Es lucha de cla­ses…- Ando­ni Base­rri­go­rri

Las imá­ge­nes que nos están lle­gan­do estos últi­mos días de Astu­ries y de León, impac­tan. Pero no impac­tan por­que sean espe­cial­men­te duras, sino por­que refle­jan el retorno de un fenó­meno que nun­ca se fué, pese a que más de uno y una nos anun­ció su muer­te hace 20 años.

Quie­nes anun­cia­ron el final de la his­to­ria y fes­te­ja­ron antes de tiem­po, el defi­ni­ti­vo triun­fo del capi­ta­lis­mo, no con­ta­ban, con lo apor­ta­do y expli­ca­do por Marx. El capi­ta­lis­mo tie­ne unas lógi­cas impla­ca­bles y es que cuan­do se explo­tan todos los mer­ca­dos, se expo­lian todos los recur­sos de los pue­blos y no que­dan luga­res don­de ven­der el pro­duc­to se crea un exce­den­te que pro­vo­ca inevi­ta­ble­men­te una cri­sis. Hay pro­duc­tos ela­bo­ra­dos, pero no hay a quien ven­der­los, por­que fal­ta dine­ro y si no hay com­pra­do­res, el capi­ta­lis­mo esta­lla.

Es una lógi­ca impla­ca­ble y hace 20 años ya se sabía que ven­dría. Hay muchos tex­tos en inter­net que así lo ates­ti­guan, inclu­so en la épo­ca de las vacas gor­das, cuan­do el buen vivir y el esta­do de bien­es­tar pare­cía que no iba a tener fin. Cual­quier obre­ro euro­peo, podía tener un piso, una casa en la sie­rra o en la pla­ya, y un par de coches. La men­ta­li­dad de nue­vos ricos se adue­ñó de las cla­ses medias, inclu­so de cier­tas cla­ses bajas y hablar­les de socia­lis­mo y revo­lu­ción era pre­di­car en el desier­to. Los comu­nis­tas éra­mos una espe­cie de nos­tál­gi­cos de otra épo­ca, con­de­na­dos a vivir de los cuen­tos del abue­lo o de la abue­la. Por­que muje­res que han escri­to pági­nas de glo­ria por el socia­lis­mo las hay por legión.

Pero hemos des­per­ta­do del sue­ño, al menos las men­ta­li­da­des que esta­ban dor­mi­das y nos encon­tra­mos con las dos carac­te­rís­ti­cas fun­da­men­ta­les del capi­ta­lis­mo.

Por una par­te su aris­ta más explo­ta­do­ra y caren­te de entra­ñas y el menor huma­nis­mo. Lo que plan­tean los ges­to­res de esta mal­di­ción lla­ma­da hoy día “eco­no­mía de mer­ca­do” es la explo­ta­ción del ser humano por el ser humano de la mane­ra más des­car­na­da. Hay que tra­ba­jar has­ta cum­plir los 70 años, bus­car­se la vida en dere­chos bási­cos como la edu­ca­ción, sani­dad, vivien­da, y bus­car­se la vida, en una jun­gla impla­ca­ble en la que tu mejor ami­go te pue­de devo­rar.

El dere­cho al tra­ba­jo es una uto­pía y los que tra­ba­jan, deben hacer­se a la idea de hacer­lo sin ape­nas dere­chos. La empre­sa es tu Dios y el encar­ga­do su pro­fe­ta al cual debes seguir en todas sus indi­ca­cio­nes, inclu­so a ries­go de que pue­das per­der la vida en el tajo.

La explo­ta­ción de otros pue­blos, se acre­cien­ta y sin más­ca­ras, res­ca­tan­do las prác­ti­cas más atro­ces del siglo XIX. Inva­sión pura y dura, así que en ape­nas 20 años con las mas estra­fa­la­rias excu­sas, el impe­rio ha inva­di­do y saquea­do varios pue­blos, Iraq, Afga­nis­tán, Libia y tie­ne en car­te­ra más inva­sio­nes, como la de Siria, Irán, Vene­zue­la. Pue­blos todos ellos dig­nos y que han ele­gi­do cami­nos dife­ren­tes de desa­rro­llo al pro­pues­to por las ban­das capi­ta­lis­tas.

En defi­ni­ti­va, la bar­ba­rie que nos dijo Rosa Luxem­bur­go era esta, y esto es lo que tene­mos en la actua­li­dad. 20 años des­pués de la caí­da del blo­que socia­lis­ta, el impe­ria­lis­mo ha desa­rro­lla­do mul­ti­tud de pla­nes, que antes no podía rea­li­zar por la pre­sión sovié­ti­ca y sobre todo por la pre­sión que ejer­cía su Ejer­ci­to Rojo y el con­tra­pe­so que ofre­cía a la ban­da cri­mi­nal OTAN.

La segun­da aris­ta con la que nos toca enfren­tar­nos y que algu­nos, en su enso­ña­ción de un capi­ta­lis­mo dul­ce, no acer­ta­ban a ver , es su carác­ter fas­cis­ta. El fas­cis­mo no es una ideo­lo­gía en sí mis­ma, El fas­cis­mo es un arma que uti­li­za el capi­tal en el mis­mo momen­to que le es pre­ci­so.

Por eso, en estos momen­tos en que el capi­tal se ve en difi­cul­ta­des, es cuan­do de nue­vo va a uti­li­zar for­mas y mane­ras no demo­crá­ti­cas. Las leyes, que nos anun­cia el esta­do espa­ñol, son la ante­sa­la de un esta­do auto­ri­ta­rio en el cual quie­ren que sea impo­si­ble tan­to la liber­tad de los pue­blos que nos toca pade­cer el poder de Madrid, como la posi­bi­li­dad de sali­das pro­gre­sis­tas ( no habla­mos ya de sali­das revo­lu­cio­na­rias..) a este esta­do, al cual nos con­de­na el capi­tal.

Y son posi­bles sali­das en otros pará­me­tros, ahí tene­mos el caso de Islan­dia, pero pre­ci­sa­men­te para evi­tar más Islan­dias, nos plan­tean este con­glo­me­ra­do de leyes. Son fas­cis­tas y pun­to. Ni son huma­nos, ni tie­nen nin­gu­na ver­güen­za ni talan­te. Les da igual saber que la gen­te empie­za a pasar­lo real­men­te mal, inclu­so a pade­cer ham­bre. Son fas­cis­tas y defien­den sus pri­vi­le­gios que reco­ge la Cons­ti­tu­ción con­sa­gran­do la uni­dad del esta­do espa­ñol. Espa­ña es una uni­dad de mer­ca­dos y nada más.

El fenó­meno que hemos vis­to revi­vir estos últi­mios días en León, Anda­lu­cia y Astu­ries es lisa y lla­na­men­te la lucha de cla­ses. No ha muer­to, como dije­ron hace 20 años.

El pro­ble­ma pode­mos ser noso­tros mis­mos. ¿Inte­rio­ri­za­re­mos todo esto y actua­re­mos con­se­cuen­te­men­te? Por de pron­to, mis “ami­gos” de la izquier­da mema y su paci­fis­mo de pan­de­re­ta, sigue soñan­do con un capi­ta­lis­mo guay en el cual “demo­crá­ti­ca­men­te” y a gol­pe de tren­za y batu­ka­da, logra­re­mos cier­tas mejo­ras que nos hagan dor­mir a gus­to con nues­tra con­cien­cia.

Pero la izquier­da real, la izquier­da com­ba­ti­va, tie­ne que empe­zar a poner­se las pilas, sino, la cla­se obre­ra le des­bor­da­rá por la izquier­da y Astu­ries y León es un buen ejem­plo. O Anda­lu­cía, don­de no cesa la repre­sión con­tra el movi­mien­to sin­di­cal con­se­cuen­te. La izquier­da debe estar a la altu­ra de lo que las cir­cuns­tan­cias le exi­ge y el hor dago que plan­tea el capi­tal. Y si no está a la altu­ra, sobra, así de cla­ro.

Si un movi­mien­to polí­ti­co de izquier­da, mar­xis­ta y revo­lu­cio­na­rio, deja a un lado los aná­li­sis en cla­ve de cla­se y en cla­ve anti-capi­ta­lis­ta por el socia­lis­mo, si se des­po­ja de las herra­mien­tas míni­ma­men­te nece­sa­rias para lle­var al pue­blo a la vic­to­ria y que ese pue­blo pue­da comen­zar las tareas de cons­truc­ción del socia­lis­mo, ese movi­mien­to o par­ti­do polí­ti­co ha hecho deja­ción de su tarea histórica…la toma del poder y la tras­for­ma­ción de este por un poder revo­lu­cio­na­rio que libe­re a seres huma­nos y pue­blo de esta pes­te que es el capi­ta­lis­mo. Tomar el poder, pero para trans­for­mar­lo y crear el socia­lis­mo. Fini­qui­tar la explo­ta­ción y el fas­cis­mo que nos plan­tea hoy día el esta­do capi­ta­lis­ta. Esa es la tarea más urgen­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *