La crea­ción del enemi­go- Iña­ki Ega­ña

Ha sido, pro­ba­ble­men­te, uno de los temas que más tin­ta ha con­su­mi­do en los últi­mos tiem­pos, en rela­ción a la lucha mediá­ti­ca con­tra ETA. Esta­ba vicia­do des­de el comien­zo, ya que todo par­tía de un orde­na­dor mani­pu­la­do por el Ejér­ci­to colom­biano a un diri­gen­te de las FARC, Raúl Reyes, muer­to en 2008 en terri­to­rio ecua­to­riano, en una incur­sión de las fuer­zas del enton­ces pre­si­den­te Uri­be.

En julio de aquel año, el juez Bal­ta­sar Gar­zón abrió un suma­rio al res­pec­to en cuyo seno, hecho habi­tual, metió a unos y a otros al obje­to de ser­vir a los intere­ses de Espa­ña y en este caso tam­bién de Colom­bia y EEUU, con­tra Cuba, Vene­zue­la, ETA y, por exten­sión, el inde­pen­den­tis­mo vas­co.

La movi­li­za­ción fue de manual con­tra­in­sur­gen­te. Des­de los infor­mes del «exper­to» Flo­ren­cio Domín­guez, alta­voz de los ser­vi­cios mili­ta­res de infor­ma­ción, has­ta la tele­vi­sión con su his­tó­ri­co docu­men­tal en Infor­me Sema­nal, pasan­do por los habi­tua­les arie­tes de la Caver­na. Nadie se que­dó fue­ra de aque­lla anda­na­da. El enton­ces lehen­da­ka­ri Iba­rretxe reci­bi­ría en Lakua al enton­ces vice­pre­si­den­te colom­biano, Fran­cis­co San­tos. Her­ma­nos en la vic­ti­ma­ción, le dijo el lehen­da­ka­ri. Y la fabri­ca­ción de la rela­ción no tenía nada de par­ti­cu­lar. Has­ta Wiki­pe­dia abrió una entra­da con la supues­ta alian­za de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, como en los 80 hizo Clai­re Ster­ling al apun­tar que Mos­cú esta­ba detrás de ETA, IRA y la RAF. Con moti­vo del aten­ta­do con­tra el ex minis­tro colom­biano Fer­nan­do Lon­do­ño en Bogo­tá hace unas sema­nas, la maqui­na­ria mediá­ti­ca vol­vió a poner­se en mar­cha, a pesar del anun­cio de ETA del adiós a las armas.

Los argu­men­tos que Gar­zón reu­nió, obvia­men­te indu­ci­dos por los ante­rior­men­te cita­dos por su inte­rés en la cues­tión, eran de tra­ca. Pero en este mun­do tan mal repar­ti­do, des­pués de com­pro­bar que una men­ti­ra exten­di­da como la de las «armas de des­truc­ción masi­va» guar­da­das por Irak, ha ser­vi­do para tor­tu­rar a miles de per­so­nas, matar a cien­tos de miles de ellas y expo­liar fuen­tes de ener­gía, la ver­dad ha per­di­do todo su valor.

Hace unos días, ETA, las FARC y Uri­be han vuel­to a estar en el can­de­le­ro, aun­que en esta oca­sión el eco mediá­ti­co ha des­apa­re­ci­do. La ONU ha denun­cia­do nue­va­men­te cen­te­na­res de casos de «fal­sos posi­ti­vos» en Colom­bia, cam­pe­si­nos en gene­ral, ase­si­na­dos y rebau­ti­za­dos como gue­rri­lle­ros para ele­var el índi­ce de efi­ca­cia con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria. En un mun­do jus­to, Álva­ro Uri­be (por cier­to, pre­mia­do por Covi­te en 2010) se hubie­ra sen­ta­do ya en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos, como ha suce­di­do recien­te­men­te con el gene­ral ser­bio Rat­ko Mla­dic. Pero no lo ha hecho por­que esa «inter­na­cio­nal terro­ris­ta» ha ser­vi­do de col­chón a sus mal­da­des.

Tam­po­co ha teni­do tras­cen­den­cia la deci­sión del juez Pablo Ruz de la Audien­cia Nacio­nal de cerrar el suma­rio y la inves­ti­ga­ción poli­cial abier­ta por Gar­zón. Ruz reti­ró cual­quier impu­tación en esta cau­sa y orde­nó a la Poli­cía cesar la inves­ti­ga­ción sobre sos­pe­cho­sos. ¿La razón ofi­cial? La rup­tu­ra de la cade­na de cus­to­dia del orde­na­dor de Reyes. Pero para enton­ces, exper­tos y poli­cías de la plu­ma ya habían seña­la­do dece­nas de obje­ti­vos.

La cohe­sión de Espa­ña ha sido y sigue sien­do frá­gil. Su pro­yec­to polí­ti­co hace aguas por todos los lados y su asen­ta­mien­to his­tó­ri­co es de los de escon­der bajo la alfom­bra: fas­cis­mo, gol­pis­mo, impe­ria­lis­mo… Por eso, en esa cons­truc­ción de la iden­ti­dad colec­ti­va espa­ño­la, la elec­ción del enemi­go y, por exten­sión del ami­go, es fun­da­men­tal. Y si el enemi­go no exis­te se crea.

El enemi­go espa­ñol «interno» por exce­len­cia en las últi­mas déca­das ha sido ETA. Y tras ella el sece­sio­nis­mo vas­co. Lo reco­no­cía has­ta la Cons­ti­tu­ción espa­ño­la, siguien­do la este­la de car­tas ante­rio­res. Por eso, el pro­ce­so de fabri­ca­ción del enemi­go nece­si­ta ser ali­men­ta­do cons­tan­te­men­te.

El enemi­go ya esta­ba des­hu­ma­ni­za­do y demo­ni­za­do. La impu­ni­dad de la tor­tu­ra, de las cer­ti­fi­ca­cio­nes poli­cia­les, de la ven­gan­za car­ce­la­ria, del sus­pen­so de los dere­chos civi­les en terri­to­rio vas­co, la uti­li­za­ción de Nafa­rroa como labo­ra­to­rio… han sido posi­bles por ese ejer­ci­cio con­ti­nua­do, con gran­des ava­les por cier­to, de con­ver­tir al enemi­go polí­ti­co en el Anti Cris­to.

El adiós a las armas por par­te de ETA ha crea­do un con­flic­to de cala­do en el Esta­do. Des­de que lle­ga­mos al uso de razón sabe­mos que el enemi­go no es el arma­do, sino la comu­ni­dad que lo sos­tie­ne. Es decir, que el inde­pen­den­tis­mo vas­co es la pie­dra de toque. Por eso, si el enemi­go no exis­te, se crea. No impor­ta si la fabri­ca­ción es bur­da. Fran­co uti­li­zó el aten­ta­do mor­tal con­tra un dipu­tado con­ser­va­dor para matar a medio millón de per­so­nas y hacer des­apa­re­cer de la faz de la Penín­su­la a quien no le adu­la­ra osten­si­ble­men­te.

En ese línea, el Esta­do sigue evi­tan­do el deba­te con el inde­pen­den­tis­mo y con­ti­núa en la fabri­ca­ción de ese enemi­go a su medi­da. Lleno de fal­se­da­des, muchas veces rayan­do el ridícu­lo, pero hace tiem­po que per­die­ron la ver­güen­za polí­ti­ca. El con­se­je­ro de Sani­dad, el socia­lis­ta Ben­goa, lle­gó a echar la cul­pa a ETA, lo recor­da­rán, de la fal­ta de inves­ti­ga­ción en las adop­cio­nes irre­gu­la­res de niños.

La Comi­sión Inter­na­cio­nal de Veri­fi­ca­ción (CVI) de la deci­sión de ETA, ha hecho una serie de comen­ta­rios, del todo cono­ci­dos. Con­tra todos ellos han fabri­ca­do los apa­ra­tos del Esta­do prue­bas fal­sas, «fal­sos posi­ti­vos», al obje­to de man­te­ner el esce­na­rio de la con­fron­ta­ción en el lugar que más les intere­sa. Cuan­do el CIV, las aso­cia­cio­nes empre­sa­ria­les y la pro­pia ETA dije­ron que el «impues­to revo­lu­cio­na­rio» era ya his­to­ria, el titu­lar de Inte­rior Jor­ge Fer­nán­dez lan­za­ba las cam­pa­nas dicien­do que en las pasa­das Navi­da­des ETA vol­vía «a extor­sio­nar a comer­cian­tes en el País Vas­co». El rela­to intere­sa­do lle­gó has­ta Euro­pol que inci­dió en las tesis de Madrid, del esce­na­rio inven­ta­do.

Cuan­do en enero de este año fue­ron dete­ni­dos Jon Etxe­be­rria, Iñi­go Santxo y Rubén Rive­ro, Espa­ña se apre­su­ró a con­ver­tir las tin­tas de fal­si­fi­ca­ción de docu­men­tos en mate­rial de gue­rra, en explo­si­vos. Cuan­do ETA anun­ció el alto el fue­go, el Minis­te­rio del Inte­rior aler­tó de que pre­pa­ra­ba un secues­tro. Cuan­do el siguien­te comu­ni­ca­do ahon­da­ba en el camino, las aso­cia­cio­nes de poli­cías y guar­dia civi­les die­ron publi­ci­dad a un comu­ni­ca­do con­jun­to en el que se suma­ban a los escol­tas dicien­do que todo era una tram­pa elec­to­ral.

Hace unos días, asi­mis­mo, hemos asis­ti­do al col­mo de los col­mos. Un disi­den­te cubano que se ven­dió a Occi­den­te ha sido entre­vis­ta­do por un habi­tual de la mani­pu­la­ción de «El País». La his­to­ria podría tener enjun­dia, por­que el disi­den­te dice que aten­dió a los refu­gia­dos vas­cos en Cuba duran­te 15 años. Un filón perio­dís­ti­co. Pero apa­ren­te­men­te un fias­co. El escri­bi­dor del dia­rio espa­ñol se enro­ca en inten­tar car­gar la muer­te de Per­tur, una y otra vez, a uno de los refu­gia­dos en la isla cari­be­ña, espe­ran­do de su inter­lo­cu­tor una res­pues­ta que no encuen­tra. No sabe quién es Per­tur. El escri­bi­dor sabe que a Per­tur lo mata­ron los ser­vi­cios para­le­los espa­ño­les. Pero pre­fie­re la into­xi­ca­ción a la infor­ma­ción. E inci­de en ella aun­que pier­da una oca­sión de oro, perio­dís­ti­ca­men­te.

Los ejem­plos son tan nume­ro­sos y repe­ti­ti­vos que el lec­tor no nece­si­ta­rá de ellos para com­pren­der la mag­ni­tud de seme­jan­te estra­te­gia. Algu­nos de ellos ya han sido cita­dos en las pági­nas de este mis­mo dia­rio. No impor­ta el con­te­ni­do, no impor­tan los pará­me­tros del con­flic­to, sino la into­xi­ca­ción para jugar per­ma­nen­te­men­te en el terreno espa­ñol. Nadie de los ges­to­res madri­le­ños ha teni­do la osa­día nece­sa­ria para salir­se de este guión pre­de­mo­crá­ti­co.

No debe­ría con­cluir este artícu­lo sin citar el sopor­te de la estra­te­gia de la «cons­truc­ción del enemi­go» que no es otro que el «códi­go penal del enemi­go», ese que apli­can los jue­ces espa­ño­les des­de que la toga es negra. Bush hijo alen­tó el con­cep­to de la «gue­rra pre­ven­ti­va». Una Audien­cia Nacio­nal, que no nece­si­ta pre­sen­ta­ción, ejer­ci­ta las deten­cio­nes y el cas­ti­go «pre­ven­ti­vo». Así, con­ti­nua­rán cons­tru­yen­do esos esce­na­rios de fic­ción que, algún día, se vol­ve­rán en su con­tra. ¿Cuál es el lími­te de un men­ti­ro­so?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *