Car­ta a Mariano Rajoy de las com­pa­ñe­ras de los mine­ros ence­rra­dos

Esti­ma­do señor:
Le envia­mos esta car­ta para que la lea ya que no son sim­ple­men­te pala­bras, son sen­ti­mien­tos que están en los cora­zo­nes de todas las per­so­nas de las comar­cas mine­ras. Escri­bi­mos esta car­ta las espo­sas de los mine­ros que están ence­rra­dos en la mina de San­ta Cruz (León), a 3000 metros de pro­fun­di­dad, en pro­tes­ta por la futu­ra pér­di­da de los pues­tos de tra­ba­jo, tan­to de ellos como de sus com­pa­ñe­ros en todas las comar­cas mine­ras. Este encie­rro les supo­ne una pér­di­da de salud, ya que don­de se encuen­tran tie­nen que sopor­tar la hume­dad y la fal­ta de sol, ade­más de la incer­ti­dum­bre de no saber si van a poder seguir man­te­nien­do a sus fami­lias; fami­lias a las que no pue­den ver ni tocar, hijos a los que no pue­den abra­zar y que los nece­si­tan por­que son sus padres y no entien­den por­que les “obli­gan” a ence­rrar­se, sim­ple­men­te por el hecho de que­rer seguir tra­ba­jan­do en lo que han hecho duran­te toda su vida.
Tam­bién habla­mos en nom­bre de nues­tros hijos, que tam­bién sufren la ausen­cia de sus padres y la incer­ti­dum­bre de que pasa­rá… Hace­mos esfuer­zos inten­sos por son­reír delan­te de ellos, sobre todo cuan­do pre­gun­tan: ¿Cuán­do vuel­ve papá a casa?, y tene­mos que tran­qui­li­zar­les dicien­do que pron­to cuan­do en reali­dad no lo sabe­mos, sabe­mos que sal­drán de su encie­rro cuan­do todo esto se arre­gle. Espe­ra­mos y pedi­mos feha­cien­te­men­te que esto ten­ga una solu­ción tem­pra­na y nues­tros hijos y noso­tras poda­mos abra­zar de nue­vo a nues­tros mine­ros ence­rra­dos, nues­tros mari­dos, sus padres… y esto está en sus manos.
En estas comar­cas el úni­co sus­ten­to y for­ma de vida es la mine­ría. No enten­de­mos de núme­ros, de cómo se debe gober­nar un país, de cómo sacar­lo de la cri­sis… solo enten­de­mos que lo úni­co que van a con­se­guir es lle­var a muchas fami­lias a la rui­na, a que haya más paro, a que no poda­mos dar­les unos estu­dios a nues­tros hijos.
Lo que uste­des hacen no son recor­tes, son abu­sos con el más débil por­que pare­ce que solo “mere­cen” su ayu­da los ricos y los “bien posi­cio­na­dos”. Le pone­mos el ejem­plo que en este momen­to está en boca de todos: Ban­kia.
No esta­mos pidien­do dine­ro gra­tis ni que nos man­ten­gan, solo le pedi­mos nues­tros pues­tos de tra­ba­jo dig­nos con sus corres­pon­dien­tes suel­dos: es dine­ro a cam­bio de tra­ba­jo. Como pue­de com­pro­bar sólo pedi­mos una SOLUCION SATISFACTORIA y así poder seguir ade­lan­te, sabien­do que maña­na segui­re­mos tenien­do un pues­to de tra­ba­jo y un suel­do. Si cie­rran las minas nada de esto será posi­ble.
Por esto y para que nos entien­da le invi­ta­mos a visi­tar nues­tros pozos, para que vea in situ lo duro y sacri­fi­ca­do que es este tra­ba­jo., y así poder enten­der todo lo que le pedi­mos. La mina es un tra­ba­jo muy duro pero es el tra­ba­jo que ellos saben hacer… y recuer­de que nues­tro futu­ro y el de nues­tros hijos está en sus manos.

Car­ta envia­da a Mariano Rajoy por las espo­sas de los ocho mine­ros ence­rra­dos en el pozo de San­ta Cruz del Sil del Gru­po Alon­so

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *