La segu­ri­dad: Su solu­ción des­de el Esta­do y no des­de la ofer­ta elec­to­ral

La segu­ri­dad ha sido uti­li­za­da en todas las socie­da­des capi­ta­lis­tas como un recur­so del esta­do para legi­ti­mar sus apa­ra­ta­jes repre­si­vos y mili­ta­ri­za­dos, es en lo fun­da­men­tal un ritual de con­trol social. La estra­te­gia deri­va­da de estos dis­po­si­ti­vos, es el tra­ta­mien­to vio­len­to de los con­flic­tos, con­vir­tién­do­se el mane­jo de los pro­ble­mas de inse­gu­ri­dad, en uno de los esce­na­rios pri­vi­le­gia­dos para la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos.

El Gobierno Boli­va­riano de Vene­zue­la, reco­no­cien­do el reto que sig­ni­fi­ca con­ju­rar las cre­cien­tes for­mas de inse­gu­ri­dad urba­na, ha opta­do por una polí­ti­ca nacio­nal de segu­ri­dad cuyo dise­ño y ope­ra­cio­na­li­za­ción, está trans­ver­sa­li­za­do por los están­da­res de res­pe­to y garan­tía de los dere­chos huma­nos. Se tra­ta de trans­for­mar el dere­cho a la segu­ri­dad en la segu­ri­dad de los dere­chos, como bien lo pro­po­ne el cri­mi­nó­lo­go crí­ti­co Ale­xan­dro Bara­ta.

En la direc­ción ante­rior se cons­ti­tu­ye el sis­te­ma nacio­nal de poli­cía, el cual ha con­ta­do con ins­tru­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos como la poli­cía nacio­nal y los nue­vos están­da­res ope­ra­cio­na­les para las poli­cías esta­da­les y muni­ci­pa­les.

Los resul­ta­dos en la dis­mi­nu­ción en la tasa de deli­tos con­tra el patri­mo­nio como robos y hur­tos, han sido impor­tan­tes, esto como pro­duc­to de las nue­vas con­duc­tas poli­cia­les, así como la inte­gra­li­dad en la polí­ti­ca social y garan­tía de los dere­chos eco­nó­mi­cos y socia­les. La tasa nacio­nal en hur­tos bajó de 190 en el 2009 a 169 en el 2011, la de robos dis­mi­nu­yó de 254 en el 2009 a 211 en el 2011.

La tasa de homi­ci­dios por el con­tra­rio, si bien con­te­ni­da, per­ma­ne­ce estan­ca­da, sin ganar una ten­den­cia sig­ni­fi­ca­ti­va a la baja, para el 2009 fue de 49, en el 2010 se situó en 50, sien­do la mayo­ría de las víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios los jóve­nes. En rela­ción a las carac­te­rís­ti­cas de los homi­ci­dios, el 83,63% ocu­rren con mayor fre­cuen­cia en los sec­to­res popu­la­res, 56,52% en el estra­to cua­tro y 27,12% en el cin­co, en el uno y dos (ricos), solo ocu­rren el 3,9% de los homi­ci­dios. El 61,57% de los ase­si­na­tos ocu­rren en el pro­pio barrio de vivien­da y 10,01% en la pro­pia parro­quia, así mis­mo el 71.5 ocu­rren en la noche y en la madru­ga­da.

En rela­ción a lo ante­rior, exis­ten diver­sos fac­to­res de la socie­dad vin­cu­la­dos a la lla­ma­da opo­si­ción, que no com­pren­den lo que sig­ni­fi­ca trans­for­mar esta pro­ble­má­ti­ca des­de un mode­lo de segu­ri­dad ciu­da­da­na cen­tra­do en prác­ti­cas demo­crá­ti­cas y res­pe­to a los dere­chos huma­nos, no han valo­ra­do el sus­tan­ti­vo pro­ce­so de cons­truc­ción del sis­te­ma nacio­nal de poli­cía y la polí­ti­ca nacio­nal de desar­me. Ellos no pue­den valo­rar estos fun­da­men­ta­les pasos de polí­ti­ca públi­ca, pues su esen­cia es la con­cep­ción mili­ta­ri­za­da de la segu­ri­dad ciu­da­da­na, la cual ope­ra­cio­na­li­zan des­de la típi­ca con­duc­ta de «plo­mo al ham­pa», su tra­di­ción es la vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de los dere­chos huma­nos, su pos­tu­ra en asun­tos cri­mi­no­ló­gi­cos está dada por la teo­ría del «dere­cho penal del enemi­go», según la cual las for­mas de cri­mi­na­li­dad juve­nil, al ser trans­gre­so­ras del pac­to social, deben ser tipi­fi­ca­das como enemi­gos públi­cos a los cua­les no es legí­ti­mo cobi­jar­lo con el sis­te­ma de garan­tías y res­pe­to a los dere­chos huma­nos. No es de extra­ñar su invo­ca­ción per­ma­nen­te para que los moti­nes car­ce­la­rios sean sofo­ca­dos a san­gre y fue­go.

El Gobierno Boli­va­riano es cons­cien­te de la gra­ve­dad que repre­sen­ta el pro­ble­ma de la inse­gu­ri­dad para el con­jun­to de la socie­dad vene­zo­la­na, por eso ha hecho un lla­ma­do a que el pro­ble­ma sea asu­mi­do como un tema públi­co, de todos, que no se mire des­de la par­cia­li­dad polí­ti­ca, bus­can­do que todos los fac­to­res de la socie­dad con­ver­jan para encon­trar alter­na­ti­vas de solu­ción.

El prin­ci­pio de la solu­ción par­te de la cons­truc­ción de un enfo­que capaz de tejer socie­dad y esta­do des­de el cum­pli­mien­to de los están­da­res de los dere­chos huma­nos, no des­de pos­tu­ras regre­si­vas de mili­ta­ri­za­ción de las men­ta­li­da­des y los dis­po­si­ti­vos de acción, sino, tra­tan­do de reco­no­cer que la segu­ri­dad es un pro­ble­ma polí­ti­co y ciu­da­dano.

Igual­men­te, es nece­sa­ria una acer­ta­da carac­te­ri­za­ción de las nue­vas tipo­lo­gías cri­mi­na­les que con ras­go trans­na­cio­nal, se implan­tan en la socie­dad vene­zo­la­na, leer el pro­ble­ma de la inse­gu­ri­dad, sin visi­bi­li­zar el impac­to que los car­te­les colom­bia­nos y mexi­ca­nos de la dro­ga vie­nen tenien­do en la recon­fi­gu­ra­ción de la cri­mi­na­li­dad urba­na, expre­sa­do en el micro trá­fi­co de nar­có­ti­cos y el incre­men­to de los homi­ci­dios es per­der de vis­ta la cone­xión estruc­tu­ral del pro­ble­ma.

Estos fenó­me­nos no son crio­llos, son par­te de un fenó­meno que hoy impac­ta en menor o mayor gra­do a la tota­li­dad de ciu­da­des de Amé­ri­ca. Una com­pren­sión de este hecho exi­ge la lec­tu­ra del nar­co­trá­fi­co no sólo como un pro­ble­ma cri­mi­nal, sino y ante todo, como la expre­sión de una trans­na­cio­nal de acu­mu­la­ción de capi­tal, en la que con­cu­rren des­de neo bur­gue­ses mafio­sos, has­ta ele­gan­tes ban­que­ros de la bur­gue­sía tra­di­cio­nal.

El nar­co­trá­fi­co y su impac­to en la socie­dad vene­zo­la­na pue­de ser com­pren­di­do de mejor mane­ra si ana­li­za­mos los cam­bios en los mer­ca­dos de con­su­mo de nar­có­ti­cos. Has­ta fina­les de la déca­da del 90 según nacio­nes uni­das, Esta­dos Uni­dos repre­sen­ta­ba un mer­ca­do de 267 tone­la­das cúbi­cas de cocaí­na por año, para el 2008, como pro­duc­to del sur­gi­mien­to de un seg­men­to de con­su­mi­do­res jóve­nes más liga­dos a las dro­gas sin­té­ti­cas, el con­su­mo de cocaí­na por año, se redu­jo a 165 millo­nes de tone­la­das. Mien­tras, Euro­pa sufrió un incre­men­to del con­su­mo, pasan­do de 63 tone­la­das año, en 1998, a 165 tone­la­das en el 2008.

Esta fun­da­men­tal varia­ción en los mer­ca­dos, tuvo como con­se­cuen­cia la trans­for­ma­ción en la car­to­gra­fía de la dis­tri­bu­ción, se con­so­li­dan y con­fi­gu­ran nue­vas rutas, Vene­zue­la se con­vier­te en un terri­to­rio fun­da­men­tal de trán­si­to de la dro­ga, la cual es ubi­ca­da en el lito­ral vene­zo­lano, lle­va­da a las islas del Cari­be y des­de ahí, reex­por­ta­da direc­ta­men­te hacia Euro­pa una par­te y a tra­vés de Áfri­ca la otra.

La con­fi­gu­ra­ción de cir­cui­tos cri­mi­na­les en Vene­zue­la no se ha hecho espe­rar, el con­sus­tan­cial mer­ce­na­ris­mo pro­pio del nego­cio del nar­co­trá­fi­co se desa­rro­lla, alre­de­dor del cui­da­do y trans­por­te de los car­ga­men­tos des­de Colom­bia, así como alre­de­dor del nego­cio del micro trá­fi­co urbano, el cual vie­ne repre­sen­tan­do un incre­men­to en el con­su­mo y la pose­sión de nar­có­ti­cos por par­te de los ciu­da­da­nos.

Según datos del CICPC, mien­tras para el 2009, la tasa de con­su­mo de dro­gas en Vene­zue­la era de 0,04, para el 2011 se ha ubi­ca­do en 7,7; la tasa de pose­sión de dro­gas por par­te de los ciu­da­da­nos ha pasa­do en el mis­mo perío­do, de 33 a 39.

El Gobierno Revo­lu­cio­na­rio, cons­cien­te del dra­má­ti­co sig­ni­fi­ca­do de este nue­vo fenó­meno trans­na­cio­nal en la reali­dad del país, no ha sido pre­sa de las res­pues­tas espas­mó­di­cas del cor­to pla­zo, ni de las fór­mu­las fas­cis­tas de con­trol y repre­sión; por el con­tra­rio, sin des­cui­dar el incre­men­to ope­ra­cio­nal de las fuer­zas poli­cia­les, las cua­les vie­nen repre­sen­tan­do resul­ta­do par­cia­les en varios indi­ca­do­res, ha opta­do por una trans­for­ma­ción estruc­tu­ral del sis­te­ma nacio­nal de segu­ri­dad.

Recien­te­men­te, el gobierno, ha con­vo­ca­do una movi­li­za­ción públi­ca alre­de­dor del pro­ble­ma del desar­me, el cual tra­ba­ja tam­bién en medi­das estruc­tu­ra­les para el con­trol del arma­men­to. Ha movi­li­za­do tam­bién a los fac­to­res ciu­da­da­nos, para incor­po­rar­se a la gran misión «A toda Vida Vene­zue­la», la cual tra­ba­ja­rá de mane­ra sis­te­má­ti­ca alre­de­dor de las mani­fes­ta­cio­nes de la cri­mi­na­li­dad, la situa­ción de la acci­den­ta­li­dad vial y los défi­cits de con­vi­ven­cia al inte­rior de las comu­ni­da­des.

Todo esto, es la nue­va mane­ra de tejer socie­dad des­de cri­te­rios socia­lis­tas, es una estra­te­gia orien­ta­da a trans­for­mar el con­cep­to y la prác­ti­ca de la segu­ri­dad, en un asun­to de con­vi­ven­cia, el nue­vo nom­bre de la segu­ri­dad, es la con­vi­ven­cia.

Lamen­ta­ble­men­te, ante el estan­ca­mien­to de la can­di­da­tu­ra de la opo­si­ción, esta ha opta­do por dar un uso elec­to­ral al pro­ble­ma, pre­sen­tan­do una pro­pues­ta que no con­tie­ne ni una sola acción con­cre­ta. ¿Qué pue­de el can­di­da­to Hen­ri­que Capri­les pre­sen­tar a los vene­zo­la­nos en mate­ria de segu­ri­dad, cuan­do el esta­do del cual es el gober­na­dor tie­ne los más altos índi­ces de cri­mi­na­li­dad?

Oja­lá poda­mos sacar este tema de la dia­tri­ba polí­ti­ca y dar­le una solu­ción de esta­do a una socie­dad que así lo deman­da. La Misión «A toda vida Vene­zue­la» es la gran opor­tu­ni­dad de sumar todas las volun­ta­des con este fin.

Jes­se Cha­cón -Direc­tor GISXXI

10 de junio de 2012

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *