¡¡¡Bra­vo mine­ros!!! AURRERA! (Las ratas que­ma­das, y el mie­do negro)- Mai­té Campillo

Quie­ren que nues­tros hijos y los vues­tros sean anal­fa­be­tos como noso­tros, que vimos las pare­des de la escue­la más por fue­ra que por dentro

Todos miran hacia otro lado cuan­do llega

Ramón Robles es uno de esos mine­ros que estu­vie­ron sepul­ta­dos y pudie­ron con­tar­lo, salie­ron con vida. Artícu­lo estre­me­ce­dor publi­ca­do en la Cró­ni­ca de León un 4 de mar­zo de 1990:

… Era mi segun­do día en aque­lla mina. Esta­ba feliz pues me había toca­do afue­ra, al aire libre, para lim­piar la tol­va pues con la hume­dad se había que­da­do tie­rra adhe­ri­da y no baja­ba. Que­dé atra­pa­do. Ni un rayo de luz pene­tra, los recuer­dos se gol­pean. Pien­so en Clo­na, mi novia: “La iba a lle­var a su pue­blo, Rie­llo, en el coche nue­vo que me daban aquel mis­mo día” (los ojos de Ramón mani­fies­tan la año­ran­za de los tiem­pos de gana­de­ro, orde­ñar, y las duras rejas de arar). Se va cor­tan­do la cir­cu­la­ción de mis manos ¡Cuán­to tar­dan!. Aho­ra ya se que el mie­do tam­bién es negro. Al fin, veo a mis dos her­ma­nos y más gen­te. Obser­vo las pie­dras. ¿Como no me mataron?

  • Tomás te vio atra­pa­do y se colo­có delan­te de ti para que las pie­dras le gol­pea­ran a él.

El gri­sú, pala­bra maldita

Detrás de las mayo­res tra­ge­dias de la mine­ría leo­ne­sa está esta pala­bra, están sus explo­sio­nes, true­nos de dolor que retum­ban en las cabe­zas de los mine­ros cada vez que se pro­nun­cia su nom­bre. Y no podía fal­tar su pre­sen­cia en la que segu­ra­men­te es la mayor tra­ge­dia de la mine­ría leo­ne­sa en su lar­ga his­to­ria, la que se sal­dó el 10 de junio de 1954 con cator­ce muer­tos en la mina “La Unión”, de la loca­li­dad de Case­tas (La Erci­na). Un lugar que se acos­tum­bró a vivir con la tra­ge­dia, las esta­dís­ti­cas dicen que entre 1937 y 1963 murie­ron 52 mine­ros en 17 acci­den­tes labo­ra­les. A vue­lo de plu­ma van suce­dien­do los muer­tos… 34 niños que­da­ron huér­fa­nos del terri­ble acci­den­te que aca­bó con la vida de cator­ce mine­ros casi todos de pue­blos de la comar­ca pues en los años 50 aún no era tan fre­cuen­te el tras­la­do de los mine­ros de unas cuen­cas a otras. Joa­quín Nie­ves pre­gun­ta­ba a los mine­ros por la mag­ni­tud de la tra­ge­dia, todos le decían que como ésta no habían vivi­do nin­gu­na, no por ello deja­ron de recor­dar otros momen­tos de páni­co: “Lo de hoy ha sido muy gran­de, pero a mí tam­po­co se me qui­ta de la cabe­za un acci­den­te que hubo el día 1 de sep­tiem­bre del año pasa­do en el que murie­ron otros cua­tro com­pa­ñe­ros… En 1993 fui a cubrir la infor­ma­ción de un acci­den­te en Arbas del Puer­to pues me que­da­ba cer­ca de casa. Lle­gué allí y a la pri­me­ra per­so­na que vi, sen­ta­da sobre un bidón, sola, sopor­tan­do la hela­da, fue a Bego­ña, mi veci­na en el pue­blo, la mujer de David Álva­rez, un vete­rano mine­ro natu­ral de Torre­ba­rrio, con muchos años de tajo. No pude arti­cu­lar ni una pala­bra. Ella si…

“David es uno de ellos. No sé nada. Pre­gun­ta tú, por favor».

Así lle­va­ba tres horas. Los mine­ros pasa­ban y evi­ta­ban su mira­da. Alguno susurraba:

“David tie­ne mucha mina, si hay un hue­co se habrá meti­do en él”.

Pero se nota­ba que no se lo creían ni ellos…

  • ¿Vis­te si había luz en casa?
  • ¿Les han dicho algo a los niños?

Ella seguía allí. Cada vez hacía más frío pero Bego­ña no lo sen­tía. De vez en cuan­do se acer­ca­ba a la boca­mi­na pero nadie pare­ce saber nada, todos miran hacia otro lado cuan­do llega.

“Los Seño­res de la mina”, han com­pra­do una roma­na, para pesar el dine­ro que todi­tas las sema­nas le roban al obre­ro; explo­ta­ción de siglos de dolor que ha per­mi­ti­do la exis­ten­cia del capi­ta­lis­mo más feroz y su ince­san­te engor­de de fugas de capi­tal… En un cuar­to calien­te, con una poten­te estu­fa de car­bón, están gen­tes de la empre­sa, vigi­lan­tes, el abo­ga­do y otros con tra­je. Nadie le mira a la cara. Nadie le man­da pasar al cuar­to calien­te. A las dos y media de la madru­ga­da se for­ma un revue­lo. La mujer corre hacia la boca­mi­na y se encuen­tra con un cadá­ver en el sue­lo. No es David. Era Anto­nio Bahi­llo, su ayu­dan­te. Vicen­te Jimé­nez, un com­pa­ñe­ro lamen­ta: “Me había dicho que iba a pedir la cuen­ta, no se fia­ba de la segu­ri­dad en esta mina”

  • De David no sabe­mos nada, igual encon­tró un hueco…

Lle­ga la fune­ra­ria y lo que ocu­rre sólo se pue­de cali­fi­car de cruel…

Trae dos fére­tros. Bego­ña se hun­de. Tie­nen que abrir­le las dos cajas para que com­prue­be que David no está allí, que ha sido un error. Vuel­ve a su bidón. Casi nadie se acer­ca a decir­le nada. A las seis de la maña­na sacan el cuer­po sin vida de David, de 33 años. Ni una pala­bra. Ya es viuda.

A nadie se le ha olvi­da­do aquel acci­den­te que Txe­ma Gómez Pon­tón narró:

“El miér­co­les 17 de octu­bre de 1979 diez hom­bres entra­ron a tra­ba­jar, a las 16.15 horas, en el segun­do rele­vo del Pozo María de Caboa­lles de Aba­jo. Cuan­do se encon­tra­ban dan­do la “tira” de la made­ra, en un taller de la capa 13 que tenía acce­sos por la ter­ce­ra y quin­ta plan­tas, una explo­sión de gri­sú segó sus vidas, en el acci­den­te más gra­ve y con con­se­cuen­cias más nefas­tas habi­do nun­ca en la comar­ca de Lacia­na. Según todos los indi­cios la explo­sión fue pro­vo­ca­da por el cable de con­tac­to de la loco­mo­to­ra eléc­tri­ca, que no era anti­gri­sú y sol­tó una chis­pa que pro­vo­có la explosión.”

Las esce­nas que vie­ron los que entra­ron a la mina eran dantescas:

José Anto­nio Álva­rez recuer­da las ratas que­ma­das en las orillas…

La empre­sa no que­ría que vie­ran el cadá­ver de Basi­lio Uría, pero su madre, ¡siem­pre las madres! exi­gió contemplarlo:

“Tenía los labios, las pati­llas y las cejas que­ma­das, me que­dó grabado”

Entre las his­to­rias de dolor y muer­te con­ta­das por los mineros

Está la del joven Jesús Anto­nio Gar­cía, “Txutxi”, de La Erci­na; joven de 20 años, exce­len­te depor­tis­ta, atle­ta y prac­ti­can­te de la lucha leo­ne­sa. El día 4 de sep­tiem­bre de 1962 había acu­di­do a su tra­ba­jo dia­rio de mecá­ni­co elec­tri­cis­ta en la mina de La Erci­na. Tres com­pa­ñe­ros entra­ron a colo­car un ven­ti­la­dor y en la gale­ría había exce­si­va con­cen­tra­ción del gran enemi­go de los mine­ros, el gas, anhí­dri­do car­bó­ni­co. Ocu­rrió lo que tan­tas veces actuó con esa sua­vi­dad ‑de vue­lo de plu­ma- mor­tal del trai­cio­ne­ro gas. Dos de los tra­ba­ja­do­res que­da­ron ten­di­dos en el sue­lo, into­xi­ca­dos. El ter­ce­ro logró salir, a duras penas, y avi­sar a Jesús Anto­nio. Los dos cha­va­les que habían que­da­do ten­di­dos en el sue­lo eran un hermano

del que logró salir y otro joven de La Erci­na. El pue­blo del joven “Txutxi”, salió corrien­do hacia la gale­ría. Era un ries­go enor­me, el gas esta­ba allí, espe­ran­do para dor­mir tam­bién a Txutxi…

No se podía hacer nada por los que esta­ban den­tro. Era una locu­ra. Pero el joven “Txutxi” ‑con­di­cio­na­do por el amor a su gen­te entró, murió. Es la ley de la mina, no perdona…

Leon­cio Gar­cía, her­mano del falle­ci­do, dijo:

“sabía que era una locu­ra, se lo dije­ron, pero Txutxi era así, abier­to, ale­gre, soli­da­rio. Per­dí un her­mano, sufrí mucho, pero siem­pre he sen­ti­do un orgu­llo que no se paga con nada.”

La voz de Rafael Alber­ti irrum­pe en escena

¡Empa­na­das de car­ne y de pescado!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pren, com­pren las ricas empanadas!

¿No hay quien com­pre las ricas empa­na­das de car­ne y de pescado?.

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Las ricas empa­na­das de pes­ca­do y de carne!

¡No hay nadie que las compre!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pren, com­pren las ricas empanadas!

¿Nadie quie­re com­prar las ricas empa­na­das de car­ne y de pescado?

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pre, señor, las ricas empa­na­das de car­ne y de pescado!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pre, com­pre, seño­ra, las ricas empa­na­das de pes­ca­do y de carne!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¿No hay quien quie­ra com­prar las ricas empa­na­das de car­ne y de pescado?

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡De pes­ca­do y de carne!

¡De car­ne y de pescado!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pren, com­pren, las ricas empanadas!

¿Qué me pre­gun­tas niño? ¿Que de qué son las ricas empanadas?

¡Son de mier­da, de mier­da, son de mierda!

¡Las hay tam­bién de dulce!

¡Com­pren, com­pren, las ricas empanadas!

Urdan­ga­rínnnnn, el ojo del hura­cán os vigila!!! 

Obser­vé la son­ri­sa bur­lo­na e hipó­cri­ta más que hirien­te ase­si­na de Botin (ape­lli­do pira­ta, de atra­co y des­fal­co), de Fran­cis­co Gon­zá­lez, de Goi­ri­gol­za­rri, has­ta la del lamecu­los “Fiti­pal­di”, un ejem­plo. Todos famo­sos los mafio­sa­men­te reco­no­ci­dos y los que sir­ven como ejem­plo, los fiti­pal­di y urda­ga­ri­nes de turno, todos felices.

(Mar­ce­lino Pérez, 46 años de mine­ro: “si com­pra­ba zapa­tos no comía y si comía no com­pra­ba zapa­tos, 1.991).”

El dine­ro a espuer­tas flu­ye para el seño­ri­to de los des­fal­cos y atra­co a la cla­se ope­ra­ria, llue­ve para ellos, hon­go eterno y gene­ro­so “maná del dios don dine­ro que les pre­mia con el gor­do de Navi­dad”, para que los fla­cos del gor­do, sigan pujan­do sus excrementos.

(Aure­lio Sie­rra, 49 años, entré de pin­che con 14 años… Y, Ade­lino Alva­rez “El Fuga”, reco­rría todos los días más de trein­ta kiló­me­tros para ir a tra­ba­jar a Bar­da­lla en Mata­lla­na de Torio, des­de casa. Cuan­do el tiem­po lo per­mi­tía en bici­cle­ta, en los lar­gos invier­nos de nie­ve andan­do. Y des­pués muchas horas de hume­dad, de tos).

Mien­tras los mine­ros salían a la calle a luchar por dere­chos natu­ra­les bási­cos, ele­men­ta­les y fun­da­men­ta­les, entre ellos su dig­ni­dad en jue­go. El ton­tin-tin babo­so­joy se iba al fút­bol con los más ton­tin de pala­cio, prín­ci­pes en siglo XXI, insul­to y atro­pe­llo de cuen­to cons­ti­tu­cio­nal como ley impues­ta sobre la lega­li­dad repu­bli­ca­na con más de un millón de muer­tos. Que el sudor, el sufrir de los demás se la suda y ni quie­ren ver más allá del retin­tín de dine­ro en su bol­si­llo a base de escla­vi­tud impues­tos y socie­dad sólo la de ellos; ni entien­den cul­tu­ral­men­te de nada, que no esté rela­cio­na­do con explo­ta­ción, doble­ga­ción, impo­si­ción, ni les impor­ta un cara­jo el res­ca­te excep­to el del Whisky con soda, el fút­bol y los toros, aun­que estén mal vis­tas las “corri­das”, que pin­ga les importa!.

(Andrés López, entró a tra­ba­jar en las minas del Bier­zo con 14 años y se reti­ró en las de Sabe­ro 45 años des­pués: “cuan­do la sili­co­sis me había comi­do. Tenía que levan­tar­me por las noches en bus­ca de aire para res­pi­rar. Y me cos­ta­ba tra­ba­jo pues el bra­zo izquier­do lo ten­go inú­til de la humedad.”)

¿Es el res­ca­te una bue­na noticia? 

-Para mi que me hizo “REY” la oli­gar­quía finan­cie­ra, siiiiiiiiiiii…

El monar­ca dio este lunes la enho­ra­bue­na al minis­tro de Eco­no­mía Luis de Guin­dos (de “guin­dar”), y al pre­si­den­te del mal­go­bierno, Mariano Rajoy, por el resul­ta­do de sus nego­cia­cio­nes con la UE (mer­ca­dos capi­ta­lis­tas espe­cia­lis­tas en expolio“s), que cul­mi­na­ron con el mul­ti­mi­llo­na­rio res­ca­te de la ban­ca “espa­ño­la”, para mejor “j…o.…der” a los que menos tienen.

El rey apro­ve­chó el tiem­po con los suyos, entre andan­zas y cace­rías de res­ca­te, y la toma de pose­sión de Luis María Lin­de (lin­ce tre­pa­dor al “ban­co de Espa­ña”), como nue­vo gober­na­dor de la coro­na, para tras­la­dar su enho­ra­bue­na al pre­si­den­te del mal­go­bierno y al minis­tro de la nefas­tae­co­no­mía. El nota pro­ta­go­ni­zó la anéc­do­ta de la jor­na­da pará­si­ta, y tras pre­si­dir la pro­me­sa de Luis María Lin­de como gober­na­dor de las sacas de las his­pa­nias ‑ja!, el rey le comen­tó con­fi­den­cial­men­te a gri­to pela­do ‑entre soca­rrón y boba­li­cón, per­fil que la pren­sa monár­qui­ca defi­ne como “bue­nin o bue­na­zo”- al feli­ci­tar al “lin­ce”: ‑Vaya momen­to­ooo, eh.…!

Mien­tras Sofí, doña, due­ña y seño­ra de los derro­te­ros del rei­no, con­ver­sa­ba bre­ve­men­te con el doble­ga­do a sus pies, el robo­ti­za­do babo­so­joy, De Guin­dos y Ruiz-Gallar­dón, pron­to el diá­lo­go dio un giro inte­lec­tual de 90º. Saben hacia dón­de deri­vó tal des­tre­za de rique­za lite­ra­ria y preo­cu­pa­ción?, hacia el par­ti­do de la Euro­co­pa de fút­bol. Sí, así están de preo­cu­pa­dos, de cul­tos y sen­si­bleeesss. Hay mami, qué pocas sor­pre­sas nos da la vidaaaa esa dic­ta­du­ra par­la­men­ta­ria putocrá­ti­ca, y todo por amor “a la grie­ga de las espa­ñas” y su monarca!!!!.

Los prín­ci­pi­tos de Astu­ries, pobri­nes!, cómo se sacri­fi­ca­ron “por sus vasa­llos!!!!!.” Hicie­ron acto de dis­fru­te y pla­cer como vido­rra coti­dia­na de alta alcur­nia, esa que les faci­li­tó, como abu­so de poder Fran­co, como cuna here­de­ra del trono rojoi­gual­da con la ber­za como coro­na. Eso sí, la rei­no­na más reca­ta­da ella, según expli­có a los medios vin­cu­la­dos a pala­cio, siguió “humil­de­men­te” por tele­vi­sión el par­ti­do y sus bola­das; al pare­cer no le había lle­ga­do el pelu­que­ro ese día, “¡cri­sis!”, está hacien­do estra­gos diooosss, Facun­do cómo está el mun­do, ven a res­ca­tar­me que me pier­do con tan­to canalla!!!.

-«Hemos empa­ta­do, pero ha esta­do bien»… Quien comen­tó dicho rego­ci­jo entre mier­da, ajeno a la crí­ti­ca situa­ción, era bobo­so­joy, que tam­bién había pre­sen­cia­do el par­ti­do en Gdansk, y, mien­tras los reyes se pre­pa­ra­ban para posar para los medios grá­fi­cos sus luci­das cade­ras jun­to al jefe del Eje­cu­ti­vo, sus dos minis­tros y el nue­vo gober­na­dor del Ban­co de la Espa­ña podri­da de gusa­nos. Los últi­mos comen­ta­rios fut­bo­lís­ti­cos reme­mo­ra­ban la vic­to­ria de esa Espa­ña ‑des­com­pues­ta de ladro­nes de la UE (0) USA (1) – fren­te a Ita­lia de 1920. Por el momen­ti­co, es lo que he res­ca­ta­do de a poqui­to, ya que una no tie­ne tan­to tiem­po como la casa real y el ban­co de los his­pa­nis­tas. Segui­ré res­ca­tan­do, ¡ban­cos no!, ni ban­cos ni ban­cas sean de la Espa­ña des­pó­ti­ca o de Eus­kal Herria inde­pen­dien­te; crean celu­li­tis y estrías, eso es una cosa bien fea en un siglo de tan­tas luces, con tan­ta civi­li­za­ción ciñen­do la cin­tu­ra, tan­ta cien­cia, tan­ta par­la­men­ti­ra-demo­crá­ti­ca… Que a los man­da­ta­rios his­pa­nis­tas les impor­ta un pito “el res­ca­te”, lo sabe­mos “perro­flau­tas, yayo­flau­tas, paja­ri­llo­flau­tas y demás flau­tas de Ham­let”. Están reque­te­bién res­ca­ta­dos, igua­li­to, igua­li­to que la rei­na. Que inven­to esto del fút­bol!!! Cómo her­ma­na las cla­ses socia­les y las divi­sio­nes eco­nó­mi­cas!!!!!!!! Por unas horas que­da abo­li­da la explo­ta­ción y la escla­vi­tud al rei­no, la defe­nes­tra­ción por impo­ten­cia y has­ta algún abra­zo que otro “fra­ter­nal” ali­ge­ra. Que cosa más gran­de ese fút­bol, qué mis­te­rio más asom­bro­so que nos hace ver has­ta sim­pá­ti­co al verdugo.

Hace un puñi­to de tiem­po repre­sen­té un per­so­na­je lla­ma­do “Cucha­ri­ta” (era un hom­bre, un paya­so cómi­co de un famo­so caba­ret, con­mi­go se con­vir­tió en mujer), joven madre de la farán­du­la que, ¡supli­ca­ba!, el res­ca­te de su ado­les­cen­te hija estu­dian­te en manos del ejér­ci­to fas­cis­ta de Pino­chet. La joven madre acu­día a las puer­tas de todos los polí­ti­cos e inte­lec­tua­les, has­ta de los “huma­nis­tas-cris­tia­nos” que habían apo­ya­do el gol­pe mili­tar con­tra el gobierno de Allen­de ‑al que los ase­si­nos se empe­ñan hoy en brin­dar­le home­na­je por los crí­me­nes come­ti­dos- puer­ta por puer­ta, todo para poder sal­var a su úni­ca hiji­ta por la que tra­ba­ja­ba horas has­ta la madru­ga­da, y, des­ga­rra­da en llan­to supli­ca­ba inter­ce­die­ran en el res­ca­te de su ama­da hija. Nin­guno la hizo caso. Ni la bur­gue­sía “inte­lec­tual” que había dis­fru­ta­do y has­ta aplau­di­do algún día en el dis­tin­gui­do Caba­ret ‑al afa­ma­do cómi­co- hicie­ron abso­lu­ta­men­te nada, por­que todos sabían que esa niña ya esta­ba des­apa­re­ci­da, ya la habían ase­si­na­do. La obra, “¿Alguien quie­re escu­char­me?”, del autor ruso Enri­que Boro­vic. La com­pa­ñe­ra del dra­ma­tur­go, ya que a él le resul­to impo­si­ble, via­jó y estu­vo pre­sen­te en el apo­teó­si­co estreno, tam­bién algu­nos diplo­má­ti­cos de emba­ja­das inter­na­cio­na­les. Diri­gi­da por el gran direc­tor y actor de tea­tro y cine chi­leno, Ani­bal Reyna.

NOTA

Estos dias los mine­ros de las cuen­cas de León, Astu­ries y Palen­cia, están luchan­do por con­ser­var sus pues­tos de tra­ba­jo. Nadie, abso­lu­ta­men­te nadie está inten­tan­do res­ca­tar­los del pozo negro en que los quie­ren meter de por vida. Nadie abso­lu­ta­men­te nadie de otros gre­mios de tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes, inte­lec­tua­les y más, se está soli­da­ri­zan­do con ellos. Aquí, y aho­ra, “demo­crá­ti­ca­men­te” cuan­do se lucha se lucha mas sólo que la luna. Sal­ve­se el que pue­da. Los his­pa­nis­tas ban­ca­rios van bien, el rei­no pro­me­te más fies­tas, más corrup­ción, toros, fút­bol, y más cha­ran­ga fran­quis­ta y pan­de­re­ta avi­na­gra­da: “Espa­ña va bien” (?).

Los obre­ros del cam­po Anda­lus nece­si­tan res­ca­te, para poder res­ca­tar el dere­cho a la dig­ni­dad sobre el tra­ba­jo, en las exten­sí­si­mas tie­rras expo­lia­das por seño­ri­tos caci­ques a for­ma de con­des, con­de­sas y demás cala­ña pará­si­ta tipo siglo XIX.

Los millo­nes de [email protected] tam­bién nece­si­tan con urgen­cia apre­mian­te ser res­ca­ta­dos para poder sobre­vi­vir en esta mal­di­ta socie­dad basa­da en la explo­ta­ción de la nin­gu­na ofer­ta y millo­nes de demandas.

De poder comer esta­mos hablan­do, vivir y dor­mir en una míni­ma pie­za, de abo­lir el anal­fa­be­tis­mo, del dere­cho a la ense­ñan­za tan­to como a la sani­dad, dis­fru­tar pudien­do amar la vida, de par­ti­ci­par en la pro­pia cul­tu­ra sin que nos cues­te un riñón, híga­do y demás vís­ce­ras, can­tar, bai­lar, ir al tea­tro, com­prar un libro, nada como los direc­tos que hacen vibrar el cora­zón sin tener que estar dán­do­le cuer­da a cada ins­tan­te o recu­rrir a dro­gas que la sani­dad nos la cobra­rá con cre­ces, más cre­ces que el taber­ne­ro un agua mine­ral. De 6.000.000 de seres huma­nos sólo en éste rin­cón del pla­ne­ta estoy hablan­do, “alte­zas”, del des­fal­co inven­to­ras de armas: “Cri­sis”? SOSSSSSSSSSSS!!!!!

¿Alguien está dis­pues­to a rescatarme? 

Insis­to, don­de está la izquier­da, mis ami­gos, mis [email protected]? *

¿Hay izquier­da en el Esta­do Español?

¿Dón­de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, los sin­di­ca­tos, dónde?

¿Y, los del 15M?

¿Ha des­apa­re­ci­do el movi­mien­to obre­ro como la hija de “Cucha­ri­ta”?

¿Ha vuel­to Pino­chet a dar otro gol­pe de esta­do, o es Fran­co con sus legio­na­rios moros y cris­tia­nos y demás hor­das fas­cis­tas de Euro­pa el que se ha levan­ta­do de nue­vo con­tra los trabajadores?

* Los mine­ros ingle­ses si se están soli­da­ri­zan­do, con una “caja” de resis­ten­cia. Y, la revo­lu­ción de Octu­bre en las cuen­cas mine­ras Astur­leo­ne­sas, como la de Nica­ra­güa, pen­dien­tes, siguen en mar­cha… (Noti­cias para Vie­je­ros de Julio Cor­tá­zar) http://​you​tu​.be/​S​z​b​c​W​y​G​O​sp4

PD.

Sín­te­sis de la car­ta del mine­ro astu­riano Juan José Fernández.

He tra­ba­ja­do 25 años en la mina, bajé a un pozo cuan­do tenía 18 años.

Des­pués de aca­bar la gue­rra civil en este país…

Sabéis que los mine­ros estu­vie­ron tra­ba­jan­do una hora gra­tis, al día y duran­te muchí­si­mo tiem­po, para levan­tar lo que el fran­quis­mo des­tru­yó, cuan­do en nues­tras casas no tenía­mos ni para comer?.

En el año 1962 los mine­ros empe­za­ron una huel­ga que se exten­dió por todo el Esta­do Espa­ñol, don­de se con­si­guie­ron dere­chos que aho­ra están tra­tan­do de arre­ba­tar­nos. En ésta huel­ga hubo muchos palos, pre­sos, ham­bre y des­tie­rros hacia otras pro­vin­cias. Cuan­do las huel­gas de los mine­ros Ingle­ses, para­mos de tra­ba­jar y se hizo una colec­ta para man­dar­les dine­ro para que pudie­ran ali­men­tar a sus familias.

¿Alguno duda que no vamos a unir­nos a cual­quier sec­tor afectado?.

Pero pare­ce que aho­ra cues­ta tra­ba­jo has­ta pedir ayu­da a los demás. Apo­yar­nos unos a otros es fun­da­men­tal, pero lo que hace­mos sin embar­go es lo con­tra­rio y así los de arri­ba siem­pre juga­ran con ventaja.

Si todos los tra­ba­ja­do­res estu­vie­sen tan uni­dos como los mine­ros, los gober­nan­tes de este país se lo pen­sa­rían mucho antes de hacer­nos recor­tes como los están hacien­do, os lo pue­do asegurar.

Creo fir­me­men­te que el tra­ba­ja­dor que defien­de sus dere­chos no es un terro­ris­ta como nos lla­man aho­ra por luchar por el bien­es­tar de nues­tras fami­lias. Os invi­to a todos a que sal­gáis de vues­tras casas y defen­dáis lo vues­tro. Quie­ren que nues­tros hijos y los vues­tros sean anal­fa­be­tos como noso­tros, que vimos las pare­des de la escue­la más por fue­ra que por den­tro, un pue­blo anal­fa­be­to es más fácil de dominar.

Man­te­ne­ros infor­ma­dos, con­tras­tar todo lo que veáis por la tele­vi­sión, aho­ra tenéis Inter­net, móvi­les, para poder estar en con­tac­to per­ma­nen­te, orga­ni­za­ros, de la for­ma que que­ráis, pací­fi­ca­men­te o direc­ta­men­te en las barri­ca­das, pero orga­ni­za­ros! Mar­car obje­ti­vos a con­se­guir en un pla­zo cor­to de tiem­po, el gobierno va muy rápi­do cuan­do es su favor y lo sabéis.

Qui­tar la pala­bra “mie­do” o la fra­se “total para lo que va a ser­vir” de vues­tras men­tes y tomar el con­trol de vues­tro futuro.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de teatro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *