Syri­za es la expre­sión de una nue­va izquier­da radi­cal. Entre­vis­ta

¿Podrías expli­car­nos que es Syri­za: cuán­do y cómo se for­mó la Coa­li­ción?

Syri­za se for­mó como una alian­za elec­to­ral de varias orga­ni­za­cio­nes en el año 2004. Sus com­po­nen­tes prin­ci­pa­les son, por un lado, Synas­pis­mós – la Coa­li­ción de la Izquier­da (que aho­ra se lla­ma la Coa­li­ción de la Izquier­da, los Movi­mien­tos y la Eco­lo­gía), es el par­ti­do de Ale­xis Tsi­pras, y que exis­te como for­ma­ción inde­pen­dien­te des­de 1991. Synas­pis­mós es el resul­ta­do de suce­si­vas esci­sio­nes del movi­mien­to comu­nis­ta. En Syri­za tam­bién par­ti­ci­pan otras fuer­zas polí­ti­cas mucho más peque­ñas. Algu­nas pro­vie­nen de la extre­ma izquier­da grie­ga clá­si­ca. En espe­cial la Orga­ni­za­ción Comu­nis­ta de Gre­cia (KOE), la prin­ci­pal orga­ni­za­ción maoís­ta en Gre­cia, que es el segun­do com­po­nen­te en peso numé­ri­co den­tro de SYRIZA. El par­ti­do tie­ne tres dipu­tados ele­gi­dos en las elec­cio­nes de mayo de 2012. Lo mis­mo se pue­de decir de la Izquier­da Obre­ra Inter­na­cio­na­lis­ta (DEA), de tra­di­ción trots­kis­ta, y otros gru­pos que vie­nen en su mayo­ría de la matriz comu­nis­ta. Por ejem­plo, la Izquier­da Comu­nis­ta Eco­lo­gis­ta y Reno­va­do­ra (AKOA), que pro­ce­de del anti­guo Par­ti­do Comu­nis­ta Grie­go del inte­rior.

La coa­li­ción Syri­za se for­mó en 2004 y tuvo un éxi­to rela­ti­vo en sus ini­cios. Pero con­si­guió entrar en el Par­la­men­to superan­do la barre­ra del 3%, lo que Synas­pis­mós no había logra­do antes. Syri­za es la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so de recons­truc­ción bas­tan­te com­ple­ja de la izquier­da radi­cal grie­ga. La izquier­da radi­cal se divi­de en dos polos des­de 1968. El pri­me­ro, es el Par­ti­do Comu­nis­ta de Gre­cia (KKE), que sufre dos esci­sio­nes: la pri­me­ra en 1968, duran­te la dic­ta­du­ra mili­tar, dan­do lugar al Par­ti­do Comu­nis­ta del Inte­rior (KKE eso­té­ri­kou), de ins­pi­ra­ción euro­co­mu­nis­ta, y una segun­da en 1991, tras el colap­so de la URSS. Lo que que­da tras estas dos esci­sio­nes es un par­ti­do muy tra­di­cio­na­lis­ta, que se afe­rra a sus orí­ge­nes esta­li­nis­ta, endu­re­cién­do­los con­si­de­ra­ble­men­te des­pués de la esci­sión de 1991. Es un par­ti­do que se recons­trui­rá sobre una base a la vez mili­tan­te y sec­ta­ria. Con­si­guió una base de acti­vis­tas rela­ti­va­men­te gran­de en los medios obre­ros y popu­la­res, y tam­bién entre los jóve­nes, sobre todo en las uni­ver­si­da­des. El otro polo, Synas­pis­mós, cre­ció en 2004 median­te la cons­truc­ción de Syri­za, que tie­ne su ori­gen en la unión de dos esci­sio­nes de la matriz comu­nis­ta. Synas­pis­mós ha evo­lu­cio­na­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te duran­te su his­to­ria. A prin­ci­pios de 1990, votó a favor del Tra­ta­do de Maas­tricht, y su orien­ta­ción mayo­ri­ta­ria le situa­ba en la izquier­da mode­ra­da. Pero tam­bién es un par­ti­do hete­ro­gé­neo, for­ma­do por dis­tin­tas corrien­tes. Sus alas izquier­da y dere­cha se enfren­ta­ban en luchas inter­nas muy fuer­tes. Poco a poco, el ala dere­cha ha ido per­dien­do terreno. La cons­ti­tu­ción de Syri­za con­sa­gra­rá el giro a la izquier­da de Synas­pis­mós. Synas­pis­mós ha hecho auto­crí­ti­ca de su posi­ción favo­ra­ble al Tra­ta­do de Maas­tricht y, como todas las for­ma­cio­nes de la izquier­da radi­cal euro­pea, hizo una fuer­te cam­pa­ña en con­tra del Tra­ta­do Cons­ti­tu­cio­nal Euro­peo de 2005.

¿Qué influen­cia tie­ne la tra­di­ción comu­nis­ta den­tro de Synas­pis­mós?

La com­po­nen­te comu­nis­ta es cla­ra­men­te mayo­ri­ta­ria. Vie­ne de la frac­ción euro­co­mu­nis­ta y que des­pués de los años 70 se abrió a los nue­vos movi­mien­tos socia­les. Ha sabi­do reno­var sus refe­ren­cias orga­ni­za­ti­vas y teó­ri­cas, injer­tan­do en la matriz comu­nis­ta las tra­di­cio­nes de los nue­vos radi­ca­lis­mos. Es un par­ti­do que se sien­te cómo­do en los movi­mien­tos femi­nis­tas, la movi­li­za­ción de la juven­tud, las corrien­tes anti-glo­ba­li­za­ción, el anti-racis­mo, las movi­das LGBT, al mis­mo tiem­po que man­tie­ne una inter­ven­ción con­si­de­ra­ble en el movi­mien­to sin­di­cal. Hay que tener en cuen­ta que la colum­na ver­te­bral de los cua­dros y acti­vis­tas del par­ti­do pro­vie­nen de las capas asa­la­ria­das edu­ca­das, con titu­la­ción aca­dé­mi­ca. Su elec­to­ra­do es muy urbano, con una gran implan­ta­ción entre los inte­lec­tua­les. Has­ta hace muy poco, Synas­pis­mós tenía la mayo­ría abso­lu­ta en el sin­di­ca­to de pro­fe­so­res de uni­ver­si­dad, al revés que el KKE, que per­dió su rela­ción pri­vi­le­gia­da con la comu­ni­dad inte­lec­tual. Su direc­ción tam­bién lle­va la impron­ta de la matriz comu­nis­ta. A pesar de su juven­tud, Ale­xis Tsi­pras comen­zó a par­ti­ci­par acti­va­men­te en la orga­ni­za­ción juve­nil del KKE en la déca­da de los 90. Los cua­dros y los diri­gen­tes a menu­do han mili­ta­do jun­tos en la clan­des­ti­ni­dad, han pasa­do por las cár­ce­les y los cam­pos de con­cen­tra­ción. De hecho, hay una cul­tu­ra de gue­rra fra­tri­ci­da y sec­ta­ria en la izquier­da radi­cal grie­ga, que actual­men­te man­tie­ne de mane­ra uni­la­te­ral el KKE, que con­si­de­ra que Synas­pis­mós y SYRIZA son «trai­do­res» y, por lo tan­to, el «enemi­go prin­ci­pal». Esta es la razón por la que el KKE se ha nega­do a reu­nir­se con Syri­za en la ron­da de con­tac­tos bila­te­ra­les que Syri­za ha lle­va­do a cabo con casi todos los par­ti­dos repre­sen­ta­dos en el par­la­men­to, cuan­do reci­bió el man­da­to de inten­tar for­mar gobierno en mayo de este año.

¿Cómo se expli­ca la intran­si­gen­cia del KKE? ¿Se debe a un des­acuer­do res­pec­to a Euro­pa?

Las dife­ren­cias sobre Euro­pa no lo expli­can todo. En reali­dad, las posi­cio­nes de ambas par­ti­dos sobre la cues­tión euro­pea se han acer­ca­do mucho en los últi­mos tiem­pos, debi­do a que Synas­pis­mós y Syri­za tie­nen una acti­tud cada vez más crí­ti­ca en rela­ción con la UE. El KKE ha sido siem­pre muy hos­til a la UE, pero aho­ra mis­mo no cen­tra su posi­ción en la sali­da de la UE o de la zona euro. Lo que pone en pri­mer plano son obje­ti­vos que podría­mos cali­fi­car de direc­ta­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, exi­gien­do la abo­li­ción del capi­ta­lis­mo como la solu­ción a los pro­ble­mas de la situa­ción inme­dia­ta. El KKE sigue una línea muy izquier­dis­ta, en tér­mi­nos retó­ri­cos, pero que le per­mi­ten jus­ti­fi­car su posi­ción ais­la­cio­nis­ta y sec­ta­ria.

¿Cómo cali­fi­ca­rías la línea de Syri­za? ¿Dirías que la coa­li­ción sigue una línea anti­ca­pi­ta­lis­ta, o su acción se ajus­ta a un enfo­que más gra­dual, más refor­mis­ta?

Syri­za tie­ne una línea cla­ra­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, que se dis­tin­gue cla­ra­men­te de la social­de­mo­cra­cia. Es algo muy impor­tan­te si se tie­ne en cuen­ta que en las impor­tan­tes luchas inter­nas impor­tan­tes en Synas­pis­mos ha habi­do corrien­tes favo­ra­bles y con­tra­rias a una alian­za con los social­de­mó­cra­tas, en algu­nos casos opues­tas a cual­quier acuer­do o nivel de alian­za, inclui­da la local, inclu­so en el movi­mien­to sin­di­cal. El ala «social­de­mó­cra­ta» de Synas­pis­mós per­dió el con­trol del par­ti­do en 2004, cuan­do Ale­kos Ala­va­nos fue ele­gi­do pre­si­den­te. La dere­cha, enca­be­za­da por Fotis Kou­ve­lis, final­men­te aban­do­nó Synas­pis­mós y for­ma­ron otro par­ti­do, la Izquier­da Demo­crá­ti­ca (DIMAR), que se con­si­de­ra situa­da polí­ti­ca­men­te entre el PASOK y la izquier­da radi­cal. Syri­za es una coa­li­ción anti­ca­pi­ta­lis­ta, que abor­da el tema del poder hacien­do hin­ca­pié en una dia­léc­ti­ca de alian­zas, con­quis­tas y avan­ces elec­to­ra­les, al mis­mo tiem­po que la movi­li­za­ción des­de aba­jo y la lucha. Par­tes Synas­pis­mós y Syri­za se con­si­de­ran par­ti­dos de lucha de cla­ses, repre­sen­tan­tes de intere­ses espe­cí­fi­cos de cla­se y se ven como por­ta­do­res de un anta­go­nis­mo fun­da­men­tal con el sis­te­ma actual. De ahí el nom­bre «Syri­za»: Coa­li­ción de la Izquier­da Radi­cal. Esta rei­vin­di­ca­ción del «radi­ca­lis­mo» es una seña de iden­ti­dad muy fuer­te de la Coa­li­ción. Cuan­do el ala izquier­da se hizo con la mayo­ría en 2004, uno de los pri­me­ros cam­bios que hizo en la cons­ti­tu­ción del par­ti­do fue la afir­ma­ción explí­ci­ta de su filia­ción al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y comu­nis­ta grie­go, y al lega­do de la Revo­lu­ción de Octu­bre.

¿Cuál es la corre­la­ción de fuer­zas en tér­mi­nos de mili­tan­tes en SYRIZA, y con cuán­tos acti­vis­tas cuen­tan las orga­ni­za­cio­nes que con­for­man la coa­li­ción?

Synas­pis­mós tie­ne unos 16.000 miem­bros. La Orga­ni­za­ción Comu­nis­ta de Gre­cia (KOE), maoís­ta, debe tener unos 1.000 o 1.500 mili­tan­tes y más o menos los mis­mos la Izquier­da Comu­nis­ta Eco­lo­gis­ta y Reno­va­do­ra (AKOA). Synas­pis­mós ha evo­lu­cio­na­do en sus prác­ti­cas y for­mas de orga­ni­za­ción como par­ti­do, para­le­la­men­te a las expe­ri­men­ta­das en su posi­cio­na­mien­to ideo­ló­gi­co. Tra­di­cio­nal­men­te, Synas­pis­mós era un par­ti­do poco mili­tan­te, con muchos «nota­bles» y una prác­ti­ca esen­cial­men­te elec­to­ral. Hubo un cam­bio sus­tan­cial con­si­de­ra­ble, orga­ni­za­ti­vo y mili­tan­te, del par­ti­do a dos nive­les. En pri­mer lugar, cre­ció un «ala juve­nil» muy diná­mi­ca a tra­vés de los movi­mien­tos anti­ra­cis­tas y anti­glo­ba­li­za­ción. Ello per­mi­tió que el par­ti­do refor­za­se su pre­sen­cia en las capas jóve­nes, espe­cial­men­te entre los estu­dian­tes, en los que su influen­cia era tra­di­cio­nal­men­te baja. Su orga­ni­za­ción juve­nil cuen­ta aho­ra con miles de miem­bros. Los cua­dros sur­gi­dos de esas juven­tu­des los que for­man la mayor par­te del círcu­lo ínti­mo de Tsi­pras Ale­xis en la actua­li­dad. Una juven­tud que se carac­te­ri­za por un gran radi­ca­lis­mo ideo­ló­gi­co, que se con­si­de­ran mar­xis­tas, con una gran influen­cia de Althus­ser en su mayo­ría. En segun­do lugar, los sin­di­ca­lis­tas de Synas­pis­mós se han afir­ma­do des­de la déca­da de 2000 como el ancla­je de su ala izquier­da. Pro­ve­nien­tes en bue­na par­te del KKE, esta izquier­da repre­sen­ta una corrien­te más obre­ra, con posi­cio­nes sobre la lucha de cla­ses más tra­di­cio­na­les y muy crí­ti­ca con res­pec­to a la UE. Estos dos ele­men­tos, así como el aban­dono de cual­quier ini­cia­ti­va de alian­za con el PASOK, lle­vó a una trans­for­ma­ción de Synas­pis­mós, que le per­mi­tie­ron impul­sar y asu­mir la recons­truc­ción que tuvo lugar en Syri­za. Lo que no quie­re decir que no haya en la actua­li­dad corrien­tes más mode­ra­das den­tro del par­ti­do, espe­cial­men­te alre­de­dor del más impor­tan­te por­ta­voz en mate­ria eco­nó­mi­ca, Yanis Dra­ga­sa­kis y de cier­tos cua­dros cer­ca­nos a Fotis Kou­ve­lis que se nega­ron a aban­do­nar con él el par­ti­do. Tras las elec­cio­nes del 6 de mayo, estas corrien­tes han hecho oir sus dife­ren­cias, en espe­cial sugi­rien­do que no habrá una denun­cia uni­la­te­ral del Memo­ran­dum, ni una línea de con­fron­ta­ción con la Troi­ka. Sin embar­go, tuvie­ron que ceder en este pun­to fun­da­men­tal. Pare­ce obvio, en todo caso, que estas con­tra­dic­cio­nes vol­ve­rán a sur­gir si Syri­za acce­de a las res­pon­sa­bi­li­da­des del gobierno.

Has dicho que Syri­za tie­ne una base mili­tan­te y elec­to­ral esen­cial­men­te urba­na. ¿Esta ten­den­cia se ha vis­to afec­ta­das por el avan­ce elec­to­ral en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de mayo que per­mi­tió a Syri­za con­ver­tir­se en el segun­do mayor par­ti­do, con un 16,7% de los votos, por delan­te del PASOK?

Efec­ti­va­men­te. Es esen­cial enten­der la socio­lo­gía del voto del pasa­do 6 de mayo. El cam­bio cua­li­ta­ti­vo ha sido tan sís­mi­co como el sal­to ade­lan­te cuan­ti­ta­ti­vo. El par­ti­do, que osci­la­ba entre el 5 y el 6% en los últi­mos años, ha cre­ci­do has­ta el 16,7% de los votos. Las encues­tas le otor­gan hoy más del 20%; algu­nas le dan más del 30% de los votos. Lo que ocu­rrió el 6 de mayo es rela­ti­va­men­te fácil de ana­li­zar: se tra­ta esen­cial­men­te de un voto de cla­se. El elec­to­ra­do popu­lar de asa­la­ria­dos de los gran­des cen­tros urba­nos, que has­ta aho­ra vota­ba mayo­ri­ta­ria­men­te al PASOK, ha vota­do de gol­pe a Syri­za. Synas­pis­mós es el par­ti­do más gran­de en la Gran Ate­nas, que tie­ne casi la mitad de la pobla­ción grie­ga, y en todos los gran­des cen­tros urba­nos. Alcan­zó sus mejo­res resul­ta­dos en los barrios popu­la­res de cla­se tra­ba­ja­do­ra que eran bas­tio­nes del PASOK, pero tam­bién del KKE. En estos dis­tri­tos elec­to­ra­les, el KKE ha comen­za­do un decli­ve que se incre­men­ta­rá, como indi­can las encues­tas, en las elec­cio­nes de junio Hay una trans­fe­ren­cia de votos del KKE a Syri­za. Es un voto popu­lar, pero tam­bién de los asa­la­ria­dos edu­ca­dos, y es un voto acti­vo. Syri­za obtie­ne resul­ta­dos igua­les a la media nacio­nal entre los jóve­nes de18 a 24 años de edad, y entre los de 24 a 30 años. Pero obtu­vo mejo­res resul­ta­dos que su media nacio­nal en aque­llos sec­to­res de la pobla­ción que son el núcleo de la pobla­ción acti­va (+30 años). Sus resul­ta­dos más débi­les son entre la pobla­ción inac­ti­va, en las zonas rura­les (inclu­yen­do a los cam­pe­si­nos), jubi­la­dos, amas de casa, pro­fe­sio­na­les libe­ra­les y autó­no­mos. La diná­mi­ca de Syri­za se apo­ya en un voto de cla­se de los asa­la­ria­dos, inclu­yen­do sus capas supe­rio­res, las cla­ses popu­la­res y los des­em­plea­dos de los gran­des cen­tros urba­nos de Gre­cia.

¿En que medi­da el voto a Syri­za es un voto de los asa­la­ria­dos del sec­tor públi­co?

La socio­lo­gía elec­to­ral indi­ca que Syri­za reci­bió el 24% de los votos de los asa­la­ria­dos públi­cos y el 22,5% de los asa­la­ria­dos del sec­tor pri­va­do; unos resul­ta­dos bas­tan­te simi­la­res, con una lige­ra ven­ta­ja para los emplea­dos del sec­tor públi­co. Sin embar­go, sus mejo­res resul­ta­dos pro­vie­nen del segun­do dis­tri­to de El Pireo – una gran cir­cuns­crip­ción indus­trial y obre­ra – así como en el nor­te de Gre­cia, en el depar­ta­men­to de Xanthi, en su mayo­ría de pobla­ción musul­ma­na de habla tur­ca, en la que ha sido ele­gi­do un dipu­tado de Syri­za de la mino­ría musul­ma­na de habla tur­ca.

Por pri­me­ra vez en la Euro­pa de pos­gue­rra, un par­ti­do de la izquier­da radi­cal ha supe­ra­do en las urnas al par­ti­do social­de­mó­cra­ta. ¿Se debe al avan­ce impre­sio­nan­te de Syri­za, pero tam­bién al colap­so del PASOK? ¿Crees que este avan­ce es sos­te­ni­ble?

La tera­pia de cho­que apli­ca­da a Gre­cia ha teni­do los mis­mos resul­ta­dos polí­ti­cos que en los otros paí­ses en don­de se había apli­ca­do antes. El vie­jo sis­te­ma polí­ti­co se ha derrum­ba­do. Los dos prin­ci­pa­les par­ti­dos se han vis­to afec­ta­dos: el PASOK, pero tam­bién, en menor medi­da, Nue­va Demo­cra­cia, que ha per­di­do el 20% de sus votos, que es el peor resul­ta­do de un par­ti­do de dere­cha des­de que Gre­cia es inde­pen­dien­te. En reali­dad, el colap­so del PASOK es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior a lo que indi­can las cifras nacio­na­les. En los gran­des cen­tros urba­nos, el PASOK ha caí­do al sex­to o sép­ti­mo lugar. En la mayo­ría de los barrios popu­la­res, que antes eran bas­tio­nes, es supe­ra­do por los neo-nazis de Auro­ra Dora­da. Sus resul­ta­dos entre los 18 a los 24 años de edad fue del 2,6%. La mayor par­te de su elec­to­ra­do (13,4% de los votos) está com­pues­to por jubi­la­dos y gen­tes que viven en zonas rura­les y peque­ños pue­blos. Las encues­tas sobre las inten­cio­nes de voto en las pró­xi­mas elec­cio­nes el 17 de junio mues­tran que esta ten­den­cia se acen­tua­rá.

¿Pue­de decir­se que hoy el PASOK es un par­ti­do total­men­te des­acre­di­ta­do a ojos de los grie­gos …?

El par­ti­do está com­ple­ta­men­te des­trui­do. En reali­dad, con­tie­ne res­tos de las anti­guas redes clien­te­la­res esta­ta­les del par­ti­do. Los dos par­ti­dos que se han alter­na­do en el poder des­de la caí­da de los coro­ne­les eran par­ti­dos de masas, pero tam­bién par­ti­do-Esta­do, es decir, par­ti­dos extre­ma­da­men­te liga­dos al Esta­do, y al repar­to clien­te­lar de los recur­sos median­te su acce­so al apa­ra­to del Esta­do. PASOK y Nue­va Demo­cra­cia tenían prác­ti­cas clien­te­la­res, pero que ya no depen­dían tan­to de los vie­jos caci­ques como de apa­ra­tos buro­crá­ti­cos, inclu­yen­do el movi­mien­to sin­di­cal. Nue­va Demo­cra­cia fue de hecho un » Par­ti­do Popu­lar de dere­chas», un Volks­par­tei com­pa­ra­ble a la demo­cra­cia cris­tia­na ale­ma­na, con un ala sin­di­cal rela­ti­va­men­te impor­tan­te.

Me gus­ta­ría vol­ver a la posi­ción de Syri­za en rela­ción con la per­te­nen­cia de Gre­cia a la zona euro, e inclu­so la Unión Euro­pea. ¿Cuál es su ver­da­de­ra posi­ción?

Hay dos nive­les de aná­li­sis. Hay un pri­mer nivel, el más evi­den­te: se pue­de decir que la posi­ción de Syri­za en rela­ción con Euro­pa es simi­lar a la del Front de Gau­che fran­cés, Die Lin­ke en Ale­ma­nia o de otros com­po­nen­tes del Par­ti­do de la Izquier­da Euro­pea, es decir, la opo­si­ción a la Euro­pa neo­li­be­ral y la pro­pues­ta de su trans­for­ma­ción des­de den­tro, lo que impli­ca una rup­tu­ra con los tra­ta­dos fun­da­cio­na­les de Maas­tricht y Lis­boa, y su sus­ti­tu­ción por nue­vos tra­ta­dos en rup­tu­ra con el neo­li­be­ra­lis­mo. Hay un segun­do nivel de aná­li­sis que se cen­tra en el cam­bio de posi­ción de SYRIZA en los últi­mos meses o sema­nas. Syri­za sitúa en el cen­tro de su dis­cur­so la denun­cia del Memo­ran­dum, y hace hin­ca­pié en que lo pri­me­ro que hará si con­si­gue for­mar el pró­xi­mo gobierno, será denun­ciar­lo. Para Syri­za, es algo no nego­cia­ble, sin impor­tar las con­se­cuen­cias que pue­da aca­rrear. Por un lado, Syri­za denun­cia como fal­so el dile­ma entre la apli­ca­ción del Memo­ran­dum y la sali­da del euro, con un retorno al drac­ma. Que es como los medios de comu­ni­ca­ción grie­gos, los prin­ci­pa­les par­ti­dos y los gobier­nos euro­peos pre­sen­tan la situa­ción. Syri­za recha­za este tipo de chan­ta­je. Cua­les­quie­ra sean las con­se­cuen­cias, Syri­za no se achan­ta­rá y recha­za seguir apli­can­do el Memo­ran­dum. Para­dó­ji­ca­men­te, a dife­ren­cia de la pre­ten­di­da ley de la inevi­ta­ble mode­ra­ción y dege­ne­ra­ción polí­ti­ca cuan­do uno se acer­ca al poder, esta posi­ción de fir­me­za es el resul­ta­do de inten­sos deba­tes inter­nos a raíz de los resul­ta­dos del 6 de mayo, cuan­do Syri­za era empu­ja­da por una diná­mi­ca elec­to­ral mayo­ri­ta­ria.

Tsi­pras ha pre­sen­ta­do la hoja de ruta de Syri­za muy cla­ra­men­te. Pri­mer acto: dero­ga­ción legis­la­ti­va inme­dia­ta del Memo­ran­dum, que eli­mi­na­rá todos los dis­po­si­ti­vos de apli­ca­ción de los dos memo­ran­dos. Segun­do acto: soli­ci­tud de rene­go­cia­ción de la deu­da públi­ca grie­ga en el mar­co euro­peo. Si hay una nega­ti­va de la UE o si no hay un blo­queo de la finan­cia­ción de Gre­cia por el BCE, el gobierno de Syri­za sus­pen­de­rá uni­la­te­ral­men­te el pago de la deu­da. De mane­ra implí­ci­ta, aun­que no lo digan públi­ca­men­te, es pro­ba­ble que los líde­res de Syri­za sepan que en este caso se pro­du­ci­ría una fuga de euros de fac­to, pero insis­ten en que ni es un obje­ti­vo ni una opción. No se anun­cia­rá ini­cial­men­te una sus­pen­sión de pagos, pero es un arma en caso de nega­ti­va a rene­go­ciar el Memo­ran­dum para can­ce­lar la deu­da en su mayor par­te. Si los gobier­nos euro­peos blo­quean el obje­ti­vo de Syri­za de obte­ner la can­ce­la­ción par­cial de la deu­da, la idea de un Plan B – es decir, la sali­da de la zona euro – gana­rá terreno.

El éxi­to polí­ti­co y elec­to­ral de Syri­za se expli­ca pre­ci­sa­men­te por el hecho de que se ha opues­to fron­tal­men­te al Memo­ran­dum y a la tera­pia de cho­que de la aus­te­ri­dad. El par­ti­do, de mane­ra con­cre­ta y prác­ti­ca, ha sido capaz de inver­tir sus fuer­zas en los movi­mien­tos socia­les y accio­nes colec­ti­vas de pro­tes­ta que se han desa­rro­lla­do en los últi­mos años en Gre­cia. Syri­za ha res­pe­ta­do la auto­no­mía de estos movi­mien­tos, inclu­yen­do las for­mas más espon­tá­neas y nove­do­sas de movi­li­za­ción. Ha apo­ya­do, por ejem­plo, el movi­mien­to oku­pa de esta pri­ma­ve­ra pasa­da, mien­tras que el KKE lo denun­ció dicien­do que era «anti-polí­ti­ca» y «peque­ño bur­gués». Es un par­ti­do que tam­bién ha tra­ba­ja­do mucho en las redes de soli­da­ri­dad loca­les para hacer fren­te al trau­ma de la cri­sis civil y su impac­to en la vida coti­dia­na de la gen­te. Tie­ne asi­mis­mo sufi­cien­te visi­bi­li­dad en las ins­ti­tu­cio­nes como para que se le per­ci­ba como capaz de trans­for­mar el equi­li­brio de fuer­zas en la polí­ti­ca nacio­nal. Dicho esto, Syri­za sólo des­pe­gó en las encues­tas en las últi­mas sema­nas de la cam­pa­ña. El ver­da­de­ro des­pe­gue tuvo lugar cuan­do Tsi­pras cen­tró su dis­cur­so en la con­sig­na: «Aho­ra, un gobierno de izquier­das con­tra la aus­te­ri­dad», pre­sen­tán­do­la como una ofer­ta abier­ta de alian­za con el KKE, las fuer­zas de extre­ma izquier­da, la izquier­da par­la­men­ta­ria, y con peque­ños gru­pos de disi­den­tes del PASOK. Eso fue lo que cam­bió lite­ral­men­te el cur­so de la cam­pa­ña elec­to­ral y su agen­da. A par­tir de ahí, todos los par­ti­dos polí­ti­cos tuvie­ron que posi­cio­nar­se en rela­ción a la pro­pues­ta de Syri­za, enten­di­da como una con­cre­ción polí­ti­ca prác­ti­ca, al alcan­ce de la mano, que per­mi­ti­ría poner fin al yugo del Memo­ran­dum y la Troi­ka .

Se tra­ta de dis­cur­so uni­ta­rio muy a la izquier­da …

Por supues­to. Syri­za es par­ti­cu­lar­men­te creí­ble a la hora de hacer este tipo de pro­pues­ta debi­do a sus prác­ti­cas en el movi­mien­to social, pero tam­bién por su reali­dad orga­ni­za­ti­va como fren­te polí­ti­co, y su prác­ti­ca de con­vi­ven­cia entre dife­ren­tes cul­tu­ras polí­ti­cas, inclu­so den­tro de SYRIZA. Para res­pon­der a tu pre­gun­ta, yo diría que Syri­za es un par­ti­do híbri­do, un par­ti­do de sín­te­sis, a caba­llo de la tra­di­ción que pro­vie­ne del movi­mien­to comu­nis­ta grie­go y de las nue­vas radi­ca­li­da­des sur­gi­das en este perío­do.

¿Cómo se per­ci­be en Gre­cia a Ale­xis Tsi­pras?

El prin­ci­pal aspec­to de la ima­gen de Tsi­pras es su edad: es joven. Sin embar­go, en la com­po­si­ción de sus cua­dros y diri­gen­tes, la izquier­da radi­cal en Gre­cia sigue estan­do domi­na­da por la gene­ra­ción que se acer­ca a los sesen­ta años, o más, y que tie­ne la aureo­la del pres­ti­gio de su lucha con­tra la dic­ta­du­ra de los coro­ne­les. Ale­kos Ala­va­nos, el ex pre­si­den­te de Synas­pis­mós, orga­ni­zó la trans­fe­ren­cia del poder a Tsi­pras para mar­car una rup­tu­ra con este tipo de escle­ro­sis gene­ra­cio­nal de la izquier­da radi­cal grie­ga. Fue un ges­to polí­ti­co muy volun­ta­ris­ta. Tsi­pras es muy popu­lar debi­do a que, antes de ser ele­gi­do jefe de Synas­pis­mós, enca­be­zó la lis­ta del par­ti­do en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les en Ate­nas. Ale­xis Tsi­pras no es pre­ci­sa­men­te un ora­dor caris­má­ti­co. No es un mal ora­dor, pero cier­ta­men­te no es un tri­buno de la talla de Geor­ge Gallo­way o Jean-Luc Melen­chon. Asi­mis­mo, ha come­ti­do erro­res, como sub­es­ti­mar en un prin­ci­pio, como gran par­te de la izquier­da radi­cal, la gra­ve­dad de la cri­sis y el pro­ble­ma de la deu­da públi­ca como jus­ti­fi­ca­ción para la apli­ca­ción de las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad. Pare­cía bas­tan­te abru­ma­do por los acon­te­ci­mien­tos. Des­pués ha desa­rro­lla­do un esti­lo mas com­ba­ti­vo en el par­la­men­to; en espe­cial en la opo­si­ción al gobierno del PASOK y Papan­dreou. Lue­go mejo­ró su per­fil de tri­buno. Lo que le ha per­mi­ti­do des­pe­gar hace unas sema­nas ha sido su pro­pues­ta de un gobierno de uni­dad de la izquier­da radi­cal y todas las fuer­zas anti-aus­te­ri­dad. Ha con­se­gui­do cam­biar la ima­gen, has­ta ayer domi­nan­te en la socie­dad grie­ga, de la izquier­da radi­cal de una fuer­za dig­na, hones­ta, útil para los movi­mien­tos socia­les, pero inca­paz de asu­mir la tarea his­tó­ri­ca de ofre­cer una sali­da a la cri­sis. Es un cam­bio con­si­de­ra­ble para una izquier­da radi­cal toda­vía trau­ma­ti­za­da por la derro­ta del comu­nis­mo en el siglo pasa­do. Una izquier­da que aho­ra quie­re rom­per con una pos­tu­ra de mino­ría eter­na, de una fuer­za resig­na­da a no hacer otra cosa que «resis­tir».

Actual­men­te no exis­te nin­gu­na rela­ción entre el PASOK y Syri­za …

Fue­ra de Gre­cia es difí­cil ima­gi­nar la bre­cha que sepa­ra al PASOK de la izquier­da radi­cal, pero tam­bién de la socie­dad grie­ga. Des­de la déca­da de los 90 por lo que se refie­re al KKE y des­de la déca­da del 2000 en rela­ción a Syri­za, no ha habi­do posi­bi­li­dad o con­ve­nien­cia algu­na de una alian­za entre el PASOK y el res­to de la izquier­da radi­cal a nin­gún nivel.

Ese cor­dón sani­ta­rio alre­de­dor del PASOK ¿es por qué las otras for­ma­cio­nes de la izquier­da grie­ga ya no con­si­de­ran un par­ti­do de izquier­da …?

Hay un len­gua­je espe­cí­fi­co que debe tener­se en cuen­ta. Has­ta 1974, no hubo un par­ti­do socia­lis­ta en Gre­cia. En el léxi­co polí­ti­co grie­go, cuan­do un grie­go, dice: «soy de izquier­da», quie­re decir «estoy a la izquier­da del PASOK». Por otra par­te, el PASOK nun­ca se ha con­si­de­ra­do un par­ti­do de izquier­da en el sen­ti­do grie­go del tér­mino. La izquier­da en Gre­cia hace refe­ren­cia a la tra­di­ción comu­nis­ta, en el sen­ti­do más amplio. Esto exclu­ye a una social­de­mo­cra­cia del tipo del PASOK.

22 de mayo 2012

Stathis Kou­ve­la­kis es pro­fe­sor de filo­so­fía polí­ti­ca en el King´s Colle­ge de Lon­dres y can­di­da­to por Syri­za. Phi­lli­pe Mar­liè­re es pro­fe­sor de cien­cia polí­ti­ca en el Uni­ver­sity Colle­ge de Lon­dres.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info: Gus­ta­vo Bus­ter

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *