gobierno, mani­fes­ta­cio­nes popu­la­res, minis­tros y gene­ra­les dimi­tien­do, al pre­si­den­te al-Assad dán­do­se a la fuga, a los rebel­des reu­nién­do­se en pleno cen­tro de las gran­des ciu­da­des así como la lle­ga­da de un nue­vo gobierno al pala­cio pre­si­den­cial.

El obje­ti­vo de esa ope­ra­ción, diri­gi­da direc­ta­men­te des­de Washing­ton por Ben Rho­des, con­se­je­ro adjun­to de segu­ri­dad nacio­nal de Esta­dos Uni­dos, es des­mo­ra­li­zar a los sirios y per­mi­tir así un gol­pe de Esta­do. La OTAN, lue­go de haber­se estre­lla­do con­tra el doble veto de Rusia y Chi­na en el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, logra­ría así con­quis­tar Siria sin tener que ata­car­la ile­gal­men­te. Sea cual sea la opi­nión de cada cual sobre lo que está suce­dien­do en Siria, Lo cier­to es que un gol­pe de Esta­do pon­dría fin a toda espe­ran­za de demo­cra­ti­za­ción.

De for­ma total­men­te ofi­cial, la Liga Ára­be ha soli­ci­ta­do a los ope­ra­do­res de los saté­li­tes Arab­sat y Nile­sat que pon­gan fin a la retrans­mi­sión de los medios sirios, tan­to públi­cos como pri­va­dos (Syria TV, Al-Ekba­ri­ya, Ad-Dou­nia, Cham TV, etc.). Ya exis­te un pre­ce­den­te dado que la Liga Ára­be impu­so ante­rior­men­te la cen­su­ra con­tra la tele­vi­sión libia para impe­dir que los diri­gen­tes de la Yamahi­ria pudie­ran comu­ni­car­se con su pro­pio pue­blo. No exis­te en Siria nin­gu­na red her­tzia­na en que los cana­les de tele­vi­sión se cap­ten exclu­si­va­men­te vía saté­li­te. Pero este cor­te no deja­rá las pan­ta­llas en blan­co.

En efec­to, esta deci­sión sólo es la par­te visi­ble del ice­berg. Según nues­tras infor­ma­cio­nes, varias reunio­nes inter­na­cio­na­les han teni­do lugar esta sema­na para coor­di­nar la ope­ra­ción de into­xi­ca­ción. Las dos pri­me­ras reunio­nes, de natu­ra­le­za téc­ni­ca, se desa­rro­lla­ron en Doha (Qatar). La ter­ce­ra, de carác­ter polí­ti­co, tuvo lugar en Riad, (Ara­bia Sau­di­ta).

En la pri­me­ra reu­nión par­ti­ci­pa­ron los ofi­cia­les de gue­rra sico­ló­gi­ca «incrus­ta­dos» en varias tele­vi­sio­nes sate­li­ta­les, como Al-Ara­bi­ya, Al-Jazee­ra, BBC, CNN, Fox, France24, Futu­re TV y MTV –ya es sabi­do que des­de 1998 ofi­cia­les de la Uni­ted Sta­tes Army’s Psy­cho­lo­gi­cal Ope­ra­tions Unit (PSYOP) han sido incor­po­ra­dos a la redac­ción de la CNN, prác­ti­ca que la OTAN exten­dió des­pués a otras esta­cio­nes tele­vi­si­vas de impor­tan­cia estra­té­gi­ca. Estos ofi­cia­les redac­ta­ron de ante­mano una serie de noti­cias fal­sas, en fun­ción de una his­to­ria fal­sa con­ce­bi­da por el equi­po de Ben Rho­des, en la Casa Blan­ca. Se esta­ble­ció un pro­ce­di­mien­to de vali­da­ción recí­pro­ca en el que cada medio debe citar las men­ti­ras de los demás para dar­les cre­di­bi­li­dad a los ojos de los teles­pec­ta­do­res. Los par­ti­ci­pan­tes deci­die­ron ade­más no limi­tar­se a requi­si­cio­nar úni­ca­men­te los cana­les de la CIA para Siria y el Líbano (Bara­da, Futu­re TV, MTV, Orient News, Syria Chaab, Syria Alghad), sino tam­bién unos 40 cana­les reli­gio­sos waha­bi­tas que exhor­ta­rán a des­atar masa­cres con­fe­sio­na­les bajo la con­sig­na «¡Los cris­tia­nos a Bei­rut, los alaui­tas a la tum­ba!»

En la segun­da reu­nión par­ti­ci­pa­ron inge­nie­ros y rea­li­za­do­res encar­ga­dos de pla­ni­fi­car la fabri­ca­ción de imá­ge­nes de fic­ción, en las que se mez­clan secuen­cias roda­das en estu­dios a cie­lo abier­to con imá­ge­nes gene­ra­das por compu­tado­ra. En estas últi­mas sema­nas se han mon­ta­do, en Ara­bia Sau­di­ta, varios estu­dios que imi­tan los dos pala­cios pre­si­den­cia­les sirios y las prin­ci­pa­les pla­zas de Damas­co, de Ale­po y de Homs. Ya exis­tían ese tipo de estu­dios en Doha, pero resul­ta­ban insu­fi­cien­tes dada la enver­ga­du­ra de la ope­ra­ción plan­tea­da.

En la ter­ce­ra reu­nión par­ti­ci­pa­ron el gene­ral James B. Smith, emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos; un repre­sen­tan­te del Rei­no Uni­do y el prín­ci­pe sau­di­ta Ban­dar Bin Sul­tan, el mis­mo a quien el pre­si­den­te Geor­ge Bush padre desig­na­ba como su hijo adop­ti­vo, al extre­mo que la pren­sa esta­dou­ni­den­se comen­zó a lla­mar­lo «Ban­dar Bush». El obje­ti­vo de esta reu­nión fue coor­di­nar la acción de los medios con la acción del «Ejér­ci­to Sirio Libre», con­for­ma­do esen­cial­men­te con los mer­ce­na­rios a suel­do del prín­ci­pe Ban­dar.

La ope­ra­ción ya venía ges­tán­do­se des­de hace meses, pero el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos deci­dió ace­le­rar­la des­pués de que el pre­si­den­te ruso Vla­di­mir Putin noti­fi­có a la Casa Blan­ca que Rusia se opon­drá por la fuer­za a todo inten­to ile­gal de inter­ven­ción de la OTAN con­tra Siria.

Esta ope­ra­ción com­pren­de dos eta­pas simul­tá­neas: por un lado, inun­dar los medios de noti­cias fal­sas, y por el otro, cen­su­rar o blo­quear toda posi­bi­li­dad de res­pues­ta.

El hecho de prohi­bir las tele­vi­sio­nes sate­li­ta­les para des­en­ca­de­nar y diri­gir una gue­rra no es nada nue­vo. Bajo la pre­sión de Israel, Esta­dos Uni­dos y la Unión Euro­pea han prohi­bi­do suce­si­va­men­te cana­les de tele­vi­sión liba­ne­ses, pales­ti­nos, ira­quíes, libios et ira­níes. Nin­gún tipo de cen­su­ra se ha impues­to con­tra cana­les vía saté­li­te pro­ve­nien­tes de otras regio­nes del mun­do.

La difu­sión de noti­cias fal­sas tam­po­co es nada nue­vo. Cua­tro pasos sig­ni­fi­ca­ti­vos en el arte de la pro­pa­gan­da se han dado por vez pri­me­ra duran­te el últi­mo dece­nio.
- En 1994, una esta­ción de músi­ca pop, la Radio Libre de Mille Colli­nes (RTML) dio la señal que des­en­ca­de­nó el geno­ci­dio ruan­dés al exhor­tar a «¡Matar a las cuca­ra­chas!».
- En 2001, la OTAN uti­li­zó los medios de pren­sa para impo­ner una inter­pre­ta­ción de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre y jus­ti­fi­car los ata­ques con­tra Afga­nis­tán e Irak. Ya en aque­lla épo­ca fue Ben Rho­des el encar­ga­do de redac­tar, por orden de la admi­nis­tra­ción Bush, el infor­me de la Comi­sión Kean Hamil­ton sobre los aten­ta­dos.
- En 2002, la CIA uti­li­zó 5 cana­les (Tele­ven, Glo­bo­vi­sión, Meri­diano, ValeTV y CMT, para hacer creer que enor­mes mani­fes­ta­cio­nes habían obli­ga­do al pre­si­den­te demo­crá­ti­ca­men­te elec­to de Vene­zue­la, Hugo Chá­vez, a renun­ciar a su car­go, cuan­do en reali­dad esta­ba sien­do víc­ti­ma de un gol­pe de Esta­do mili­tar.
- En 2011, France24 desem­pe­ña­ba de fac­to el papel de minis­te­rio de Infor­ma­ción de Con­se­jo Nacio­nal Libio, al que inclu­so esta­ba vin­cu­la­da por con­tra­to. Duran­te la bata­lla de Trí­po­li, la OTAN hizo fil­mar en estu­dio y difun­dir a tra­vés de Al-Jazee­ra y de Al-Ara­bi­ya imá­ge­nes que mos­tra­ban a los rebel­des libios entran­do en la pla­za prin­ci­pal de la capi­tal cuan­do en reali­dad se encon­tra­ban aún lejos de la ciu­dad, de mane­ra que los habi­tan­tes, con­ven­ci­dos de que la gue­rra esta­ba per­di­da, cesa­ron toda resis­ten­cia.

Los medios de pren­sa ya no se con­for­man con apo­yar la gue­rra. Aho­ra hacen la gue­rra.

Este dis­po­si­ti­vo vio­la los prin­ci­pios bási­cos del dere­cho inter­na­cio­nal, empe­zan­do por el artícu­lo 19 de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de Dere­chos Huma­nos que esti­pu­la el dere­cho a «reci­bir infor­ma­cio­nes y opi­nio­nes, y el de difun­dir­las, sin limi­ta­ción de fron­te­ras, por cual­quier medio de expre­sión». Y lo más impor­tan­te es que vio­la las reso­lu­cio­nes de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, adop­ta­das al tér­mino de la Segun­da Gue­rra Mun­dial para pre­ve­nir las gue­rras. Las reso­lu­cio­nes 110, 381819 prohí­ben «los obs­tácu­los al libre inter­cam­bio de infor­ma­cio­nes e ideas» (en este caso, el blo­queo de los cana­les sirios) y «la pro­pa­gan­da ten­dien­te a pro­vo­car o esti­mu­lar cual­quier tipo de ame­na­za con­tra la paz, de rup­tu­ra de la paz o todo acto de agre­sión». A la luz del dere­cho, la pro­pa­gan­da a favor de la gue­rra es un cri­men con­tra la paz. Es inclu­so el más gra­ve de los crí­me­nes, ya que hace posi­bles los crí­me­nes de gue­rra y el geno­ci­dio.

Fuen­te
Kom­so­mols­kaïa Prav­da

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *