A solas- Mai­té Cam­pi­llo

y las lla­mas alum­bren las olas al calor de las hogue­ras en las que poda­mos bañar nues­tro pro­pio pudor, sea noche de San Juan o San Pedro, o apa­rez­ca la divi­na pas­to­ra con sus cor­de­ros

En bus­ca de la Pri­ma­ve­ra

Pon­go nom­bre a la memo­ria, sigo dis­fru­tan­do la raíz de las emo­cio­nes. Tóni­co es un bucho de café que mar­ca fuga anti­oxi­dan­te a tra­vés de los fenó­li­cos que como áci­dos clo­ro­gé­ni­cos se te suben por la che­pa a ayu­dar al menos psi­co­ló­gi­ca­men­te a ende­re­zar­te, sua­vi­za aun­que más no sea apa­ren­te­men­te el ceño frun­ci­do y una se ve con más chis­pa favo­re­cien­do el des­en­fa­do, pues aflo­ja la ten­sión por la capa­ci­dad que tie­ne para la ter­tu­lia, y la risa aflu­ye sin tan­to esfuer­zo a la maña­na; tam­bién dicen que todo eso, radi­ca en sus efec­tos anti­mu­ta­gé­ni­cos de ahí, que los virus mutan­tes que minan la gana y apla­can el espí­ri­tu juve­nil han de engan­char­se para com­ba­tir­los ‑todo ésto se dice y se comen­ta- sobre todo en invierno don­de abun­dan por doquier por la cale­fac­ción con­ti­nua a puer­ta cerra­da que mata el oxí­geno que baja de las mon­ta­ñas y, es que hay cosas que su inges­ta aun­que sien­te mal, siem­pre se ve bien, hacién­do­se sagra­das en prio­ri­dad a la lega­ña, e inclu­so se anti­ci­pan antes de dejar­se caer de la cama. Es lo que tie­ne el con­su­mo abu­si­vo de un mis­mo pro­duc­to de poder, te hace ver esa lla­ma­das “txi­ri­bi­tas a colo­res” en los des­fal­cos como salu­do a la maña­na. Las lis­tas de espe­ra en los hos­pi­ta­les no con­tem­plan la vida, pues no nos ven, sólo txi­ri­bi­tas, hay ene!, por eso nos miran como rien­do de for­ma boba­li­co­na.

El invierno se hace lar­go, pero no sue­ño con el due­ño del café, no nece­si­ta que yo le ali­men­te, por el con­tra­rio, ten­go un derro­che de sue­ños; sue­ño con la suda­de­ra de las estre­llas, y el calor lle­ga a mi cuer­po. Aro­ma de vida fres­ca es el aro­ma al podar la hier­ba, inten­to sen­tir­la para que oxi­ge­ne mi cama, y cuan­do lo con­si­go duer­mo agus­ti­to, como si a mi lado tuvie­ra un aman­te de alien­to fres­co. La pues­ta de sol bene­fi­cia el cul­ti­vo de los cuer­pos, me pier­do en el tiem­po cuan­do la miro, hay exce­sos que se enca­pri­chan en uno! Un ama­ne­cer rojo es el mío, por volun­tad pro­pia, nun­ca podría dejar esta vida, los rayos del sol me lo con­fir­man.

Sobre el camino cos­te­ro hacia mi casa el sol me habla en la som­bra, se arri­ma a mi oído eri­zán­do­se mi piel, mien­tras yo sigo abra­za­da a la bri­sa; sabe que le nece­si­to para rege­ne­rar estí­mu­los y eli­mi­nar el hon­go de los amos del café que obli­ga a ver esas colo­ri­das txi­ri­bi­tas don­de “ajus­tes” del gobierno, osea don­de aulas vacías.

Agra­dez­co a la bri­sa que así me des­pier­ta, se lo agra­dez­co de cora­zón con la mejor de mis mira­das y son­ri­sas; cons­cien­te ella que soy vien­to y semi­lla de liber­tad, me da empu­jon­ci­tos ‑pa“lante, me dice!, y vamos jun­tas en el camino con el pro­pó­si­to de ir podan­do la albo­ra­da; des­de esa pun­ta, obser­vo a los aldea­nos, abue­los que se encuen­tran en los huer­tos del sen­de­ro, todo es camino cuan­do una quie­re andar. Sus mira­das siguen ahí como cla­va­das en la his­to­ria, miran como a lo lejos, pen­san­do en «[email protected]” que aún que­dan por des­hu­mar pero a esta altu­ra, osea, más lejos, siem­pre mar­can­do camino van sus sue­ños, que guar­do den­tro de mi cuan­do me des­pi­do de ellos, y sigo. Todo es camino, no me des­vío. Vein­te can­tos más arri­ba, sus mira­das y silen­cios, al fon­do sus cabe­llos blan­cos entre cas­ta­ño y negro, otros ya nubes de algo­dón; muchos lo que lucen sus sue­ños pues­tos en los hue­sos que cla­van en el cal­cio, radar con fle­cha en verano. Sen­si­bi­li­zo las estre­llas a la suda­de­ra que les irra­die poros e inquie­te vibran­tes sus mira­das y son­ri­sas ya aja­das por la espe­ra de una pri­ma­ve­ra que se resis­te; ellas se dis­pa­ran cons­cien­tes, soli­da­rias, saben que la pesa­dez lar­ga del invierno abu­rre, la des­pe­re­za. Entorno a cirue­los y almen­dros, nie­tos y biz­nie­tos corre­tean por los huer­tos, aje­nos a tal año­ran­za, sin impor­tar­les el frío ni al tama­ño de un comino; árbo­les y pibi­tos menu­dos cre­cen solos a la luz de sus sue­ños. Hablo con todos los “enanos”, los voy guar­dan­do en mi cora­zón, esa caji­ta mági­ca lle­na de semi­llas, que ellos me envuel­ven a besos; pero el tiem­po es impla­ca­ble, se empe­ña, y des­gua­za sus alas blan­cas.

Los “menu­dos” nos ense­ñan que los ner­vios nos limi­tan. A mi me ense­ña Aiert, con menos de cin­co años; no le gus­tan los demo­le­do­res de Kul­tu­retxeak. Azku­na es malo me dijo un día. El tiem­po es un valor poten­cial, sobre el que damos cole­ta­zos al lle­gar el alba que con­flu­yen en suma de auro­ras. Sobre ellas me enca­ra­mo a des­ves­tir oto­ños para abri­gar invier­nos, y poder libe­rar­me más allá del verano, pues entre tan­ta mul­ti­tud el pue­blo ha de tener su can­to aun­que vis­tan de turis­mo los valles y pára­mos. Aún en la noche más cor­ta el pue­blo ha de tener su valle, y las lla­mas alum­bren las olas al calor de las hogue­ras en las que poda­mos bañar nues­tro pro­pio pudor, sea noche de San Juan o San Pedro, o apa­rez­ca la divi­na pas­to­ra con sus cor­de­ros. Es impor­tan­te brin­car, y brin­car como un jue­go que no pier­de ino­cen­cia, sobre él, la luna ilu­mi­na la espu­ma, pun­ti­lli­ta no más ‑dice un luce­ro- fru­to del olea­je de gri­tar y can­tar lo que a fuer­za de insis­tir entre infan­cias reu­ni­das, bro­ta con opti­mis­mo el mon­te sobre la mar.

El Fla­ko es her­mano mío ‑per­te­ne­ce a calle inter­na­cio­nal- un día me dijo, ésta es Iratxe (zorio­nak sor­gintxu!), y así fue como aho­ra tam­bién es her­ma­na mía. Sabías que pega­da a la casi­ta que yo nací, media­ba un calle­jón estre­cho, sepa­rán­do­nos de una cam­pa?, ahí pusie­ron un molino de café. Des­de ese aro­ma que irra­dia­ba la barria­da sigo, escri­bo y brin­co por detrás de los cris­ta­les de mis ojos, obser­vo que los árbo­les salu­dan los vien­tos impreg­na­dos de espe­cias tam­bién te feli­ci­tan. La bue­na gen­te me llue­ve recuer­dos. [email protected] aco­mo­do al paso, entre los aro­mas de la tie­rra como las legum­bres de Ger­ni­ka; vier­to sobre ellos péta­los, hojas de parra, ramas de guin­dal y cere­zo, raí­ces que ema­nan vida. Los can­tos de la resis­ten­cia me hacen sen­tir cer­ca de y, aun­que me lle­ve muchos, muchos años, sigo pren­di­da del arro­jo de la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1934 en Astu­rias. Encien­den, sus can­tos, la mecha en el encuen­tro y, yo lan­zo la caña a las bra­sas pene­tran­do sobre la teja­va­na agrí­co­la de los teja­dos de los case­ríos y hórreos. La ciu­dad se huma­ni­za al ver las bra­sas que me acom­pa­ñan. Sigo la mar­cha, den­tro de mi, uni­das, en cada peda­ci­to del día, de su piel en mi piel a cada paso en cada puño, lucho izan­do la ban­de­ra que me lega­ron mis ante­pa­sa­dos, soy des­cen­dien­te de los Lira­ña y Gal­gos. Apren­dí del camino que su oxí­geno es mi oxí­geno, por­que esa es mi gen­te, la que me dis­pu­so a la vida, para cami­nar con mis her­ma­nos del mun­do por­que de ellos todo reci­bo por eso que siem­pre digo que nada sin ellos.

Quién no siem­bra amor no sabe amar ‑por eso quie­ro tan­to a mis her­ma­nos- de ahí que siem­pre haya esta­do en mi vida la orden de revo­lu­ción, por eso, por­que quién no sabe amar no sabe can­tar aun­que sean [email protected] por el podio del des­ho­nor. No se dejen nun­ca reven­tar cara­jo! ‑gri­ta una nube de algo­dón que se incor­po­ra de la grie­ta del huer­to don­de cose­cha hor­mi­gue­ros en la tie­rra que son fugas para los siem­pre vivos. Hay mucho vien­to aho­ra por aquí ‑me dijo una de esas bra­sas y, yo guar­do la ener­gía que trans­mi­ten sus ense­ñan­zas. El encan­ta­mien­to obe­de­ce a un res­pe­to por eso encan­ta. Yo ado­ro a los locos y loqui­tas, que­dan pocos; te abra­zan deli­ca­da­men­te, como en los exá­me­nes, los bue­nos edu­can­dos cons­tru­yen. Una socie­dad des­pa­ra­si­ta­da de pará­si­tos a la sopa boba se hace urgen­te. Me des­pi­do apren­dien­do del latir de las lla­mas com­ba­ti­vas, que como para­pen­te ate­rri­zan a for­ma de bra­sas cada vier­nes a mis notas, siem­pre en 36! La resis­ten­cia es como la his­to­ria, no se pue­de dejar atrás, se mori­ría. Sobre ese espí­ri­tu lle­gan exi­gien­do la reha­bi­li­ta­ción de los crí­me­nes del fas­cis­mo y la rei­vin­di­ca­ción de los “des­apa­re­ci­dos”, de los hijos roba­dos que son una espi­na cla­va­da en el cora­zón. Así lle­gan las lla­mas para com­par­tir como aula inter­na­cio­nal siem­pre al sol, a for­ma de peña sóli­da sus rayos. Fuer­tes con la pala­bra, empu­jan­do ilu­sio­nes, avi­van­do y com­par­tien­do con todos los pue­blos espe­ran­za. Su ardien­te opti­mis­mo juve­nil enri­que­ce lec­tu­ras, avi­va las aulas. Iratxe es como mi Talía ‑uno de los per­so­na­jes pre­di­lec­tos de mis notas. Es una dan­za de mari­po­sas la de ellas, revo­lo­tean entre hojas cons­trui­das en nidos de flo­res sobre el pla­ne­ta, embe­lle­ce y cur­te, por ese mis­mo encan­ta­mien­to que sus alas des­pren­den en su bata­llar en bus­ca de la ver­da­de­ra pri­ma­ve­ra don­de nadie ten­ga que llo­rar, pues abo­li­rá de iso­fac­to la escla­vi­tud de arras­trar­se por los sue­los; ahí radi­ca el embrión de la socie­dad de mis her­ma­nos, de nues­tra pri­me­ra avan­za­da triun­fal. Bajan a ella des­de los cerros de dis­tin­tos con­ti­nen­tes y océa­nos, entre pie­dra y camino, avan­zan. Hoy aso­mó una tor­men­ta como un salu­do de las entra­ñas del mis­te­rio de los sen­ci­llos.

Mai­té Cam­pi­llo (actriz y direc­to­ra de tea­tro)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *