Esta sí que es bue­na- Xabier Sil­vei­ra

Se dice que diez mil horas hacien­do lo mis­mo con­vier­ten a uno en exper­to del tema. Vein­te exper­tos en dere­cho, por con­si­guien­te, suman dos­cien­tas mil horas de erec­ción. Para mí, que soy uno y zur­do, toda una qui­me­ra.

Mas todo es posi­ble, que diría aquel, y cual más­til de un puche­ra­zo express vein­te exper­tos en coar­tar vidas y des­truir liber­ta­des se sien­tan para dar for­ma a la últi­ma arti­ma­ña elec­to­ral que nos están pre­pa­ran­do los cere­bri­tos que nacio­na­li­za­ron Ban­kia para impe­dir que Bil­du ‑o como la lla­men- arra­se en las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas que pron­to sacu­di­rán la CAV.

Según cuen­tan los par­tes infor­ma­ti­vos pla­nean la vuel­ta a casa de los exi­lia­dos vas­cos. (y lle­ga­dos a este pun­to ten­go que reco­no­cer que en un pri­mer momen­to he des­cor­cha­do cham­pán, lan­za­do una doce­na de cohe­tes y a la que me ponía a can­tar el aurres­ku emu­lan­do al difun­to Miguel Sanz -¿o sigue vivo?- a sido fro­tar­me los ojos y com­pren­der que había enten­di­do todo mal.) ¡Y tan mal!

Aho­ra resul­ta que exi­lia­dos vas­cos no son mis ami­gos Isi­dro y Paco, ni mi her­mano de dife­ren­tes padres Beñat, ni Zeli­gue­ta, ni Gari Tipu ni el padre de Ibon. Aho­ra, así, de repen­te, exi­lia­dos vas­cos son gen­te como, por ejem­plo, José María Calle­ja. El hom­bre que en su día, entre miles de lin­de­zas y demo­crá­ti­cos deta­lles que aba­rro­tan su curri­cu­lum, sien­do pre­sen­ta­dor estre­lla del Tele­be­rri de ETB2 dio la noti­cia de que en el recién des­alo­ja­do gaz­tetxe de Bil­bo la poli­cía había halla­do un esque­le­to humano. ¡Y era de plás­ti­co! Eso por no hablar de algún que otro deba­te noc­turno en el que per­dió los pape­les como si fue­ra un anti­dis­tur­bios que va has­ta el culo de far­lo­pa o por no ocu­par todo el espa­cio de este articu­lo resu­mien­do la noche en la que sien­do ya el txe­riff de CNN+ entre­vis­tó a Ion Arretxe y Jai­me Rosa­les, pro­ta­go­nis­ta y direc­tor de «Tiro en la cabe­za» res­pec­ti­va­men­te. Cuan­do Ion Arretxe con­tó que la noche que detu­vie­ron a Mikel Zabal­za lo detu­vie­ron a él tam­bién, en ese momen­to sí que se vio qué cla­se de psi­có­pa­ta es el señor Calle­ja. De ser exi­lia­do, es por­que está exi­lia­do del res­pe­to al dife­ren­te y se ocul­ta de la ver­dad. Y si se fue de Eus­kal Herria no fue por mie­do, sino por­que lo hicie­ron jefe de infor­ma­ti­vos de CNN+. Esa fue su pri­ma de ries­go, esa la recom­pen­sa por el ardor des­ple­ga­do en el cam­po de bata­lla.

Y como él todos esos que ocu­pan la lis­ta que Basa­goi­ti airea. Mer­ce­na­rios que en su día se subie­ron al carro del anti­te­rro­ris­mo y se forra­ron a cos­ta de nues­tro sufri­mien­to. Si vuel­ven todos nece­si­ta­rán una nue­va ETA, un nue­vo IRA y tres ejér­ci­tos como las FARC para poder pagar­les el suel­do. Por­que, no pen­sa­réis que esta gen­tu­za vota gra­tis, ¿ver­dad? Lo gra­tis no da Mer­ce­des, ni Balen­cia­gas.

Qui­zás por ello, qui­zás por vicio, les pro­me­ten ayu­das, cla­ro está, eco­nó­mi­cas. Ayu­das para vol­ver a casa. Eso está bien. Y los sud­ame­ri­ca­nos o afri­ca­nos sin casa ni tra­ba­jo, ¿esos qué? ¿que se jodan? Como no votan… Yo pro­pon­go que la Dipu­tación de Gipuz­koa con­tra­te a todos los sin pape­les del Esta­do. Igual así, al menos, empa­ta­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *